La so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea atra­vie­sa su peor mo­men­to

CA­SI UNA DÉ­CA­DA DE RE­TRO­CE­SO. La de­rro­ta del ita­liano Par­ti­do De­mó­cra­ta en Ita­lia re­fuer­za la cri­sis de las fuer­zas po­lí­ti­cas mo­de­ra­das de los paí­ses del vie­jo con­ti­nen­te

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

La di­mi­sión es­ta se­ma­na del ex pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Mat­teo Ren­zi, tras la de­ba­cle del gu­ber­na­men­tal Par­ti­do De­mó­cra­ta (PD) en las elec­cio­nes ita­lia­nas del do­min­go pa­sa­do ahon­da la cri­sis que la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea co­men­zó a sufrir ha­ce ca­si una dé­ca­da.

En las elec­cio­nes, el PD de Ren­zi ob­tu­vo cer­ca del 18,8 % de los su­fra­gios, muy por de­trás de la coa­li­ción de de­re­chas for­ma­da por For­za Ita­lia, la Li­ga Nor­te y Her­ma­nos de Ita­lia (el 37 % de los apo­yos), y del eu­ro­es­cép­ti­co Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas (32 %).

La de­rro­ta pi­lló des­pre­ve­ni­do al so­cial­de­mó­cra­ta Ren­zi, que ha­bía ba­sa­do su cam­pa­ña en com­ba­tir, pre­ci­sa­men­te, el dis­cur­so “an­ti­eu­ro­peís­ta” y “ex­tre­mis­ta” de las for­ma­cio­nes ven­ce­do­ras.

El Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta (SPD) ale­mán, que a fi­na­les de los 90 ga­na­ba elec­cio­nes con un 40 % de los apo­yos y 20 mi­llo­nes de vo­tos, tam­bién ha cons­ta­ta­do re­cien­te­men­te su de­cli­ve, tras ob­te­ner su peor re­sul­ta­do his­tó­ri­co en 2017: me­nos de 10 mi­llo­nes de vo­tos y un 20,5 % de los vo­tos.

Las ra­zo­nes de la cons­tan­te caí­da del SPD des­de 1998 se en­cuen­tran en par­te en la in­tro­duc­ción de re­cor­tes so­cia­les en su pro­gra­ma, pe­ro tam­bién en el as­cen­so de la ul­tra­de­re­chis­ta Al- ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD), que ha­bría arre­ba­ta­do cer­ca de me­dio mi­llón de vo­tos a los so­cia­lis­tas en los úl­ti­mos co­mi­cios.

El hun­di­mien­to de la so­cial­de­mo­cra­cia ale­ma­na es­tu­vo pre­ce­di­do del des­plo­me de sus co­le­gas en la otra gran po­ten­cia eu­ro­pea, Fran­cia, don­de su ca­tás­tro­fe en las pre­si­den­cia­les fue cla­ve pa­ra el as­cen­so de la nue­va for­ma­ción de Em­ma­nuel Ma­cron, que to­ma ele­men­tos de la iz­quier­da.

Los pri­me­ros sín­to­mas de una cri­sis que ya ha al­can­za­do una di­men­sión con­ti­nen­tal se per­ci­bie­ron en Gre­cia en 2010, cuan­do los so­cial­de­mó­cra­tas ini­cia­ron su caí­da es­tre­pi­to­sa con la fir­ma del pri­mer res­ca­te del país.

En 2012, el his­tó­ri­co PASOK su­frió su pri­mer des­plo­me al que­dar en un 12 % tras el 44 % que os­ten­ta­ba to­da­vía en 2009. En las elec­cio­nes de 2015, ape­nas al­can­zó un 5 %.

El de­rrum­be se de­bió prin­ci­pal­men­te a la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad dra­co­nia­na, pe­ro fue ayu­da­do por el ful­gu­ran­te as­cen­so de Sy­ri­za, for­ma­ción has­ta en­ton­ces mar­gi­nal que su­po au­nar el des­con­ten­to por las me­di­das de aus­te­ri­dad con una po­lí­ti­ca crí­ti­ca ha­cia la UE.

En el es­te de Eu­ro­pa, los so­cia­lis­tas de Hun­gría fue­ron los pri­me­ros en ini­ciar su par­ti­cu­lar tra­ve­sía por el de­sier­to. En las elec­cio­nes de 2010, tras ocho años en el Go­bierno, mar­ca­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca y los es­cán­da­los, el par­ti­do fue arro­lla­do por el con­ser­va­dor Fi­desz.

El par­ti­do no ha lo­gra­do re­cu­pe­rar el apo­yo po­pu­lar ni cons­truir una alian­za de iz­quier­das con as­pi­ra­cio­nes a for­mar Go­bierno y de con­tra­rres­tar el dis­cur­so eu­ro­es­cép­ti­co, na­cio­na­lis­ta y an­ti in­mi­gra­ción del Fi­desz.

En Re­pú­bli­ca Che­ca, el Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta pa­só en las elec­cio­nes del pa­sa­do oc­tu­bre de ser el par­ti­do del Go­bierno y el más vo­ta­do a la sex­ta po­si­ción, y en Aus­tria, el SPÖ es­tá es­tan­ca­do des­de 2013 en el 26,8 % de los vo­tos, el peor re­sul­ta­do de su his­to­ria.

La so­cial­de­mo­cra­cia si­gue sien­do una de las fuer­zas más vo­ta­das en los paí­ses es­can­di­na­vos, pe­ro ha re­tro­ce­di­do de for­ma no­ta­ble en par­te por el as­cen­so de fuer­zas de cor­te xe­nó­fo­bo que se han ido con­so­li­dan­do has­ta for­mar go­bier­nos (No­rue­ga) o apo­yar­los des­de fue­ra (Di­na­mar­ca).

Fren­te a es­te au­ge de los ex­tre­mis­mos, Reino Uni­do ha lo­gra­do pre­ser­var su tra­di­cio­nal bi­par­ti­dis­mo en­tre el Par­ti­do Con­ser­va­dor y el La­bo­ris­ta, aun­que el an­ti­eu­ro­peís­mo ha abier­to una po­si­bi­li­dad inima­gi­na­ble años an­tes: el “bre­xit” o sa­li­da del país de la UE.

En el sur de Eu­ro­pa, el so­cia­lis­mo tam­bién ha lo­gra­do con­te­ner su caí­da, es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña y Por­tu­gal, uno de los po­cos paí­ses don­de go­bier­na en alian­za con dos par­ti­dos ra­di­ca­les de iz­quier­da, el mar­xis­ta Blo­que de Iz­quier­da y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Por­tu­gués, al­go iné­di­to en la his­to­ria de la de­mo­cra­cia lu­sa.

En Es­pa­ña, el Par­ti­do So­cia­lis­ta (PSOE) es la pri­me­ra fuer­za de la opo­si­ción, pe­ro ha re­gis­tra­do una caí­da im­por­tan­te de vo­tos y dipu­tados des­de 2011, cuan­do per­dió las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y tu­vo que de­jar el po­der arras­tra­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca.

Es­ta si­tua­ción ha ge­ne­ra­do “preo­cu­pa­ción y ner­vio­sis­mo” en el gru­po de los so­cial­de­mó­cra­tas en la Eu­ro­cá­ma­ra en la ca­rre­ra a los co­mi­cios pre­vis­tos pa­ra 2019, ex­pli­ca­ron fuen­tes par­la­men­ta­rias.

El PSE pa­só en las elec­cio­nes de 2014 de 217 a 191 es­ca­ños y, aun­que se man­tie­ne co­mo se­gun­da fuer­za, te­me que el de­cli­ve del so­cia­lis­mo al­can­ce al co­ra­zón de las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas.

Los pri­me­ros sín­to­mas de la cri­sis se per­ci­bie­ron en Gre­cia en 2010 con la caí­da es­tre­pi­to­sa lue­go de la fir­ma del pri­mer res­ca­te del país.

O. PANAGIOTOU-EFE

Pe­dro Sán­chez, se­cre­ta­rio del PSOE, en­fren­ta desafíos .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.