El Mer­co­sur em­pan­ta­na­do

Las asi­me­trías den­tro del blo­que han im­pe­di­do que el ma­yor gru­po eco­nó­mi­co de Su­da­mé­ri­ca desa­rro­lle to­do su po­ten­cial. ¿Hay so­lu­cio­nes?

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - CE­CI­LIA ARRE­GUI Y MÁRIO BRA­GA

Unos 2.000 lí­de­res se reunie­ron en el cen­tro de es­quí de Da­vos, en Sui­za, pa­ra el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial. En­tre ellos es­ta­ban Hel­mut Kohl, can­ci­ller ale­mán, Ko­fi An­nan, Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das, y Hi­llary Clin­ton, pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos. Era el 31 de enero de 1998, y el pre­si­den­te ar­gen­tino Car­los Saúl Me­nem in­tro­du­jo una idea am­bi­cio­sa: una mo­ne­da co­mún pa­ra el Mer­co­sur.

“Lo que sí les pue­do de­cir es que se­gui­mos los pa­sos de la Unión Eu­ro­pea”, di­jo Me­nem. “Cla­ro que con una di­fe­ren­cia. Lo que a us­te­des les de­man­dó 50 años, a no­so­tros nos cos­ta­rá la dé­ci­ma par­te del tiem­po”. La ca­ra de los ofi­cia­les bra­si­le­ños y otros re­pre­sen­tan­tes sud­ame­ri­ca­nos en la au­dien­cia de­mos­tró que la de­cla­ra­ción los to­mó por sor­pre­sa. Aún fal­ta­ban otros cua­tro años pa­ra que el eu­ro co­men­za­ra a circular. Vein­te más tar­de, el Mer­co­sur no po­dría es­tar más le­jos de te­ner una mo­ne­da co­mún. El dis­cur­so de Me­nem, sin em­bar­go, sim­bo­li­za la esperanza e ilu­sión que ca­rac­te­ri­za­ron la pri­me­ra dé­ca­da de vi­da del blo­que.

El Mer­co­sur se fun­dó ofi­cial­men­te co­mo una zo­na de li­bre co­mer­cio. Fue el 26 de mar­zo de 1991, cuan­do los pre­si­den­tes de Argentina, Bra­sil, Pa­ra­guay y Uru­guay fir­ma­ron el Tra­ta­do de Asunción. En di­ciem­bre de 1994 el blo­que pa­só del noviazgo al ma­tri­mo­nio. Así es co­mo Ni­co­lás Al­ber­to­ni, li­cen­cia­do en ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les cur­san­do su doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Sout­hern Ca­li­for­nia, des­cri­be la fir­ma del Pro­to­co­lo de Ou­ro Pre­to. El Mer­co­sur se ha­bía con­ver­ti­do ofi­cial­men­te en una unión adua­ne­ra.

Pe­ro a pe­sar de va­rios es­fuer­zos du­ran­te los úl­ti­mos 27 años, el Mer­co­sur es­tá le­jos de ser un ma­tri­mo­nio per­fec­to. En cier­tos mo­men­tos, hay quie­nes ar­gu­men­tan que el di­vor­cio es la úni­ca so­lu­ción. El blo­que nun­ca lle­gó a ser un mer­ca­do co­mún, co­mo su nombre su­gie­re. Ni si­quie­ra es una unión adua­ne­ra a to­da má­qui­na: la in­ca­pa­ci­dad de ce­rrar acuer­dos de li­bre co­mer­cio con gran­des eco­no­mías es evi­den­cia de ello. ¿Por qué el Mer­co­sur nun­ca des­pe­gó?

“Un ele­fan­te, un ra­tón y dos hor­mi­gas”

Cuan­do se ana­li­za el desem­pe­ño del Mer­co­sur, el fo­co sue­le es­tar en las ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas. Mu­chos sos­tie­nen que el blo­que de­jó su orien­ta­ción co­mer­cial en un se­gun­do plano y se con­vir­tió en una suer­te de club ideo­ló­gi­co. Otros atri­bu­yen la gran fa­lla a la in­ca­pa­ci­dad de los miem­bros de se­guir sus pro­pias re­glas. Sin em­bar­go, en ge­ne­ral se ha des­cui­da­do un pro­ble­ma más es­truc­tu­ral: las pro­fun­das asi­me­trías en­tre sus in­te­gran­tes.

Con so­lo cua­tro miem­bros ple­nos -Ve­ne­zue­la fue sus­pen­di­da en 2016 y Bo­li­via es­tá en pro­ce­so de ad­he­sión-, el blo­que es­tá for­ma­do por “un ele­fan­te, un ra­tón y dos hor­mi­gas”, ob­ser­va Gui­ller­mo Va­lles, sub­se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res en el go­bierno de Jorge Batlle y uno de los prin­ci­pa­les ne­go­cia­do­res pa­ra la ins­tau­ra­ción del Mer­co­sur. El pro­duc­to bru­to (PIB) de Bra­sil es 65 ve­ces ma­yor al de Pa­ra­guay. Tam­bién supera al de Uru­guay en una pro­por­ción de 34 a 1. Argentina es el úni­co país del blo­que con ca­pa­ci­dad mínima pa­ra ser com­pa­ra­do con su her­mano ma­yor: su PIB re­pre­sen­ta un ter­cio de su con­tra­par­te.

La com­pa­ra­ción es ilus­tra­ti­va de por qué el Mer­co­sur ha si­do de­gra­da­do bá­si­ca­men­te a una re­la­ción bi­la­te­ral en­tre sus dos es­ta­dos más gran­des, se­ña­la Jú­lio Mi­ra­ga­ya, ex­pre­si­den­te del Con­se­jo Eco­nó­mi­co Fe­de­ral de Bra­sil. Su de­cla­ra­ción es­tá res­pal­da­da por nú­me­ros. Al ana­li­zar las ci­fras del co­mer­cio in­tra­blo­que, las ba­lan­zas co­mer­cia­les de Bra­sil y Argentina son un es­pe­jo: cuan­do uno im­por­ta, el otro ex­por­ta. Cuan­do uno fes­te­ja un su­pe­rá­vit im­por­tan­te, el otro pro­ba­ble­men­te se aho­ga en el dé­fi­cit. Mien­tras tan­to, la ba­lan­za co­mer­cial de Uru­guay se man­tu­vo por de­ba­jo de ce­ro en to­do mo­men­to. Bra­sil, en cam­bio, acu­mu­ló re­sul­ta­dos positivos, gran­des o pe­que­ños, a ex­pen­sas de Argentina.

No es una exa­ge­ra­ción afir­mar que los des­equi­li­brios den­tro del blo­que tam­bién de­ter­mi­nan ga­na­do­res y per­de­do­res. “Los tres paí­ses más pe­que­ños es­tán fi­nan­cian­do a Bra­sil y gra­dual­men­te se es­tán vol­vien­do más de­pen­dien­tes de su economía”, apun­ta Jo­sé Au­gus­to de Cas­tro, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Co­mer­cio Ex­te­rior de Bra­sil (AEB).

Ne­go­cia­cio­nes sin fin

“Son co­mo cua­tro her­ma­nos que in­ten­tan cru­zar la ca­lle de la mano”, ilus­tra Al­ber­to­ni. “Es muy di­fí­cil lo­grar­lo cuan­do ca­da in­di­vi­duo ca­mi­na a un rit­mo com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te”. Mien­tras Bra­sil se de­fi­ne co­mo una economía in­dus­trial y agrí­co­la, y Argentina tam­bién, los dos paí­ses más pe­que­ños tie­nen una economía fun­da­men­tal­men­te pri­ma­ria. Su­ma­do a los re­sul­ta­dos co­mer­cia­les di­ver­gen­tes den­tro del blo­que, es evi­den­te que los in­tere­ses de ca­da miem­bro son muy di­ver­sos.

Du­ran­te sus pri­me­ros años de vi­da, hu­bo un boom en el co­mer­cio

en­tre los miem­bros del Mer­co­sur. Su apo­geo fue en 1998, cuan­do el blo­que fue des­tino del 23% de las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de los cua­tro paí­ses miem­bros. La cri­sis fi­nan­cie­ra de Bra­sil ese año, se­gui­da por la cri­sis en Argentina en 2001 y Uru­guay en 2002, fue un gol­pe du­ro del que el blo­que nun­ca se re­cu­pe­ró. Nun­ca se vol­vió a su­pe­rar el 15%.

Se­gún la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y Desa­rro­llo, en 2016 Mer­co­sur ocu­pa­ba el dé­ci­mo lu­gar en el ran­king que mi­de la in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca de blo­ques. Las ex­por­ta­cio­nes en­tre los cua­tro miem­bros re­pre­sen­ta­ba un 13,1% del co­mer­cio ex­te­rior del gru­po. A ti­tu­lo de com­pa­ra­ción, en la Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca AsiaPa­cí­fi­co, que li­de­ra la lis­ta, el co­mer­cio in­terno de sus 21 miem­bros re­pre­sen­ta el 69,7% de sus ven­tas to­ta­les a otros paí­ses.

Pe­ro el co­mer­cio in­tra­rre­gio­nal no es la úni­ca for­ma de me­dir el desem­pe­ño del Mer­co­sur. Al­ber­to­ni cree que es la fal­ta de acuer­dos de li­bre co­mer­cio con eco­no­mías im­por­tan­tes lo que arro­ja luz so­bre los de­fec­tos del blo­que. Des­de sus ini­cios, el gru­po ha ce­rra­do nue­ve acuer­dos. So­lo tres son de li­bre co­mer­cio: Is­rael, Egip­to, y la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na.

Ca­da vez que el Mer­co­sur ha tra­ta­do de ce­rrar un acuer­do de li­bre co­mer­cio con eco­no­mías gran­des el pro­ce­so se de­tie­ne “de­bi­do a dis­cu­sio­nes in­ter­nas en­tre los es­ta­dos miem­bros”, afir­ma Fran­cis­co Ur­di­nez en una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en 2016. Las ne­go­cia­cio­nes con la Unión Eu­ro­pea ini­cia­ron ha­ce dos dé­ca­das y to­da­vía no se ha po­di­do con­cre­tar un acuer­do. Los in­ten­tos de Uru­guay de for­ta­le­cer las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na en los úl­ti­mos diez años tam­bién han si­do boi­co­tea­dos den­tro del blo­que. El Mer­co­sur es­tá es­tan­ca­do.

“En­ga­ñar a los her­ma­nos”

Hay 456 acuer­dos co­mer­cia­les re­gio­na­les re­gis­tra­dos por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC). So­lo el 6,5% de ellos re­pre­sen­tan unio­nes adua­ne­ras. La gran ma­yo­ría son zo­nas de li­bre co­mer­cio, y son evi­den­cia de una ten­den­cia mun­dial de op­tar por op­cio­nes me­nos com­ple­jas y más fle­xi­bles. Las po­cas unio­nes adua­ne­ras que en reali­dad han si­do fruc­tí­fe­ras, es de­cir, que han me­jo­ra­do el co­mer­cio sin ge­ne­rar fuer­tes de­pen­den­cias den­tro del gru­po, son aque­llas com­pues­tas por eco­no­mías más ho­mo­gé­neas, se­gún Al­ber­to­ni.

El ca­so más no­ta­ble es la Unión Eu­ro­pea. Mi­ra­ga­ya ar­gu­men­ta que al­gu­nas eco­no­mías den­tro de la UE son des­pro­por­cio­na­das en ta­ma­ño, pe­ro tie­nen un nivel de desa­rro­llo más si­mi­lar que los miem­bros del Mer­co­sur. “Si bien Bra­sil y Argentina tie­nen im­por­tan­tes par­ques in­dus­tria­les, los otros paí­ses no. Es­to di­fi­cul­ta la in­te­gra­ción”.

Con fon­dos de to­dos los paí­ses de la UE y un pre­su­pues­to de € 358 mil mi­llo­nes pa­ra el pe­río­do 20142020, los Fon­dos Eu­ro­peos de Cohe­sión y de Desa­rro­llo Re­gio­nal son las “ar­mas des­truc­to­ras” de asi­me­trías de Bru­se­las. El Fon­do de Con­ver­gen­cia Es­truc­tu­ral del Mer­co­sur (FOCEM), crea­do con ob­je­ti­vos si­mi­la­res, con­tó so­lo con un pre­su­pues­to de mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra su pri­me­ra eta­pa, en­tre 2007 y 2015. No es de ex­tra­ñar que la lu­cha con­tra los des­equi­li­brios den­tro del blo­que Su­da­me­ri­cano avan­ce a rit­mo tan len­to.

Los cua­tro miem­bros del Mer­co­sur fir­ma­ron y acep­ta­ron la li­bre cir­cu­la­ción de bie­nes den­tro del blo­que. Sin em­bar­go, Bra­sil y Argentina han re­cu­rri­do cons­tan­te­men­te a me­di­das bu­ro­crá­ti­cas pa­ra pro­te­ger sus in­dus­trias. La in­ves­ti­ga­do­ra Lia Valls, del Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Economía (IBRE), de­fi­ne es­te com­por­ta­mien­to co­mo “pro­tec­cio­nis­mo de re­ci­pro­ci­dad”.

“En­ga­ñar a los her­ma­nos”, di­ce Valls, “pue­de que no sea una bue­na de­ci­sión”. Si los paí­ses pien­san que es­tán co­rri­gien­do las asi­me­trías to­man­do de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les, en reali­dad es­tán so­ca­van­do la no­ción de un blo­que fuer­te con re­glas bien de­fi­ni­das y trans­pa­ren­tes. Pa­ra­guay y Uru­guay, las eco­no­mías más pe­que­ñas, son los que más su­fren. Es­to ali­men­ta una pro­fun­da des­con­fian­za en­tre los cua­tro miem­bros y sus ins­ti­tu­cio­nes.

AN­DRES LARROVERE - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.