Fran­cia otra vez ba­jo ata­que

Tres muer­tos, otros seis he­ri­dos y una to­ma de rehe­nes de un sol­da­do yiha­dis­ta

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Al me­nos tres per­so­nas mu­rie­ron y otras 16 re­sul­ta­ron he­ri­das es­te vier­nes en el sur de Fran­cia en un aten­ta­do reivin­di­ca­do por el gru­po Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) y per­pe­tra­do por un hom­bre que fue aba­ti­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad tras atrin­che­rar­se du­ran­te va­rias ho­ras en un su­per­mer­ca­do, en la cuar­ta to­ma de rehe­nes que re­cu­rre el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta en el país des­de 2015.

“Nues­tro país su­frió un ata­que te­rro­ris­ta is­la­mis­ta”, de­cla­ró el vier­nes de tar­de el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron.

El au­tor de es­te ata­que, co­me­ti­do en va­rias eta­pas en­tre las ciu­da­des de Car­ca­so­na y Tre­bes, un ma­rro­quí iden­ti­fi­ca­do co­mo Re­doua­ne Lak­dim, de 25 años, ac­tuó “so­lo” y era co­no­ci­do por “pe­que­ña de­lin­cuen­cia”, de­cla­ró a la pren­sa el mi­nis­tro fran­cés del In­te­rior, Gé­rard Co­llomb, en el lu­gar.

El gru­po yiha­dis­ta EI reivin­di­có rá­pi­da­men­te el aten­ta­do a tra­vés de su agen­cia de pro­pa­gan­da Amaq.

“El hom­bre (...) es un sol­da­do del Es­ta­do Is­lá­mi­co, que ac­tuó en res­pues­ta al lla­ma­mien­to” a ac­tuar “con­tra los paí­ses miem­bros de la coa­li­ción” in­ter­na­cio­nal con­tra el EI en Irak y en Si­ria, se­gún un co­mu­ni­ca­do col­ga­do en la red so­cial Te­le­gram.

Una fuen­te cer­ca­na a la in­ves­ti­ga­ción ha­bía di­cho po­co an­tes que el au­tor del aten­ta­do es­ta­ba sien­do vi­gi­la­do por po­si­ble ra­di­ca­li­za­ción.

“Lo vi­gi­la­mos y pen­sá­ba­mos que no ha­bía ra­di­ca­li­za­ción. Pa­só al ac­to de for­ma brus­ca, aun­que ya es­ta­ba sien­do vi­gi­la­do”, agre­gó Co­llomb, afir­man­do que el ries­go te­rro­ris­ta se­guía sien­do “ex­tre­ma­da­men­te fuer­te” en Fran­cia.

Se­gún va­rias fuen­tes cer­ca­nas a la in­ves­ti­ga­ción, el ata­can­te, que di­jo ac­tuar en nom­bre del EI, per­pe­tró su ma­tan­za en un san­grien­to re­co­rri­do que cul­mi­nó con una to­ma de rehe­nes en un gran su­per­mer­ca­do.

“Ro­bó pri­me­ro un au­to­mó­vil en Car­ca­so­na, ma­tan­do a un pa­sa­je­ro e hi­rien­do al con­duc­tor”. Un po­co más le­jos, dis­pa­ró e hi­rió le­ve­men­te a un po­li­cía que vol­vía de co­rrer con otros agen­tes cer­ca de un cuar­tel.

Unos mi­nu­tos más tar­de, ha­cia las 11.15 (ho­ra lo­cal), pe­ne­tró en un su­per­mer­ca­do de Tre­bes, a me­nos de 10 km de Car­ca­so­na, y “ma­tó a otras dos per­so­nas”, un em­plea­do y un clien­te.

En el in­te­rior, re­tu­vo a una mu­jer, mien­tras otros rehe­nes con­si­guie­ron huir. Un te­nien­te co­ro­nel de la gen­dar­me­ría en­via­do al lu­gar se pro­pu­so co­mo rehén en lu­gar de la mu­jer.

Ha­cia las 14.30, el ofi­cial re­sul­tó “he­ri­do de gra­ve­dad” por los dis­pa­ros del ata­can­te, lo que des­en­ca­de­nó el asal­to de las fuer­zas de éli­te de la gen­dar­me­ría, pre­ci­só Co­llomb, que sa­lu­dó su “he­roís­mo”.

“El te­nien­te co­ro­nel ha­bía de­ja­do su te­lé­fono co­nec­ta­do en­ci­ma de la me­sa y en un mo­men­to da­do pu­di­mos oír lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Cuan­do oí­mos los dis­pa­ros fue cuan­do el GIGN (uni­dad de éli­te de la gen­dar­me­ría) in­ter­vino”, di­jo.

Es­te gen­dar­me “lu­cha con­tra la muer­te”, co­men­tó Ma­cron.

Un mi­li­tar que par­ti­ci­pó en el asal­to a la tien­da tam­bién su­frió una he­ri­da de ba­la.

Ho­ras dra­má­ti­cas

Ar­ma­do su­pues­ta­men­te con cu­chi­llos, un ar­ma cor­ta y gra­na­das, el agre­sor gri­tó “Alá Ak­bar” (“Alá es el más gran­de”) al en­trar en el su­per­mer­ca­do, se­gún tes­ti­gos.

“Un hom­bre gri­tó y em­pe­zó a dis­pa­rar va­rias ve­ces”, ase­gu­ró un clien­te del su­per­mer­ca­do a la ra­dio Fran­ceIn­fo. “Vi la puer­ta de una cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca y le pe­dí a la gen­te que vi­nie­ra a re­fu­giar­se allí. Éra­mos 10 y nos que­da­mos una ho­ra. Hu­bo más dis­pa­ros y sa­li­mos por la puer­ta de emer­gen­cia tra­se­ra”, con­tó.

Es­te aten­ta­do reivin­di­ca­do por el EI se­ría el pri­me­ro im­por­tan­te des­de la elec­ción de Ma­cron.

Nu­me­ro­sos fur­go­nes ne­gros y agen­tes de uni­da­des es­pe­cia­les de la po­li­cía, en­ca­pu­cha­dos y fuer­te­men­te ar­ma­dos, se des­ple­ga­ron por la tar­de en la ba­rria­da de Car­ca­so­na don­de vi­vía el ata­can­te, a po­cos cien­tos de me­tros del cen­tro his­tó­ri­co, y lle­va­ban a ca­bo re­gis­tros.

Fran­cia si­gue en aler­ta tras una se­rie de aten­ta­dos des­de el ata­que con­tra la se­de del se­ma­na­rio sa­tí­ri­co Char­lie Heb­do en enero de 2015, que de­jó 12 muer­tos.

Las au­to­ri­da­des te­men nue­vos aten­ta­dos a pe­sar del in­cre­men­to de las me­di­das de se­gu­ri­dad ins­tau­ra­das por el go­bierno, cu­ya se­ñal más vi­si­ble es el des­plie­gue de 10 mil po­li­cías y mi­li­ta­res en las ca­lles, es­ta­cio­nes y lu­ga­res tu­rís­ti­cos.

El an­te­rior ata­que reivin­di­ca­do en Fran­cia por el EI ha­bía te­ni­do lu­gar en Mar­se­lla, el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre. Ese día, un tu­ne­cino de 29 años, Ah­med Ha­na­chi, ma­tó a dos jó­ve­nes an­te la es­ta­ción Sain­tChar­les de la ciu­dad me­ri­dio­nal al gri­to de “Alá Ak­bar”, an­tes de ser aba­ti­do por mi­li­ta­res.

An­te­ce­den­tes

La ola de aten­ta­dos yiha­dis­tas de­jó un to­tal de 238 muer­tos y cien­tos de he­ri­dos en 2015 y 2016. Va­rios de esos ata­ques o in­ten­tos de ata­que apun­ta­ron a mi­li­ta­res o po­li­cías.

Pa­rís ya ha en­fren­ta­do cua­tro to­mas de rehe­nes des­de 2015. El pri­me­ro de ellos ocu­rrió el 9 de enero de ese año, cuan­do Amedy Cou­li­baly, un de­lin­cuen­te ra­di­ca­li­za­do en pri­sión, se­cues­tró a más de una de­ce­na de per­so­nas en un su­per­mer­ca­do ju­dío Hy­per Ca­cher del es­te de Pa­rís y ma­tó a cua­tro per­so­nas an­tes de ser neu­tra­li­za­do por las fuer­zas del or­den.

Ese mis­mo día, los her­ma­nos Said y Che­rif Koua­chi, cul­pa­bles de ase­si­nar dos días an­tes en la ca­pi­tal fran­ce­sa a do­ce per­so­nas en la se­de de la re­vis­ta sa­tí­ri­ca fran­ce­sa “Char­lie Heb­do” y en con­tac­to con Cou­li­baly, se per­tre­cha­ron en una im­pren­ta en su hui­da de esa ma­tan­za con al me­nos un rehén, que con­si­guió ser li­be­ra­do.

La ma­yor to­ma de rehe­nes lle­gó en la olea­da de aten­ta­dos de no­viem­bre de 2015, cuan­do tres asal­tan­tes irrum­pie­ron en la sa­la de con­cier­tos pa­ri­si­na Ba­ta­clan du­ran­te una ac­tua­ción de la ban­da es­ta­dou­ni­den­se Ea­gles of Death Me­tal.

En esa sa­la de fies­tas mu­rie­ron 89 de los 130 per­so­nas cu­ya vi­da se vio se­ga­da en esa no­che de ata­ques que co­men­zó en el Es­ta­dio de Fran­cia, en Saint De­nis, a las afue­ras de Pa­rís, y con­ti­nuó des­pués en va­rios ba­res de la ca­pi­tal.

Dos de los te­rro­ris­tas se per­pe­tra­ron en el pi­so de arri­ba de la sa­la con una do­ce­na de es­pec­ta­do­res des­pués de que el ter­cer asal­tan­te mu­rie­ra y las fuer­zas del or­den con­si­guie­ron sa­car con vi­da al gru­po y ma­tar a am­bos.

“La ame­na­za es­tá en to­das par­tes”, di­jo hoy el mi­nis­tro del In­te­rior, Gé­rard Co­llomb, des­pués de que la to­ma de rehe­nes ocu­rri­da en la lo­ca­li­dad de Trè­bes (sur), de po­co más de 5.500 ha­bi­tan­tes. (Agen­cias)

FO­TOS: EFE

Fran­cia vi­ve ba­jo aler­ta des­de 2015 por los ata­ques te­rro­ris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.