El mi­nis­tro de Tra­ba­jo y la em­plea­da en ne­gro

El Observador Fin de Semana - Mundo - - COYUNTURA ARGENTINA -

La me­di­da de prohi­bir a los mi­nis­tros que de­sig­nen a sus pa­rien­tes en car­gos pú­bli­cos parece sa­ca­da del ma­nual de po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na pa­ra ca­sos de cri­sis: im­pli­ca el in­ten­to de trans­for­mar una cri­sis en una ac­ti­tud vir­tuo­sa y sa­car de ello un ré­di­to de ima­gen.

Un ca­so clá­si­co de esa es­tra­te­gia fue­ron, por ejem­plo, la es­ta­ti­za­ción de la pe­tro­le­ra YPF dis­pues­ta por Cris­ti­na Kirch­ner en 2012 lue­go que el sis­te­ma ener­gé­ti­co en­tra­ra en co­lap­so.

Ma­cri, con su es­ti­lo, es­tá apli­can­do el mis­mo mé­to­do. Su pro­pó­si­to es pre­ser­var a uno de sus fun­cio­na­rios más pre­cia­dos, el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jor­ge Tria­ca. Con tal de no sa­car­lo, el pre­si­den­te anun­ció la me­di­da pa­ra evi­tar el ne­po­tis­mo en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

El ám­bi­to po­lí­ti­co in­ter­pre­tó ese anuncio co­mo un in­ten­to de com­pen­sar an­te la opi­nión pú­bli­ca el es­cán­da­lo que en­vol­vía a uno de sus mi­nis­tros cla­ves.

Hi­jo de un di­ri­gen­te de la CGT que, a su vez, ocu­pó el mi­nis­te­rio en los años de 1990 du­ran­te el go­bierno de Car­los Me­nem, Tria­ca co­no­ce co­mo po­cos el mun­do sin­di­cal, su es­ti­lo, su len­gua­je, sus pun­tos fuer­tes y dé­bi­les, sus pe­leas in­ter­nas y sus mé­to­dos de ne­go­cia­ción. Pa­ra el pre­si­den­te pue­de re­sul­tar fá­cil re­clu­tar gen­te del ám­bi­to em­pre­sa­rial pa­ra ocu­par pues­tos de ges­tión en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, pe­ro cuan­do busca sin­di­ca­lis­tas que sim­pa­ti­cen con su pro­yec­to po­lí­ti­co ve que no es al­go que abun­de.

Es por eso que el pre­si­den­te res­pal­dó a Tria­ca an­te un es­cán­da­lo que a otro mi­nis­tro le ha­bría cos­ta­do el car­go.

Se­ma­nas atrás cir­cu­ló el au­dio de un men­sa­je te­le­fó­ni­co en el cual Tria­ca des­tra­ta­ba a su em­plea­da do­més­ti­ca. Lue­go se su­po que la se­ño­ra ha­bía tra­ba­ja­do du­ran­te años en ne­gro pa­ra su fa­mi­lia y que solo ha­bía si­do le­ga­li­za­da días an­tes de la elec­ción de 2015. Y lue­go, pa­ra col­mo, tras­cen­dió que, co­mo for­ma de me­jo­rar­le el suel­do, Tria­ca ha­bía de­sig­na­do a su em­plea­da co­mo ad­mi­nis­tra­ti­va en un sin­di­ca­to in­ter­ve­ni­do por el Es­ta­do al que se le impu­tan he­chos de co­rrup­ción.

Esas re­ve­la­cio­nes lle­ga­ron lue- go de que se su­pie­ra que dos her­ma­nas de Tria­ca ocu­pa­ban im­por­tan­tes pues­tos po­lí­ti­cos.

Pa­ra un go­bierno que ha­ce de la trans­pa­ren­cia y la ho­nes­ti­dad en la ges­tión pú­bli­ca una de sus ban­de­ras, pa­re­cía de­ma­sia­do. No solo se tra­ta­ba de he­chos si­mi­la­res a los que du­ran­te años se cri­ti­ca­ron al kirch­ne­ris­mo, sino que ese as­pec­to le qui­ta­ba au­to­ri­dad po­lí­ti­ca y mo­ral al go­bierno pa­ra ne­go­ciar fren­te a los sin­di­ca­tos.

Sin em­bar­go, Ma­cri de­ci­dió man­te­ner a su mi­nis­tro, a quien le asig­nó una ta­rea cru­cial pa­ra las pró­xi­mas se­ma­nas. Por un la­do, de­be con­du­cir las ne­go­cia­cio­nes sa­la­ria­les y tra­tar de evi­tar des­bor­des. Es una ins­tan­cia que el ma­cris­mo con­si­de­ra cru­cial pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to de su me­ta in­fla­cio­na­ria del 15%. La ta­rea de Tria­ca es evi­tar que se ge­ne­ra­li­ce la apli­ca­ción de “cláu­su­las ga­ti­llo” que pue­dan ge­ne­rar una iner­cia in­fla­cio­na­ria. Pe­ro, ade­más, hay otro mo­ti­vo: cuan­do en mar­zo se reanu­de la ac­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va, Ma­cri quie­re im­pul­sar una pro­fun­da re­for­ma la­bo­ral. De to­da la agen­da de cam­bios im­pul­sa­da por el go­bierno tras las elec­cio­nes de me­dio tér­mino, es­te pun­to es el que ge­ne­ra más re­cha­zo en los sin­di­ca­tos.

Mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jor­ge Tria­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.