Ba­las de la Po­li­cía fue­ron usa­das pa­ra el ase­si­na­to po­lí­ti­co que su­ble­va a Río

La muer­te de Ma­rie­lle Fran­co abrió un de­ba­te so­bre los abu­sos de po­li­cías y sol­da­dos

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

El im­pac­to in­ter­na­cio­nal y na­cio­nal por la eje­cu­ción de la con­ce­ja­la ca­rio­ca Ma­rie­lle Fran­co y su cho­fer, el miér­co­les de no­che, au­men­tan la pre­sión pa­ra que se iden­ti­fi­que con ra­pi­dez a los res­pon­sa­bles de un san­gui­na­rio ca­so que po­ne en cues­tión la política de se­gu­ri­dad mi­li­ta­ri­za­da de Río de Ja­nei­ro, de­cre­ta­da ha­ce un po­co más de un mes por el pre­si­den­te Mi­chel Te­mer pa­ra com­ba­tir el cri­men en el ter­cer estado de Bra­sil. Al mis­mo tiem­po, las crí­ti­cas y la in­dig­na­ción po­pu­lar to­ma tem­pe­ra­tu­ra en con­tra de las au­to­ri­da­des y de las fuer­zas de se­gu­ri­dad de­bi­do a que no so­lo per­sis­te la vio­len­cia en Río, sino que ade­más se es­tán su­man­do de­nun­cias de abu­sos con­tra po­li­cías y sol­da­dos.

Ade­más, un da­to que cal­deó más los áni­mos es­te vier­nes fue el re­sul­ta­do de una pe­ri­cia fo­ren­se que de­ter­mi­nó que la mu­ni­ción con la que ma­ta­ron a la con­ce­ja­la era par­te de lo­tes ven­di­dos a la Po­li­cía Fe­de­ral de Bra­si­lia en 2006, in­for­mó el ca­nal de te­le­vi­sión RJTV.

De acuer­do con el in­for­me de la Di­vi­sión de Ho­mi­ci­dios, la in­ves­ti­ga­ción que rea­li­za­ron el jue­ves los pe­ri­tos se­ña­la que la Po­li­cía Fe­de­ral de Bra­si­lia com­pró es­tas mu­ni­cio­nes a la em­pre­sa bra­si­le­ña CBC el 29 de di­ciem­bre de 2006, con las no­tas fis­ca­les nú­me­ro 220-821 y 220-822.

Muy cons­cien­te de la de­li­ca­da si­tua­ción política, el go­bierno ad­mi­tió que es ne­ce­sa­rio mos­trar re­sul­ta­dos rá­pi­da­men­te y con­si­de­ró cla­ves las pri­me­ras 48 ho­ras del cri­men pa­ra evi­tar una cri­sis aún ma­yor pa­ra el go­bierno fe­de­ral.

Sin em­bar­go, en el Pa­la­cio del Pla­nal­to di­cen que se de­be “se­guir ac­tuan­do pa­ra mos­trar” que se es­tá “com­ba­tien­do el cri­men” y que no ha­brá cam­bios en ese sen­ti­do.

Por las ca­rac­te­rís­ti­cas del ata­que, cua­tro dis­pa­ros en la ca­be­za que re­ci­bió Fran­co –a las 21.30 (ho­ra lo­cal)–, cuan­do se di­ri­gía a su ca­sa, y tres ti­ros en la es­pal­da con­tra el con­duc­tor del au­to, la hi­pó­te­sis prin­ci­pal es que se tra­tó de una pre­me­di­ta­da eje­cu­ción.

La Po­li­cía es­ti­ma que los ata­can­tes uti­li­za­ron ar­mas de fue­go de mu­ni­cio­nes ca­li­bre 9 mi­lí­me­tros que no se ven­den a la po­bla­ción en ge­ne­ral y que so­lo ac­ce­den co­lec­cio­nis­tas, ti­ra­do­res de­por­ti­vos y fuer­zas de se­gu­ri­dad, aun­que se sa­be que exis­te un mer­ca­do ne­gro que se ori­gi­na en Pa­ra­guay.

In­ves­ti­ga­do­res, fis­ca­les e in­clu­so lí­de­res de ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes di­je­ron que el ase­si­na­to de Fran­co, de 38 años y una es­tre­lla en as­cen­so del iz­quier­dis­ta Par­ti­do So­cia­lis­mo y Li­ber­tad (PSOL), pa­re­cía ser un ase­si­na­to po­lí­ti­co.

“Es de­ma­sia­do pron­to pa­ra afir­mar­lo, pe­ro ob­via­men­te es­ta­mos vien­do es­to co­mo un ase­si­na­to en res­pues­ta a su tra­ba­jo po­lí­ti­co, esa es la teo­ría prin­ci­pal”, di­jo un fis­cal de Río de Ja­nei­ro, que ha­bló a con­di­ción de que no se men­cio­na­ra su nom­bre, ya que no es­ta­ba au­to­ri­za­do a dis­cu­tir el ca­so.

Un in­ves­ti­ga­dor de la Po­li­cía coin­ci­de con esa hi­pó­te­sis de la Fis­ca­lía es­ta­dual. Ri­val­do Bar­bo­sa, je­fe de la Po­li­cía Ci­vil de Río, di­jo a los pe­rio­dis­tas: “Una de las po­si­bi­li­da­des en el aná­li­sis es, sí, una eje­cu­ción”. No es­pe­ci­fi­có quién pu­do ha­ber sido el res­pon­sa­ble.

La cru­za­da de la con­ce­ja­la Fran­co en con­tra de la política de se­gu­ri­dad de Te­mer en Río de Ja­nei­ro han amen­ta­do las sus­pi­ca­cias so­bre sus pre­sun­tos ase­si­nos. Ella, co­mo re­la­to­ra de una co­mi­sión de la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal que vi­gi­la­ba la ac­tua­ción de los cuer­pos de se­gu­ri­dad de Río, ha­bía de­nun­cia­do un in­cre­men­to de vio­len­cia po­li­cial ade­más de opo­ner­se a la pre­sen­cia mi­li­tar.

El 10 de mar­zo, por ejem­plo, cues­tio­nó en las re­des so­cia­les una ope­ra­ción po­li­cial en la fa­ve­la de Aca­rí. “El 41 Ba­ta­llón de la Po­li­cía Mi­li­tar es­tá ate­rro­ri­zan­do y vio­len­tan­do a los ha­bi­tan­tes de Aca­rí (...) Es al­go que ocu­rre des­de siem­pre y con la in­ter­ven­ción es peor”, es­cri­bió.

Un día an­tes de que la ase­si­na­ran, Fran­co pu­bli­có un nue­vo men­sa­je en Twit­ter: “Otro ho­mi­ci­dio de un jo­ven que pue­de en­trar en la cuen­ta de la Po­li­cía. Mat­heus Melo es­ta­ba sa­lien­do de la igle­sia. ¿Cuán­tos más tie­nen que mo­rir pa­ra que es­ta gue­rra aca­be?”.

Sol­da­dos en fa­ve­las

El mes pa­sa­do, el pre­si­den­te Te­mer de­cre­tó la in­ter­ven­ción del área de se­gu­ri­dad de Río, con­fian­do a los mi­li­ta­res la lucha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do en un estado con­fron­ta­do a una es­pi­ral de vio­len­cia des­de el fin de los Jue­gos Olím­pi­cos de 2016.

El go­bierno fe­de­ral tam­bién ha pro­fun­di­za­do el des­plie­gue mi­li­tar por una lla­ma­da Ga­ran­tía de la Ley y el Or­den (GLO), que des­de ju­lio del año pa­sa­do en­vió a 8.500 sol­da­dos a Río pa­ra apo­yar a las fuer­zas po­li­cia­les.

La pre­sen­cia de sol­da­dos en ta­reas que no son so­lo de apo­yo a la Po­li­cía mar­can un cam­bio de fon­do de la política de se­gu­ri­dad y has­ta aho­ra han te­ni­do un gran apo­yo po­pu­lar: la in­ter­ven­ción de Río tu­vo más de 83% de apro­ba­ción en la po­bla­ción del estado. Pe­ro la muer­te de la política ca­rio­ca po­dría mar­car un pun­to de in­fle­xión en el avan­ce mi­li­tar en asun­tos de se­gu­ri­dad in­ter­na, se­gún ase­gu­ran ana­lis­tas, pe­se a la ver­sión con­tra­ria del go­bierno de Te­mer.

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia de Bra­sil, Tor­qua­to Jar­dim, ase­gu­ró es­te jue­ves que el ase­si­na­to de Fran­co no “po­ne en ja­que” la “efi­ca­cia” de la in­ter­ven­ción fe­de­ral en el área de se­gu­ri­dad que el go­bierno de­cre­tó ha­ce ca­si un mes en ese estado.

El mo­ti­vo del ata­que pu­do ha­ber sido las de­nun­cias de Fran­co so­bre los abu­sos po­li­cia­les, se­gún un fis­cal

MAR­CE­LO SAYAO - EFE

Fran­co hi­zo de la de­fen­sa de los de­re­chos de las mu­je­res y de los po­bres su lucha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.