Preo­cu­pa el in­gre­so de ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses

IN­FOR­ME. Re­por­te in­di­ca que 213.000 ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses son in­tro­du­ci­das ile­gal­men­te en México

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Jo­sé An­to­nio Ti­za­pa tie­ne po­cas cer­te­zas so­bre la des­apa­ri­ción de su hi­jo. A sus 50 años lu­cha por con­ti­nuar con su vi­da mien­tras bus­ca res­pues­tas, pe­ro le cues­ta creer que des­pués de cua­ren­ta me­ses de in­ves­ti­ga­cio­nes, mar­chas, reunio­nes, lá­gri­mas y des­alien­to to­da­vía no se se­pa qué pa­só con Jor­ge An­to­nio Ti­za­pa Le­gi­de­ño, su hi­jo de 20 años que des­apa­re­ció en Ayot­zi­na­pa el 26 de se­tiem­bre de 2014 jun­to con 42 de sus com­pa­ñe­ros.

Sin em­bar­go, Ti­za­pa ex­pli­ca que el uso de ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te ese día es uno de los he­chos que sue­le re­cor­dar con amar­gu­ra: “Las ar­mas usa­das en la des­apa­ri­ción de nues­tros hi­jos, so­bre to­do las de los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les son fa­bri­ca­das en Es­ta­dos Uni­dos. Y es pro­ba­ble que las usa­das por los de­lin­cuen­tes tam­bién”.

Las preo­cu­pa­cio­nes de Ti­za­pa tu­vie­ron eco en Be­yond Our Bor­ders, el más re­cien­te in­for­me del Cen­ter for Ame­ri­can Pro­gress, una or­ga­ni­za­ción es­ta­dou­ni­den­se que se en­car­ga de la in­ves­ti­ga­ción y de­fen­sa de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

En es­te re­por­te los in­ves­ti­ga­do­res ci­tan los re­gis­tros de la Agen­cia Fe­de­ral de Al­cohol, Ta­ba­co, Ar­mas de Fue­go y Ex­plo­si­vos que re­ve­lan que, en­tre 2011 y 2016, al me­nos 106.000 ar­mas fa­bri­ca­das en Es­ta­dos Uni­dos es­tu­vie­ron vin­cu­la­das con ac­ti­vi­da­des de­lic­ti­vas en México.

De esa ci­fra, 74.200 fue­ron com­pra­das le­gal­men­te en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro el in­for­me tam­bién se­ña­la que ca­da año cer­ca de 213.000 ar­mas de fue­go son trans­por­ta­das ile­gal­men­te ha­cia te­rri­to­rio me­xi­cano.

“Es­ta­dos Uni­dos tie­ne la obli­ga­ción mo­ral de mi­ti­gar su par­ti­ci­pa­ción en el in­cre­men­to de la vio­len­cia le­tal en el ex­tran­je­ro”, co­men­ta Chel­sea Par­sons, coau­to­ra del re­por­te.

“Aun­que exis­ten mu­chos fac­to­res ex­clu­si­vos de ca­da na­ción que afec­tan las ta­sas de de­li­tos vio­len­tos, Es­ta­dos Uni­dos po­dría ha­cer más pa­ra re­du­cir los ries­gos que plan­tean las ar­mas de fue­go es­ta­dou­ni­den­ses que cru­zan la fron­te­ra y que se usan pa­ra per­pe­trar de­li­tos en los paí­ses cer­ca­nos”, aco­ta. En 2017, México al­can­zó su ni­vel más al­to de ho­mi­ci­dios en los úl­ti­mos vein­te años, con una ta­sa de 20,5 ho­mi­ci­dios por ca­da 100.000 per­so­nas.

Ac­ce­so a las ar­mas

Los in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que, aun­que esa ci­fra en par­te se de­be a los al­tos ni­ve­les de im­pu­ni­dad con el com­por­ta­mien­to de­lic­ti­vo, el ac­ce­so a las ar­mas de fue­go tam­bién fue un fac­tor clave en el au­men­to de los ho­mi­ci­dios.

En 1997, el 15% de los ho­mi­ci­dios su­ce­di­dos en México fue­ron co­me­ti­dos con ar­mas de fue­go; sin em­bar­go, el año pa­sa­do ese por­cen­ta­je au­men­tó has­ta el 66%.

Al­gu­nas ar­mas fue­ron en­tre­ga­das du­ran­te un programa de desar­me vo­lun­ta­rio or­ga­ni­za­do por el go­bierno me­xi­cano con el apo­yo del Ejér­ci­to y la Igle­sia ca­tó­li­ca, en Ciu­dad de México, el 22 de enero de 2018.

“Las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses siem­pre de­nun­cian el flu­jo de drogas pro­ve­nien­tes de México, pe­ro ca­si no se ha­bla del flu­jo de ar­mas es­ta­dou­ni­den­ses que fa­vo­re­ce la vio­len­cia y el do­mi­nio de las es­truc­tu­ras de­lic­ti­vas en México”, ex­pli­ca Eu­ge­nio Wei­gend, otro de los in­ves­ti­ga­do­res del es­tu­dio.

“En el te­ma de las ar­mas la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae prin­ci­pal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos por­que de ahí vie­nen; ahí se pro­du­cen”, ar­gu­men­ta el ex­per­to.

El in­for­me tam­bién se­ña­la que so­lo en­tre 2014 y 2016, más de 33.000 ar­mas de fue­go es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron re­cu­pe­ra­das en in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les en México.

Esa ci­fra ex­ce­de el nú­me­ro de ar­mas re­cu­pe­ra­das du­ran­te el mis­mo pe­río­do en la ma­yo­ría de Es­ta­dos Uni­dos, a ex­cep­ción de los es­ta­dos de Ca­li­for­nia, Flo­ri­da y Te­xas.

Au­men­to

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, el uso de ar­mas de fue­go du­ran­te los ro­bos vio­len­tos tam­bién au­men­tó. En 2005, el 58% de los ro­bos se co­me­tie­ron con ar­mas de fue­go pe­ro en 2017, esa ci­fra au­men­tó a 68%.

“Una de las ra­zo­nes que ex­pli­can el au­men­to de la vio­len­cia en México es el in­cre­men­to de la le­ta­li­dad del cri­men or­ga­ni­za­do gra­cias a las po­cas ba­rre­ras ins­ti­tu­cio­na­les, en am­bos la­dos de la fron­te­ra, pa­ra con­se­guir ar­ma­men­to pro­ve­nien­te de Es­ta­dos Uni­dos”, ex­pli­ca Da­vid Ra­mí­rez de Ga­ray, in­ves­ti­ga­dor de México Eva­lúa, un cen­tro de aná­li­sis de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

“Por ello, es­pe­ra­mos que el trá­fi­co de ar­mas sea un te­ma rec­tor de la agen­da bi­na­cio­nal y de­man­da­mos que los as­pi­ran­tes a la pre­si­den­cia in­cor­po­ren de ma­ne­ra se­ria y res­pon­sa­ble una po­lí­ti­ca de desar­me en sus pro­pues­tas de se­gu­ri­dad”, se­ña­la.

“EEUU po­dría ha­cer más pa­ra re­du­cir los ries­gos de las ar­mas que cru­zan la fron­te­ra y se usan pa­ra per­pe­trar de­li­tos”

Chel­sea Par­sons

COAU­TO­RA DEL IN­FOR­ME

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.