En ries­go la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea

El pac­to po­lí­ti­co de la can­ci­ller pue­de fre­nar el pa­pel del país co­mo la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - JACK EWING

El Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas y el con­trol de las rien­das de la car­te­ra que­dó en ma­nos de un par­ti­do de cen­tro con ten­den­cias iz­quier­dis­tas, el cual pro­ba­ble­men­te re­la­je la es­tric­ta dis­ci­pli­na fis­cal

“La coa­li­ción es­tá arrui­nan­do to­das las re­for­mas que hi­cie­ron que Ale­ma­nia pa­sa­ra de ser el en­fer­mo de Europa a ser su lo­co­mo­to­ra” Hol­ger Sch­mie­din­ga ECO­NO­MIS­TA JE­FE DEL BAN­CO BERENBERG

La eco­no­mía ale­ma­na no po­dría ha­ber estado en me­jor for­ma pa­ra cuan­do, el miér­co­les pa­sa­do, An­ge­la Mer­kel co­men­zó for­mal­men­te su cuar­to pe­río­do co­mo can­ci­ller. Los pre­cios de las ac­cio­nes es­tán al al­za en ni­ve­les ré­cord, y el des­em­pleo y la in­fla­ción son ca­si inexis­ten­tes.

Sin em­bar­go, las con­ce­sio­nes po­lí­ti­cas que per­mi­tie­ron que Mer­kel se que­da­ra en el po­der po­drían aca­bar con ese au­ge. Tu­vo que ce­der an­te las de­man­das del so­cio me­nor de la coa­li­ción en la que se in­vo­lu­cró su par­ti­do y ac­ce­dió a fre­nar des­re­gu­la­cio­nes que ha­bían da­do rien­da suel­ta a la eco­no­mía del país des­de 2005.

Aho­ra que la eco­no­mía eu­ro­pea es­tá ga­nan­do im­pul­so des­pués de una caí­da pro­lon­ga­da, Ale­ma­nia — el pun­tal eco­nó­mi­co y el lí­der de fac­to del con­ti­nen­te— co­rre el ries­go de di­ri­gir­se en la di­rec­ción con­tra­ria.

Mer­kel, quien por fin pres­tó ju­ra­men­to pa­ra el car­go el miér­co­les pa­sa­do, jun­to con su ga­bi­ne­te, en­fren­ta la mis­ma dis­yun­ti­va política que es­tá aque­jan­do a mu­chas na­cio­nes in­dus­tria­li­za­das, en­tre ellas Es­ta­dos Uni­dos. La vi­da de­be­ría son­reír­les pe­ro no es así pa­ra mu­chas per­so­nas. Sus sa­la­rios se han es­tan­ca­do, sus tra­ba­jos pa­re­cen me­nos se­gu­ros y creen que los bue­nos tiem­pos ya pa­sa­ron.

Du­ran­te las elec­cio­nes pa­sa­das en Ale­ma­nia, don­de el des­em­pleo es de tan so­lo el 3,6%, mu­chos vo­tan­tes enoja­dos aban­do­na­ron a los dos par­ti­dos cen­tris­tas — los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos de Mer­kel y los so­cial­de­mó­cra­tas de iz­quier­da— en fa­vor de par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios, en es­pe­cial el de ex­tre­ma de­re­cha Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia.

“La gen­te se sien­te me­nos se­gu­ra”, co­men­tó Ste­fan Sachs, uno de los lí­de­res de una di­vi­sión lo­cal del sin­di­ca­to IG Me­tall en el estado de Hes­se. “De un día pa­ra el otro, te pue­den des­pe­dir”.

Con­ce­sio­nes

Pa­ra lo­grar que los rea­cios so­cial­de­mó­cra­tas fi­nal­men­te acep­ta­ran par­ti­ci­par en un go­bierno de coa­li­ción des­pués de va­rios me­ses de ne­go­cia­cio­nes, Mer­kel hi­zo con­ce­sio­nes que, se­gún los crí­ti­cos, pro­vo­ca­rán que Ale­ma­nia re­gre­se a la épo­ca en que el país se pa­re­cía más a Fran­cia, con re­glas que pro­te­gían a los tra­ba­ja­do­res de ser des­pe­di­dos, con una red de se­gu­ri­dad más am­plia y… que aplas­ta­ba la ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial y el cre­ci­mien­to.

El acuer­do pa­ra com­par­tir el po­der da más in­fluen­cia a los so­cial­de­mó­cra­tas so­bre la política de la que te­nían en la coa­li­ción an­te­rior, la cual go­ber­nó has­ta las elec­cio­nes del año pa­sa­do.

En par­ti­cu­lar, Mer­kel ce­dió el Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas y el con­trol de las rien­das de la car­te­ra al par­ti­do de cen­tro con ten­den­cias iz­quier­dis­tas, el cual pro­ba­ble­men­te re­la­je la es­tric­ta dis­ci­pli­na fis­cal que pre­va­le­ció ba­jo la ba­tu­ta de Wolf­gang Schäu­ble. Es­te, mi­nis­tro de Fi­nan­zas des­de 2009 has­ta que re­nun­ció el año pa­sa­do, fue una fi­gu­ra do­mi­nan­te no so­lo en Ale­ma­nia, sino tam­bién en to­da Europa, don­de hi­zo cum­plir la aus­te­ri­dad que se im­pu­so a paí­ses en cri­sis co­mo Gre­cia y Por­tu­gal a cam­bio de ayu­da de la eu­ro­zo­na. Las me­di­das de aus­te­ri­dad tras la cri­sis fi­nan­cie­ra in­cluían prin­ci­pal­men­te la re­duc­ción del gas­to gu­ber­na­men­tal, por me­dio de re­cor­tes a las pen­sio­nes y a los pro­gra­mas so­cia­les, co­mo una for­ma de con­tro­lar los dé­fi­cits en el pre­su­pues­to.

Schäu­ble tam­bién pre­sio­nó a esos paí­ses pa­ra que emu­la­ran las re­for­mas de Ale­ma­nia, en par­ti­cu­lar la re­la­ja­ción de las res­tric­cio­nes a las con­tra­ta­cio­nes y los des­pi­dos.

Mu­chos paí­ses cum­plie­ron, al me­nos has­ta cier­to gra­do, con lo cual se lo­gró que el des­em­pleo de la eu­ro­zo­na ca­ye­ra al 8,6% en fe­bre­ro, una ci­fra me­nor a la que se tu­vo en 2013, la cual fue su­pe­rior al 12%.

Sin em­bar­go, aho­ra al­gu­nos crí­ti­cos creen que Ber­lín es­tá al borde de ne­gar­se a to­mar su pro­pia me­di­ci­na. Si Ale­ma­nia no sir­ve co­mo ejem­plo, los di­ri­gen­tes de otros paí­ses de la eu­ro­zo­na po­drían te­ner aún más pro­ble­mas pa­ra ne­go­ciar el te­rreno po­lí­ti­ca­men­te pe­li­gro­so de re­for­mar.

“La coa­li­ción es­tá arrui­nan­do to­das las re­for­mas que hi­cie­ron que Ale­ma­nia pa­sa­ra de ser el en­fer­mo de Europa a ser su lo­co­mo­to­ra”, se­ña­ló Hol­ger Sch­mie­ding, eco­no­mis­ta en je­fe de Berenberg, un ban­co ale­mán.

Una opor­tu­ni­dad fran­ce­sa

Sch­mie­ding pre­di­jo que el de­cli­ve re­la­ti­vo de Ale­ma­nia sen­ta­ría las ba­ses pa­ra que Fran­cia se en­car­ga­ra de ser la fuer­za mo­to­ra de la eu­ro­zo­na.

Fran­cia se en­cuen­tra cer­ca de don­de es­ta­ba Ale­ma­nia a ini­cios de la dé­ca­da de 2000, y Em­ma­nuel Ma­cron, el pre­si­den­te fran­cés, ha co­men­za­do su pro­pia, aun­que irre­gu­lar, ofensiva re­for­ma­do­ra.

A pe­sar de que los dos paí­ses pa­re­cen te­ner his­to­rias di­ver­gen­tes, Ale­ma­nia si­gue sien­do por mu­cho la eco­no­mía más gran­de de la eu­ro­zo­na, y Ma­cron ne­ce­si­ta­rá que Mer­kel cum­pla sus prio­ri­da­des re­gio­na­les, co­mo re­pa­rar la ma­qui­na­ria des­tar­ta­la­da de la Unión Eu­ro­pea.

De he­cho, el po­der en au­men­to de los so­cial­de­mó­cra­tas — quie­nes han de­fen­di­do un ma­yor gas­to en in­ver­sio­nes y es­tán de­ci­di­da­men­te a fa­vor de Europa— po­dría ser­vir co­mo apo­yo a Ma­cron, aun si Ale­ma­nia die­ra mar­cha atrás a las re­for­mas eco­nó­mi­cas, de acuer­do con Hans Stark, un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de La Sor­bo­na que es­tu­dia las re­la­cio­nes en­tre Ale­ma­nia y Fran­cia.

“A Ale­ma­nia le in­tere­sa que Ma­cron ten­ga éxi­to con sus pla­nes re­for­ma­do­res”, afir­mó Stark.

A ni­vel na­cio­nal, las promesas que hi­cie­ron los so­cial­de­mó­cra­tas du­ran­te las di­fí­ci­les ne­go­cia­cio­nes con Mer­kel fa­ci­li­ta­rían la or­ga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res de em­pre­sas pe­que­ñas, per­mi­ti­rían ma­yo­res au­men­tos a las pen­sio­nes y pondrían lí­mi­tes pa­ra que las em­pre­sas em­plea­ran tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les.

Esa úl­ti­ma dis­po­si­ción es de in­te­rés par­ti­cu­lar pa­ra las au­to­mo­tri­ces y las em­pre­sas que han de­pen­di­do de tra­ba­ja­do­res con con­tra­tos a cor­to pla­zo pa­ra en­fren­tar las fluc­tua­cio­nes en la de­man­da. A di­fe­ren­cia de los em­plea­dos per­ma­nen­tes, los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les pue­den ser des­pe­di­dos sin gran­des in­dem­ni­za­cio­nes ni lar­gas ne­go­cia­cio­nes con los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les.

BMW, por ejem­plo, fue ca­paz de reac­cio­nar rá­pi­da­men­te a una caí­da en las ven­tas de autos en 2008 y 2009 por me­dio del des­pi­do de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les. Ha­ce po­co tiem­po, la au­to­mo­triz con­tra­tó a tra­ba­ja­do­res a cor­to pla­zo pa­ra cum­plir con el au­men­to en los pe­di­dos de un mo­de­lo de vehícu­lo uti­li­ta­rio de­por­ti­vo que se pro­du­ce en una fá­bri­ca ubi­ca­da en Ra­tis­bo­na, Ale­ma­nia.

Es una he­rra­mien­ta que las em­pre­sas ale­ma­nas han uti­li­za­do con li­ber­tad: los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les re­pre­sen­tan el nue­ve por cien­to de la fuer­za la­bo­ral ale­ma­na y el 19% de los tra­ba­ja­do­res de 35 años o me­no­res.

Los par­ti­da­rios de es­ta for­ma de em­pleo ase­gu­ran que el sis­te­ma sir­ve pa­ra que los tra­ba­ja­do­res más jó­ve­nes y me­nos ca­li­fi­ca­dos ob­ten­gan una ba­se en el mer­ca­do la­bo­ral, lo cual les ayu­da­rá a te­ner un tra­ba­jo de tiem­po com­ple­to.

No obs­tan­te, los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les acu­san a los em­plea­do­res de abu­sar del sis­te­ma, pues crean una cohor­te de tra­ba­ja­do­res de se­gun­da cla­se que de­pen­de de ca­da con­tra­to de seis me­ses. Los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les co­rren más ries­go de caer en la po­bre­za y es me­nos pro­ba­ble que se ca­sen o ten­gan hi­jos, se­gún un es­tu­dio que reali­zó la Fun­da­ción Hans Böc­kler, la cual es fi­nan­cia­da por sin­di­ca­tos ale­ma­nes.

TOBIAS SCHWARZ - AFP

Mer­kel co­men­zó su cuar­to pe­río­do co­mo can­ci­ller.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.