“Una pa­ta­da a la paz”

El Observador Fin de Semana - Mundo - - REFERENDO EN ECUADOR - GA­BRIEL PAS­TOR twit­ter.com/ga­briel­pas­tor65

El ata­que te­rro­ris­ta reivin­di­ca­do por un co­man­do del Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (ELN), a una co­mi­sa­ría de Ba­rran­qui­lla, el 27 de enero, en el que mu­rie­ron cin­co po­li­cías y hu­bo otros 41 le­sio­na­dos, de­ja muy mal he­ri­da a las ya errá­ti­cas ne­go­cia­cio­nes de paz en­tre el go­bierno de Juan Manuel San­tos y el aho­ra pri­mer gru­po in­sur­gen­te en ac­ti­vi­dad en Co­lom­bia, lue­go del desar­me de las FARC y su trans­for­ma­ción en un par­ti­do po­lí­ti­co.

El ELN ha in­sis­ti­do en un co­mu­ni­ca­do público es­ta se­ma­na en su pre­sun­to in­te­rés en que se re­to­men los diá­lo­gos en Qui­to, an­te un pre­si­den­te San­tos que se ha mos­tra­do fir­me en sus­pen­der las con­ver­sa­cio­nes has­ta tan­to ten­ga se­ña­les más cer­te­ras del real com­pro­mi­so de un gru­po en ar­mas que ha­bla de fir­mar un acuer­do al tiem­po que no tie­ne em­pa­cho en per­pe­trar ata­ques por fue­ra de las re­glas de jue­go de una gue­rra y vio­la­to­rias del de­re­cho internacional hu­ma­ni­ta­rio. Y no solo con­tra agen­tes de se­gu­ri­dad –co­mo en los he­chos vio­len­tos del úl­ti­mo sá­ba­do de enero– sino en per­jui­cio de la po­bla­ción ci­vil de re­gio­nes po­bres del país y de la in­fra­es­truc­tu­ra pe­tro­le­ra que a su vez pro­vo­ca “da­ños co­la­te­ra­les” al me­dio am­bien­te.

El je­fe de Es­ta­do no te­nía mu­chas op­cio­nes si es que pre­ten­día mos­trar que es­tá in­tac­to su po­der de man­do y que no es­tá dis­pues­to a ne­go­ciar la paz a cual­quier pre­cio, a sie­te me­ses que ter­mi­na su se­gun­do man­da­to y en el mar­co de una cam­pa­ña elec­to­ral en la que la ma­yo­ría de los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia exi­gen la sus­pen­sión o el fin de las con­ver­sa­cio­nes con una gue­rri­lla trai­cio­ne­ra. En Bogotá, por lo me­nos, rei­na una at­mós­fe­ra de con­fu­sión y desa­so­sie­go –que se ali­men­ta por las re­des so­cia­les– por un te­mor a que se re­pi­tan epi­so­dios san­grien­tos co­mo en dé­ca­das pa­sa­das.

El ata­que en Ba­rran­qui­lla for­ta­le­ció una idea do­mi­nan­te en el sis­te­ma po­lí­ti­co de que las ne­go- cia­cio­nes en Qui­to ca­mi­nan a los tum­bos des­de un ini­cio y que es­tán muy le­jos del fair play que tu­vie­ron los diá­lo­gos de La Ha­ba­na en­tre el go­bierno co­lom­biano y las FARC.

La ac­ti­tud del ELN en las con­ver­sa­cio­nes de paz –con o sin un ce­se al fue­go bi­la­te­ral– lla­ma la aten­ción has­ta al más cré­du­lo. Pre­ten­de acor­dar una sa­li­da al con­flic­to ar­ma­do mien­tras con­ti­núa con los se­cues­tros, una de sus prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­so. Pre­ten­de acor­dar una sa­li­da al con­flic­to ar­ma­do mien­tras gue­rrea en de­par­ta­men­tos co­mo Cho­có y Na­ri­ño. Pre­ten­de acor­dar una sa­li­da al con­flic­to ar­ma­do mien­tras in­ten­ta avan­zar ha­cia te­rri­to­rios que es­ta­ban en po­der de las FARC y con un com­por­ta­mien­to hos­til ha­cia los lu­ga­re­ños...

Una or­ga­ni­za­ción su­ma­men­te des­cen­tra­li­za­da –en con­tras­te con las exFARC– y con co­man­dos re­gio­na­les que ope­ran con mu­cha in­de­pen­den­cia y cu­ya con­duc­ta in­sur­gen­te has­ta con­tra­vie­ne los com­pro­mi­sos de los di­ri­gen­tes que ne­go­cian en Qui­to.

A me­dia­dos de enero, el ex­je­fe ne­go­cia­dor de San­tos con el ELN, Juan Ca­mi­lo Res­tre­po, ha­bía di­cho que los aten­ta­dos a los oleo­duc­tos co­me­ti­dos por esa gue­rri­lla “cons­ti­tu­yen una pa­ta­da in­com­pren­si­ble a los in­ten­tos de paz”.

Se­gu­ra­men­te Res­tre­po tam­bién con­si­de­ra­ría “una pa­ta­da in­com­pren­si­ble” el ata­que con ex­plo­si­vos a una co­mi­sa­ría en tie­rra ca­lien­te de Co­lom­bia. Aun­que es­ta vez se tra­ta de una pa­ta­da cir­cu­lar de un arte mar­cial que pue­de pro­vo­car da­ños irre­pa­ra­bles co­mo el cie­rre de­fi­ni­ti­vo de la me­sa de ne­go­cia­ción en Qui­to.

Las ne­go­cia­cio­nes en Qui­to ca­mi­nan a los tum­bos des­de un ini­cio y es­tán muy le­jos del fair play que tu­vie­ron los diá­lo­gos de La Ha­ba­na en­tre el go­bierno co­lom­biano y las FARC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.