Ilu­sio­nes ro­tas

La pri­ma­ve­ra ára­be ha­bía ge­ne­ra­do ex­pec­ta­ti­vas a fa­vor de la de­mo­cra­cia, pe­ro ocho años des­pués la re­gión si­gue atra­pa­da en un cli­ma de opre­sión y vio­len­cia

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW Twit­ter.com/fa­bia­na­culs­haw

Sie­te años des­pués, la pri­ma­ve­ra ára­be es­tá en las an­tí­po­das de la ex­pec­ta­ti­va ge­ne­ra­da: los re­gí­me­nes de­rro­ca­dos die­ron pa­so a go­bier­nos aún más au­to­ri­ta­rios

Pa­re­cía una uto­pía, pe­ro em­pe­zan­do por Tú­nez, uno a uno, prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses del con­vul­sio­na­do Me­dio Orien­te se al­za­ron en un cla­mor pa­ra cam­biar el rum­bo de una his­to­ria de dic­ta­du­ras y po­bre­za.

Egip­to, Li­bia, Ye­men, Si­ria, Ar­ge­lia, Ma­rrue­cos, Jor­da­nia, Oman, Bah­rein, Irak… el efec­to do­mi­nó de la “pri­ma­ve­ra ára­be” (tér­mino que se acu­ñó co­mo un des­per­tar de los pue­blos), no te­nía pre­ce­den­tes.

¿Qué pa­só lue­go de esas ma­ni­fes­ta­cio­nes que sa­cu­die­ron el sta­tu-quo en ese mo­men­to? ¿Pa­ra qué sir­vió esa “pri­ma­ve­ra”? ¿ En qué que­dó el en­tu­sias­mo pa­ci­fis­ta de mi­llo­nes de per­so­nas es­pe­ran­za­das en me­jo­rar sus vi­das y vi­vir en li­ber­tad?

El co­mún de­no­mi­na­dor es que hoy en día to­dos esos paí­ses es­tán su­mi­dos en gue­rras, en si­tua­cio­nes pau­pé­rri­mas, en caos, re­pre­sión o te­rro­ris­mo. Hu­bo apa­ren­tes avan­ces de la vo­lun­tad po­pu­lar y has­ta de­rro­ca­mien­tos de dic­ta­do­res (Ben Ali di­mi­tió de la pre­si­den­cia de Tú­nez; Hos­ni Mu­ba­rak sa­lió del po­der en

“Lle­gué a Egip­to en ple­na pri­ma­ve­ra ára­be y vi­ví to­do el pro­ce­so de de­gra­da­ción”

Egip­to y fue juz­ga­do; Muam­mar Gad­da­fi re­sul­tó muer­to a que­ma­rro­pa en Li­bia; el sul­tán de Omán no tu­vo más op­ción que au­men­tar el po­der del par­la­men­to; en Jor­da­nia fue des­ti­tui­do el pri­mer mi­nis­tro Sa­mir Ri­fai; en Ye­men, Ali Ab­du­llah Sa­leh fue ex­pul­sa­do del po­der). Sin em­bar­go, re­gí­me­nes de opre­sión se vol­vie­ron a ins­tau­rar en esos paí­ses y se im­pu­sie­ron en mu­chos ca­sos peo­res si­tua­cio­nes a la vi­da ci­vil que en épo­cas an­te­rio­res.

Lo que se sin­tió co­mo una “pri­ma­ve­ra” en de­ter­mi­na­da in­fle­xión de la his­to­ria se fue trans­for­man­do en un te­rri­ble “in­vierno ára­be” que ca­yó sin pie­dad so­bre los pue­blos y aún se man­tie­ne.

El fra­ca­so

Lue­go de la pri­ma­ve­ra ára­be no ha ha­bi­do re­pun­te en las eco­no­mías de la re­gión, ni si­quie­ra en Tú­nez que, con todas sus fa­llas y vi­cios, apues­ta en cier­ta for­ma a se­guir lle­van­do ade­lan­te los ob­je­ti­vos de aque­lla re­vo­lu­ción del año 2010.

En al­gu­nos paí­ses tam­bién se su­fre una vuel­ta a los años du­ros de in­je­ren­cia del Es­ta­do, co­mo en Egip­to, don­de el ge­ne­ral Ab­del­fat­ha Al Si­si de­ten­ta un con­trol fé­rreo de la so­cie­dad aún ma­yor que el ejer­ci­do por Hos­ni Mu­ba­rak. Es­ta se­ma­na ga­nó las elec­cio­nes con el 90% de los vo­tos (ver apun­te).

Si­ria, por su par­te, lle­va ochos años de una guerra que su­ma más de 500 mil muer­tos y mi­llo­nes de

“El go­bierno de Mu­ba­rak (de Egip­to) no era mo­de­lo pa­ra na­da, pe­ro nun­ca lle­gó a la can­ti­dad de pre­sos po­lí­ti­cos de hoy en día” Agus­tín Es­pi­no­sa

EXEMBAJADOR DE URU­GUAY EN EGIP­TO

per­so­nas en bus­ca de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. To­da una tra­ge­dia, con­si­de­ra­da la más im­por­tan­te des­de la II Guerra Mun­dial por la can­ti­dad de ci­vi­les afec­ta­dos. Su reali­dad se ale­ja mu­cho del le­van­ta­mien­to pa­cí­fi­co su­ní con­tra el go­bierno alaui­ta de Bas­har al Asad del 2011.

En en­tre­vis­ta con El Ob­ser­va

dor, Su­sa­na Man­ga­na, res­pon­sa­ble de la Cá­te­dra del Is­lam y Mun­do Ára­be de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Uru­guay (quien vivió cin­co años en Egip­to), se­ña­ló que es evi­den­te el fra­ca­so de los mo­vi­mien­tos pa­ci­fis­tas de reivin­di­ca­ción po­pu­lar de la pri­ma­ve­ra ára­be.

Ci­ta, por ejem­plo, a Li­bia, cu­yas re­vuel­tas - au­na­das a otros fac­to­res de en­tra­ma­dos de in­tere­ses-, re­sul­ta­ron en el Es­ta­do fa­lli­do de hoy. Allí exis­ten tres go­bier­nos ri­va­les com­pi­tien­do por el po­der jun­to con va­rias mi­li­cias, con­tra­ban­dis­tas y otros gru­pos ar­ma­dos.

Ye­men es otra de las na­cio­nes que su­fre una gran di­vi­sión tri­bal y una guerra ci­vil en­tre dis­tin­tas fac­cio­nes, don­de se ha da­do una in­ter­ven­ción mi­li­tar de la coa­li­ción de paí­ses ára­bes su­níes con Ara­bia Saudita a la ca­be­za. A la ca­tás­tro­fe hu­ma­na ex­tre­ma de Ye­men, se le agre­gó un bro­te de có­le­ra a fi­nes del año pa­sa­do.

“La­men­ta­ble­men­te, la re­gión es­tá pa­gan­do un al­tí­si­mo pre­cio en vi­das y las eco­no­mías es­tán com­pro­me­ti­das, por­que paí­ses co­mo Tú­nez, Ma­rrue­cos, Egip­to, in­clu­so El Líbano, son tre­men­da­men­te de­pen­dien­tes de la lle­ga­da de di­vi­sas por el flu­jo de tu­ris­tas. Y eso ha de­caí­do mu­chí­si­mo en es­tos sie­te u ocho años”, co­men­tó la pro­fe­so­ra.

“Exis­ten apo­yos fi­nan­cie­ros im­por­tan­tes, en­tre ellos los de Ara­bia Saudita a Egip­to, pe­ro es­tos los li­mi­ta en su ca­pa­ci­dad de reac­ción ya que tie­nen que es­cu­char lo que les di­ga el her­mano gran­de”, agre­gó.

Los por­qués

Los ana­lis­tas sue­len ver a la pri­me­ra ára­be no ne­ce­sa­ria­men­te co­mo ger­men de las gue­rras ci­vi­les pos­te­rio­res, aun­que sí co­mo uno de sus des­en­ca­de­nan­tes.

“Las frag­men­ta­cio­nes so­cia­les ya exis­tían an­tes de las re­vuel­tas. La si­tua­ción se man­te­nía con al­fi­le­res por­que ha­bía go­bier­nos con mano du­ra que ha­bían ido com­pran­do leal­ta­des, pe­ro los desen­la­ces ne­fas­tos se die­ron tam­bién por ca­pí­tu­los de la his­to­ria mal re­suel­tos y de opre­sión in­sos­te­ni­ble”, di­jo Man­ga­na.

Las di­vi­sio­nes sec­ta­rias en­tre su­ni­tas y chi­tas, las efer­ves­cen­cias de los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos y los na­cio­na­lis­mos tam­bién han si­do con­ve­nien­te­men­te azu­za­das por po­ten­cias que in­ter­vie­nen y sa­can ven­ta­jas del tri­ba­lis­mo, lo que ha abo­na­do con­flic­ti­vi­dad en te­rreno ára­be.

Si bien las re­vuel­tas de la pri­ma­ve­ra ára­be na­cie­ron co­mo reivin­di­ca­cio­nes ci­vi­les do­més­ti­cas, lue­go ad­qui­rie­ron otros tin­tes en el plano re­gio­nal e in­ter­na­cio­nal y han su­fri­do, se­gún los paí­ses, in­ter­ven­cio­nes de to­do ti­po, des­de Ru­sia a Es­ta­dos Uni­dos, pa­san­do por po­ten­cias re­gio­na­les co­mo Is­rael y Tur­quía, e in­clu­yen­do las mo­nar­quías pe­tro­le­ras li­de­ra­das por Ara­bia Saudita.

Sin du­da, los in­tere­ses de ter­ce­ros paí­ses en Me­dio Orien­te es­tán a la or­den del día, por ser una re­gión muy ri­ca en re­cur­sos na­tu­ra­les y con un es­tre­cho de Or­muz por don­de tran­si­ta el 48% del pe­tró­leo mun­dial.

El pa­pel de los mi­li­ta­res

Es cla­ro que en las dic­ta­du­ras de Me­dio Orien­te el pe­so mi­li­tar es ex­tra­or­di­na­rio. Uno de los ejér­ci­tos más fuer­tes es el de Egip­to, con ma­yor pe­so aún en la to­ma de de­ci­sio­nes del país con el go­bierno de al-Si­si.

“El go­bierno de Mu­ba­rak no era mo­de­lo pa­ra na­da, pe­ro nun­ca al­can­zó la can­ti­dad de pre­sos po­lí­ti­cos y eje­cu­ta­dos por pe­nas ca­pi­ta­les de hoy en día. Se go­bier­na con un par­la­men­to-tí­te­re des­de enero y no hay opo­si­ción vi­si­ble por­que sus lí­de­res y mi­li­tan­tes es­tán pre­sos, muer­tos o per­se­gui­dos”, di­jo a El Ob­ser­va­dor Agus­tín Milton Es­pi­no­sa, doc­tor en Di­plo­ma­cia y quien fue­ra em­ba­ja­dor de Uru­guay en Egip­to en­tre 2011 y 2015.

Efec­ti­va­men­te, se cal­cu­la que des­de el gol­pe de Es­ta­do de 2013 hay más de 60 mil pre­sos po­lí­ti­cos y 1.700 per­so­nas re­ci­bie­ron sen­ten­cia de pe­na de muer­te en Egip­to, la ma­yo­ría de la Her­man­dad Mu­sul­ma­na, o de sus se­gui­do­res. “Lle­gué a El Cai­ro en ple­na pri­ma­ve­ra ára­be y vi­ví to­do el pro­ce­so de de­gra­da­ción eco­nó­mi­co­so­cial y de de­re­chos hu­ma­nos en ese país”, co­men­tó el di­plo­má­ti­co.

Es­pi­no­sa ob­ser­vó que al­gu­nos paí­ses del Gol­fo si­guen apo­yan­do el man­te­ni­mien­to de la es­truc­tu­ra del Es­ta­do en Egip­to y que la ayu­da mi­li­tar de EEUU a su Ejér­ci­to as­cien­de a unos US$ 1.300 mi­llo­nes anua­les.

“El Ejér­ci­to es pro­pie­ta­rio de gran nú­me­ro de em­pre­sas de dis­tin­tos sec­to­res y ad­mi­nis­tra ser­vi-

“Las frag­men­ta­cio­nes so­cia­les ya exis­tían an­tes de las re­vuel­tas; la si­tua­ción se man­te­nía con al­fi­le­res”

cios im­por­tan­tes, co­mo el trá­fi­co aé­reo co­mer­cial y la na­ve­ga­ción, las ca­rre­te­ras y pea­jes. Es ri­co y mo­derno, co­mo nin­gún otro en la re­gión des­de el pun­to de vis­ta de la dis­ci­pli­na, el na­cio­na­lis­mo, su ar­ma­men­to y otros re­cur­sos”, pun­tua­li­zó Es­pi­no­sa.

Una so­cie­dad “vi­va”

“La re­gión es­tá pa­gan­do un al­tí­si­mo pre­cio en vi­das y tam­bién las eco­no­mías por ser de­pen­dien­tes del tu­ris­mo” Su­sa­na Man­ga­na

CÁ­TE­DRA DEL IS­LAM Y MUN­DO ÁRA­BE DE LA UNI­VER­SI­DAD CA­TÓ­LI­CA DE URU­GUAY

La otra ca­ra de la mo­ne­da de una pri­ma­ve­ra ára­be fra­ca­sa­da por no lo­grar las trans­for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas, ins­ti­tu­cio­na­les y so­cia­les que an­he­la­ba, es que la gen­te lo­gró ex­pre­sar­se co­mo nun­ca an­tes en la re­gión.

Al de­cir de Man­ga­na, “las re­vuel­tas de­ja­ron pa­ten­te que exis­te una so­cie­dad ci­vil vi­va, vi­bran­te, que lu­cha. Mu­chos jó­ve­nes del mun­do ára­be y mu­sul­mán, so­bre to­do ára­be, se han des­em­pol­va­do el miedo y eso lo es­tán com­pren­dien­do las éli­tes que los go­bier­nan. No lo­gra­ron sus ob­je­ti­vos, pe­ro es­tán allí y no son los mis­mos que an­tes”.

Es­pi­no­sa es­tá de acuer­do. “Exis­te to­da una ge­ne­ra­ción den­tro y fue­ra de sus paí­ses que no se re­sig­na al os­cu­ran­tis­mo. Son ca­li­fi­ca­dos y no clau­di­ca­rán has­ta que se ge­ne­ren cambios”, con­clu­yó.

AFP

M. HOSSAM - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.