Em­pa­te

El día en que Lu­la ter­mi­na­ría pre­so se fue con el ex­pre­si­den­te ne­gán­do­se a en­tre­gar­se y con la Po­li­cía evi­tan­do de­te­ner­lo; en el me­dio, Bra­sil si­gue aden­trán­do­se en un com­ple­jo pa­no­ra­ma ins­ti­tu­cio­nal

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

“Lu­la no va a Cu­ri­ti­ba. Va­mos a pa­sar la no­che aquí. Esa de­ci­sión ya fue to­ma­da, des­pués se ne­go­cia­rá có­mo si­gue”

Ze Ge­ral­do

DIPU­TADO DEL PT DE BRA­SIL

La ten­sión de las úl­ti­mas ho­ras, des­de que se su­po que el ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la Da Sil­va iría a pri­sión, dio pa­so so­bre la no­che del vier­nes a una an­ti­cli­má­ti­ca sen­sa­ción de em­pa­te. Unos y otros es­pe­ra­ban la re­so­lu­ción: los an­ti Lu­la es­pe­ra­ban afue­ra de la cár­cel de la Po­li­cía Fe­de­ral de Cu­ri­ti­ba acu­sán­do­lo de fu­gi­ti­vo y fes­te­jan­do; los mi­li­tan­tes pro Lu­la aguar­da­ban afue­ra del sin­di­ca­to me­ta­lúr­gi­co en Sao Ber­nar­do do Cam­po (San Pa­blo) plan­tán­do­se re­bel­des y dis­pues­tos a re­sis­tir un in­ten­to por de­te­ner­lo.

El lí­der de la iz­quier­da bra­si­le­ña se ne­gó a “ir al ma­ta­de­ro con la ca­be­za ga­cha”, co­mo ejem­pli­fi­ca­ron sus abo­ga­dos al he­cho de aban­do­nar San Pa­blo y lle­gar en so­li­ta­rio a Cu­ri­ti­ba. A cam­bio, en una ne­go­cia­ción que du­ró to­da la tar­de, ofre­ció que la Po­li­cía Fe­de­ral lo fue­ra a bus­car a la se­de sin­di­cal, al­go a lo que las fuer­zas del or­den se ne­ga­ban pa­ra evi­tar una si­tua­ción vio­len­ta.

Así se cum­plió el pla­zo de la ho­ra 17 de es­te vier­nes, que ha­bía da­do el fis­cal Ser­gio Mo­ro pa­ra que Lu­la se pre­sen­ta­ra en Cu­ri­ti­ba pa­ra em­pe­zar a cum­plir su con­de­na de 12 años y un mes por co­rrup­ción y la­va­do de ac­ti­vos, que se ac­ti­vó lue­go que el Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral de

Bra­sil re­cha­za­ra el pe­di­do de ha­beas cor­pus que ha­bía pre­sen­ta­do la de­fen­sa del ex­pre­si­den­te, con lo que dio ce­rra­da la se­gun­da ins­tan­cia del jui­cio por el que ya ha­bía si­do con­de­na­do en 2017.

El ti­re y aflo­je sig­ni­fi­có una vic­to­ria pí­rri­ca pa­ra el ban­do de Lu­la. No po­drá du­rar de­ma­sia­do, por­que tar­de o tem­prano las fuer­zas del or­den lo arres­ta­rán. Sin em­bar­go, mu­chos ana­lis­tas bra­si­le­ños ayer coin­ci­dían en que pre­ci­sa­men­te eso es lo que bus­ca el ex­pre­si­den­te: una de­ten­ción icó­ni­ca, a la fuer­za, con las es­po­sas que el juez Ser­gio Mo­ro or­de­nó no usar en ho­nor a la es­ta­tu­ra pre­si­den­cial del con­de­na­do. En ese es­ce­na­rio, el de már­tir, to­do jue­ga a fa­vor de Lu­la.

El dipu­tado Zé Ge­ral­do, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res di­jo a AFP que Lu­la pa­sa­ría la no­che del vier­nes, al igual que lo hi­zo el sá­ba­do, en el sin­di­ca­to en el que ini­ció su as­cen­so po­lí­ti­co.

“Ya es­tá de­fi­ni­do: Lu­la no va a Cu­ri­ti­ba. Va­mos a pa­sar la no­che aquí. Esa de­ci­sión ya fue to­ma­da (...), des­pués se ne­go­cia­rá có­mo si­gue”, se­ña­ló des­de el in­te­rior del edi­fi­cio. So­bre la ho­ra 20.20, la Po­li­cía Fe­de­ral di­jo que “no es­ta­ban da­das las con­di­cio­nes” pa­ra de­te­ner a Lu­la el vier­nes.

¿Fu­gi­ti­vo?

Ade­más, el im­pas­se, que se man­te­nía ayer el cie­rre de es­ta edi­ción, dio pa­so a una dis­cu­sión de as­pec­tos ju­rí­di­cos: es Lu­la un fu­gi­ti­vo de la Jus­ti­cia? Se­gún la ma­yo­ría de los es­pe­cia­lis­tas, y has­ta el pro­pio fi­cal Mo­ro, la res­pues­ta es no, por­que lo del vier­nes a las 17 se con­si­de­ra­ba una ofer­ta pa­ra que se pre­sen­ta­ra de for­ma vo­lun­ta­ria. Ade­más, Lu­la no es­tá fu­ga­do, sino que to­do el país sa­be don­de es­tá alo­ja­do.

“Lu­la no in­cum­plió una or­den ju­di­cial. Le fue da­da la opor­tu­ni­dad pa­ra que se pre­sen­te an­te la jus­ti­cia sin ne­ce­si­dad de que ten­ga que in­ter­ve­nir la po­li­cía. Pe­ro to­do el mun­do sa­be don­de es­tá, no es­tá es­con­di­do ni pró­fu­go”, di­jo la ase­so­ría de co­mu­ni­ca­ción de Mo­ro. “So­lo pue­de ser con­si- de­ra­do con pe­di­do de bús­que­da o pró­fu­go si la po­li­cía lo bus­ca y no con­si­gue lo­ca­li­zar­lo”, aña­dió.

De to­dos mo­dos, el ex­pre­si­den­te pue­de lle­gar a per­der al­gu­nos be­ne­fi­cios al no pre­sen­tar­se vo­lun­ta­ria­men­te, co­mo la cel­da in­di­vi­dual, de 30 me­tros cua­dra­dos, que se le ofre­ció en vir­tud de su es­ta­tu­ra po­lí­ti­ca.

Pe­ro es­tá cla­ro que esos po­si­bles be­ne­fi­cios son cam­bio chi­co pa­ra Lu­la en el mar­co de lo que es­tá en jue­go: la no­ción de que el jui­cio se tra­ta de una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca pa­ra im­pe­dir pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes de oc­tu­bre, en las que li­de­ra las en­cues­tas de opi­nión por va­rios cuer­pos de ven­ta­ja.

Se­gún in­for­mó ayer en la no­che Fol­ha de Sao Pau­lo, la si­tua­ción se po­dría des­tra­bar el lu­nes, con Lu­la en­tre­gán­do­se vo­lun­ta­ria­men­te en San Pa­blo, y no en Cu­ri­ti­ba. Pe­ro mien­tras tan­to, su de­fen­sa pre­sen­tó du­ran­te el vier­nes dos ha­beas cor­pus, an­te dis­tin­tas cor­tes, in­ten­tan­do ga­nar tiem­po en un des­tino que pa­re­ce se­lla­do: el dic­ta­men del Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral el miér­co­les di­fí­cil­men­te ten­ga un cam­bio, a me­nos mien­tras con su ac­tual es­truc­tu­ra, que se man­ten­drá has­ta se­tiem­bre, cuan­do ya se­ría muy tar­de pa­ra va­li­dar la can­di­da­tu­ra de Lu­la a la pre­si­den­cia.

S. MO­REI­RA - EFE

M.SCHINCARIOL - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.