Ita­lia en­du­re­ce­rá pos­tu­ra so­bre mi­gran­tes y com­pli­ca a la UE

ANÁ­LI­SIS. El men­sa­je elec­to­ral es de me­di­das más du­ras con­tra el asi­lo, di­cen fun­cio­na­rios del blo­que

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - GA­BRIE­LA BACZYNSKA

El fra­ca­so de los ve­ci­nos de Ita­lia pa­ra ayu­dar a re­ci­bir un ma­yor flu­jo de in­mi­gran­tes con­tri­bu­yó a la ro­tun­da de­rro­ta del par­ti­do go­ber­nan­te en la elec­ción del pa­sa­do fin de se­ma­na, re­co­no­cie­ron fun­cio­na­rios eu­ro­peos.

Pe­ro da­da la di­fi­cul­tad de per­sua­dir a to­dos los es­ta­dos de la Unión Eu­ro­pea pa­ra que com­par­tan el pe­so de re­ci­bir a los re­cién lle­ga­dos, los fun­cio­na­rios en Bru­se­las aho­ra creen que el blo­que ten­drá que to­mar una pos­tu­ra más du­ra so­bre in­mi­gra­ción.

“El men­sa­je que es­cu­cha­mos es: con­ti­núen sien­do muy, muy du­ros con el te­ma del asi­lo. Sean du­ros con la in­mi­gra­ción y, des­pués, sean aún más du­ros”, di­jo un al­to di­plo­má­ti­co de la UE.

El Par­ti­do De­mo­crá­ti­co de la cen­troiz­quier­da de Ita­lia su­mó me­nos de una quin­ta par­te de los vo­tos, per­dien­do an­te los par­ti­dos “an­ti­es­ta­blish­ment” y de de­re­cha que hi­cie­ron una cam­pa­ña du­ra con­tra la in­mi­gra­ción.

Los prin­ci­pa­les po­lí­ti­cos de la UE in­ter­pre­tan el re­sul­ta­do co­mo un lla­ma­do pa­ra que se asu­ma una lí­nea du­ra so­bre la in­mi­gra­ción o co­rrer el ries­go de per­der sus po­si­cio­nes de po­der.

“Ita­lia ha su­fri­do du­ran­te me­ses y me­ses bajo la pre­sión de la mi­gra­ción, eso es in­ne­ga­ble. Es­ta fuer­te pre­sión mi­gra­to­ria es un con­tex­to que de­be­mos te­ner en cuen­ta”, di­jo el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron.

Al­re­de­dor de 170.000 re­fu­gia­dos y mi­gran­tes cru­za­ron el Me­di­te­rrá­neo a Ita­lia en 2014, se­gún ci­fras de la ONU. En los si­guien­tes dos años, los arri­bos fue­ron de 154.000 y 181.500 per­so­nas, an­tes de caer a 119.000 en 2017. Ita­lia y Gre­cia so­por­ta­ron la ma­yor par­te del flu­jo.

In­mi­gran­tes afri­ca­nos mar­cha­ron por Florencia el lu­nes pa­sa­do gri­tan­do “no más ra­cis­mo” des­pués de que un ita­liano ma­tó a ti­ros a un ven­de­dor am­bu­lan­te se­ne­ga­lés. El mar­tes, au­to­ri­da­des di­je­ron que 21 mi­gran­tes ha­bían des­apa­re­ci­do y se te­mía que se hu­bie­ran aho­ga­do tras el res­ca­te de dos bo­tes que via­ja­ban de Li­bia a Ita­lia.

La cri­sis, que lle­gó a un pun­to crí­ti­co en 2015, cuan­do más de un mi­llón de per­so­nas lle­ga­ron a Eu­ro­pa des­de Orien­te Me­dio y Áfri­ca, ha sa­cu­di­do a la UE y ha ali­men­ta­do el sen­ti­mien­to an­ti­in­mi­gra­ción y eu­ro­es­cép­ti­co.

Des­de en­ton­ces, la UE ha lle- ga­do a acuer­dos con paí­ses co­mo Tur­quía y Li­bia, a los que les ofre­ció di­ne­ro y otro ti­po de ayu­da pa­ra man­te­ner a las per­so­nas ale­ja­das de sus cos­tas.

La vo­ta­ción en Ita­lia mues­tra que la UE se man­ten­drá en es­te cur­so, sos­tie­nen fun­cio­na­rios en Bru­se­las. Pe­ro de­trás de la uni­dad de la UE so­bre la ne­ce­si­dad de de­te­ner a los re­fu­gia­dos y los in­mi­gran­tes que lle­gan al blo­que, hay un pro­ble­ma más di­fí­cil de re­sol­ver.

Mien­tras que los paí­ses del Me­di­te­rrá­neo so­por­ta­ron el im­pac­to in­me­dia­to del sal­to en la in­mi­gra­ción, y na­cio­nes ri­cas co­mo Ale­ma­nia y Sue­cia tam­bién hi­cie­ron lo su­yo pa­ra ma­ne­jar la cri­sis, los go­bier­nos de los paí­ses del es­te no se han mo­vi­do en la mis­ma di­rec­ción.

Ro­ma y Ber­lín cul­pa­ron a los go­bier­nos na­cio­na­lis­tas de Po­lo­nia y Hun­gría por no ha­ber mos­tra­do so­li­da­ri­dad cuan­do era ne­ce­sa­rio, pe­se a que acep­ta­ron el di­ne­ro de desa­rro­llo que las na­cio­nes oc­ci­den­ta­les en­vían a los miem­bros más po­bres del blo­que.

“Hay un pro­ble­ma de so­li­da­ri­dad en Eu­ro­pa”, di­jo el lu­nes el pri­mer mi­nis­tro de Lu­xem­bur­go, Xa­vier Bet­tel, en Du­blín. “To­dos so­mos res­pon­sa­bles”, agre­gó.

Ita­lia y Gre­cia sien­ten que han te­ni­do que afron­tar la cri­sis sin ayu­da, mien­tras que Ale­ma­nia, Ho­lan­da y Fran­cia han pre­sio­na­do fuer­te­men­te, aun­que sin re­sul­ta­dos, pa­ra rom­per la re­sis­ten­cia de las na­cio­nes del es­te.

El vi­ce­mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Po­lo­nia, Kon­rad Szy­mans­ki, di­jo que la pre­sión por la mi­gra­ción pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te. “Hoy, la raíz del eu­ro­es­cep­ti­cis­mo es­tá en los miem­bros fun­da­do­res de la UE, mien­tras que Eu­ro­pa cen­tral y los paí­ses orien­ta­les son un cen­tro de es­ta­bi­li­dad”.

Po­lo­nia y Hun­gría, así co­mo Es­lo­va­quia y Re­pú­bli­ca Che­ca, ci­tan preo­cu­pa­cio­nes de se­gu­ri­dad y la ne­ce­si­dad de pre­ser­var la com­po­si­ción tra­di­cio­nal de sus so­cie­da­des pa­ra ne­gar­se a acep­tar re­fu­gia­dos de Orien­te Me­dio y el Nor­te de Áfri­ca.

“Una cuar­ta par­te de los vo­tan­tes apo­yó a los par­ti­dos a fa­vor de la in­mi­gra­ción, mien­tras que tres cuar­tos res­pal­da­ron a los par­ti­dos que es­tán con­tra la in­mi­gra­ción”, di­jo el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­ban, so­bre el vo­to ita­liano. “Se­gui­rá sien­do así en to­da Eu­ro­pa du­ran­te los pró­xi­mos 1015 años”.

La cri­sis, que lle­gó a un pun­to crí­ti­co en 2015 cuan­do más de un mi­llón de per­so­nas lle­ga­ron a Eu­ro­pa des­de Orien­te Me­dio y Áfri­ca, ha sa­cu­di­do al blo­que eu­ro­peo y ha ali­men­ta­do el sen­ti­mien­to an­ti­in­mi­gra­ción

Mat­teo Sal­vi­ni, de la ul­tra­de­re­cha ita­lia­na, uno de los gran­des ga­na­do­res de las elec­cio­nes.

R.ANTIMIANI - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.