Vie­jos há­bi­tos

Ru­sia y las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les evo­ca­ron es­ta se­ma­na la me­mo­ria del mu­ro de Ber­lín con una es­ca­la­da di­plo­má­ti­ca de otro mun­do

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - MAR­TÍN NATALEVICH twit­ter.com/mna­ta­lev

El in­ten­to de ho­mi­ci­dio por en­ve­ne­na­mien­to de un ex­pía ru­so en Londres en­fren­ta a las po­ten­cias del mun­do co­mo en la gue­rra fría

La tra­ma que se dis­pa­ró a par­tir del in­ten­to de ho­mi­ci­dio en sue­lo in­glés del ex­co­ro­nel ru­so que es­pia­ba pa­ra los bri­tá­ni­cos di­ce al­go acer­ca del de­li­ca­do mo­men­to por el que pa­sa la re­la­ción en­tre Ru­sia y las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les.

Po­cos hu­bie­ran ad­ver­ti­do el 4 de mar­zo, cuan­do en­con­tra­ron a Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia en­ve­ne­na­dos en un ban­co pú­bli­co de la apa­ci­ble Sa­lis­bury, que en po­cos días la tensión es­ca­la­ría has­ta con­ver­tir el he­cho en mo­ti­vo de una con­fron­ta­ción, por aho­ra di­plo­má­ti­ca, en­tre el Krem­lin y los aliados del oes­te.

No era la pri­me­ra vez que un ru­so an­ti Pu­tin su­fría una agre­sión en el Reino Uni­do. Y tampoco era la pri­me­ra vez que el go­bierno bri­tá­ni­co in­cri­mi­na­ba a Moscú por un in­ten­to de ho­mi­ci­dio en la is­la. Ape­nas ha­ce fal­ta ir 12 años atrás pa­ra en­con­trar otro exa­gen­te ru­so en­ve­ne­na­do con el ele­men­to ra­diac­ti­vo po­lo­nio en sue­lo bri­tá­ni­co.

En ese ca­so la víc­ti­ma fue Alek­sandr Lit­vi­nen­ko y su ase­si­na­to fue “pro­ba­ble­men­te apro­ba­do” por el pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, se­gún las con­clu­sio­nes de una in­ves­ti­ga­ción ofi­cial bri­tá­ni­ca.

Ade­más, hay una lis­ta de exi­lia­dos ru­sos –de­ser­to­res u opo­si­to­res que de­nun­cia­ron y desafia­ron a Pu­tin, en su ma­yo­ría mi­llo­na­rios– que fue­ron en­con­tra­dos muer­tos en el Reino Uni­do en “cir­cuns­tan­cias po­co cla­ras”.

La idea de que el de­ser­tor su­fra un castigo ejem­pla­ri­zan­te es fá­cil de ubi­car den­tro del uni­ver­so éti­co del Krem­lin.

Pe­ro nin­guno de esos ca­sos ha­bía mos­tra­do una res­pues­ta de la re­si­den­cia ubi­ca­da en el 10 de Dow­ning Street, que es­ta se­ma­na de­ci­dió ex­pul­sar a 23 de los 59 di­plo­má­ti­cos ru­sos acre­di­ta­dos an­te la co­ro­na y sus­pen­dió los con­tac­tos de al­to ni­vel con las au­to­ri­da­des ru­sas.

Es­ta vez el go­bierno de The­re­sa May no lo de­jó pa­sar. No es que las vi­das de Skri­pal y su hi­ja val­gan más que las de las otras víc­ti­mas. La si­tua­ción del exo­fi­cial ru­so es una cau­sa cir­cuns­tan­cial de un des­en­cuen­tro ca­da vez más pro­nun­cia­do en­tre la renovada Ru­sia de Pu­tin y las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les.

Pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, Ale­ma­nia y el Reino Uni­do, las ac­cio­nes de Moscú en ma­te­ria de política ex­te­rior du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da re­pre­sen­tan una vuel­ta a los vie­jos há­bi­tos que ilu­mi­na­ron el ca­mino de la Ru­sia im­pe­rial y de la Unión So­vié­ti­ca.

En­tre 2008 y 2018, el Krem­lin in­ter­vino en Geor­gia pa­ra apo­yar a los se­pa­ra­tis­tas de Ose­tia del Sur y Ab­ja­sia; in­va­dió y to­mó el con­trol de la pe­nín­su­la de Cri­mea en apo­yo a los se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos en Ucra­nia, don­de pro­mo­vió un re­fe­rén­dum que ter­mi­nó con la ane­xión de ese te­rri­to­rio a Ru­sia; se con­vir­tió en el alia­do in­que­bran­ta­ble de Da­mas­co en el con­flic­to si­rio y en­vió sus bar­cos, avio­nes y tro­pas pa­ra que su úl­ti­mo bas­tión

“Pen­sa­mos que es su­ma­men­te pro­ba­ble que se tra­te de su de­ci­sión (de Pu­tin) de or­de­nar el uso de un agen­te neu­ro­tó­xi­co en las ca­lles del Reino Uni­do, por pri­me­ra vez des­de la se­gun­da gue­rra mun­dial”

Bo­ris John­son

CAN­CI­LLER BRI­TÁ­NI­CO

“No que­re­mos una nue­va gue­rra fría, no que­re­mos una ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca”

Jens Stol­ten­berg

SECRETARIO GE­NE­RAL DE LA OTAN

“Cual­quier men­ción o re­fe­ren­cia a nues­tro pre­si­den­te no es na­da más que es­can­da­lo­sa e im­per­do­na­ble en tér­mi­nos de eti­que­ta di­plo­má­ti­ca”

Dmi­tri Pes­kov

POR­TA­VOZ DEL KREM­LIN

de in­fluen­cia en Me­dio Orien­te no ca­ye­ra.

Ade­más, pe­san so­bre el Krem­lin acu­sa­cio­nes de ha­ber in­ter­ve­ni­do en la úl­ti­ma elec­ción pre­si­den­cial es­ta­dou­ni­den­se pa­ra per­ju­di­car a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clinton.

De he­cho, la Ca­sa Blan­ca anun­ció es­te jue­ves una se­rie de san­cio­nes con­tra per­so­nas y en­ti­da­des de Ru­sia en res­pues­ta a la in­je­ren­cia de Moscú y a va­rios ci­be­ra­ta­ques.

Las me­di­das es­tán di­ri­gi­das con­tra 19 per­so­nas, en­tre ellas el em­pre­sa­rio cer­cano al Krem­lin Yev­geny Pri­goz­hin, y cin­co en­ti­da­des, in­clui­dos el FSB (ser­vi­cio fe­de­ral de in­te­li­gen­cia) y el GRU (ser­vi­cio se­cre­to mi­li­tar ru­so).

Las san­cio­nes im­pli­can la con­ge­la­ción de los ac­ti­vos que las per­so­nas afec­ta­das pu­die­ran te­ner en Es­ta­dos Uni­dos y la prohi­bi­ción de que las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses reali­cen transac­cio­nes con ellos.

Las de­ter­mi­na­cio­nes de Londres y Washington coin­ci­die­ron en la mis­ma se­ma­na y de­ben ser leí­das a la luz de un in­ten­to por mar­car­le lí­mi­tes a Moscú, cu­ya in­fluen­cia y pro­yec­ción de po­der es­tá le­jos de los dé­bi­les años de 1990.

Pues­to de otro mo­do: ¿el go­bierno de May hu­bie­ra adop­ta­do me­di­das iné­di­tas des­de la gue­rra fría si el Krem­lin no hu­bie­ra de­sa­rro­lla­do una política ex­te­rior tan agre­si­va en los úl­ti­mos 10 años?

La res­pues­ta

Co­mo era de es­pe­rar, el go­bierno de Pu­tin con­tes­ta­rá a las san­cio­nes bri­tá­ni­cas de la mis­ma for­ma. Ru­sia ad­vir­tió es­te vier­nes que ex­pul­sa­rá “de un mo­men­to a otro” a di­plo­má­ti­cos bri­tá­ni­cos de su te­rri­to­rio.

La res­pues­ta se­rá “muy pen­sa­da” y “to­tal­men­te con­for­me a los in­tere­ses de nues­tro país”, di­jo a la pren­sa el por­ta­voz del Krem­lin, Dmi­tri Pes­kov.

Moscú ase­gu­ra que no es­tá in­vo­lu­cra­do con el en­ve­ne­na­mien­to de Skri­pal y ca­li­fi­có las me­di­das del Reino Uni­do co­mo “ab­so­lu­ta­men­te ab­sur­das e irres­pon­sa­bles”.

“Tar­de o tem­prano Gran Bre­ta­ña ten­drá que dar prue­bas con­clu­yen­tes (...) De mo­men­to no las he­mos vis­to”, di­jo Pes­kov.

Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos pu­bli­ca­ron un co­mu­ni­ca­do con­jun­to ase­gu­ran­do que la res­pon­sa­bi­li­dad ru­sa es la úni­ca ex­pli­ca­ción “plau­si­ble” del ca­so.

Tam­bién pi­die­ron al Krem­lin que dé in­for­ma­ción so­bre el pro­gra­ma de desa­rro­llo del No­vi­chok, el nom­bre con el que se co­no­ce a una se­rie de ga­ses neu­ro­tó­xi­cos que pre­sun­ta­men­te se usa­ron en el en­ve­ne­na­mien­to.

Su exis­ten­cia fue re­ve­la­da por Vil Mir­za­ya­nov, un quí­mi­co ru­so re­fu­gia­do en Es­ta­dos Uni­dos, que ase­gu­ra que fue­ron crea­dos en los años 1980 por cien­tí­fi­cos so­vié­ti­co.

Ru­sia des­mien­te sin em­bar­go que ha­ya exis­ti­do un pro­gra­ma pa­ra desa­rro­llar es­tos ga­ses y ase­gu­ra ha­ber des­trui­do to­das sus ar­mas quí­mi­cas ba­jo con­trol in­ter­na­cio­nal.

Otros tiem­pos

El secretario ge­ne­ral de la OTAN, Jens Stol­ten­berg, rei­te­ró es­te vier­nes su res­pal­do a Londres pe­ro avi­só que hay que evi­tar ais­lar a Ru­sia y en­trar en una nue­va gue­rra fría.

“No que­re­mos una nue­va gue­rra fría, no que­re­mos una ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca: Ru­sia es nues­tro ve­cino, así que te­ne­mos que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra me­jo­rar las re­la­cio­nes”, di­jo a la ra­dio BBC el di­ri­gen­te de la Or­ga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te.

“Ais­lar a Ru­sia no es una op­ción. Ru­sia es nues­tro ve­cino”, in­sis­tió Stol­ten­berg.

Al mis­mo tiem­po, el má­xi­mo re­pre­sen­tan­te de la alian­za mi­li­tar oc­ci­den­tal di­jo que “no hay ra­zo­nes pa­ra du­dar” de que Moscú sea res­pon­sa­ble del aten­ta­do con­tra el exes­pía ru­so y su hi­ja.

“No hay ra­zo­nes pa­ra du­dar de las con­clu­sio­nes y va­lo­ra­cio­nes del go­bierno bri­tá­ni­co, en par­ti­cu­lar por­que es­to ocu­rre en el mar­co de un pa­trón de ac­tos te­me­ra­rios de la par­te de Ru­sia du­ran­te mu­chos años”, aña­dió Stol­ten­berg.

Los pró­xi­mos días di­rán has­ta qué pun­to los Es­ta­dos pien­san ele­var la con­tien­da

YU­RI KADOBNOV - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.