Ofen­si­va tur­ca en el nor­te si­rio

Er­do­gan com­ba­te a mi­li­cias en Afrin con el ar­gu­men­to de que son te­rro­ris­tas

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Afrin es un en­cla­ve kur­do ha­bi­ta­do por 1 mi­llón de per­so­nas y ubi­ca­do en una zo­na mon­ta­ño­sa al no­roes­te de la pro­vin­cia si­ria de Ale­po.

Li­mi­ta con Tur­quía al oes­te y al nor­te, mien­tras que ha­cia el sur y es­te es­tá bor­dea­da por re­gio­nes que con­tro­lan gru­pos de re­bel­des sirios pro­tur­cos.

Es co­no­ci­da por ser una re­gión pró­di­ga en plan­ta­cio­nes de oli­vos, en la cual los kur­dos sirios ins­ta­la­ron una ad­mi­nis­tra­ción au­tó­no­ma en el año 2012.

Los kur­dos, en su ma­yo­ría su­ni­tas, vi­ven pre­fe­ren­te­men­te en el nor­te de Si­ria, y jun­to con al­gu­nas mi­no­rías no mu­sul­ma­nas, re­pre­sen­tan al­re­de­dor de 15% de la po­bla­ción de Si­ria.

Des­de el sá­ba­do pa­sa­do, Afrin co­men­zó a aca­pa­rar la aten­ción del mun­do oc­ci­den­tal, a par­tir de una in­ter­mi­na­ble su­ce­sión de bom­bar­deos con ar­ti­lle­ría, tan­ques y lan­za­cohe­tes, rea­li­za­dos por tro­pas de An­ka­ra, ba­jo pre­ci­sas ins­truc­cio­nes del pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­doğan.

Ex­pul­sión

El con­flic­to en esa re­gión si­ria re­cru­de­ció por la in­ten­ción de Er­doğan de ex­pul­sar del lu­gar a las mi­li­cias kur­das de las Uni­da­des de Pro­tec­ción del Pue­blo (YPG), a las que el go­bierno tur­co con­si­de­ra un gru­po te­rro­ris­ta.

Los com­ba­tien­tes kur­dos ins­ta­la­dos en esa re­gión se han va­li­do de su pe­cu­liar to­po­gra­fía para con­so­li­dar sus po­si­cio­nes.

Es que ello les per­mi­tió, por ejem­plo, ca­var trin­che­ras para evi­tar los ata­ques re­bel­des.

Los en­fren­ta­mien­tos, que de­ja­ron cen­te­na­res de muer­tos a lo lar­go de la se­ma­na, le ge­ne­ra­ron un pro­ble­ma aso­cia­do a Er­doğan.

Es que esas mi­li­cias son un miem­bro esen­cial de las Fuer­zas De­mo­crá­ti­cas Si­rias (FDS), una coa­li­ción in­te­gra­da por fuer­zas ára­bes y kur­das, que es apo­ya­da por Es­ta­dos Uni­dos para des­alo­jar del nor­te de Si­ria a los úl­ti­mos com­ba­tien­tes del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co.

De he­cho, el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos, a tra­vés del se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis, re­cla­mó du­ran­te la se­ma­na “mo­de­ra­ción” a Tur­quía para evi­tar que el con­flic­to pu­die­ra agra­var­se.

“La vio­len­cia en Afrin al­te­ra lo que era has­ta aho­ra una zo­na re­la­ti­va­men­te es­ta­ble de Si­ria”, in­di­có el se­cre­ta­rio de De­fen­sa du­ran­te una gi­ra por paí­ses de Asia.

Es­ta­dos Uni­dos te­me que los ata­ques tur­cos pue­dan con­tri­buir a la des­es­ta­bi­li­za­ción en esa zo­na.

De he­cho, el go­bierno ru­so de Vla­dí­mir Pu­tin, tra­di­cio­nal alia­do si­rio en el con­flic­to de ese país, tam­bién ex­pu­so se­ña­les de preo­cu­pa­ción.

La ope­ra­ción co­no­ci­da co­mo Ra­mo de Olivo no so­lo con­tri­bu­yó a abrir un nue­vo fren­te en el in­ter­mi­na­ble con­flic­to si­rio –que des­de 2011 a la fe­cha de­jó un sal­do de más 340 mil muer­tos y más de 4 mi­llo­nes de des­pla­za­dos–, sino que tam­bién ge­ne­ró in­quie­tud en al­tas es­fe­ras di­plo­má­ti­cas, so­bre to­do a ni­vel de la Unión Eu­ro­pea.

El asun­to lle­gó in­clu­so a ser con­si­de­ra­do por el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, que no obs­tan­te evi­tó a prin­ci­pios de se­ma­na re­dac­tar una de­cla­ra­ción de con­de­na a la ofen­si­va mi­li­tar tur­ca.

Pe­ro Er­doğan no ce­de y es­tá dis­pues­to a lle­gar has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias para con­se- guir su pro­pó­si­to.

El enemi­go

Para el go­bierno tur­co, las YPG cons­ti­tu­yen una pro­lon­ga­ción en Si­ria del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK). Y ahí ra­di­ca una de las prin­ci­pa­les ex­pli­ca­cio­nes de los bom­bar­deos rea­li­za­dos por Tur­quía: el PKK es enemi­go di­rec­to de An­ka­ra, por la sen­ci­lla ra­zón de que des­de el año 1984 des­plie­ga una re­be­lión ar­ma­da en el su­r­es­te del país, don­de tam­bién re­si­de una ma­yo­ría de ori­gen kur­do.

Los bom­bar­deos or­de­na­dos la úl­ti­ma se­ma­na por An­ka­ra cons­ti­tu­ye­ron la se­gun­da ma­yor ofen­si­va tur­ca en el nor­te de Si­ria, lue­go de la re­gis­tra­da en agos­to de 2016, que fue lan­za­da para aco­rra­lar al Es­ta­do Is­lá­mi­co y ha­cer que se des­pla­za­ra ha­cia el sur; y tam­bién para in­te­rrum­pir la ex­pan­sión de los com­ba­tien­tes kur­dos.

Se es­ti­ma que unos 25 mil re­bel­des apo­ya­dos por Tur­quía es­tán com­ba­tien­do en Afrin, in­di­có Ya­ser Ab­del­rahim, in­te­gran­te del cen­tro de ope­ra­cio­nes con­jun­tas de la ope­ra­ción.

Pre­ci­sa­men­te, los re­bel­des sirios que apo­yan a las fuer­zas tur­cas se opo­nen a las YPG y a su ra­ma po­lí­ti­ca, el Par­ti­do de la Unión De­mo­crá­ti­ca (PYD), a los que con­si­de­ra se­pa­ra­tis­tas.

Ab­del­rahim di­jo que con esa ope­ra­ción bé­li­ca se pre­ten­de “li­be­rar” la zo­na de cual­quier ex­pre­sión te­rro­ris­ta, ade­más de dar pro­tec­ción a los ci­vi­les ára­bes y kur­dos. “No ata­ca­mos para al­can­zar la ciu­dad de Afrin”, ex­pli­có. Mien­tras los com­ba­tes con­ti­nua­ron du­ran­te to­da la se­ma­na y se re­por­ta­ron ba­jas en los dis­tin­tos ac­to­res del con­flic­to, los res­pon­sa­bles de Ra­ma de Olivo es­tán con­ven­ci­dos de que no desean ex­pul­sar a los kur­dos, aun­que sí a los gru­pos se­pa­ra­tis­tas. (Ba­sa­do en agen­cias)

“(Una vez que con­clu­ya) la lim­pie­za de te­rro­ris­tas en Afrin (la zo­na se en­tre­ga­rá) a sus prin­ci­pa­les re­si­den­tes”

Re­cep Tay­yip Er­do­gan

PRE­SI­DEN­TE DE TUR­QUÍA

Tur­quía des­ple­gó tan­ques, ar­ti­lle­ría y lan­za­cohe­tes para com­ba­tir a los kur­dos en Afrin, en el nor­te si­rio.

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.