Apa­tía ge­ne­ra­li­za­da en una cam­pa­ña elec­to­ral do­mi­na­da por el po­pu­lis­mo

Elec­to­res in­di­fe­ren­tes y con des­dén en la cam­pa­ña para las elec­cio­nes de es­te do­min­go 4

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - PE­TER S. GOOD­MAN

Al igual que para otros mi­llo­nes de jó­ve­nes ita­lia­nos, las op­cio­nes para el por­ve­nir pro­fe­sio­nal de Elio Va­ga­li son mí­ni­mas, ca­si inexis­ten­tes. A sus 29 años de edad, ha tra­ba­ja­do en lim­pie­za do­més­ti­ca, en la re­co­lec­ción de tan­ge­ri­nas y car­gan­do piedras, ca­si siem­pre sin re­gis­tro al­guno de su empleo y sin go­zar de la pro­tec­ción de un con­tra­to de tiem­po com­ple­to.

Para com­pren­der cuán de­ses­pe­ra­do es­tá, bas­ta de­cir que sue­ña con tra­ba­jar en la plan­ta ace­re­ra en rui­nas que do­mi­na la vida en Ta­ran­to, una de­te­rio­ra­da ciu­dad del mar Jó­ni­co. Se ha se­ña­la­do al com­ple­jo co­mo el cul­pa­ble de ha­ber cau­sa­do va­rios ca­sos de cán­cer en la co­mu­ni­dad es­ta­ble­ci­da en sus al­re­de­do­res. Sin em­bar­go, para Va­ga­li es una es­pe­cie de por­tal ha­cia otro ti­po de vida, una vida que le per­mi­ti­ría mu­dar­se del apar­ta­men­to de sus pa­dres.

El pro­ble­ma es que la plan­ta no es­tá con­tra­tan­do nue­vos em­plea­dos. “Tie­nes que co­no­cer a al­guien para en­trar”, la­men­tó amar­ga­men­te. “Aquí no hay na­da para mí”.

En par­te de­bi­do a es­ta situación, Va­ga­li y una gran pro­por­ción del elec­to­ra­do ita­liano ha adop­ta­do una pos­tu­ra de in­di­fe­ren­cia o in­clu­so des­dén ha­cia la cam­pa­ña para las elec­cio­nes na­cio­na­les que de­ter­mi­na­rán es­te do­min­go 4 quién en­ca­be­za­rá la cuar­ta ma­yor eco­no­mía de Eu­ro­pa.

Los pros­pec­tos po­co pro­me­te­do­res del país han me­jo­ra­do re­cien­te­men­te, pe­ro no lo su­fi­cien­te para pro­du­cir un efec­to po­si­ti­vo sig­ni­fi­ca­ti­vo en la for­tu­na de sus ciu­da­da­nos. Mu­chas em­pre­sas han lo­gra­do cre­cer sin con­tra­tar nue­vos em­plea­dos. La ma­yo­ría de los em­pleos que se han crea­do son tem­po­ra­les y de medio tiem­po.

Ca­si un 30 % de los elec­to­res no han de­ci­di­do por quién vo­tar, se­gún las en­cues­tas. La im­po­si­bi­li­dad de pre­de­cir el re­sul­ta­do en la at­mós­fe­ra eco­nó­mi­ca de des­con­ten­to im­pe­ran­te au­men­ta las pro­ba­bi­li­da­des de que ge­ne­re con­mo­ción en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro de Ita­lia y ame­na­za con dar un nue­vo gol­pe a Eu­ro­pa.

Los par­ti­dos que se opo­nen a la cla­se di­ri­gen­te es­tán ga­nan­do el apo­yo de quie­nes su­fren tri­bu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, en es­pe­cial el mo­vi­mien­to po­pu­lis­ta Cin­co Es­tre­llas, que se en­cuen­tra a la ca­be­za en mu­chas de las en­cues­tas. Pues­to que Cin­co Es­tre­llas ya ha pro­pues­to que Ita­lia de­je de uti­li­zar el eu­ro (€), la mo­ne­da eu­ro­pea, los lí­de­res europeos en­fren­ta­rían un nue­vo re­to para man­te­ner la cohe­sión del con­ti­nen­te si el par­ti­do lle­ga­ra a triun­far.

La ma­yo­ría de los ana­lis­tas du­da que Cin­co Es­tre­llas pue­da con­se­guir su­fi­cien­tes es­ca­ños en la le­gis­la­tu­ra para cons­ti­tuir un go­bierno. No obs­tan­te, exis­te la re­mo­ta po­si­bi­li­dad de que for­me una coa­li­ción con el par­ti­do de de­re­cha Li­ga Nor­te, una alian­za que podría sa­cu­dir a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, pues los in­ver­sio­nis­tas qui­zá exi­gi­rían ta­sas de in­te­rés más al­tas para los prés­ta­mos otor­ga­dos a Ita­lia.

“Au­men­ta­ría la in­cer­ti­dum­bre”, ex­pli­có en sus ofi­ci­nas de Lon­dres Muj­ta­ba Rah­man, el di­rec­tor ad­jun­to para Eu­ro­pa de la con­sul­to­ra de ries­gos Eu­ra­sia Group. “Podría in­yec­tar­se te­mor en los mer­ca­dos”.

Lo más pro­ba­ble es que se for­me una alian­za en­ca­be­za­da por el reha­bi­li­ta­do Sil­vio Ber­lus­co­ni y su par­ti­do For­za Ita­lia, que ha de­ja­do atrás sus años de des­gra­cia por eva­sión fis­cal y acu­sa­cio­nes de pa­rran­das lle­nas de se­xo. Si Ber­lus­co­ni sa­le triun­fan­te y se con­vier­te en el lí­der del go­bierno ita­liano, tam­bién podría cau­sar agi­ta­ción en Eu­ro­pa, da­do que ya en otras oca­sio­nes se ha bur­la­do de las nor­mas eu­ro­peas que es­ta­ble­cen lí­mi­tes para el gas­to de­fi­ci­ta­rio.

Pe­si­mis­mo ge­ne­ra­li­za­do

Al­gu­nos es­pe­ra­rían un am­bien­te más op­ti­mis­ta en Ita­lia. La eco­no­mía se en­cuen­tra en ex­pan­sión, aun­que con len­ti­tud, des­pués de una dé­ca­da de cri­sis. Las em­pre­sas han co­men­za­do a ha­cer con­tra­ta­cio­nes tem­po­ra­les. Ca­si se ha lo­gra­do con­te­ner un desas­tre ban­ca­rio ra­len­ti­za­do, ya que el cre­ci­mien­to ha li­mi­ta­do los prés­ta­mos in­co­bra­bles y las ins­ti­tu­cio­nes más ines­ta­bles fue­ron ob­je­to de ac­cio­nes de res­ca­te y res­truc­tu­ra­ción.

De cual­quier for­ma, más del 32 % de los ita­lia­nos me­no­res de 25 años si­guen des­em­plea­dos y la ta­sa to­tal de des­em­pleo es del 11 %. In­clu­so des­pués de tres años de cre­ci­mien­to mo­de­ra­do, el ta­ma­ño de la eco­no­mía ita­lia­na to­da­vía es un po­co me­nor que el que te­nía a prin­ci­pios de 2004, des­pués de con­si­de­rar el al­za en los pre­cios.

“La per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da en reali­dad es muy pe­si­mis­ta”, co­men­tó Ni­co­la Bo­rri, quien es pro­fe­sor de Fi­nan­zas en LUISS, una uni­ver­si­dad de Ro­ma. “La re­ce­sión fue par­ti­cu­lar­men­te ma­la. Mu­chos per­die­ron su tra­ba­jo. Mu­chos per­die­ron sus aho­rros”.

Los jó­ve­nes ita­lia­nos con­si­de­ran que la cla­se po­lí­ti­ca no ha lo­gra­do re­mo­de­lar una eco­no­mía osi­fi­ca­da en la cual la éli­te tie­ne ca­sas de pla­ya, au­to­mó­vi­les de lu­jo y un guar­da­rro­pa ex­tra­va­gan­te, mien­tras que to­dos los de­más li­dian con el es­tan­ca­mien­to. De­nun­cian el mun­do ban­ca­rio que con­ser­va sus co­mo­di­da­des y ca­na­li­za di­ne­ro a las em­pre­sas

con co­ne­xio­nes po­lí­ti­cas, mien­tras que quie­nes tie­nen la am­bi­ción de con­ver­tir­se en em­pre­sa­rios ba­ta­llan para ob­te­ner ca­pi­tal.

Tam­bién les mo­les­ta pa­gar im­pues­tos para fi­nan­ciar pen­sio­nes có­mo­das, pues es­tán se­gu­ros de que esos fon­dos se ha­brán ago­ta­do para cuan­do ellos al­can­cen la edad de ju­bi­la­ción, en vis­ta de la mo­nu­men­tal deu­da pú­bli­ca que tie­ne el país.

“No tie­ne ca­so vo­tar”, la­men­tó Va­ga­li, de pie fren­te a la re­ja de la plan­ta ace­re­ra. “No cam­bia na­da”.

El pro­ble­ma de Ita­lia y de gran par­te del mun­do es que aun­que au­men­ten las for­tu­nas de las em­pre­sas, es­tas ya no ge­ne­ran mu­chos em­pleos.

In­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca

En una enor­me plan­ta rec­tan­gu­lar ubi­ca­da en las afue­ras de Ba­ri, la ca­pi­tal de Pu­glia, Fran­ces­co Di­ve­lla, de 70 años, di­ri­ge la fá­bri­ca de pas­ta que lle­va el nom­bre fa­mi­liar.

Es­ta em­pre­sa, que fun­dó su abue­lo en 1895, en la ac­tua­li­dad ocu­pa seis plan­tas y ex­por­ta apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de su pro­duc­ción a 120 paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón.

Si bien la plan­ta ca­si ha cua­dru­pli­ca­do su pro­duc­ción des­de los años ochen­ta, ni si­quie­ra ha du­pli­ca­do su nú­me­ro de em­plea­dos, que son 320.

“Apro­ve­cha­mos la tecnología”, di­jo Di­ve­lla, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo. “Po­de­mos pro­du­cir más sin ne­ce­si­dad de con­tra­tar más per­so­nas”.

In­clu­so en los car­gos pro­fe­sio­na­les, Ita­lia su­fre in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, lo cual afec­ta el áni­mo para las elec­cio­nes.

Me­nos de cin­co años des­pués de ha­ber­se gra­dua­do de la uni­ver­si­dad, Ema­nue­la Muo­lo, de 28 años, ya re­nun­ció a sus sue­ños de una ca­rre­ra en el cam­po de sus es­tu­dios, la le­gis­la­ción fi­nan­cie­ra. En un prin­ci­pio, tra­ba­jó para un des­pa­cho le­gal lo­cal sin re­ci­bir un suel­do, con la es­pe­ran­za de acu­mu­lar cier­ta ex­pe­rien­cia. Nun­ca lo­gró ob­te­ner un pues­to re­mu­ne­ra­do, así que de­ci­dió cam­biar­se al área ban­ca­ria y bus­có un empleo por to­da Ita­lia mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo re­cep­cio­nis­ta en un res­tau­ran­te.

Ha­ce po­co, acep­tó un pues­to de tiem­po com­ple­to en una agen­cia de empleo en Ba­ri, don­de ayu­da a los des­em­plea­dos a so­li­ci­tar sus pres­ta­cio­nes. Ga­na al­re­de­dor de € 1.100 (unos US$ 1.360) al mes.

Lle­va cin­co años con su no­vio. Han con­si­de­ra­do ca­sar­se y co­men­zar una fa­mi­lia, pe­ro am­bos vi­ven con sus pa­dres.

Los obs­tácu­los pro­fe­sio­na­les que ha en­fren­ta­do han de­ja­do a Muo­lo con­fun­di­da acer­ca de las elec­cio­nes. Su no­vio pla­nea vo­tar por Cin­co Es­tre­llas, pe­ro ella pla­nea no ir a vo­tar.

“No pa­re­ce real”, di­jo. “La ver­dad es que nos sen­ti­mos muy apar­ta­dos de Ro­ma”.

En el ba­rrio Tam­bu­ri, de Ta­ran­to, un con­jun­to de apar­ta­men­tos de blo­ques de con­cre­to muy des­cui­da­dos don­de se ve ro­pa col­ga­da de los bal­co­nes, los re­si­den­tes se han acos­tum­bra­do a que los jó­ve­nes se va­yan.

“No hay mu­cho tra­ba­jo por aquí”, se­ña­ló Ig­na­zio D’An­dria, el pro­pie­ta­rio de un café lo­cal.

D’An­dria no pla­nea vo­tar. “Ya in­ten­té con la iz­quier­da”, re­cor­dó. “Ya in­ten­té con la de­re­cha. Nues­tras vi­das no han cam­bia­do na­da”.

De pie jun­to al bar, Ales­sio Pe­ret­to ha­ce ges­tos al es­cu­char­lo. Tra­ba­ja en la plan­ta Il­va y apo­ya a Cin­co Es­tre­llas, por­que el par­ti­do ha di­cho que cons­trui­rá una nue­va eco­no­mía cen­tra­da en ener­gía lim­pia.

“Hay que dar­les una opor­tu­ni­dad”, opi­nó.

El res­to de los clien­tes del café no les creen. Vie­ron aca­bar­se es­ta zo­na del sur de Ita­lia du­ran­te dé­ca­das an­tes de que Ro­ma cons­tru­ye­ra una ca­tás­tro­fe con el pre­tex­to de crear em­pleos. La tie­rra es­tá en­ve­ne­na­da, las per­so­nas es­tán en­fer­mas y aho­ra has­ta los em­pleos es­tán en pe­li­gro. Para ellos, los po­lí­ti­cos son co­mo mos­cas que van a po­sar­se so­bre un ca­dá­ver.

Dos hom­bres ma­yo­res se re­car­ga­ron en la pa­red y al­za­ron las bo­te­llas de cer­ve­za que traían en la mano tras un día de tra­ba­jo cor­tan­do pla­cas de már­mol en un ce­men­te­rio cer­cano.

“En el ce­men­te­rio sí hay tra­ba­jo”, afirmó An­to­nio Ca­nie­llo, de 69 años. “La muer­te es lo úni­co se­gu­ro”.

Los par­ti­dos que se opo­nen a la cla­se di­ri­gen­te es­tán ga­nan­do el apo­yo de quie­nes su­fren tri­bu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, en es­pe­cial el mo­vi­mien­to po­pu­lis­ta Cin­co Es­tre­llas

Las elec­cio­nes en Ita­lia des­per­ta­ron muy po­co en­tu­sias­mo.

MI­GUEL ME­DI­NA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.