Nue­va era mi­li­tar

Los ál­gi­dos días de la gue­rra fría ame­na­zan con vol­ver de la mano de Trump y Pu­tin, que se em­pe­ñan en pa­rir la nue­va era mi­li­tar del si­glo XXI

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - MAR­TÍN NATALEVICH twit­ter.com/mna­ta­lev

Los ál­gi­dos días de la gue­rra fría ame­na­zan con vol­ver de la mano de Do­nald Trump y Vla­dí­mir Pu­tin, que li­de­ran una nue­va ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta

Si us­te­des no son cre­yen­tes, es­te es el mo­men­to para que re­con­si­de­ren esa situación”. Esas pa­la­bras – o al­gu­na li­ge­ra­men­te di­fe­ren­te- es­co­gía el aca­dé­mi­co ru­so-is­rae­lí, Di­ma Adamsky, para ad­ver­tir­le a sus es­tu­dian­tes que la his­to­ria que iban a es­cu­char po­día cam­biar su per­cep­ción de la his­to­ria.

El ex­per­to en es­tra­te­gia y di- sua­sión nu­clear ha­cía la ad­ver­ten­cia an­tes de con­tar una de las tan­tas his­to­rias en la que un error hu­mano pu­do ha­ber con­du­ci­do a un apo­ca­lip­sis ató­mi­co.

En un bún­ker de in­te­li­gen­cia de la Unión So­vié­ti­ca se ac­ti­va­ba el sis­te­ma de aler­ta temprana. La se­ñal in­di­ca­ba que es­ta­ban re­ci­bien­do un ata­que in­mi­nen­te. Ha­bía po­cos mi­nu­tos para res­pon­der con al­gu­nas de las tres pla­ta­for­mas de lan­za­mien­to (sub­ma­ri­nos, bom­bar­de­ros es­tra­té­gi­cos o mi­si­les ba­lís­ti­cos in­ter­con­ti­nen­ta­les des­pe­ga­dos des­de tie­rra) que ase­gu­ra­ban la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber la ofen­si­va y dar un “se­gun­do gol­pe”.

“An­tes de que tu­vié­ra­mos los nue­vos sis­te­mas de armamento na­die nos es­cu­cha­ba. ¡Es­cu­chad­nos aho­ra!” Vla­di­mir Pu­tin

A esa po­si­bi­li­dad se le lla­mó el ré­gi­men de des­truc­ción mu­tua ase­gu­ra­da (MAD en in­glés) y es lo que hu­bie­ra pa­sa­do si Sta­nis­lav Pe­trov no hu­bie­ra apli­ca­do su buen cri­te­rio para re­co­no­cer una aler­ta de ata­que con mi­si­les co­mo una fal­sa alar­ma el 26 de se­tiem­bre de 1983. Es al­ta­men­te pro­ba­ble que sin el buen tino de Pe­trov es­ta no­ta ja­más se hu­bie­ra es­cri­to.

Los años de la Gue­rra Fría ilus­tran me­jor que cual­quier otro mo­men­to his­tó­ri­co la pe­li­gro­si­dad de una ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca, que trans­for­ma el asun­to de la se­gu­ri­dad en un ver­da­de­ro di­le­ma se­gún el cual el in­ten­to de es­tar más se­gu- ro so­lo trae nue­vas in­se­gu­ri­da­des.

La pa­ra­do­ja sub­ya­ce de una situación en la que la in­cor­po­ra­ción de ar­mas por par­te de un es­ta­do A – que es­tá en una situación de com­pe­ten­cia o ri­va­li­dad con un es­ta­do B- obli­ga al es­ta­do B a po­ner­se a ti­ro. De es­ta ma­ne­ra se ge­ne­ra un es­pi­ral en el que am­bos bus­can me­jo­rar su se­gu­ri­dad.

Pe­ro las ac­cio­nes que tie­nen que lle­var ade­lan­te para cum­plir con ese ob­je­ti­vo tie­nen un al­to cos­to eco­nó­mi­co que no siem­pre es po­si­ble de man­te­ner.

No im­por­ta que ha­ga el otro es­ta­do la ten­den­cia se­rá siem­pre a in­ver­tir en ar­mas para es­tar a la

PRE­SI­DEN­TE DE RU­SIA

par o lo­grar su­pe­rio­ri­dad. Así fue co­mo du­ran­te los mo­men­tos más cá­li­dos de la Gue­rra Fría Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia lle­ga­ron a te­ner en­tre 30 mil y 40 mil ca­be­zas nu­clea­res. Así fue tam­bién co­mo una ex­pan­si­va ca­rre­ra ha­bía cul­mi­na­do años an­tes con la erup­ción de la Pri­mer Gue­rra Mun­dial.

In­ver­sión en mo­der­ni­zar

La caí­da del mu­ro de Ber­lín, la de­sin­te­gra­ción de la Unión So­vié­ti­ca, el ini­cio de la “pax ame­ri­ca­na” y la en­tra­da en vi­gen­cia de tra­ta­dos de desar­me ge­ne­ra­ron una ba­ja de la can­ti­dad gas­to mi­li­tar en el mun­do. Los años 90 mos­tra­ron un des­cen­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en el gas­to ar­ma­men­tís­ti­co que, sin em­bar­go, para el 2008 ya es­ta­ba en los mis­mos ni­ve­les que en 1988.

Sin em­bar­go, pa­re­ce­ría que en los úl­ti­mos dos años los te­mo­res y las in­se­gu­ri­da­des vol­vie­ron a flo­re­cer con sin­gu­lar fuer­za a juz­gar por el ac­tual ni­vel del gas­to mi­li­tar ( el his­tó­ri­co ré­cord de US$ 1,69 mil mi­llo­nes en 2016) y la bús­que­da de los prin­ci­pa­les po­ten­cias por re­no­var su tecnología nu­clear para su­pe­rar las ca­pa­ci­da­des de sus ri­va­les.

“Los da­tos mues­tran que, si bien el nú­me­ro to­tal de ar­mas nu­clea­res en el mun­do con­ti­núa dis­mi­nu­yen­do, to­dos los es­ta­dos po­see­do­res de ar­mas nu­clea­res es­tán en pro­ce­so de mo­der­ni­zar sus ar­se­na­les nu­clea­res y no es­ta­rán dis­pues­tos a re­nun­ciar a ellos en el fu­tu­ro pre­vi­si­ble”, in­for­mó el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción de Paz de Es­to­col­mo (SIPRI, en in­glés) en ju­nio de 2017.

Al ini­cio de 2017 ha­bía nue­ve es­ta­dos –Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Fran­cia, Chi­na, In­dia, Pa­kis­tán, Is­rael y Co­rea del Nor­te- que po­seían apro­xi­ma­da­men­te 4150 ar­mas nu­clea­res ope­ra­cio­na­les y des­ple­ga­das. Pe­ro si se cuen­tan to­das las oji­vas nu­clea­res el nú­me­ro as­cien­de a 14935, 460 me­nos que en el año an­te­rior. En­tre Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia abar­can el 93% del to­tal de ar­mas nu­clea­res, se­gún SIPRI.

La ten­den­cia es a una re­duc­ción len­ta de los in­ven­ta­rios de ar­mas de lar­go al­can­ce pe­ro, al mis­mo tiem­po, Ru­sia, Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na es­tán lle­van­do ade­lan­te y ex­ten­si­vos y cos­to­so pro­gra­mas de mo­der­ni­za­ción nu­clear.

Los Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, pla­nean gas­tar $ 400 mil mi­llo­nes en 2017-2026 en el man­te­ni­mien­to y la ac­tua­li­za­ción in­te­gral de sus fuer­zas nu­clea­res.

El cua­dri­lá­te­ro

Que los pre­si­den­tes Do­nald Trump y Vla­di­mir Pu­tin sean dos rea­lis­tas des­con­fia­dos que creen en el po­der del múscu­lo ex­pli­ca en buena me­di­da el es­ce­na­rio ac­tual, que to­ma la for­ma de­fi­ni­ti­va de un mun­do mul­ti­po­lar. En to­dos los do­cu­men­tos es­tra­té­gi­cos que pu­bli­có la Ca­sa Baln­ca en los úl­ti­mos me­ses, Chi­na y Rui­sa apa­re­ce co­mo la gran ame­na­za al sta­tus quo.

Was­hing­ton y Moscú se acu­san mu­tua­men­te de vio­lar el Tra­ta­do INF (In­ter­me­dia­te-Ran­ge Nu­clear For­ces), el úni­co de los acuerdos ar­ma­men­tís­ti­cos vi­gen­tes en­tre EEUU y Ru­sia que fue fir­ma­do du­ran­te la Gue­rra Fría.

Tam­bién se acu­san de eva­dir sus obli­ga­cio­nes ba­jo el tra­ta­do New Start (fir­ma­do por Barck Oba­ma y Vla­di­mir Pu­tin en 2011) para que am­bos es­ta­dos re­duz­can su arsenal de ar­mas “es­tra­té­gi­cas” (de lar­go al­can­ce o in­ter­con­ti­nen­ta­les).

El Pen­tá­gono pu­bli­có a prin­ci­pios de fe­bre­ro su nue­va “po­si­ción nu­clear”, que bus­ca do­tar a Es­ta­dos Uni­dos de nue­vas ar­mas tác­ti­cas (de cor­to y me­diano al­can­ce y me­nor po­ten­cia) en “res­pues­ta” al rear­me ru­so y a la mo­der­ni­za­ción de Chi­na.

Se­gún al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas, el desa­rro­llo de es­tas ar­mas re­ba­ja­ría el um­bral nu­clear a un pun­to iné­di­to des­de el fin de la Gue­rra Fría. El te­mor ru­so es que Was­hing­ton lo­ca­li­ce esas ar­mas en al­gu­nos de los paí­ses de la OTAN que es­tán den­tro de su his­tó­ri­ca zo­na de in- fluen­cia en Eu­ro­pa Orien­tal.

Es­ta­dos Uni­dos si­gue sien­do la po­ten­cia mi­li­tar de es­te mun­do; el que más gas­ta y el que tie­ne las ar­mas más so­fis­ti­ca­das. En enero de 2017, con­ta­ba con 6.800 ca­be­zas nu­clea­res, se­gún SIPRI.

Para fi­na­les de 2016 era el es­ta­do que te­nía por le­jos el ma­yor por­cen­ta­je del gas­to mi­li­tar en el glo­bo (36%), tres ve­ces más que Chi­na y nue­ve que Ru­sia, y ade­más es el es­ta­do que más mi­llo­nes de dó­la­res ob­tie­ne por la ven­ta de ar­mas en el mun­do (58%).

Es el úni­co país con ca­pa­ci­dad ar­ma­men­tís­ti­ca para pe­lear dos gran­des gue­rras al mis­mo tiem­po y si­gue man­te­nien­do diferencias re­le­van­tes con sus ri­va­les en tér­mi­nos de ca­pa­ci­da­des, in­for­ma­ción y tecnología, así co­mo en el uso ex­ten­si­vo del mar, el es­pa­cio y el ai­re.

En la otra es­qui­na del cua­dri­lá­te­ro es­tá la Ru­sia re­sur­gi­da de la mano de Vla­di­mir Pu­tin. El pre­si­den­te se jac­tó es­te jueves de te­ner nue­vos ti­pos de mi­si­les cru­ce­ros con “al­can­ce ili­mi­ta­do” y con la ca­pa­ci­dad de vul­ne­rar el es­cu­do an­ti­mi­si­les es­ta­dou­ni­den­se, dro­nes sub­ma­ri­nos a pro­pul­sión nu­clear, cohe­tes su­per­só­ni­cos e in­clu­si­ve un ar­ma lá­ser “so­bre la cual es muy pron­to para brin­dar sus de­ta­lles”.

“An­tes de que tu­vié­ra­mos los nue­vos sis­te­mas de armamento, na­die nos es­cu­cha­ba. ¡Es­cu­chad­nos aho­ra!”, ase­gu­ró Pu­tin du­ran­te un en­cen­di­do dis­cur­so so­bre el es­ta­do de la na­ción an­te am­bas cá­ma­ras del Par­la­men­to.

Pu­tin pre­sen­tó los es­fuer­zos de Ru­sia co­mo una “res­pues­ta” a la nue­va po­si­ción nu­clear es­ta­do- uni­den­se, que fue de­nun­cia­da por Moscú co­mo “be­li­co­sa”, “an­ti­rru­sa” y ca­paz de desatar una nue­va ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta.

El ca­ris­má­ti­co lí­der ru­so ha re­pe­ti­do en mu­chas oca­sio­nes que su país no se ve­rá em­pu­ja­do a una ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta que ago­te sus re­cur­sos co­mo ocu­rrie­ra con la Unión So­vié­ti­ca cuan­do el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan lan­zó la co­no­ci­da “Gue­rra de las Ga­la­xias”.

Pe­ro en los úl­ti­mos años el Krem­lin ha in­ver­ti­do cien­tos de mi­les de mi­llo­nes en mo­der­ni­zar su tría­da nu­clear, aun­que el pre­si­den­te ase­gu­ra que la doc­tri­na mi­li­tar ru­sa só­lo con­tem­pla el uso de ar­mas nu­clea­res en res­pues­ta a una agre­sión ex­te­rior.

“No ame­na­za­mos a na­die y no te­ne­mos in­ten­ción de ata­car a na­die (...) Es­ta­mos in­tere­sa­dos en una coope­ra­ción cons­truc­ti­va con EEUU y la Unión Eu­ro­pea”, di­jo.

En enero de 2017 Ru­sia te­nía sie­te mil ca­be­zas nu­clea­res, un 4% del to­tal del gas­to mi­li­tar a ni­vel mun­dial y sus com­pa­ñías son res­pon­sa­bles de un 7% del to­tal de mi­llo­nes de dó­la­res que se ven­den por ar­mas en el mun­do, se­gún SIPRI.

Un ter­cer vér­ti­ce del ring es ocu­pa­do por Chi­na, un es­ta­do que au­men­tó y mo­der­ni­zó de for­ma sus­tan­ti­va su ca­pa­ci­dad nu­clear, al tiem­po que se con­vir­tió en uno de los es­ta­dos que más gas­ta en cues­tio­nes mi­li­ta­res des­pués de EEUU con un 13% del to­tal mun­dial.

Por úl­ti­mo, In­dia y Ara­bia Sau­di­ta mul­ti­pli­ca­ron su arsenal con­ven­cio­nal de for­ma ex­po­nen­cial y cua­li­ta­ti­va en los úl­ti­mos años en ba­se a im­por­ta­cio­nes.

“El pre­si­den­te Pu­tin ha con­fir­ma­do aque­llo que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos ha sa­bi­do des­de el prin­ci­pio (...), que es que Ru­sia ha es­ta­do desa­rro­llan­do ar­mas des­es­ta­bi­li­za­do­ras du­ran­te una dé­ca­da, lo que su­po­ne una vio­la­ción de sus obli­ga­cio­nes”

Sarah Huc­ka­bee San­ders

VO­CE­RA DE LA CA­SA BLAN­CA

YU­RI KADOBNOV - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.