¿Mi­chel Te­mer can­di­da­to en oc­tu­bre? Una idea que ga­na ca­da vez más fuer­za

La pos­tu­la­ción del pre­si­den­te en las elec­cio­nes de oc­tu­bre em­pie­za a so­nar con fuer­za

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - PASCALE TROUILLAUD

Era to­tal­men­te im­pen­sa­ble ha­ce so­lo unos me­ses, cuan­do los es­cán­da­los de co­rrup­ción hi­cie­ron pen­der su Pre­si­den­cia de un hi­lo, pe­ro la idea de que Mi­chel Te­mer se pre­sen­te co­mo can­di­da­to a su pro­pia su­ce­sión em­pie­za a so­nar con fuer­za en Brasil.

El man­da­ta­rio con­ser­va­dor - que as­cen­dió al po­der en 2016 tras el im­peach­ment a la iz­quier­dis­ta Dil­ma Rous­seff, de quien era vi­ce­pre­si­den­te- siem­pre di­jo que no se pre­sen­ta­ría a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de oc­tu­bre de 2018.

“No se­ré can­di­da­to”, reite­ró el 23 de fe­bre­ro, en medio de un mar de con­je­tu­ras so­bre sus in­ten­cio­nes.

“No de­be­ría­mos creer­le”, ad­vier­te Da­vid Fleis­cher, pro­fe­sor emé­ri­to de cien­cias po­lí­ti­cas de la uni­ver­si­dad de Bra­si­lia. “To­do el mun­do sa­be que Te­mer es­tá pre­pa­ran­do ac­ti­va­men­te su can­di­da­tu­ra”, afir­ma.

A unos ocho me­ses de la vo­ta­ción, dos fac­to­res aú­pan la hi­pó­te­sis de que el pre­si­den­te más im­po­pu­lar de la his­to­ria mo­der­na de Brasil pue­da apos­tar por un es­pec­ta­cu­lar des­pe­gue.

El pri­me­ro, el va­cío exis­ten­te en­tre las dos prin­ci­pa­les fi­gu­ras de los son­deos: a la iz­quier­da, el ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va; a la ex­tre­ma de­re­cha, el dipu­tado Jair Bol­so­na­ro, un nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra mi­li­tar (1964-85).

Lu­la es­tá con­si­de­ra­do po­lí­ti­ca­men­te muer­to por prác­ti­ca­men­te to­dos los ana­lis­tas, des­pués de su con­de­na a más de 12 años de pri­sión por co­rrup­ción. Y Bol­so­na­ro sus­ci­ta te­mor y to­pa con un te­cho de cris­tal del 20%.

Ni en el cen­tro ni en la de­re­cha so­bre­sa­le un nom­bre de pe­so.

El go­ber­na­dor de San Pa­blo Ge­ral­do Alc­kim (PSDB), el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados Ro­dri­go Maia (DEM) o el ministro de Ha­cien­da Hen­ri­que Mei­re­lles (PSD) ape­nas tan­tean el te­rreno.

“Ya can­di­da­to”

La hi­pó­te­sis Te­mer (MDB) en­tró en ór­bi­ta cuan­do el pre­si­den­te de­cre­tó a me­dia­dos de fe­bre­ro la in­ter­ven­ción mi­li­tar en el vio­len­to es­ta­do de Río de Ja­nei­ro.

Al lan­zar su cam­pa­ña con­tra la “me­tás­ta­sis del cri­men or­ga­ni­za­do”, Te­mer -ge­ne­ral­men­te fal­to de ca­ris­ma y elo­cuen­cia- hi­zo pro­ba­ble­men­te su me­jor dis­cur­so y dio en el blan­co al pre­sen­tar­se co­mo el hom­bre que pue­de “res­ta­ble­cer el or­den”. (ver no­ta apar­te)

Su de­cre­to tu­vo la apro­ba­ción del 83% de los ca­rio­cas, se­gún una en­cues­ta en­car­ga­da por su go­bierno. Es la pri­me­ra vez que es­te pre­si­den­te, cu­ya apro­ba­ción na­cio­nal es­tá hun­di­da en un 6%, con­ten­ta a tan­ta gen­te.

“No hay na­da elec­to­ral en es­ta de­ci­sión”, se de­fen­dió Te­mer.

Sin em­bar­go, el de­cre­to es aplau­di­do por una po­bla­ción ca­da vez más ate­mo­ri­za­da por los ti­ro­teos, las ba­las per­di­das y los ro­bos a mano ar­ma­da.

Y fue vis­to co­mo la úl­ti­ma ma­nio­bra de es­te ani­mal po­lí­ti­co, ya que pu­do así des­viar la aten­ción del aban­dono del prin­ci­pal pro- gra­ma de su go­bierno -una im­po­pu­lar re­for­ma del ré­gi­men de ju­bi­la­cio­nes-, abo­ca­do al fra­ca­so en el Congreso.

“Con la in­ter­ven­ción mi­li­tar no ha­bla­mos más de la ope­ra­ción an­ti­co­rrup­ción ‘La­va Ja­to’ ni de me­di­das de aus­te­ri­dad. Cam­bia­mos el te­ma”, re­mar­ca Glau­ber Se­ze­rino, ana­lis­ta del si­tio web fran­có­fono es­pe­cia­li­za­do Au­tres Bré­sils.

“Te­mer es­tá pen­san­do en re­for­zar­se para ser elec­to pre­si­den­te, quie­re con­quis­tar los vo­tos de Bol­so­na­ro”, ha de­nun­cia­do Lu­la.

El pro­pio Bol­so­na­ro acu­só al man­da­ta­rio de que­rer en­trar en su te­rreno: “Te­mer ya ro­bó mu­chas co­sas, pe­ro mi dis­cur­so no lo ro­ba­rá”.

La Pre­si­den­cia tu­vo que des- men­tir la se­ma­na pa­sa­da a El­sin­ho Mou­co, el pu­bli­cis­ta de Te­mer, quien ase­gu­ró que es­te “ya es can­di­da­to”.

El diario O Glo­bo afir­ma que Te­mer “cons­tru­ye su can­di­da­tu­ra” pi­dien­do a sus mi­nis­tros que lan­cen men­sa­jes po­si­ti­vos so­bre la ac­ción gu­ber­na­men­tal.

En­tre sus ar­gu­men­tos: la eco­no­mía, la in­fla­ción y el des­em­pleo em­pe­za­ron a me­jo­rar des­pués de

dos años de una re­ce­sión his­tó­ri­ca... pe­se a que el dé­fi­cit pú­bli­co si­gue sien­do gi­gan­tes­co.

¿Ten­dría chan­ces?

Pe­ro Te­mer, que fue re­tra­ta­do en el pa­sa­do car­na­val de Río co­mo un vam­pi­ro re­ple­to de bi­lle­tes, ¿podría ga­nar las elec­cio­nes?

“Se­ría ca­si una mi­sión im­po­si­ble por­que su go­bierno es ex­tre­ma­da­men­te im­po­pu­lar y es blan­co de va­rias acu­sa­cio­nes por co­rrup­ción”, es­ti­ma Fleis­cher.

“Pe­ro eso podría cam­biar si Lu­la no pue­de ser can­di­da­to, si no apa­re­ce un can­di­da­to fuer­te en el cen­tro o si Te­mer ob­tie­ne bue­nos re­sul­ta­dos en los pró­xi­mos me­ses”, ma­ti­za.

“No es im­po­si­ble que se pre­sen­te, pe­ro yo no lo veo elec­to”, coin­ci­de Se­ze­rino. Ade­más de la co­rrup­ción, el ana­lis­ta apun­ta a la “fal­ta de ca­ris­ma” de Te­mer y a un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que la po­bla­ción “no per­ci­bi­rá real­men­te an­tes del fin del año”.

Y aun­que los mi­li­ta­res son una ins­ti­tu­ción po­pu­lar en Brasil, su per­cep­ción “pue­de cam­biar muy rá­pi­do” si la in­ter­ven­ción de Río “no trae re­sul­ta­dos po­si­ti­vos y si las de­nun­cias de vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos se acu­mu­lan”, ad­vier­te.

Por úl­ti­mo, tam­bién es­tá la cues­tión de la sa­lud del pre­si­den­te, de 77 años , que ha pa­sa­do por cua­tro ope­ra­cio­nes en los úl­ti­mos me­ses.

“En una situación nor­mal, sus gra­ves pro­ble­mas de sa­lud se­rían un fac­tor ne­ga­ti­vo”, apun­ta el pro­fe­sor Fleis­cher.

Pe­ro los pre­ce­den­tes ya de­mues­tran que las pró­xi­mas elec­cio­nes bra­si­le­ñas se­rán po­co or­to­do­xas.

JOÉDSON AL­VES - EFE

El pre­si­den­te Te­mer nie­ga que quie­ra ser can­di­da­to, pe­ro na­die le cree.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.