El dra­ma de los emi­gran­tes que lle­gan a la fron­te­ra co­lom­bia­na

Ve­ne­zo­la­nos de­ses­pe­ra­dos lle­gan a Colombia a pe­sar de las fuer­tes me­di­das de con­trol, y de cier­ta ac­ti­tud hos­til y de te­mor de ha­bi­tan­tes de la fron­te­ra

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - JU­LIA SYMMES COBB Y ANGGY PO­LAN­CO

Con el vien­to del de­sier­to gol­peán­do­les la ca­ra, cien­tos de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos car­gan­do ma­le­tas pe­sa­das y mo­chi­las ca­mi­nan len­ta­men­te ba­jo el abra­sa­dor sol ha­cia la ciu­dad fron­te­ri­za co­lom­bia­na de Mai­cao.

Son 13 ki­ló­me­tros des­de el pues­to li­mí­tro­fe de Pa­ra­gua­chón, don­de más de un cen­te­nar de ve­ne­zo­la­nos ha­cen fi­la fue­ra de la ofi­ci­na de mi­gra­ción. Cam­bis­tas se sien­tan en me­sas con grue­sos fa­jos de bo­lí­va­res ve­ne­zo­la­nos, una mo­ne­da ca­si sin va­lor por la hi­per­in­fla­ción ba­jo el go­bierno del pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

El re­mo­to pues­to en la ári­da pe­nín­su­la de la Gua­ji­ra es la pri­me­ra lí­nea del fren­te en la peor cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de Amé­ri­ca La­ti­na. Los ve­ne­zo­la­nos lle­gan ham­brien­tos, se­dien­tos, can­sa­dos y sin cer­te­za de dón­de pa­sa­rán la no­che, pe­ro ali­via­dos de ha­ber es­ca­pa­do de la situación al otro lado de la fron­te­ra.

Los que cru­zan se su­man a más de medio mi­llón de ve­ne­zo­la­nos que mi­gra­ron a Colombia, mu­chos ile­gal­men­te, es­ca­pan­do de la pobreza ex­tre­ma, el au­men­to de la vio­len­cia y la es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ci­nas en la que al­gu­na vez fue una prós­pe­ra na­ción ex­por­ta­do­ra de pe­tró­leo.

“Es in­ten­tar emi­grar o mo­rir allá de ham­bre”, di­jo Ye­ral­di­ne Mu­ri­llo, de 27 años, quien de­jó a su hi­jo de seis años en la ciu­dad de Ma­ra­cai­bo, 90 ki­ló­me­tros del otro lado de la fron­te­ra.

“Allá la gen­te co­me de la ba­su­ra. La gen­te aquí con so­lo co­mer es fe­liz”, sos­tu­vo Mu­ri­llo, quien es­pe­ra en­con­trar tra­ba­jo en la ca­pi­tal Bo­go­tá y lue­go man­dar a bus­car a su hi­jo.

El éxo­do de Ve­ne­zue­la es­tá des­per­tan­do alar­ma en Colombia. Un ex­te­nua­do fun­cio­na­rio de mi­gra­ción afirmó que has­ta dos mil ve­ne­zo­la­nos in­gre­san le­gal­men­te a Colombia por día a tra­vés de Pa­ra­gua­chón, fren­te a los 1.200 de fi­nes del año pa­sa­do.

Ba­jo pre­sión de las su­per­po­bla­das ciu­da­des fron­te­ri­zas co­mo Mai­cao, el pre­si­den­te co­lom­biano, Juan Ma­nuel San­tos, en­du­re­ció en fe­bre­ro con­tro­les fron­te­ri­zos, sus­pen­dió la emi­sión de tar­je­tas de in­gre­so diario y des­ple­gó tres mil mi­li­ta­res. En Pa­ra­gua­chón, que an­te los dé­bi­les con­tro­les ha si­do por mu­cho tiem­po un cen­tro de con­tra­ban­do, los fun­cio­na­rios es­ti­man que unas cua­tro mil per­so­nas cru­zan la fron­te­ra ile­gal­men­te ca­da día. “De­ja­mos ca­sa, ca­rro, to­do lo de­ja­mos allá, los bie­nes que te­ne­mos en los ban­cos los de­ja­mos”, di­jo el ex­ven­de­dor de pro­duc­tos elec­tró­ni­cos Rudy Fe­rrer, de 51 años, que lle­gó ha­ce dos me­ses, duer­me en la ca­lle fren­te a un al­ma­cén en Mai­cao y es­ti­ma que hay mil ve­ne­zo­la­nos que per­noc­tan en esas ca­lles.

“La die­ta de Ma­du­ro”

Unos tres mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos, una dé­ci­ma par­te de la po­bla­ción, ha aban­do­na­do Ve­ne­zue­la des­de que el di­fun­to lí­der ve­ne­zo­lano Hugo Chá­vez co­men­zó su re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta en 1999.

El me­cá­ni­co Luis Are­llano y sus dos hi­jos es­tu­vie­ron en­tre los afor­tu­na­dos que en­con­tra­ron ca­mas en un re­fu­gio en Mai­cao, ad­mi­nis­tra­do por la dió­ce­sis ca­tó­li­ca con apo­yo de la agen­cia de re­fu­gia­dos de las Na­cio­nes Uni­das. El hom­bre de 58 años di­jo que las lá­gri­mas de ham­bre de sus hi­jos lo obli­ga­ron a par­tir.

“Hu­bo un día que eran las 8.00 de la no­che y ellos me es­ta­ban pi­dien­do el al­muer­zo y la ce­na y yo no te­nía qué dar­les”, re­la­tó mien­tras po­nía arroz en la bo­ca de su hi­ja de sie­te años.

Des­pués de que su es­po­sa mu­rió de cán­cer ha­ce dos años y sus tres hi­jos ma­yo­res par­tie­ron a Ecua­dor y Chi­le a bus­car tra­ba­jo, Are­llano se dio cuen­ta de que na­da lo re­te­nía en Ve­ne­zue­la.

“Vea a ellos co­mo es­tán, es­ta no es la ta­lla de mi ni­ño, es­tá fla­co”, di­jo, le­van­tan­do los del­ga­dos bra­zos de sus hi­jos.

Los in­mi­gran­tes di­je­ron a Reuters que es­ta­ban pa­gan­do has­ta 400 mil bo­lí­va­res por un ki­lo de arroz en Ve­ne­zue­la. El sa­la­rio mí­ni­mo men­sual oficial es de 248.510 bo­lí­va­res, al­re­de­dor de ocho dó­la­res al ti­po de cam­bio oficial, o 1,09 en el mer­ca­do ne­gro.

La es­ca­sez de ali­men­tos, que mu­chos in­mi­gran­tes lla­man en bro­ma la “die­ta de Ma­du­ro”, ha cam­bia­do no­to­ria­men­te a mu­chas per­so­nas fren­te a co­mo se veían en fo­to­gra­fías to­ma­das años an­tes para sus tar­je­tas de iden­ti­fi­ca­ción.

El re­fu­gio, don­de las ca­mas se ali­nean en las pa­re­des, ofre­ce co­mi­da y te­cho por tres días. Los que bus­can re­unir­se con fa­mi­lia­res que ya es­tán en el país re­ci­ben un bo­le­to de au­to­bús.

Colombia le es­tá per­mi­tien­do a los ve­ne­zo­la­nos ac­ce­der al sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud y lle­var a sus hi­jos a las es­cue­las es­ta­ta­les.

“No hay tra­ba­jo”

En otro re­fu­gio en la ciu­dad fron­te­ri­za de Cú­cu­ta, a unos 400 ki­ló­me­tros al sur, la gen­te sue­le pa­sar la no­che afue­ra con la es­pe­ran­za de que se li­be­ren lu­ga­res.

Cú­cu­ta, la ciu­dad más gran­de a lo lar­go de la fron­te­ra, ha su­fri­do la peor par­te del éxo­do ve­ne­zo­lano. Cer­ca de 30 mil per­so­nas cru­zan a diario el puen­te pea­to­nal que co­nec­ta con Ve­ne­zue­la con per­mi­sos tem­po­ra­les para com­prar co­mi­da.

La situación es de­ses­pe­ra­da para in­mi­gran­tes co­mo Jo­sé Mo­li­na, un car­ni­ce­ro de 48 años que no pu­do en­con­trar tra­ba­jo cua­tro me­ses des­pués de de­jar a su es­po­sa e hi­jo en el es­ta­do de Ca­ra­bo­bo.

“Me sien­to con la mo­ral ba­ja, me en­fer­mé por co­mer unas pa­pas pa­sa­das de tiem­po, te­nía ham­bre, te­nía que co­mer­las”, di­jo Mo­li­na con la ca­ra hin­cha­da tras dor­mir afue­ra de una igle­sia. Mo­li­na es­tá tan de­s­es­pe­ran­za­do que ha pen­sa­do en vol­ver a ca­sa.

“Cuan­do lla­mo a mi es­po­sa ella me di­ce que to­do es­tá em­peo­ran­do (...)”, afirmó.

Aun­que mu­chos sien­ten el deber de re­tri­buir a los mi­gran­tes des­pués de que Ve­ne­zue­la acep­ta­ra re­fu­giar a co­lom­bia­nos du­ran­te el lar­go con­flic­to in­terno en el país, otros te­men per­der sus tra­ba­jos por­que los ve­ne­zo­la­nos acep­tan sa­la­rios más ba­jos.

Ha­ce po­co, la po­li­cía sa­có a 200 in­mi­gran­tes que vi­vían en un cam­po de­por­ti­vo, de­por­tan­do a mu­chos de ellos, tras una pe­que­ña pro­tes­ta de los lu­ga­re­ños con­tra los re­cién lle­ga­dos.

In­mi­gran­tes son in­sul­ta­dos por al­gu­nos co­lom­bia­nos que cru­zan la ca­lle para evi­tar­los y les nie­gan tra­ba­jo cuan­do oyen su acen­to, di­jo el ve­ne­zo­lano Fla­vio Gou­gue­lla, de 28 años. “He ido a bus­car tra­ba­jo, pe­ro pre­gun­tan: ‘¿ Eres ve­ne­co? En­ton­ces no hay tra­ba­jo”, re­cor­dó Gou­gue­lla, alu­dien­do al tér­mino pe­yo­ra­ti­vo que uti­li­zan al­gu­nos para re­fe­rir­se a los na­ci­dos en la na­ción pe­tro­le­ra.

Los re­si­den­tes de Mai­cao es­tán preo­cu­pa­dos por una al­za del cri­men y apo­yan los es­fuer­zos de la po­li­cía por lim­piar par­ques y las ace­ras. Ya de­ben li­diar con mer­can­cía sub­si­dia­da que lle­ga de con­tra­ban­do de Ve­ne­zue­la y gol­pea al co­mer­cio lo­cal, y es­tán can­sa­dos de quie­nes bus­can tra­ba­jo y de pres­tar­les sus ba­ños.

Asus­ta­dos por las re­da­das po­li­cia­les, los in­mi­gran­tes en Mai­cao han aban­do­na­do los par­ques y las es­ta­cio­nes de au­to­bu­ses don­de te­nían improvisados cam­pa­men­tos, op­tan­do por dor­mir fue­ra de las tien­das y al­ma­ce­nes ce­rra­dos. Las mu­je­res in­mi­gran­tes que ha­bla­ron con Reuters re­la­ta­ron que a me­nu­do les so­li­ci­tan se­xo.

De­ses­pe­ra­dos por ha­llar tra­ba­jo, al­gu­nos in­mi­gran­tes em­pren­de­do­res han con­ver­ti­do los de­va­lua­dos bi­lle­tes de bo­lí­va­res en ar­te­sa­nías, te­jien­do bol­sos de mano que ven­den en el par­que de la ciu­dad.

“Unos 80 mil bo­lí­va­res no va­len ni medio pa­que­te de arroz”, di­jo Ant­hony Mo­ri­llo, de 23 años, sos­te­nien­do un bol­so ela­bo­ra­do con bi­lle­tes con la ca­ra del hé­roe li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var.

AFP

GEOR­GE CAS­TE­LLANO - AFP

Los ve­ne­zo­la­nos ha­cen lar­gas co­las en los pa­sos fron­te­ri­zos con Colombia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.