Ve­ne­zue­la se des­bor­da

Los go­bier­nos de Amé­ri­ca La­ti­na ob­ser­van con pa­vor el fe­nó­meno de los emi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos que se agol­pan en los paí­ses de la re­gión

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW twit­ter.com/@fa­bia­na­culs­haw

La si­tua­ción de Ve­ne­zue­la em­peo­ra día a día y mi­les de fa­mi­lias bus­can la for­ma de ale­jar­se del ham­bre y de la po­bre­za cre­cien­te. Se cal­cu­la que más de dos mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos han emi­gra­do hu­yen­do de un país en rui­nas.

Se­gún la ONU, en­tre 2014 y 2017 ca­si 500 mil ve­ne­zo­la­nos se han aco­gi­do a al­gún ti­po de al­ter­na­ti­va le­gal en otros paí­ses, de los cua­les más de 130 mil han pe­di­do asi­lo, nú­me­ros que no in­clu­ye a los emi­gran­tes ile­ga­les. A es­to hay que su­mar­le a aque­llos que sa­lie­ron des­de la lle­ga­da del cha­vis­mo al po­der.

Por pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca, el ma­yor nú­me­ro de ve­ne­zo­la­nos lle­gan a Bra­sil, Co­lom­bia y Pa­na­má, pe­ro son mu­chas las na­cio­nes re­cep­to­ras (ver no­ta apar­te).

En ge­ne­ral exis­te una po­lí­ti­ca de aco­gi­da en la re­gión, aun­que em­pie­zan ha­ber se­ña­les de que la mano ya no es­ta­rá tan ex­ten­di­da so­bre to­do en los paí­ses li­mí­tro­fes. Va­rios go­bier­nos han ma­ni­fes­ta­do preo­cu­pa­ción, ale­gan­do que sus paí­ses no es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra re­ci­bir una ola de in­mi­gran­tes de tal mag­ni­tud.

En los úl­ti­mos me­ses, go­bier­nos de la re­gión es­tán to­man­do me­di­das más res­tric­ti­vas en re­la­ción al in­gre­so de ve­ne­zo­la­nos que hu­yen de la cri­sis.

“La emi­gra­ción ve­ne­zo­la­na se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma se­rio. El pre­si­den­te (de Co­lom­bia), Juan Ma­nuel Santos, ha di­cho que es­te es uno de los te­mas más preo­cu­pan­tes de Co­lom­bia; tam­bién lo es pa­ra Bra­sil y pa­ra Pa­na­má”, co­men­tó a El Ob­ser

va­dor el ana­lis­ta po­lí­ti­co Mi­los Al­ca­lay, em­ba­ja­dor de Ve­ne­zue­la en Bra­sil, Is­rael y Ru­ma­nia an­tes del cha­vis­mo.

Con­si­de­ra que “la ge­ne­ro­si­dad de los paí­ses re­cep­to­res es gran­de, pe­ro to­da res­pues­ta tie­ne li­mi­ta­cio­nes y la diás­po­ra es di­fí­cil de ma­ne­jar”. “Es ló­gi­co que to­men pre­cau­cio­nes por los des­equi­li­brios so­cia­les que han sur­gi­do. Sin du­da, el dra­ma de Ve­ne­zue­la arras­tra a los ve­ci­nos”.

Un dra­ma tan iné­di­to en la re­gión, ex­pli­ca que los go­bier­nos de Bra­sil y Co­lom­bia ha­yan en­via­do ex­per­tos a Tur­quía pa­ra co­no­cer me­jor có­mo ma­ne­jan el te­ma de los re­fu­gia­dos si­rios y apren­der de esa trá­gi­ca ex­pe­rien­cia. Ade­más, han re­cu­rri­do a agencias de la ONU pa­ra desa­rro­llar me­ca­nis­mos de res­pues­tas acor­des a la si­tua­ción.

Con­tro­les fron­te­ri­zos

Se­gún el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Co­lom­bia, 37 mil ve­ne­zo­la­nos in­gre­san a dia­rio a esa na­ción, de los que 35 mil re­gre­san a Ve­ne­zue­la. Es­to sig­ni­fi­ca que al­re­de­dor de dos mil per­so­nas se que­dan del otro la­do de la fron­te­ra ca­da día. Se es­ti­ma que más de 550 mil ve­ne­zo­la­nos vi­ven en Co­lom­bia, de acuerdo a da­tos ofi­cia­les.

Si bien el go­bierno co­lom­biano no ha he­cho cam­bios a su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, ha ido au­men­ta­do los con­tro­les en los pues­tos fron­te­ri­zos - en­vío más de tres mil efec­ti­vos mi­li­ta­res a pun­tos neu­rál­gi­cos- y au­men­tó los re­qui­si­tos pa­ra el in­gre­so al país que in­clu­ye un re­gis­tro de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos (an­tes, gran nú­me­ro de per­so­nas atra­ve­sa­ban esa fron­te­ra en ma­ne­ra in­for­mal y cir­cu­la­ban li­bre­men­te). Co­mo re­sul­ta­do de

Juan Car­los Va­re­la

Ni­co­lás Ma­du­ro

los con­tro­les, el in­gre­so le­gal de ve­ne­zo­la­nos a Co­lom­bia, que fue en fran­co au­men­to en 2017, ba­jó 30% en fe­bre­ro de es­te año.

El di­rec­tor de Mi­gra­ción Ch­ris­tian Krü­ger ex­pli­có que el ma­yor con­trol no es pa­ra “im­pe­dir el flu­jo mi­gra­to­rio, sino que se ha­ga de una ma­ne­ra or­de­na­da”.

Pa­ra­le­la­men­te, se sus­pen­dió la en­tre­ga de una lla­ma­da “tar­je­tas de mo­vi­li­dad fron­te­ri­za”, un per­mi­so pa­ra que los ve­ne­zo­la­nos pue­dan con­se­guir alimentos y me­di­ci­nas en la fron­te­ra co­lom­bia­na. Más de 1.300.000 per­so­nas ac­ce­den a es­te be­ne­fi­cio.

Reunión Co­lom­bia-Bra­sil

A fi­nes de fe­bre­ro, la can­ci­ller de Co­lom­bia, Ma­ría Án­ge­la Hol­guín, y su ho­mó­lo­go de Bra­sil, Aloy­sio Nunes, se reunie­ron pa­ra tra­tar asun­tos mi­gra­to­rios y de fron­te­ra. Hol­guín tam­bién lo hi­zo con el ti­tu­lar de Defensa de Bra­sil, Raúl Jung­mann. Es­tos paí­ses fron­te­ri­zos con Ve­ne­zue­la son los que más pre­sio­na­dos por el éxo­do ve­ne­zo­lano.

Am­bos can­ci­lle­res coin­ci­die­ron en que la si­tua­ción de los in­mi­gran­tes ha ge­ne­ra­do una si­tua­ción de “emer­gen­cia so­cial” en sus res­pec­ti­vos paí­ses.

En Bra­sil, se re­ci­bie­ron 33.865

“La si­tua­ción po­ne en ries­go nues­tra se­gu­ri­dad, nues­tra eco­no­mía, las fuen­tes de em­pleo de los pa­na­me­ños”

“Hay cam­pa­ñas xe­no­fó­bi­cas pa­re­ci­das a las que ha­cía el ré­gi­men na­zi con­tra los ju­díos”

PRE­SI­DEN­TE DE PA­NA­MÁ

PRE­SI­DEN­TE DE VE­NE­ZUE­LA

so­li­ci­tu­des de re­fu­gio en 2017. Más de 40 mil ve­ne­zo­la­nos se en­cuen­tran en Boa Vis­ta, del es­ta­do de Ro­rai­ma, lo que ha co­lap­sa­do a la ciu­dad y lle­va­do a las au­to­ri­da­des a re­dis­tri­buir a emi­gran­tes en San Pa­blo y Ama­zo­nas.

“El pre­si­den­te Te­mer ha de­cla­ra­do esa zo­na en es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad. Los hos­pi­ta­les de Ro­rai­ma no tie­nen su­fi­cien­tes re­cur­sos, tam­po­co vi­vien­das y los ser­vi­cios pú­bli­cos es­tán des­bor­da­dos. Se em­pie­zan a evi­den­ciar cier­tos co­lap­sos en la di­ná­mi­ca so­cial an­te la de­ses­pe­ra­ción de la gen­te”, co­men­tó Al­ca­lay.

“Ries­go” pa­ra Pa­na­má

His­tó­ri­ca­men­te los ve­ne­zo­la­nos han via­ja­do a Pa­na­má sin ma­yo­res re­qui­si­tos, pe­ro des­de oc­tu­bre de 2017 se les exi­ge vi­sa y “la me­di­da se man­ten­drá has­ta que se re­cu­pe­re el or­den de­mo­crá­ti­co en Ve­ne­zue­la”, di­jo el pre­si­den­te Juan Car­los Va­re­la. Agre­gó que “la si­tua­ción po­ne en ries­go nues­tra se­gu­ri­dad, nues­tra eco­no­mía, las fuen­tes de em­pleo de los pa­na­me­ños…”. No obs­tan­te, el go­bierno con­ce­dió el es­ta­tus mi­gra­to­rio a los 25 mil ve­ne­zo­la­nos que ha­bían si­do cen­sa­dos has­ta el 30 de ju­nio de 2017. Se cal­cu­la que hay unos 50 mil ve­ne­zo­la­nos en ese país.

En Uru­guay

En ge­ne­ral en el Río de la Pla­ta, los ve­ne­zo­la­nos no han en­con­tra­do ma­yo­res di­fi­cul­ta­des le­ga­les.

En Ar­gen­ti­na, in­clu­so el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri dis­pu­so en fe­bre­ro nue­vas me­di­das mi­gra­to­rias pa­ra fa­ci­li­tar la in­mi­gra­ción de ve­ne­zo­la­nos al adu­cir “ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias”.

Los emi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos en Uru­guay, que lle­ga­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te en 2015, de acuerdo a da­tos ofi­cia­les, han po­di­do ac­ce­der a la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra po­der ins­ta­lar­se le­gal­men­te en el país.

“La es­ta­bi­li­dad y la se­gu­ri­dad de es­ta na­ción, su­ma­das a la en­se­ñan­za gra­tui­ta, son es­pe­cial­men­te va­lo­ra­dos por los ve­ne­zo­la­nos”, se­ña­ló Án­gel Are­llano, di­rec­tor de la ONG Ve­ne­gua­yos.

Se­gún Are­llano, los ve­ne­zo­la­nos han si­do bien re­ci­bi­dos y ca­si to­dos apor­tan al Ban­co de Pre­vi­sión So­cial (BPS). Se es­ti­ma que 2.600 ve­ne­zo­la­nos más lle­ga­rán a lo lar­go del año.

¿La Si­ria de Amé­ri­ca La­ti­na?

La pri­me­ra emi­gra­ción de ve­ne-

Fá­ti­ma Do Santos Mi­chel Te­mer Mi­los Al­ca­lay

zo­la­nos de los úl­ti­mos 15 años fue acep­ta­da por los paí­ses re­cep­to­res, por­que se tra­ta­ba de in­ver­sio­nis­tas a quie­nes el go­bierno de Chá­vez ha­bía con­fis­ca­do sus tie­rras, o eran ge­ren­tes de PDV­SA u otros pro­fe­sio­na­les de pri­mer ni­vel. “Lue­go se dio una ola de téc­ni­cos, co­mo plo­me­ros y elec­tri­cis­tas, y hoy en día es­tán emi­gran­do los po­bres que es­ca­pan de las pe­nu­rias”, ex­pli­có Al­ca­lay.

“Quie­nes se van de Ve­ne­zue­la en es­te mo­men­to lo ha­cen en muy ma­las con­di­cio­nes. No sa­ben a dón­de lle­ga­rán y sa­len con ape­nas 100 o 200 dó­la­res es­con­di­dos en la ro­pa. Es­ta­mos vi­vien­do el re­sul­ta­do de un Es­ta­do fa­lli­do, co­mo tal vez só­lo se ha vis­to en Áfri­ca”, djo a El Ob­ser­va­dor Fá­ti­ma Do Santos, psi­có­lo­ga so­cial y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la.

La pro­fe­so­ra ob­ser­va que fe­nó­me­nos de diás­po­ra co­mo los que su­fre su país son pro­pios de las gue­rras. “Bas­ta ver el ca­so de Si­ria. Acá es la pri­me­ra vez que se vi­ve al­go si­mi­lar. Ni si­quie­ra ocu­rrió du­ran­te la gue­rra de in­de­pen­den­cia, don­de hu­bo mo­vi­li­za­ción in­ter­na ma­si­va pe­ro no la emi­gra­ción ma­si­va de aho­ra”, agre­gó.

“Es­ta­mos vi­vien­do el re­sul­ta­do de un Es­ta­do fa­lli­do, co­mo tal vez só­lo se ha vis­to en Áfri­ca”

PRO­FE­SO­RA UNI­VER­SI­TA­RIA

“Es­te flu­jo in­ten­so de ve­ne­zo­la­nos crea pro­ble­mas pa­ra el es­ta­do de Ro­rai­ma y cier­ta­men­te va a crear­los pa­ra otros es­ta­dos si no to­ma­mos me­di­das de na­tu­ra­le­za fe­de­ral”

PRE­SI­DEN­TE DE BRA­SIL

“Hoy en día es­tán emi­gran­do los po­bres que es­ca­pan de las pe­nu­rias”

ANA­LIS­TA VE­NE­ZO­LANO

M. PI­MEN­TEL AFP

Los ve­ne­zo­la­nos es­ca­pan y ge­ne­ran un pro­ble­ma a los paí­ses ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.