So­lo pe­ro con po­der

El pre­si­den­te Do­nald Trump es­tá ca­si ais­la­do pe­ro si­gue go­ber­nan­do a su an­to­jo, ba­sa­do en un elec­to­ra­do ra­di­ca­li­za­do que lo ve co­mo su voz

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SE­BAS­TIÁN AUYANET twit­ter.com/se­bau­ya­net

Con­fíe en su ins­tin­to”. “Con­fíe en us­ted mis­mo”. “Hay tan­tas his­to­rias de gen­te que se ha vis­to diez­ma­da por con­fiar en los de­más”. “No ten­go lo que se di­ce un me­jor ami­go”. “Hay que man­te­ner la guar­dia al­ta, al 100%”. To­das es­tas son fra­ses que per­te­ne­cen al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Las his­to­rias so­bre su so­le­dad, un as­pec­to no de­ma­sia­do pro­fun­di­za­do de su bio­gra­fía, re­sue­nan hoy más que nun­ca an­te la evi­den­cia de que su pri­mer año en el po­der ha es­ta­do mar­ca­do por una úni­ca cons­tan­te: su pre­sen­cia al fren­te de la Ca­sa Blan­ca.

En me­nos de un año de ges­tión, Do­nald Trump ha he­cho ir y ve­nir asis­ten­tes de al­to per­fil, ayu­dan­tes de ba­jo per­fil, so­cios y con­se­je­ros. Del mis­mo mo­do, abo­gó por rom­per pac­tos de en­ten­di­mien­to con otros paí­ses y alian­zas re­gio­na­les, in­sis­tió en po­ner un mu­ro en­tre su te­rri­to­rio y uno de los dos ve­ci­nos con los que su país tie­ne fron­te­ra e in­clu­so has­ta di­vi­dió al Par­ti­do Re­pu­bli­cano, lo cual no es po­ca co­sa: se tra­ta de una de las en­ti­da­des po­lí­ti­cas que, co­mo po­cas, sa­be ba­rrer pa­ra aden­tro y te­jer si­ner­gias a la ho­ra de ha­cer cau­sa co­mún en de­ter­mi­na­dos asun­tos, sin im­por­tar las di­fe­ren­cias de cri­te­rio.

Un in­ven­ta­rio de las di­vi­sio­nes y ac­cio­nes uni­la­te­ra­les de Trump en sus pri­me­ros 10 me­ses de man­da­to per­mi­te te­ner un pa­no­ra­ma cla­ro de una ca­rre­ra prác­ti­ca­men­te en so­li­ta­rio, don­de sus es­cu­de­ros más fie­les si­guen es­tan­do en

“La ba­se re­pu­bli­ca­na ve a un lu­cha­dor que es­tá de­fen­dién­do­los a ellos y a sus va­lo­res” Was­hing­ton Exa­mi­ner

AR­TÍCU­LO SO­BRE EL PRE­SI­DEN­TE

la fa­mi­lia, y cual­quier otro car­go siem­pre es­tá a pun­to de caer.

Ca­sa to­ma­da

A las puer­tas del 2018, año de elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas en Es­ta­dos Uni­dos, Trump go­bier­na sin alian­zas. Si en los pro­pios ini­cios de su man­da­to co­men­za­ban a caer al­gu­nos de sus la­de­ros más fie­les – co­mo el ge­ne­ral re­ti­ra­do Mi­chael Flynn, en­re­da­do en la “tra­ma ru­sa”–, más ade­lan­te fue­ron que­dan­do por el ca­mino otros con los que com­par­tió fren­te, co­mo el je­fe de ga­bi­ne­te Rein­ce Prie­bus o el con­tro­ver­ti­do Ste­ve Ban­non, ase­sor es­pe­cial del pre­si­den­te y re­pre­sen­tan­te de la “de­re­cha al­ter­na­ti­va” de fus­te na­cio­na­lis­ta.

Más allá de que la in­fluen­cia de Ban­non pa­re­ce se­guir allí, lo cier­to es que ya no ca­mi­na por los pa­si­llos de la Ca­sa Blan­ca.

Otros ase­so­res de pe­so de Trump, co­mo el se­cre­ta­rio del Te­so­ro Ste­ve Mnu­chin, el nue­vo je­fe de ga­bi­ne­te John Kelly o el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, hoy tam­po­co pa­re­cen de­ma­sia­do cer­ca­nos a Trump.

Ya sea por dis­tan­cia au­to­asu­mi­da –Kelly di­ri­ge la in­ter­na de la Ca­sa Blan­ca con dis­ci­pli­na mi­li­tar des­de los an­te­rio­res es­cán­da­los, que te­nían co­mo ca­ra vi­si­ble a Sean Spi­cer– tan­to per­so­nal co­mo ideo­ló­gi­ca (Mnu­chin y Ti­ller­son son cri­ti­ca­dos por el pre­si­den­te con fre­cuen­cia vía Twit­ter e in­clu­so no sue­len res­pal­dar sus di­chos en con­ver­sa­cio­nes con la pren­sa), la dis­tan­cia es fría.

A ve­ces las ten­sio­nes in­clu­so es­ca­lan: Ti­ller­son ni si­quie­ra des­min­tió el ha­ber lla­ma­do “es­tú­pi­do” al pre­si­den­te du­ran­te una reunión de ga­bi­ne­te, al­go que fue in­for­ma­do por me­dios co­mo CNN o Po­li­ti­co. Trump pro­pu­so du­ran­te una entrevista te­le­vi­si­va una

“Al­gu­nos miem­bros del Con­gre­so que pe­lean con el pre­si­den­te lo han he­cho al­re­de­dor de te­mas que no in­tere­san a nues­tros vo­tan­tes” Ste­ve Sti­vers

RE­PRE­SEN­TAN­TE POR OHIO

com­pa­ra­ción de coe­fi­cien­tes in­te­lec­tua­les pa­ra ver quién es más in­te­li­gen­te.

En la Ca­sa Blan­ca sí hay dos ju­ga­do­res de pe­so que, aho­ra, pa­re­cen te­ner el te­rreno lis­to pa­ra ejer­cer más in­fluen­cia: Ivan­ka Trump y Ja­red Kush­ner.

Trump si­gue te­nien­do con­fian­za en su hi­ja y su yerno, res­pe­tan­do otro de sus vie­jos pre­cep­tos: los úni­cos ami­gos es­tán en la fa­mi­lia. Tan­to Kush­ner co­mo Ivan­ka es­tu­vie­ron de al­gún mo­do co­do a co­do con Ban­non, pe­ro lue­go se desa­rro­lló una lu­cha in­ter­na: el na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co que Ban­non pro­po­nía no era, en­tre otras co­sas, del agra­do del jo­ven ma­tri­mo­nio cer­cano al pre­si­den­te. Tras las ma­ni­fes­ta­cio­nes ra­cis­tas de la “de­re­cha al­ter­na­ti­va”, el man­da­más del si­tio Breit­bart per­dió te­rreno y ofi­ci­na. Ban­non se fue de la Ca­sa Blan­ca di­cien­do “la pre­si­den­cia de Trump co­mo la co­no­ce­mos ha ter­mi­na­do”, ase­gu­rán­do­se así la re­pre­sen­ta­ción de la ba­se de vo­tan­tes más fiel del pre­si­den­te: la de los ra­di­ca­les.

Ivan­ka Trump y Kush­ner, por su par­te, fue­ron ca­li­fi­ca­dos por Ban­non de de­mó­cra­tas en las som­bras, dos fi­gu­ras que in­ten­ta­rán cen­trar a Trump to­do lo po­si­ble y ale­jar­lo de las pos­tu­ras ra­di­ca­les.

Otras fi­gu­ras que aún si­guen cer­ca­nas al pre­si­den­te, aun­que más no sea en apa­rien­cia, son las de Kell­yan­ne Con­way, aun­que es más una vo­ce­ra pre­si­den­cial no ofi­cial que al­guien con in­je­ren­cia real en la to­ma de de­ci­sio­nes. Spi­cer y Prie­bus, con­de­na­dos al os­tra­cis­mo, se han de­di­ca­do a ca­pi­ta­li­zar el pres­ti­gio de ha­ber si­do par­te de la Ca­sa Blan­ca, aún pa­ten­te en cier­tos sec­to­res de la éli­te con­ser­va­do­ra y na­da me­nos que la Uni­ver­si­dad de Har­vard, lo cual ge­ne­ró bas­tan­te in­dig­na­ción por par­te de la opo­si­ción a Trump.

Un blo­que par­ti­do

A es­to hay que su­mar un ele­men­to más: Trump no lo­gra cohe­sión en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano. No lo lo­gró con sus reite­ra­dos in­ten­tos por re­em­pla­zar la re­for­ma de la sa­lud pú­bli­ca de Ba­rack Oba­ma, ni si­quie­ra den­tro de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na. Con to­do pa­ra le­gis­lar, la ad­mi­nis­tra­ción Trump si­gue ca­si en pun­to muer­to, más allá de sus ór­de­nes eje­cu­ti­vas, las cua­les no ne­ce­si­tan de apo­yo en el Con­gre­so.

A pe­sar de ha­ber cri­ti­ca­do a Ba­rack Oba­ma por es­to, Trump fir­mó más de esas que nin­gún otro pre­si­den­te ame­ri­cano des­de Fran­klin D. Roo­se­velt (1933-1945).

Pe­ro el es­ce­na­rio re­pu­bli­cano no es fa­vo­ra­ble pa­ra Trump, que ya tu­vo ris­pi­de­ces con los dos pe­sos pe­sa­dos del par­ti­do al man­do del Con­gre­so: Mitch McCon­nell y Paul Ryan. Pe­ro, ade­más, cri­ti­có y de­fe­nes­tró a lí­de­res re­pu­bli­ca­nos, co­mo Jeff Fla­ke, el se­na­dor de Ari­zo­na que ya anun­ció, en un en­cen­di­do dis­cur­so, que no se pre­sen­ta­ría a la re­elec­ción de­bi­do a los cam­bios que Trump im­pul­só den­tro de la ideo­lo­gía del par­ti­do.

Fla­ke, quien se unió de al­gún mo­do a otros re­pu­bli­ca­nos de fus­te, co­mo Bob Cor­ker y John McCain, en una suer­te de fren­te de re­sis­ten­cia in­terno, di­jo ha­ce al­gu­nas se­ma­nas que la pre­si­den­cia de Trump “ame­na­za a la de­mo­cra­cia” y que por eso de­ci­dió re­ti­rar­se de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

Un fac­tor ex­tra de alie­na­ción fue la pre­dis­po­si­ción de Trump a ne­go­ciar con el Par­ti­do De­mó­cra­ta, al in­vi­tar a Nancy Pe­lo­si y Chuck Schu­mer, en­tre otros lí­de­res, a dis­cu­tir po­si­bles acuer­dos en te­mas co­mo in­mi­gra­ción, que, a pe­sar de no ha­ber­se ra­ti­fi­ca­do, to­da­vía es­tán so­bre la me­sa.

Otras vo­ces re­pu­bli­ca­nas tra­di­cio­na­les tam­bién se ti­ra­ron con­tra el pre­si­den­te, en­tre ellos los pre­si­den­tes Bush, pa­dre e hi­jo, el ex­can­di­da­to y lí­der en Ohio, John Ka­sich, y va­rios lí­de­res de co­mi­tés re­pu­bli­ca­nos.

“La gue­rra ci­vil re­pu­bli­ca­na es real”, di­ce el Was­hing­ton Exa­mi­ner, uno de los me­dios con­ser­va­do­res con me­jor repu­tación en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro, se­gún ese me­dio, Trump la es­tá ga­nan­do en el te­rreno en el que hay que ga­nar­la: los vo­tan­tes.

La ba­se es­tá in­tac­ta

Es­tá por ver­se si el pro­ble­ma de la desunión de Trump con su par­ti­do afec­ta más al pre­si­den­te que a la fuer­za po­lí­ti­ca.

Más allá de las en­cues­tas, que si­túan a Trump en los ni­ve­les más ba­jos de apro­ba­ción y que aún con­ti­núan en des­cen­so (es­tán al­re­de­dor del 40% ac­tual­men­te), su ba­se de vo­tan­tes, po­si­ble­men­te la mis­ma que el año pa­sa­do le hi­zo ga­nar la Pre­si­den­cia gra­cias al sis­te­ma co­le­gia­do (en el vo­to glo­bal que­dó 3 mi­llo­nes de su­fra­gios por de­ba­jo de Hi­llary Clin­ton), si­gue in­tac­ta, se­gún son­deos y re­por­tes.

“Al­gu­nos de los miem­bros del Con­gre­so que han de­ci­di­do pe­lear con el pre­si­den­te lo han he­cho al­re­de­dor de te­mas que no son real­men­te aque­llos que in­tere­san a nues­tros vo­tan­tes”, ex­pli­có al Exa­mi­ner el re­pre­sen­tan­te Ste­ve Sti­vers, de Ohio, tam­bién fla­man­te je­fe del Co­mi­té del Con­gre­so Na­cio­nal Re­pu­bli­cano, el bra­zo de cam­pa­ña de la fuer­za po­lí­ti­ca.

Más allá de sus pa­la­bras con­tra Trump, en Ari­zo­na la opo­si­ción de Fla­ke a Trump no cua­jó, y por es­to de­bió re­nun­ciar a la cam­pa­ña. En el país, los ni­ve­les de apro­ba­ción re­pu­bli­cano a Trump es­tán en­tre el 80% y el 90%.

“Don­de la opo­si­ción re­pu­bli­ca­na a Trump ve a un pro­vo­ca­dor po­lí­ti­co pe­li­gro­so”, la ba­se re­pu­bli­ca­na ve a un lu­cha­dor que es­tá de­fen­dién­do­los a ellos y a sus va­lo­res, con­tra la opre­sión cul­tu­ral de las eli­tes li­be­ra­les en Nue­va York y Hollywood y con­tra un es­ta­blish­ment po­lí­ti­co que tuer­ce las re­glas so­lo pa­ra ellos”, ex­pli­ca el Was­hing­ton Exa­mi­ner.

“Los po­lí­ti­cos que es­tán sin­to­ni­zan­do con el mer­ca­do es­tán re­ci­bien­do vo­tos. Has­ta que el mer­ca­do cam­bie, po­de­mos es­pe­rar las mis­mas con­duc­tas y los mis­mos ga­na­do­res”, con­clu­ye el es­tra­te­ga re­pu­bli­cano Bru­ce Hay­nes.

J. WAT­SON - AFP

W. MACNAMEE - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.