Efec­to do­mi­nó

La caí­da del pre­si­den­te Kuczyns­ki de Pe­rú es el más re­cien­te ca­pí­tu­lo de un te­rre­mo­to con epi­cen­tro en Bra­sil, que vie­ne arra­san­do con po­lí­ti­cos de la re­gión

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

El es­cán­da­lo de Ode­brecht, que sal­tó a par­tir de la ope­ra­ción La­va Ja­to en Bra­sil, derriba a go­ber­nan­tes y po­lí­ti­cos de Amé­ri­ca La­ti­na. Aho­ra le to­có a Pe­rú

Na­die po­día ima­gi­nar ha­ce unos cua­tro años que la ma­de­ja que co­men­zó a des­en­re­dar­se el 17 de marzo de 2014 con el anun­cio en Bra­sil de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial La­va Ja­to, el ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción en la his­to­ria del con­ti­nen­te, iba a de­jar el ten­dal de go­ber­nan­tes, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios por he­chos de co­rrup­ción en 10 paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na que a la fe­cha su­pe­ran la frio­le­ra de US$ 10.000 mi­llo­nes, se­gún es­ti­ma­cio­nes ofi­cia­les. Y mu­chos me­nos que iba a pro­vo­car un te­rre­mo­to po­lí­ti­co por la re­nun­cia de un je­fe de Es­ta­do, la des­ti­tu­ción de un vi­ce­pre­si­den­te y el pro­ce­sa­mien­to con po­si­bi­li­da­des cier­tas de pri­sión de un po­pu­lar ex­man­da­ta­rio.

Un ca­pí­tu­lo re­le­van­te del La­va Ja­to es el que pro­ta­go­ni­za la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht des­de que la Jus­ti­cia de Bra­sil acep­tó las con­fe­sio­nes de ca­si 80 eje­cu­ti­vos y em­plea­dos de ese con­glo­me­ra­do — en­tre ellos, su ex­pre­si­den­te Mar­ce­lo Ode­brecht — a cam­bio de re­du­cir­les las pe­nas. Con­fe­sio­nes que lue­go fue­ron com­pro­ba­das por la Jus­ti­cia de la de­ce­na de paí­ses in­vo­lu­cra­dos: el pa­go de so­bor­nos a par­ti­dos po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios pú­bli­cos con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner la ad­ju­di­ca­ción de obras pú­bli­cas pa­ra la com­pa­ñía, lo que ha­bía si­do una prác­ti­ca fre­cuen­te por lo me­nos en­tre 2005 y 2016.

Es­ta se­ma­na le to­có el turno al pre­si­den­te de Pe­rú, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, quien re­nun­ció el miér­co­les 21 an­tes de ser des­ti­tui­do por el Con­gre­so, en me­dio de un es­cán­da­lo que arras­tra­ba des­de di­ciem­bre pa­sa­do por ha­ber re­ci­bi­do coimas de Ode­brecht cuan­do era mi­nis­tro del ex­pre­si­den­te Ale­jan­dro To­le­do. El pro­pio To­le­do es hoy un prófugo de la Jus­ti­cia pe­rua­na, que lo ha con­de­na­do a pri­sión por ha­ber re­ci­bi­do US$ 20 mi­llo­nes de la em­pre­sa me­dian­te la cual el Bra­sil del PT ex­por­ta­ba su mo­de­lo de co­rrup­ción a los de­más paí­ses de la re­gión.

El jue­ves los me­dios bra­si­le­ños die­ron a co­no­cer que el Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral pos­ter­gó has­ta el 4 de abril la de­ci­sión so­bre el pe­di­do del ex­pre­si­den­te Luiz Ina­cio Lu­la da Sil­va pa­ra evi­tar la pri­sión; pe­ro le ga­ran­ti­zó que no se­rá en­car­ce­la­do has­ta que con­clu­ya el de­ba­te. El anun­cio da un res­pi­ro al otro­ra mun­dial­men­te acla­ma­do lí­der de la iz­quier­da bra­si­le­ña, que co­rría ries­go in­mi­nen­te de ir pre­so si un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes re­cha­za­se el pró­xi­mo lu­nes sus úl­ti­mos re­cur­sos de se-

En Bra­sil, el grue­so de la ma­nio­bra y he­chos de co­rrup­ción es­ta­ba vin­cu­la­do a con­tra­tos de obra con Pe­tro­bras, cu­yas pér­di­das to­ta­les por la ope­ra­ción se es­ti­ma en cer­ca de US$ 13.000 mi­llo­nes

gun­da ins­tan­cia.

El La­va Ja­to, y sus de­ri­va­cio­nes, es un me­ga­es­cán­da­lo, una gi­gan­tes­ca tra­ma de co­rrup­ción sin pre­ce­den­tes. Nun­ca se ha­bía vis­to caer en des­gra­cia a tan­tos go­bier­nos, pre­si­den­tes y ex­man­da­ta­rios por el mis­mo es­que­ma de cohe­chos, y prác­ti­ca­men­te con la mis­ma em­pre­sa.

Es cier­to que en Bra­sil hay otras cons­truc­to­ras im­pli­ca­das en la ope­ra­ción, co­mo OAS (por la que Lu­la es­tá acu­sa­do de re­ci­bir un apar­ta­men­to de lu­jo en un bal­nea­rio pau­lis­ta a cam­bio de con­tra­tos de obra con Pe­tro­bras), Quei­roz Gal­vão, Ca­mar­go Co­rrea, UTC y An­dra­de Gu­tie­rrez. Pe­ro Ode­brecht es, por mu­cho, la más com­pro­me­ti­da. Sus per­jui­cios al Es­ta­do bra­si­le­ño se es­ti­man en cer­ca de US$ 3.000 mi­llo­nes, se­gún ci­fras de la Po­li­cía Fe­de­ral del Bra­sil; ca­si lo mis­mo que el cau­sa­do por las otras cin­co jun­tas. Mien­tras que en los de­más paí­ses de la re­gión Ode­brecht pa­re­ce ha­ber te­ni­do el mo­no­po­lio de la ope­ra­ción.

El es­que­ma, más allá de los as­tro­nó­mi­cos mon­tos mal­ver­sa­dos y de la so­fis­ti­ca­da in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra que se­guía la ru­ta del di­ne­ro, con­sis­tía en una ope­ra­ción bas­tan­te sim­ple: ad­ju­di­car a Ode­brecht, o a las otras fir­mas im­pli­ca­das, mi­llo­na­rios con­tra­tos de obra pú­bli­ca con so­bre­pre­cios de en­tre 10% y 20%. Lue­go se agre­ga­ba un 3% más al pre­cio fi­nal por con­cep­to de “ajus­tes po­lí­ti­cos”; que­da­ba un po­co feo lla­mar­le di­rec­ta­men­te “coimas”. Es­to per­mi­tió a un gran nú­me­ro de fun­cio­na­rios, di­ri­gen­tes y par­ti­dos po­lí­ti­cos ama­sar ver­da­de­ras for­tu­nas en sus tra­tos con la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña, que ade­más acei­ta­ba con sus mi­llo­nes las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les de va­rios can­di­da­tos en los di­fe­ren­tes paí­ses que ope­ra­ba. El círcu­lo ce­rra­ba com­ple­to pa­ra el des­co­mu­nal la­tro­ci­nio re­gio­nal.

To­da es­ta tra­ma se ha co­no­ci­do gra­cias a la in­de­pen­den­cia de la Jus­ti­cia bra­si­le­ña, y a la im­pla­ca­bi­li­dad del juez fe­de­ral de Cu­ri­ti­ba Ser­gio Mo­ro, cu­ya in­ves­ti­ga­ción se be­ne­fi­ció de las lla­ma­das “de­la­cio­nes pre­mia­das”. Me­dian­te es­ta fi­gu­ra del de­re­cho pe­nal bra­si­le­ño, al­gu­nos acu­sa­dos pue­den ver sus pe­nas re­du­ci­das a cam­bio de in­for­ma­ción. Aun­que hoy es­tá en en­tre­di­cho por la ac­ción de al­gu­nos le­gis­la­do­res que se pro­po­nen de­ro­gar­la en el Con­gre­so; con lo cual lo­gra­rían en­tor­pe­cer el avan­ce de las prin­ci­pa­les cau­sas. Pe­ro has­ta aho­ra, la es­tra­te­gia del su­per­ma­gis­tra­do de Cu­ri­ti­ba pa­ra in­cen­ti­var las con­fe­sio­nes ha re­sul­ta­do al­ta­men­te efec­ti­va, ade­más de de­mo­le­do­ra pa­ra los co­rrup­tos de to­da la re­gión.

En Bra­sil la in­ves­ti­ga­ción ha lle­va­do tras las re­jas o pro­ce­sa­do sin pri­sión a cer­ca de 300 di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y con­no­ta­dos em­pre­sa­rios; con­du­jo a la de­ba­cle del PT y afec­tó el pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal de Lu­la y el del pro­pio Bra­sil co­mo po­ten­cia emer­gen­te. En­tre los pro­ce­sa­dos se en­cuen­tran, ade­más de Lu­la, su ex­je­fe de ga­bi­ne­te y fi­gu­ra in­sig­ne del PT, José Dir­ceu; el ex­mi­nis­tro de Ha­cien­da de Lu­la y de Dil­ma, Antonio Pa­loc­ci; el ex­di­rec­tor de me­dios de las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les de Lu­la y de Dil­ma, Joao San­ta­na; el ex­mi­nis­tro de Ha­cien­da de Dil­ma, Gui­do Man­te­ga; el ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Eduar­do Cun­ha; el ex­di­rec­tor de Pe­tro­bras, Pau­lo Ro­ber­to Cos­ta, el ex­pre­si­den­te del con­glo­me­ra­do Ode­brecht, Mar­ce­lo Ode­brecht; y de­ce­nas y de­ce­nas de se­na­do­res y dipu­tados de to­dos los par­ti­dos.

Allí el grue­so de la red La­va Ja­to es­ta­ba vin­cu­la­do a con­tra­tos de obra con Pe­tro­bras, cu­yas pér­di­das to­ta­les por la ope­ra­ción se es­ti­man en cer­ca de US$ 13.000 mi­llo­nes.

Pe­ro las con­fe­sio­nes ob­te­ni­das por Mo­ro en Cu­ri­ti­ba, en par­ti­cu­lar la de Mar­ce­lo Ode­brecht, que en di­ciem­bre pa­sa­do sa­lió de la cár­cel pa­ra com­ple­tar su con­de­na en su man­sión de San Pa­blo, pron­to co­men­za­ron a des­bor­dar el fan­go pro­ce­lo­so de La­va Ja­to fue­ra de las fron­te­ras de Bra­sil co­mo un tsu­na­mi im­pa­ra­ble. Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Ecua­dor, Pe­rú, Ve­ne­zue­la, Pa­na­má, Gua­te­ma­la, Mé­xi­co y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na son al­gu­nos de los 12 paí­ses -in­clui­do dos na­cio­nes afri­ca­nas- en los que el em­pre­sa­rio bra­si­le­ño re­co­no­ció ha­ber ope­ra­do con el mis­mo es­que­ma.

El país en que ha te­ni­do más re­per­cu­sión fue­ra de Bra­sil y adon­de se han pro­ce­sa­do más im­pli­ca­dos en la ope­ra­ción es Pe­rú. Ade­más de la re­nun­cia de Kuczyns­ki —quien aho­ra de­be­rá en­fren­tar a la Jus­ti­ca sin fue­ros pre­si­den­cia­les— y de la con­de­na de To­le­do, han si­do pro­ce­sa­dos con pri­sión el ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la, su es­po­sa, Na­di­ne He­re­dia, y los po­de­ro­sos em­pre­sa­rios José Gra­ña Mi­ró Que­sa­da, Her­nan­do Gra­ña Acu­ña, Fer­nan­do Ca­met Pic­co­ne y José Cas­ti­llo Di­bós. To­dos con­de­na­dos por coimas vin­cu­la­das a las obras de Ode­brecth en la Ca­rre­te­ra In­te­ro­ceá­ni­ca.

En Ecua­dor, el vi­ce­pre­si­den­te, en­ton­ces en fun­cio­nes, Jor­ge Glas, fue con­de­na­do a seis años de pri­sión por ha­ber re­ci­bi­do so­bor­nos de Ode­brecht jun­to a otras ocho per­so­nas, en­tre las que se en­cuen­tra su tío, el em­pre­sa­rio Ri­car­do Ri­ve­ra, tam­bién pro­ce­sa­do, que ac­tua­ba de en­la­ce en­tre Glas y la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña.

En Co­lom­bia, el ex­vi­ce­mi­nis­tro de Trans­por­te du­ran­te el go­bierno de Álvaro Uri­be, Gabriel Gar­cía Mo­ra­les, fue con­de­na­do a cin­co años de pri­sión tam­bién por re­ci­bir coimas de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña; la que ade­más pa­gó US$ 1 mi­llón a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Juan Ma­nuel San­tos en 2014. Los de­más pro­ce­sa­dos en Co­lom­bia por sus vin­cu­la­cio­nes con los so­bor­nos son el ex­con­gre­sis­ta Ot­to Ni­co­lás Bu­lla y los em­pre­sa­rios Cé­sar Her­nán­dez, An­drés Cár­do­na, Eduar­do Ghi­says Man­zur, su her­mano Enrique Ghi­says Man­zur y José Me­lo Acosta, en­tre más de una de­ce­na de impu­tados por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co co­lom­biano.

Fue así co­mo cien­tos de mi­llo-

nes de dó­la­res de la co­rrup­ción fue­ron a pa­rar a las cuen­tas de va­rios di­ri­gen­tes y sus tes­ta­fe­rros; y otros cien­tos de mi­llo­nes, a las ar­cas de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de to­da la re­gión. Los tes­ti­mo­nios del ca­so coin­ci­den en que US$ 200 mi­llo­nes de La­va Ja­to se des­ti­na­ron so­lo a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Dil­ma en 2010.

Hoy la in­ves­ti­ga­ción de Mo­ro con­ti­núa ha­cien­do des­fi­lar po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios por los es­tra­dos ju­di­cia­les, a pe­sar de los va­rios in­ten­tos por des­ca­rri­lar­la. Su ac­tua­ción es po­pu­lar en­tre los bra­si­le­ños que, se­gún las en­cues­tas, la apo­yan en gran nú­me­ro. La gran cons­ter­na­ción cau­sa­da por las re­ve­la­cio­nes y la cri­sis mo­ral de los par­ti­dos po­lí­ti­cos si­guen aún muy pre­sen­tes en la cons­cien­cia co­lec­ti­va bra­si­le­ña. Y así co­mo en su mo­men­to la co­rrup­ción se des­bor­dó a otros paí­ses, hoy lo que se des­bor­da es la de­man­da so­cial por trans­pa­ren­cia y cas­ti­go a los co­rrup­tos. Pe­rú es un buen ejem­plo de ello.

Del­tan Da­llag­nol, el pri­mer fis­cal del La­va Ja­to en Bra­sil, ha di­cho que su­mer­gir­se en la gi­gan­tes­ca y so­fis­ti­ca­da ma­qui­na­ria de­lic­ti­va de la ope­ra­ción fue co­mo “mi­rar al mons­truo a los ojos”. Pa­ra cual­quier pe­rio­dis­ta o in­ves­ti­ga­dor, aso­mar­se a la in­men­si­dad del ca­so y sus in­fi­ni­tas cau­sas es co­mo en­fren­tar­se a tan­tas coimas co­mo es­tre­llas hay en el uni­ver­so.

Un mons­truo que pa­re­ce sa­li­do de un re­la­to de cien­cia fic­ción. Qui­zá fue por eso que, des­pués del éxi­to mun­dial de Nar­cos, el di­rec­tor bra­si­le­ño José Pa­dil­ha se ani­mó a re­tra­tar la red de co­rrup­ción La­va Ja­to en una nue­va se­rie de Net­flix.

Pe­rú es uno de los paí­ses con más im­pli­ca­dos. Ade­más de la re­nun­cia de Kuczyns­ki y de la con­de­na de To­le­do, han si­do pro­ce­sa­dos con pri­sión el ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la, su es­po­sa, Na­di­ne He­re­dia, y cin­co po­de­ro­sos em­pre­sa­rios

M. SCHINCARIOL - AFP

C. BOURONCLE - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.