To­ca­do

La ra­ti­fi­ca­ción y am­plia­ción de la con­de­na con­tra Lu­la agra­vó la cri­sis po­lí­ti­ca en Bra­sil, don­de se acre­cien­ta la in­cer­ti­dum­bre so­bre si vol­ve­rá a ser pre­si­den­te

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - twit­ter.com/ga­briel­pas­tor65

La con­de­na por co­rrup­ción en se­gun­da ins­tan­cia con­tra Lu­la de­jó al ex­pre­si­den­te bra­si­le­ño en una di­fí­cil po­si­ción en su in­ten­to por vol­ver a la Pre­si­den­cia.

El miér­co­les 24, Luis Iná­cio Lu­la da Sil­va pa­re­cía un po­lí­ti­co en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral. Ves­ti­do in­for­mal­men­te con una ca­mi­se­ta ro­ja de al­go­dón – que lue­go cam­bió por otra ne­gra-, re­co­rrió al­gu­nos mu­ni­ci­pios del es­ta­do de San Pa­blo para dia­lo­gar con sus se­gui­do­res más fie­les, aren­gó a mi­li­tan­tes sin­di­ca­les co­mo él so­lo sa­be ha­cer­lo y lue­go de un día ago­ta­dor para un hom­bre de 72 años, des­de un es­tra­do es­ce­ni­fi­ca­do co­mo un ac­to pro­se­li­tis­ta, fus­ti­gó con el pu­ño de­re­cho en al­to a quien des­de esa jor­na­da es su prin­ci­pal es­co­llo para vol­ver a ocu­par la ofi­ci­na prin­ci­pal del Pa­la­cio de Pla­nal­to: la Jus­ti­cia bra­si­le­ña, que en se­gun­da ins­tan­cia lo con­de­nó a 12 años y un mes de cár­cel por co­rrup­ción y la­va­do de di­ne­ro.

El ta­lan­te de víc­ti­ma po­lí­ti­ca de Lu­la el día que se co­no­ció el fa­llo uná­ni­me del Tri­bu­nal Re­gio­nal Fe­de­ral N º 4 ( TRF4) de Por­to Ale­gre, in­te­gra­do por tres ma­gis­tra­dos, es la es­tra­te­gia que el lí­der del PT tu­vo des­de que se su­po que es­ta­ba en la mi­ra de la me­ga cau­sa La­va Ja­to a car­go del juez Ser­gio Mo­ro, que in­ves­ti­ga una red de co­rrup­ción en torno a la pe­tro­le­ra por la que em­pre­sas pri­va­das da­ban di­ne­ro para fi­nan­ciar al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) a cam­bio de con­tra­tos con la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras.

Lu­la ha com­pa­ra­do los pro­ce­sos ju­di­cia­les o le­gis­la­ti­vos con­tra la ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, di­ri­gen­tes del PT y de él mis­mo, con la per­se­cu­ción de los na­zis a los ju­díos, los fas­cis­tas al “pue­blo ita­liano” e in­clu­so de los ro­ma­nos a Je­sús co­mo relata la Bi­blia. Des­de en­ton­ces, es­te ex­lí­der sin­di­cal me­ta­lúr­gi­co grita a los cua­tro vien­tos que los jui­cios por co­rrup­ción con­tra fi­gu­ras de su par­ti­do res­pon­den a una “per­ver­sa eli­te” que no perdona los lo­gros su ges­tión.

El tri­bu­nal de ape­la­cio­nes, al con­va­li­dar el fa­llo del juez Ser­gio Mo­ro, en­ten­dió que Lu­la re­ci­bió un apar­ta­men­to trí­plex de 300 me­tros cua­dra­dos, ubi­ca­do en una pla­ya de San Pa­blo, de par­te de una cons­truc­to­ra, a cam­bio de obras de Pe­tro­bras. El mon­to del so­borno fue equi­va­len­te a unos US$ 1,8 mi­llo­nes, se­gún sur­ge de la in­ves­ti­ga­ción.

El je­fe de la iz­quier­da bra­si­le­ña –a quien lue­go del con­tun­den­te fa­llo le re­tu­vie­ron el pa­sa­por­te con la prohi­bi­ción de sa­lir del país– se de­cla­ra ab­so­lu­ta­men­te inocen­te, di­ce que es víc­ti­ma de un “jui­cio po­lí­ti­co” y que, por tan­to, no re­co­no­ce un pro­ce­der in­de­pen­dien­te y equi­li­bra­do del

“Si Lu­la fue­se de­rro­ta­do po­lí­ti­ca­men­te se­ría me­jor que fue­ra de­rro­ta­do (en la Jus­ti­cia) por­que no fue vic­ti­mi­za­do”

Mi­chel Te­mer

PRE­SI­DEN­TE DE BRA­SIL

“Lu­la fue uno de los ar­ti­cu­la­do­res, si no el prin­ci­pal, de la tra­ma de co­rrup­ción”

João Pedro Ge­bran Ne­to

JUEZ

po­der ju­di­cial bra­si­le­ño, que for­ma par­te de un “pac­to dia­bó­li­co” con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fe­de­ral, la Po­li­cía Fe­de­ral y la pren­sa.

El ex­man­da­ta­rio, ade­más, en­fren­ta en la Jus­ti­cia otros seis ca­sos de de­nun­cias de co­rrup­ción: 1) so­bor­nos de Ode­brecht, que se uti­li­za­ron, en­tre otras co­sas, para com­prar un te­rreno para el Ins­ti­tu­to Lu­la; 2) re­for­mas mi­llo­na­rias en una ha­cien­da en Ati­baia, en el in­te­rior de San Pa­blo, con so­bor­nos de em­pre­sas cons­truc­to­ras; 3) la­va­do de di­ne­ro y trá­fi­co de in­fluen­cia para la com­pra de avio­nes de com­ba­te sue­cos du­ran­te el go­bierno de Dil­ma Rous­seff; 4) com­pra de si­len­cio de un ex­di­rec­tor de Pe­tro­bras para evi­tar que in­for­ma­ra so­bre la red de des­víos en la pe­tro­le­ra; 5) in­cen­ti­vo fis­cal para em­pre­sas au­to­mo­tri­ces a cam­bio de so­bor­nos; 6) co­bro de so­bor­nos de Ode­brecht a cam­bio de pre­sio­nes para fa­vo­re­cer a la cons­truc­to­ra con créditos del Ban­co Na­cio­nal de Desa­rro­llo (Bn­des).

La ac­tua­ción ju­di­cial, se­gún el ex­man­da­ta­rio, lo lle­vó a pro­po­ner su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial por ter­ce­ra vez, que el jue­ves 25 fue apro­ba­da por la cú­pu­la del par­ti­do en un ac­to de fer­vor mi­li­tan­te en el que se es­cu­cha­ba en­to­nar: “Lu­la, gue­rre­ro del pue­blo bra­si­le­ño”.

El miér­co­les 24 sig­ni­fi­có el día D para el fu­tu­ro po­lí­ti­co de quien fue dos ve­ces pre­si­den­te de Bra­sil, que du­ran­te su ges­tión lo­gró el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal –por su exi­to­sa po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y so­cial– y se mo­vía en fo­ros mun­dia­les co­mo una estrella de rock, que re­pre­sen­ta aún un li­de­raz­go mo­dé­li­co para la iz­quier­da mo­de­ra­da de la re­gión, una fi­gu­ra ca­si mís­ti­ca de la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña, im­ba­ti­ble en las ur­nas.

El iné­di­to dic­ta­men ju­di­cial, que creó un cli­ma de in­cer­ti­dum­bre por­que quien li­de­ra los son­deos po­dría ser de­cla­ra­do “inele­gi­ble” e ir pre­so, ale­ja la can­di­da­tu­ra del je­fe del PT: una ley elec­to­ral, apro­ba­da du­ran­te la ges­tión de Rous­seff, in­ha­bi­li­ta por un mí­ni­mo de ocho años a los pos­tu­lan­tes con una con­de­na ra­ti­fi­ca­da en se­gun­da ins­tan­cia por un tri­bu­nal.

Pe­ro le­gal­men­te aún tie­ne chan­ce de ser can­di­da­to pre­si­den­cial, aun­que la de­fen­sa en­fren­ta una ca­rre­ra con­tra el tiem­po por­que en agos­to pró­xi­mo ven­ce el pla­zo para pro­cla­mar a los can­di­da­tos. Pue­de pre­sen­tar an­te el mis­mo tri­bu­nal un re­cur­so de “em­bar­gos de de­cla­ra­ción”, que sir­ve para re­tra­sar el pro­ce­so ju­di­cial. Y, lue­go, re­cu­rrir al Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia (STJ) y al Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral (STF) so­bre as­pec­tos for­ma­les de la cau- sa, pe­dir la sus­pen­sión de la pe­na y una nue­va de­ci­sión. La pri­sión po­dría de­cre­tar­se cuan­do se ago­ten to­dos los re­cur­sos de se­gun­da ins­tan­cia.

La cri­sis po­lí­ti­ca de un país di­vi­di­do es vis­ta tam­bién por al­gu­nos co­mo una opor­tu­ni­dad para em­pe­zar a di­bu­jar un nue­vo ma­pa po­lí­ti­co y uti­li­zar el bis­tu­rí a fon­do para ata­car cier­tos ma­les para el ejer­ci­cio del po­der co­mo la al­ta frag­men­ta­ción de los par­ti­dos –más de 30–, di­jo el ex­pre­si­den­te Fernando Hen­ri­que Car­do­so. “No hay có­mo go­ber­nar con esa can­ti­dad de par­ti­dos”, di­jo en una en­tre­vis­ta en la web de Va­lor, el jue­ves 25, es­te ex­pre­si­den­te por ocho años que tam­bién su­frió las de­nun­cias de com­pra de vo­tos en el Con­gre­so.

Sea o no can­di­da­to pre­si­den­cial, ter­mi­ne o no tras las re­jas, Lu­la es el pri­mer ex­man­da­ta­rio bra­si­le­ño con­de­na­do pe­nal­men­te des­de el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia en 1985.

Y es por eso que des­de es­ta se­ma­na pro­me­te lu­char has­ta la muer­te por su cau­sa, no ya pen­san­do en la per­se­cu­ción a los ju­díos o a Je­sús, sino en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Nel­son Man­de­la, que tras un lar­go en­car­ce­la­mien­to in­jus­to y su­frir la mons­truo­si­dad del ré­gi­men ra­cis­ta del apart­heid, “se con­vir­tió en el pre­si­den­te de Su­dá­fri­ca”.

A la no­ve­les­ca vi­da de Lu­la, aho­ra se su­ma la acu­sa­ción de co­man­dar la peor tra­ma de co­rrup­ción de la his­to­ria de Bra­sil.

“Si que­rían ma­tar a la ser­pien­te, no la gol­pea­ron en la ca­be­za; le pe­ga­ron en el ra­bo y la ser­pien­te es­tá vi­va, co­mo siem­pre”

Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va

EX­PRE­SI­DEN­TE DE BRA­SIL

“Lu­la es el fa­vo­ri­to de las elec­cio­nes y su can­di­da­tu­ra es in­cier­ta”

Fernando Schü­ller

PO­LI­TÓ­LO­GO

Le­gal­men­te aún tie­ne chan­ce de ser can­di­da­to pre­si­den­cial, aun­que la de­fen­sa en­fren­ta una ca­rre­ra con­tra el tiem­po

AFP - N. AL­MEI­DA

Los par­ti­da­rios de Lu­la es­tán dis­pues­tos a apo­yar­lo y a ma­ni­fes­tar­se en las ca­lles para apun­ta­lar su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

EFE - M. CELLO

EFE - J. ALVEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.