La ba­ja de la in­fla­ción ge­ne­ra op­ti­mis­mo en Bra­sil

Po­lí­ti­cos es­pe­ran que vo­tan­tes se be­ne­fi­cien de al­za eco­nó­mi­ca an­tes de elec­cio­nes

El Observador Fin de Semana - Mundo - - POR­TA­DA - JOE LEAHY

En un mer­ca­do callejero en São Pau­lo, Ma­ria Fe­rrei­ra da Silva, una tra­ba­ja­do­ra do­més­ti­ca, se que­ja del pre­cio de las ver­du­ras en la ciu­dad más gran­de de Bra­sil.

“An­tes las pa­pas cos­ta­ban 2 reales, pe­ro aho­ra cues­tan 3 reales o 4 reales por ki­lo, el do­ble del pre­cio”, di­ce ella.

Sin em­bar­go, ad­mi­te que los pre­cios de al­gu­nos otros ali­men­tos bá­si­cos bra­si­le­ños, co­mo el arroz y los fri­jo­les, han ba­ja­do. De he­cho, aun­que los bra­si­le­ños co­mu­nes y co­rrien­tes –quie­nes han sen­ti­do el im­pac­to de la re­ce­sión, el des­em­pleo y la in­fla­ción en el pa­sa­do– aún no lo han per­ci­bi­do, los eco­no­mis­tas di­cen que Bra­sil es­tá pa­san­do por uno de los mo­men­tos más fa­vo­ra­bles pa­ra los pre­cios al con­su­mi­dor.

En mar­zo, el ín­di­ce de pre­cios al con­su­mi­dor, el IP­CA-15, subió 0,1 por cien­to en com­pa­ra­ción con el mes an­te­rior. Fue la ta­sa más ba­ja pa­ra mar­zo en 18 años. La ba­ja in­fla­ción ha im­pul­sa­do al ban­co cen­tral a re­du­cir las ta­sas de in­te­rés a mí­ni­mos his­tó­ri­cos, lo que ha ge­ne­ra­do la es­pe­ran­za en­tre los ana­lis­tas de que la su­fri­da eco­no­mía de Bra­sil tal vez es­té en­tran­do en un pro­lon­ga­do cre­ci­mien­to sin so­bre­ca­len­ta­mien­to.

Es­to se­ría un mo­men­to úni­co pa­ra Bra­sil; la eco­no­mía más gran­de de La­ti­noa­mé­ri­ca tra­di­cio­nal­men­te ha te­ni­do pro­ble­mas con la in­fla­ción, que a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990 al­can­zó ta­sas de cer­ca de 5.000 % anual.

La re­duc­ción en los pre­cios no po­dría ha­ber lle­ga­do en me­jor mo­men­to pa­ra los con­su­mi­do­res o pa­ra el go­bierno del pre­si­den­te de cen­tro de­re­cha de Bra­sil, Mi­chel Te­mer, que en­fren­ta­rá elec­cio­nes en oc­tu­bre. Con­for­me el país pa­só por su peor re­ce­sión en la his­to­ria en 2015 y 2016, el des­em­pleo al­can­zó un má­xi­mo de más del 13 %.

Pe­ro des­pués de que al­can­zó un má­xi­mo de ca­si 11% a prin­ci- pios de 2016, el ín­di­ce cla­ve IP­CA ca­yó a 2,84% in­ter­anual en fe­bre­ro, por de­ba­jo de la ban­da ob­je­ti­vo del ban­co cen­tral de 4,5% más o me­nos 1,5 pun­tos por­cen­tua­les.

Es­to le ha per­mi­ti­do al ban­co cen­tral re­cor­tar su ta­sa de in­te­rés SE­LIC 12 ve­ces en me­nos de 18 me­ses. La se­ma­na pa­sa­da, re­cor­tó nue­va­men­te la ta­sa SE­LIC en 25 pun­tos bá­si­cos a 6.5 % y se­ña­ló una nue­va re­duc­ción en ma­yo. Los re­cor­tes es­tán le­van­tan­do el áni­mo de los mer­ca­dos de ca­pi­tal de São Pau­lo.

Los eco­no­mis­tas es­tán di­vi­di­dos so­bre cuán­to du­ra­rá el en­torno in­fla­cio­na­rio be­nigno. Tony Vol­pon, eco­no­mis­ta de UBS en São Pau­lo, di­jo que, si bien Bra­sil te­nía sus pro­pias idio­sin­cra­sias, las eco­no­mías avan­za­das ex­pe­ri­men­ta­ron pe­río­dos pro­lon­ga­dos de ba­ja in­fla­ción y cre­ci­mien­to des­pués de la gran cri­sis fi­nan­cie­ra.

“He­mos vis­to que su­ce­den co­sas si­mi­la­res en otras eco­no­mías que su­frie­ron gran­des re­ce­sio­nes, así que tal vez ha­ya una ana­lo­gía aquí”, di­jo el Vol­pon.

Al­gu­nas re­for­mas em­pren­di­das por el go­bierno de Te­mer –co­mo los cam­bios pa­ra fle­xi­bi­li­zar la le­gis­la­ción la­bo­ral y eli­mi- nar gra­dual­men­te las sub­ven­cio­nes pa­ra prés­ta­mos del prin­ci­pal ban­co de desa­rro­llo de Bra­sil, BN­DES– tam­bién po­drían con­tri­buir a re­du­cir la pre­sión in­fla­cio­na­ria en la eco­no­mía, di­jo.

Otros, sin em­bar­go, pen­sa­ban que la si­tua­ción era cí­cli­ca. Se­gún Al­ber­to Ra­mos, eco­no­mis­ta de Gold­man Sachs, mu­chos as­pec­tos de la eco­no­mía bra­si­le­ña es­ta­ban in­de­xa­dos a la in­fla­ción his­tó­ri­ca, co­mo el sa­la­rio mí­ni­mo; por con­si­guien­te, cuan­do la in­fla­ción era al­ta, la in­de­xa­ción ayu­dó a man­te­ner­la al­ta. Pe­ro cuan­do la in­fla­ción ba­jó, la in­de­xa­ción fun­cio­nó a la in­ver­sa y la man­tu­vo ba­ja.

Di­jo que los efec­tos de la re­ce­sión y el des­em­pleo se ha­bían com­bi­na­do con fuer­tes co­se­chas pa­ra re­du­cir los pre­cios.

“No creo que ha­ya­mos ma­ta­do al dra­gón de la in­fla­ción pa­ra siem­pre por­que se de­be, en par­te, a fac­to­res cí­cli­cos en lu­gar de es­truc­tu­ra­les”, di­jo Ra­mos.

Que­da por ver si to­do es­to se tra­du­ci­rá en un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mu­cho más fuer­te. La eco­no­mía cre­ció só­lo 1% el año pa­sa­do. Los eco­no­mis­tas encuestados por el ban­co cen­tral pro­nos­ti­ca­ron un cre­ci­mien­to de me­nos de 3% es­te año.

Las cla­ses po­lí­ti­cas di­ri­gen­tes del país es­pe­ran que los vo­tan­tes co­mien­cen a sen­tir al­gu­nos de es­tos efec­tos po­si­ti­vos an­tes de las elec­cio­nes. La re­ce­sión, el co­lap­so de los ser­vi­cios pú­bli­cos y los es­cán­da­los de co­rrup­ción han im­pul­sa­do a los “fo­ras­te­ros” po­lí­ti­cos, co­mo el can­di­da­to pre­si­den­cial de ex­tre­ma de­re­cha Jair Bol­so­na­ro, di­cen los ana­lis­tas.

Pe­ro se­gún los clien­tes en el mer­ca­do de ver­du­ras en São Pau­lo, los po­si­ti­vos da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos aún no ofre­cen mu­cho ali­vio a las ma­sas.

“To­do es más ca­ro”, di­jo Va­lé­ria Spinola, quien tra­ba­ja en el sec­tor de cui­da­do de an­cia­nos. “An­tes só­lo ne­ce­si­ta­bas traer 100 reales al mer­ca­do; aho­ra ne­ce­si­tas 200 reales”.

Al­gu­nas re­for­mas em­pren­di­das por el go­bierno de Te­mer po­drían con­tri­buir a re­du­cir la pre­sión in­fla­cio­na­ria en la eco­no­mía, en­tien­de Tony Vol­pon, eco­no­mis­ta de UBS en São Pau­lo

A. SANTOS - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.