El pre­si­den­te ru­so se en­ca­mi­na pa­ra re­no­var su pre­si­den­cia.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO -

dar”, con una mez­cla de do­ci­li­dad y fuer­za; el es­lo­gan que cie­rra el spot es: “Ven­gan a vo­tar con to­da la fa­mi­lia”.

Por otra par­te es­tán las pro­pa­gan­das di­ri­gi­das a los hom­bres y los vi­deos has­ta cier­to pun­to anó­ni­mos crea­dos pa­ra las re­des so­cia­les con una au­dien­cia ju­ve­nil en men­te; en ellos, la mu­jer re­apa­re­ce co­mo la fi­gu­ra cons­cien­te y res­pon­sa­ble que es­tá a car­go del ho­gar y de­ci­di­da a vo­tar. Las es­ta­dís­ti­cas de­jan en­tre­ver lo que hay de­trás de es­ta es­tra­te­gia.

Sex ap­peal y pro­pa­gan­da

A prin­ci­pios de 2017 ha­bía más mu­je­res que hom­bres vi­vien­do en Ru­sia; la di­fe­ren­cia era de apro­xi­ma­da­men­te 10 mi­llo­nes. Hay el do­ble de mu­je­res ju­bi­la­das en Ru- sia que hom­bres ju­bi­la­dos; y esas mu­je­res que ya no trabajan re­pre­sen­tan un ter­cio de la po­bla­ción.

No so­lo eso, las ru­sas de la ter­ce­ra edad son per­ci­bi­das co­mo par­ti­cu­lar­men­te dis­ci­pli­na­das en lo que se re­fie­re al su­fra­gio y tien­den a apo­yar a Pu­tin en las ur­nas. Un son­deo rea­li­za­do a me­dia­dos de fe­bre­ro por la en­cues­ta­do­ra es­ta­tal Wziom su­ge­ría que 76% de las mu­je­res con­sul­ta­das vo­ta­ría por Pu­tin, 14% más que los hom­bres en­tre­vis­ta­dos.

El man­da­más de Moscú, que ya se ha­bía mos­tra­do sin ca­mi­sa en el pa­sa­do, vol­vió a ha­cer­lo en enero al su­mer­gir­se en aguas he­la­das pa­ra cum­plir con un ri­tual de la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa y, pre­sun­ta­men­te, pa­ra acen­tuar su ima­gen de hom­bre fuer­te, sa- lu­da­ble y atlé­ti­co.

Da­da la dis­cri­mi­na­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da de la que son ob­je­to en el país eu­ro­asiá­ti­co, es po­co pro­ba­ble que los gays se sien­tan su­fi­cien­te­men­te se­du­ci­dos por el ti­po de mas­cu­li­ni­dad que Pu­tin en­car­na co­mo pa­ra vo­tar por él.

Pe­ro los ana­lis­tas del acon­te­cer ru­so con­si­de­ran que el mag­ne­tis­mo ejer­ci­do por el pre­si­den­te so­bre mu­chas mu­je­res he­te­ro­se­xua­les se man­tie­ne fuer­te des­de ha­ce años, a pe­sar de la gue­rra en Si­ria, de la re­for­ma le­gal que ate­núa las sen­ten­cias por vio­len­cia de gé­ne­ro y de con­tro­ver­ti­das de­cla­ra­cio­nes co­mo la que hi­zo Pu­tin en un do­cu­men­tal del director es­ta­dou­ni­den­se Oli­ver Sto­ne: “Yo no soy una mu­jer, así que no ten­go días di­fí­ci­les”.

Un hom­bre so­lo

Un de­ta­lle so­bre­sa­lien­te en es­tas elec­cio­nes: es­ta es la pri­me­ra vez que Pu­tin as­pi­ra a la pre­si­den­cia sin te­ner a una pri­me­ra da­ma a su la­do. Él y su es­po­sa de mu­chos años, Lud­mi­la, se se­pa­ra­ron ha­ce cin­co años; pe­ro tampoco eso pa­re­ce mo­les­tar a sus elec­to­ras tra­di­cio­na­les. Aun­que se es­pe­cu­la so­bre su nue­va pa­re­ja, no hay na­da con­fir­ma­do to­da­vía.

Apar­te de las mu­je­res en la Du­ma – que re­pre­sen­tan cer­ca del 15% del Par­la­men­to–, la úni­ca otra en el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co ru­so es la pe­rio­dis­ta Xe­nia Sob­ts­chak, quien lan­zó su can­di­da­tu­ra a la je­fa­tu­ra del Estado y com­pi­te con ocho hom­bres, Pu­tin in­clui­do.

Sob­ts­chak no tie­ne pro­ba­bi­li­da­des de ven­cer a Pu­tin ni la con­fian­za de to­dos los opo­si­to­res; se cree que la jo­ven de 36 años in­ter­vie­ne en la con­tien­da política pa­ra dar la im­pre­sión de que el sis­te­ma po­lí­ti­co ru­so es de­mo­crá­ti­co, plu­ra­lis­ta y abier­to. Sob­ts­chak es hi­ja de Lud­mi­la Na­ru­so­wa, se­na­do­ra del Con­se­jo de la Fe­de­ra­ción y viu­da del al­cal­de Ana­to­li Sob­ts­chak; Pu­tin fue al­cal­de in­te­ri­no du­ran­te la ges­tión de Ana­to­li Sob­ts­chak en la dé­ca­da de los 90.

En el pa­sa­do, Na­ru­so­wa apo­yó a la or­ga­ni­za­ción Otlits­chinzy (Las Mu­je­res 1-A) cuan­do és­tas pro­pu­sie­ron que se le per­mi­tie­ra a una mu­jer ocu­par la Pre­si­den­cia del país en 2018.

SPUTNIK / ALEXEY DRUZHININ - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.