Ali­men­tos sub­si­dia­dos ayu­dan a Ma­du­ro a ga­nar las elec­cio­nes

Los ali­men­tos sub­si­dia­dos que en­tre­ga el go­bierno in­cli­nan la ba­lan­za a fa­vor de la can­di­da­tu­ra de Ni­co­lás Ma­du­ro pa­ra las elec­cio­nes del 20 de ma­yo

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

La es­pe­ran­za de se­guir con­tan­do con ali­men­tos sub­si­dia­dos po­dría em­pu­jar a mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos a vo­tar en ma­yo por el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, en me­dio de una hi­per­in­fla­ción que ha de­vas­ta­do el po­der ad­qui­si­ti­vo y una es­ca­sez cró­ni­ca de pro­duc­tos bá­si­cos que lle­van a mu­chos a pa­sar ham­bre.

Bol­sas de arroz, pas­ta, gra­nos, acei­te, le­che en pol­vo, ma­yo­ne­sa y a ve­ces unas la­tas de atún es­tán en­tre los 19 pro­duc­tos que con­for­man las ca­jas CLAP que el man­da­ta­rio lan­zó en el 2016 pa­ra li­diar con la ya en­ton­ces cre­cien­te es­pe­cu­la­ción y fal­ta de ali­men­tos y me­di­ci­nas.

Ca­da ca­ja, que lle­va im­pre­sos los ros­tros de Ma­du­ro y de su fa­lle­ci­do pre­de­ce­sor y men­tor Hu­go Chá­vez, cuesta 25 mil bo­lí­va­res, unos US$ 0,12 a la co­ti­za­ción del mer­ca­do pa­ra­le­lo o US$ 0,62 al ti­po de cam­bio ofi­cial.

Ma­du­ro di­ce que esas ca­jas son el “ar­ma más po­de­ro­sa” pa­ra com­ba­tir lo que lla­ma una “gue­rra eco­nó­mi­ca” de sus enemi­gos en bus­ca de de­bi­li­tar a su go­bierno. Pe­ro sus ri­va­les y los ana­lis­tas ase­gu­ran que los Co­mi­tés Lo­ca­les de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción (CLAP) son usa­dos co­mo me­ca­nis­mos de con­trol so­cial y de pre­sión pa­ra lo­grar in­cli­nar la ba­lan­za elec­to­ral a su fa­vor.

In­clu­so el mis­mo fun­cio­na­rio a car­go del pro­gra­ma, Freddy Ber­nal, re­co­no­ció que las ca­jas “son una he­rra­mien­ta política”.

“(Los CLAP) son ins­tru­men­to de la re­vo­lu­ción, nos ha ser­vi­do pa­ra pro­te­ger a nues­tro pue­blo, y nos ha ser­vi­do pa­ra evi­tar una ex­plo­sión so­cial y nos ha ser­vi­do pa­ra ga­nar elec­cio­nes y las se­gui­re­mos ga­nan­do”, di­jo.

En Ve­ne­zue­la el 87% de la po­bla­ción vi­ve en la po­bre­za, se­gún un es­tu­dio he­cho por tres gran­des uni­ver­si­da­des ve­ne­zo­la­nas y di­vul­ga­do re­cien­te­men­te, que mos­tró que los ha­bi­tan­tes per­die­ron en pro­me­dio 11,4 ki­los de pe­so en 2017. El go­bierno no pu­bli­ca es­ta­dís­ti­cas so­cio­eco­nó­mi­cas.

“Nos tie­nen con­tra la pa­red. Sin di­ne­ro pa­ra com­prar co­mi­da, el go­bierno nos ex­tor­sio­na con esas ca­jas. Mu­chos van a vo­tar por Ma­du­ro por­que tie­nen mie­do de per­der­las”, di­jo frus­tra­da Ma­ría Gon­zá­lez, una mu­jer de me­dia­na edad que que­ría com­prar po­llo en un mer­ca­do po­pu­lar en Ca­ra­cas, pe­ro con los pre­cios que tre­pan día a día no le al­can­za­ba el di­ne­ro.

Y es que una do­ce­na de hue­vos –no in­clui­dos en las ca­jas CLAP– cuesta al­re­de­dor de US$ 1 al ti­po de cam­bio pa­ra­le­lo o el 16% del sa­la­rio in­te­gral mí­ni­mo, con­for­ma­do por una par­te en efec­ti­vo y otra en ti­ques pa­ra el su­per­mer­ca­do, de po­co más de seis dó­la­res al mes. Un ki­lo de le­che en pol­vo en un su­per­mer­ca­do cuesta US$ 4,7 al ti­po de cam­bio pa­ra­le­lo.

“Yo, co­mo otras mu­je­res que co­noz­co, sí vo­ta­ría­mos por Ma­du­ro por­que nos pro­me­te que se­gui­rá dan­do los CLAP, que al me­nos nos re­suel­ve un po­co la vi­da. Cuan­do ga­nas un suel­do mí­ni­mo que no al­can­za por­que to­do es­tá ca­rí­si­mo, la ca­ja ayu­da”, di­jo Ma­ria­na, una co­ci­ne­ra de 30 años y ma­dre sol­te­ra que no es cha­vis­ta y pre­fi­rió no dar su ape­lli­do por te­mor a per­der el beneficio.

“Yo vo­to por Ma­du­ro”

Mu­chos de los be­ne­fi­cia­rios de las ca­jas, que el go­bierno ci­fra en 6 mi­llo­nes de fa­mi­lias, se que­jan de que sue­len lle­gar abier­tas e in­com­ple­tas y no son re­par­ti­das con una fre­cuen­cia de­ter­mi­na­da.

La ase­so­ra de Ca­ri­tas en Ve­ne­zue­la, la nu­tri­cio­nis­ta Su­sa­na Raf­fa­lli, ha cues­tio­na­do la ca­li­dad de los pro­duc­tos, en su ma­yo­ría im­por­ta­dos, y di­ce que una de las prin­ci­pa­les me­tas del go­bierno es que Ma­du­ro sea re­elec­to el 20 de ma­yo pa­ra un nue­vo se­xe­nio.

“El ob­je­ti­vo ali­men­ta­rio no les im­por­ta, sino que al­go de co­mer les lle­gue mien­tras sa­li­mos de las elec­cio­nes y pa­ra te­ner con­trol so­cial”, afir­mó.

El es­tu­dio de las tres uni­ver­si­da­des con­clu­yó que la política de pro­tec­ción so­cial del go­bierno aho­ra que­dó re­du­ci­da a una bol­sa o ca­ja de co­mi­da, y que 7 de ca­da 10 ve­ne­zo­la­nos han re­ci­bi­do el pa­que­te de ali­men­tos.

Se­gún Raf­fa­lli, la des­nu­tri­ción in­fan­til agu­da y gra­ve en el país se du­pli­có el año pa­sa­do y ya su­pera el 15% que ha es­ta­ble­ci­do la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) co­mo pi­so pa­ra con­si­de­rar una emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria.

La cri­sis so­cial, la re­ce­sión eco­nó­mi­ca y una in­fla­ción anua­li­za­da de 4.000% –se­gún cálcu­los del par­la­men­to opo­si­tor– ha lle­va­do al éxo­do de mi­llo­nes de per­so­nas en los úl­ti­mos años.

Coor­di­na­do por or­ga­ni­za­cio­nes ve­ci­na­les crea­das por el go­bierno, el CLAP exi­ge a los be­ne­fi­cia­rios que pa­guen de an­te­mano un mon­to fi­jo por las ca­jas, aun­que no es­tén com­ple­tas.

Con las ca­jas de ali­men­to, el ofi­cia­lis­mo pa­re­ce ha­ber re­for­za­do el víncu­lo con mu­chos se­gui­do­res, en mo­men­tos en que Ma­du­ro en­fren­ta un re­cha­zo a su ges­tión de al­re­de­dor del 75%, se­gún la en­cues­ta­do­ra Da­ta­ná­li­sis, de­bi­do a que mu­chos par­ti­da­rios del cha­vis­mo se han de­sen­can­tan­do con su ges­tión.

“La ca­ja me al­can­za pa­ra co­mer al mes por­que so­mos po­cos en ca­sa. Yo soy cha­vis­ta re­vo­lu­cio- na­ria y así no ten­ga co­mi­da en mi ca­sa yo vo­to por Ma­du­ro”, di­jo la en­fer­me­ra Eva Sán­chez en el su­re­ño estado Tá­chi­ra.

Pa­ra Ya­neidy Guz­mán, una tra­ba­ja­do­ra del aseo ur­bano de 32 años, la ca­ja re­pre­sen­ta un ali­vio. “Por lo me­nos por 10 días uno no tie­ne que pen­sar có­mo va a ha­cer con la co­mi­da”.

La ma­dre de tres hi­jos, que ase­gu­ró ha­ber per­di­do 20 ki­los en el 2017, di­jo que a ve­ces la dis­tri­bu­ción ha de­mo­ra­do has­ta dos me­ses en lle­gar a su ca­lle en la ba­rria­da de Pe­ta­re, una de las más po­pu­lo­sas de Amé­ri­ca La­ti­na.

En al­gu­nos ba­rrios hu­mil­des de Ca­ra­cas, tes­ti­gos di­je­ron que cuan­do re­par­ten las ca­jas los or­ga­ni­za­do­res exi­gen que los be­ne­fi­cia­rios tra­mi­ten el Car­net de la Pa­tria, una iden­ti­fi­ca­ción ofi­cial pa­ra cen­sar a quie­nes re­ci­ben las ayu­das.

Pe­ro in­clu­so si se tra­ta de fa­mi­lias pe­que­ñas, la ca­ja de ali­men­tos no es su­fi­cien­te pa­ra na­ve­gar la cri­sis eco­nó­mi­ca.

“Hoy en día no se pue­de ir al su­per­mer­ca­do”, afir­mó en­tre lá­gri­mas Yu­ni Pé­rez, una em­plea­da del ser­vi­cio de re­co­lec­ción de ba­su­ra de Ca­ra­cas.

“Pe­ro no pue­do de­pen­der de la ca­ja, si no, me mue­ro de ham­bre”, agre­gó des­pués de con­fe­sar que a ve­ces hur­ga en­tre los des­per­di­cios en bus­ca de al­go que lle­var a su me­sa. ( Reuters)

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.