Pre­sión de Chi­na ha­ce que Co­rea se sien­te en la me­sa

De­trás de la pos­tu­ra de Co­rea del Nor­te de sen­tar­se a ne­go­ciar hay un dato re­le­van­te: Pe­kín re­du­jo 99% sus ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo a Pion­yang

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Des­de ha­ce años, Chi­na es la prin­ci­pal –y úni­ca– ba­za de su­per­vi­ven­cia de Co­rea del Nor­te. Por­que mien­tras la ONU es­ta­ble­cía san­cio­nes al ré­gi­men de Pion­yang, mien­tras to­dos coin­ci­dían en el pe­li­gro de que el pe­que­ño país co­mu­nis­ta ar­ma­ra su ar­se­nal nu­clear, el go­bierno chino –de quien de­pen­de el 90% del co­mer­cio de nor­co­reano– no pa­re­cía muy in­tere­sa­do en aho­gar a su ve­cino. Más bien, to­do lo con­tra­rio. De­cía que las san­cio­nes a Co­rea del Nor­te no ha­cían mu­cho efec­to por­que su po­bla­ción ya en­fren­ta­ba una po­bre­za ex­tre­ma, y abo­ga­ba por su pro­pia so­lu­ción.

La vi­si­ta de Kim Jong-un es­ta se­ma­na a Pe­kín fue muy sig­ni­fi­ca­ti­va. Ade­más del po­ten­te sím­bo­lo del pri­mer viaje al ex­te­rior des­de que asu­mió el po­der en 2011, es un ca­pí­tu­lo más de un cla­ro cam­bio de es­ce­na­rio: pri­me­ro fue el viaje de la her­ma­na del lí­der nor­co­reano a los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno en el ve­cino Sur, pa­ra re­unir­se con el go­bierno de Seúl, lue­go fue el anun­cio de con­ver­sa­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos, y en las úl­ti­mas fe­chas la fi­ja­ción del 27 de abril pa­ra que los lí­de­res de am­bas Co­reas se reúnan, en la pri­me­ra vi­si­ta del un lí­der del Nor­te al Sur des­de el fin de la guerra (1953).

Y en eso, es­ti­man ana­lis­tas, mu­cho tie­ne que ver el cam­bio de pos­tu­ra de Pe­kín, que fi­nal­men­te de­ci­dió apre­tar al ve­cino apli­can­do fuer­tes san­cio­nes eco­nó­mi­cas, en par­ti­cu­lar ba­jan­do ca­si a ce­ro las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo, car­bón y otros ma­te­ria­les

Se­gún in­for­mó Fi­nan­cial Ti­mes es­ta se­ma­na, “ese re­cor­te va más allá de los lí­mi­tes es­ti­pu­la­dos por las san­cio­nes de la ONU”. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les del go­bierno chino, el se­ma­na­rio bri­tá­ni­co in­for­ma que “el pro­me­dio men­sual de las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo re­fi­na­do a Co­rea del Nor­te en enero y fe­bre­ro fue de 175,2 to­ne­la­das, ape­nas el 1,3% del pro­me­dio men­sual de 13,552.6 to­ne­la­das en­via­das en la pri­me­ra mi­tad de 2017”. Las san­cio­nes de ONU apun­ta­ban a una re­duc­ción del 89%. En el co­bre las ex­por­ta­cio­nes se re­du­je­ron a ce­ro en el tri­mes­tre di­ciem­bre-fe­bre­ro, frente a 8.627 to­ne­la­das en el pri­mer se­mes­tre. En ace­ro, la caí­da fue de 15.110 to­ne­la­das en la pri­me­ra mi­tad de 2017 a 257 to­ne­la­das en los dos pri­me­ros me­ses de 2018.

Quién ga­na

Co­mo era de es­pe­rar, Trump se atri­bu­yó una vic­to­ria en el cam­bio de pos­tu­ra de Co­rea del Nor­te y de Chi­na. Y ra­zón no le fal­ta: el ta­ble­ro se ha mo­vi­do mu­cho más que du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de su an­te­ce­sor Ba­rack Oba­ma

“Du­ran­te años y va­rios go­bier­nos, to­do el mun­do di­jo que la paz y la des­nu­clea­ri­za­ción de la Pe­nín­su­la Co­rea­na ni si­quie­ra te­nían una pe­que­ña po­si­bi­li­dad (de ocu­rrir)”, di­jo Trump en Twit­ter. “Aho­ra exis­te una bue­na pro­ba­bi­li­dad de que Kim Jong-un ha­ga lo co­rrec­to pa­ra su pue­blo y pa­ra la hu­ma­ni­dad”.

Del otro la­do La agen­cia de no­ti­cias chi­na Xin­hua ci­tó a Kim cuan­do le di­jo a Xi que la si­tua­ción en la Pe­nín­su­la Co­rea­na es­tá co­men­zan­do a me­jo­rar por­que su país ha to­ma­do la ini­cia­ti­va pa­ra ali­viar las ten­sio­nes y pre­sen­tar pro­pues­tas pa­ra las ne­go­cia­cio­nes de paz.

Kim fue a Chi­na con el ma­yor se­cre­tis­mo. El he­cho de que eli­gie­ra Pe­kín pa­ra su pri­mer viaje al ex­tran­je­ro des­de que asu­mió el po­der a fi­na­les de 2011 su­po­ne el re­gre­so al pri­mer plano de la di­plo­ma­cia chi­na.

Pe­ro pa­ra un even­tual acuer­do de paz aún que­dan mu­chos obs­tácu­los, y tan­to EEUU co­mo Co­rea del Sur de­be­rán es­tu­diar si acep­tan una con­di­ción que seguro es­ta­rá so­bre la me­sa del otro la­do: la chan­ce de que las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses se re­ti­ren de la pe­nín­su­la. “Un com­pro­mi­so teó­ri­co pa­ra des­man­te­lar las ar­mas nu­clea­res aún de­ja enor­mes pro­ble­mas por re­sol­ver. La de­cla­ra­ción del lí­der nor­co­reano tam­bién se re­fi­rió a ‘pa­sos si­mul­tá­neos pa­ra al­can­zar la paz’, que pro­ba­ble­men­te sea otra ma­ne­ra de re­fe­rir­se a la de­man­da de lar­ga da­ta de Co­rea del Nor­te de la re­ti­ra­da de las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses de la pe­nín­su­la de Co­rea. Has­ta la fe­cha, nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción de EEUU ha con­tem­pla­do re­ti­rar­se de Co­rea del Sur. El Sr. Trump pro­ba­ble­men­te man­ten­drá es­ta lí­nea ro­ja, aun­que su en­fo­que con res­pec­to a la po­lí­ti­ca ex­te­rior es tan po­co or­to­do­xo que na­da pue­de dar­se por he­cho”, opi­nó es­ta se­ma­na el co­lum­nis­ta de Fi­nan­cial Ti­mes Gi­deon Rach­man.

KCNA - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.