Sta­lin en el si­glo XXI

La reha­bi­li­ta­ción del con­tro­ver­ti­do lí­der so­vié­ti­co, que di­vi­de pro­fun­da­men­te a la so­cie­dad, avan­za a gran­des pa­sos bajo la ges­tión del exes­pía del KGB

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO - NI­CO­LAS MILETITCH

La reha­bi­li­ta­ción del lí­der so­vié­ti­co Ió­sif Sta­lin avan­za a gran­des pa­sos en Ru­sia cuan­do se cum­plió un nue­vo aniver­sa­rio de su fa­lle­ci­mien­to, ocu­rri­do el 5 de mar­zo de 1953.

Tras la inau­gu­ra­ción de un bus­to el pa­sa­do se­tiem­bre y la jus­ti­fi­ca­ción de la re­pre­sión es­ta­li­nis­ta por par­te del je­fe de los ser­vi­cios se­cre­tos, le to­có al pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, po­ner su grano de are­na, elo­gian­do pú­bli­ca­men­te a un co­no­ci­do es­cri­tor que glo­ri­fi­ca la fi­gu­ra de Sta­lin.

Co­mo ca­da año, el 5 de mar­zo, cien­tos de mi­li­tan­tes co­mu­nis­tas de­po­si­ta­ron flo­res en la tum­ba de Sta­lin, si­tua­da de­trás del mau­so­leo de Le­nin, en la pla­za Ro­ja, jus­to de­lan­te de las mu­ra­llas del Krem­lin. Iba a la ca­be­za del gru­po el di­ri­gen­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Guen­na­di Ziu­ga­nov, en au­sen­cia de su can­di­da­to a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 18 de mar­zo Pa­vel Gru­di­nin.

Pe­ro los co­mu­nis­tas no son los úni­cos en reha­bi­li­tar a uno de los dic­ta­do­res más san­gui­na­rios del

si­glo XX, fa­lle­ci­do en 1953.

To­do em­pe­zó en 2009, cuan­do se co­lo­có en la es­ta­ción de me­tro Kurs­ka­ya, en Moscú, una ins­crip­ción don­de se leía: “Es Sta­lin el que nos edu­có en la leal­tad al pue­blo, quien nos ins­pi­ró en nues­tro tra­ba­jo y nues­tros lo­gros”. Las au­to­ri­da­des ex­pli­ca­ron en­ton­ces que la es­ta­ción ha­bía si­do res­tau­ra­da pa­ra re­cu­pe­rar su as­pec­to de la épo­ca es­ta­li­nis­ta.

En es­tos úl­ti­mos años, se han ins­ta­la­do en va­rias ciu­da­des ru- sas bus­tos de Sta­lin, in­clu­yen­do uno en el cen­tro de Moscú, en sep­tiem­bre, por ini­cia­ti­va de la So­cie­dad Ru­sa de His­to­ria Mi­li­tar, una or­ga­ni­za­ción fun­da­da por el pre­si­den­te Pu­tin y di­ri­gi­da por el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Vla­di­mir Me­dins­ki.

Al­gu­nos di­ri­gen­tes, co­mo el go­ber­na­dor de la re­gión de Stá­vro­pol (sur), Vla­di­mir Vla­di­mi­rov, es­tán or­gu­llo­sos de te­ner una pe­que­ña es­cul­tu­ra de Sta­lin en su des­pa­cho.

La fi­gu­ra de Sta­lin si­gue di­vi­den­do pro­fun­da­men­te la so­cie­dad ru­sa: unos lo ven co­mo el mo­tor de la in­dus­tria­li­za­ción del país y el ce­re­bro de la vic­to­ria con­tra la Ale­ma­na na­zi, otros lo de­nun­cian co­mo un ti­rano res­pon­sa­ble de una vein­te­na de mi­llo­nes de muer­tos, fu­si­la­dos, en­via­dos a los cam­pos de de­ten­ción, fa­lle­ci­dos por ham­bre o de­por­ta­dos a Si­be­ria.

En di­ciem­bre, el res­pon­sa­ble del FSB (ex-KGB), Ale­xan­der Bort­ni­kov, de­cla­ró que una “par­te sig- ni­fi­ca­ti­va” de los ca­sos tra­ta­dos du­ran­te las pur­gas es­ta­li­nis­tas “te­nía de for­ma ob­je­ti­va un as­pec­to” cri­mi­nal, y de­nun­ció “víncu­los exis­ten­tes en­tre los cons­pi­ra­do­res del gol­pe de Es­ta­do y las agencias de se­gu­ri­dad ex­tran­je­ras”.

“Al pa­re­cer, uno de nues­tros al­tos fun­cio­na­rios justifica las pur­gas ma­si­vas de los años 30 y 40, mar­ca­das por con­de­nas fal­si­fi­ca­das, tor­tu­ras y la eje­cu­ción de cien­tos de mi­les de com­pa­trio­tas inocen­tes”, reac­cio­nó tras es­tas afir­ma­cio­nes un gru­po de miem­bros de la Aca­de­mia de las Cien­cias de Ru­sia.

Ex­ce­si­va de­mo­ni­za­ción

“El pro­ble­ma es que nues­tros com­pa­trio­tas no en­tien­den sim­ple­men­te el al­can­ce de los crí­me­nes de Sta­lin y no sa­ben lo que fue­ron esas pur­gas”, afir­mó el his­to­ria­dor Yan Ra­chinsky, de la or­ga­ni­za­ción Memorial, prin­ci­pal oe­ne­gé de defensa de los de­re­chos hu­ma­nos en Ru­sia.

A fi­na­les de fe­bre­ro, Pu­tin sa­lu- dó la “de­di­ca­ción” y la ca­rre­ra del es­cri­tor y pe­rio­dis­ta ru­so Ale­xan­der Pro­ja­nov, gran de­fen­sor de Sta­lin, que ce­le­bró sus 80 años.

El pa­sa­do ju­lio, en una en­tre­vis­ta con el di­rec­tor es­ta­dou­ni­den­se Oli­ver Sto­ne, el man­da­ta­rio ru­so se mos­tró am­bi­guo en su po­si­ción res­pec­to a Sta­lin. Aun­que se­ña­ló que los ho­rro­res del ré­gi­men es­ta­li­nis­ta no te­nían que caer en el ol­vi­do, tam­bién ase­gu­ró que “una ex­ce­si­va de­mo­ni­za­ción de Sta­lin es una for­ma de ata­car la Unión Soviética y Ru­sia”.

Por otra par­te, la ven­ta de re­cuer­dos y ca­len­da­rios con la efi­gie del dic­ta­dor en li­bre­rías, mu­seos o ae­ro­puer­tos con­tri­bu­yen a la ba­na­li­za­ción de su ima­gen. A lo que se su­man los nu­me­ro­sos fil­mes so­bre él en las ca­de­nas de te­le­vi­sión pú­bli­cas.

Co­mo con­se­cuen­cia de ello, en un son­deo rea­li­za­do en ju­nio por el cen­tro in­de­pen­dien­te Le­va­da, Sta­lin ocu­pó el pri­mer lu­gar en­tre las per­so­na­li­da­des más des­ta­ca­das de la his­to­ria mun­dial.

En es­tos úl­ti­mos años se han ins­ta­la­do en va­rias ciu­da­des ru­sas bus­tos del te­me­ra­rio lí­der co­mu­nis­ta , in­clu­yen­do una en el cen­tro de Moscú

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.