Trump y Kim Jong-un: ¿es­pe­ran­za de paz o reality show?

TRUMP-KIM. Ten­drán un en­cuen­tro his­tó­ri­co lue­go de des­ca­li­fi­car­se du­ran­te me­ses

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - MAR­TÍN NATALEVICH twit­ter.com/mna­ta­lev

Po­cos hu­bie­ran adi­vi­na­do en los días más ál­gi­dos del in­ter­cam­bio tra­gi­có­mi­co en­tre Do­nald Trump y Kim Jong Un, quie­nes com­pe­tían por el bo­tón nu­clear más gran­de, que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Nor­te es­ta­rán jun­tos en una sa­la dis­cu­tien­do so­bre la des­nu­clea­ri­za­ción en un par de me­ses.

Trump acep­tó una in­vi­ta­ción pa­ra re­unir­se con Kim “en un lu­gar y mo­men­to por de­ter­mi­nar”, de­cla­ró la Se­cre­ta­ría de Pren­sa de la Ca­sa Blan­ca ha­cien­do no­tar que has­ta que eso ocu­rra “per­ma­ne­ce­rán im­pues­tas to­das las san­cio­nes y la pre­sión má­xi­ma”.

Quien lle­vó el men­sa­je nor­co­reano a Was­hing­ton, en es­te ca­so, no es un sim­ple e inocen­te fa­ci­li­ta­dor sino una de las par­tes que tie­ne un al­to in­te­rés en que pros­pe­re el diá­lo­go: Co­rea del Sur.

Aun­que los mé­ri­tos de Seúl pa­ra dar es­te pri­mer pa­so di­fí­cil­men­te sean re­ve­la­dos en pú­bli­co, no de­be­ría ha­ber du­da so­bre su pro­ta­go­nis­mo en la mo­vi­da.

Sin po­der con­fiar en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad, sin po­der con­fiar que Chi­na ha­ría lo ne­ce­sa­rio por pre­sio­nar a Pyong­yang cuan­do fue­ra ne­ce­sa­rio y con un armamento es­tra­té­gi­co sen­si­ble­men­te in­fe­rior al de su ri­val, las au­to­ri­da­des de Co­rea del Sur cal­cu­la­ron que de­bían em­pu­jar una ju­ga­da di­plo­má­ti­ca de gran al­can­ce. Por eso co­men­za­ron a dar se­ña­les de diá­lo­go que se cris­ta­li­za­ron en los Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno; el preám­bu­lo ideal pa­ra crear un ám­bi­to de con­fian­za pro­pi­cio pa­ra ele­var las con­ver­sa­cio­nes. Pa­ra Co­rea del Sur to­do res­pon­de a un ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia.

Por su­pues­to que la in­ter­pre­ta­ción de los he­chos en Was­hing­ton es otra. No de­be­ría sor­pren­der que an­te la ma­gra y cues­tio­na­da po­lí­ti­ca ex­te­rior de la Ca­sa Blan­ca, el pre­si­den­te se quie­ra abra­zar a es­te he­cho co­mo un mé­ri­to pro­pio.

El en­cua­dre que el go­bierno de Trump le da al asun­to po­ne de ma­ni­fies­to cier­to sen­tir vic­to­rio­so. Que Kim quie­ra una ne­go­cia­ción pa­ra dis­cu­tir la des­nu­clea­ri­za­ción de su es­ta­do se de­be, se­gún el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, al “nue­vo en­fo­que” que la ad­mi­nis­tra­ción Trump tra­jo pa­ra Co­rea del Nor­te. Una pers­pec­ti­va que per­mi­ti­ría “evi­tar” los “erro­res que se ha­bían co­me­ti­do en los úl­ti­mos 27 años de diá­lo­go”, di­jo a la pren­sa un fun­cio­na­rio de al­to ran­go del go­bierno.

Ese en­fo­que se ha­bría ca­na­li­za­do en una po­lí­ti­ca pa­ra “ma­xi­mi­zar la pre­sión” so­bre Co­rea del Nor­te lo cual im­pli­có: pre­sión eco­nó­mi­ca y ais­la­mien­to di­plo­má­ti­co. Sin em­bar­go, se­gún la Ca­sa Blan­ca siem­pre se de­jó “la puer­ta abier­ta” pa­ra man­te­ner al­gún ti­po de diá­lo­go cuan­do lle­ga­ra el “mo­men­to co­rrec­to”.

Al pa­re­cer ese mo­men­to es­tá lle­gan­do y el com­pro­mi­so de Kim pa­ra des­nu­clea­ri­zar­se y abs­te­ner­se de ha­cer prue­bas de ar­mas nu­clea­res o mi­si­les abrió las puer­tas del diá­lo­go. La reunión en­tre los dos pre­si­den­tes po­dría te­ner lu­gar en un par de me­ses. Mien­tras tan­to con­ti­nua­rá la pre­sión y los ejer­ci­cios en con­jun­to con Co­rea del Sur. Es­te úl­ti­mo pun­to es pon­de­ra­do es­pe­cial­men­te por los ase­so­res de Trump co­mo un ras­go dis­tin­ti­vo de su po­lí­ti­ca pa­ra Co­rea del Nor­te en tan­to que, se­gún in­ter­pre­tan, go­bier­nos an­te­rio­res hi­cie­ron “con­ce­sio­nes” so­lo “a cam­bio de con­ver­sa­cio­nes”.

¿Qué es­pe­rar?

Des­de que Trump sor­pren­dió con su de­ci­sión de re­unir­se con Kim se dio rien­da suel­ta a las es­pe­cu­la­cio­nes de oca­sión so­bre las im­pli­can­cias y la po­si­bi­li­dad de éxi­to de es­ta reunión.

¿Un bluff nor­co­reano pa­ra ga­nar tiem­po?, se pre­gun­ta­ron al­gu­nos. ¿Una de­ci­sión arries­ga­da de Trump?, in­te­rro­ga­ron otros.

El re­gis­tro di­ce que no hay an­te­ce­den­tes de un en­cuen­tro de es­te ti­po en­tre lí­de­res de los dos paí­ses. Y los ma­nua­les de ne­go­cia­ción in­di­can que pa­ra en­ta­blar el diá­lo­go es me­jor co­men­zar a un ni­vel bajo, un ca­mino que los dos paí­ses ya re­co­rrie­ron sin éxi­to en el pa­sa­do.

Es pro­ba­ble que na­da se vuel­va de­fi­ni­ti­vo en ese en­cuen­tro. Pe­ro tie­ne el po­ten­cial de abrir una ne­go­cia­ción inex­plo­ra­da.

Por la pos­tu­ra en la que vie­nen ca­da uno se­gu­ra­men­te Trump man­ten­ga su lí­nea du­ra, ejer­cien­do pre­sión pa­ra que se adop­ten me­di­das pa­ra la efec­ti­va des­nu­clea­ri­za­ción de Co­rea del Nor­te.

Por su par­te, Kim de­be­rá de­mos­trar que no es­tá ju­gan­do y que el men­sa­je que le hi­zo lle­gar a su ri­val va en se­rio.

Pe­ro tam­bién de­man­da­rá com­pen­sa­cio­nes y, en ese ca­so, Es­ta­dos Uni­dos de­be­rá ser lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te pa­ra po­ner­le la za­naho­ria por de­lan­te. ¿Se­gu­ri­dad? ¿ In­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos? ¿Ga­ran­tías de no in­ter­ven­ción? Es di­fí­cil sa­ber qué es lo que quie­re Kim. Pe­ro lo que Trump sa­be - o de­be­ría sa­ber- es que el dic­ta­dor nor­co­reano es el úni­co ca­paz de dar­le lo que él pi­da.

Si tie­nen éxi­to Trump po­drá ano­tar­se unos cuan­tos po­ro­tos y el mun­do res­pi­ra­rá tran­qui­lo un ra­to. Pe­ro si la co­sa no va bien, qui­zás se ha­ya des­per­di­cia­do mu­cho más que una opor­tu­ni­dad. Cui­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.