El pre­si­den­te se ro­deó de uni­for­ma­dos en su círcu­lo de con­fian­za.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO / BRASIL EN HORAS CRÍTICAS -

más de 21 mil re­tuits y más de 60 mil me gus­ta en la red so­cial.

“Es­to definitivamente no es bueno. Si es lo que pa­re­ce, otro 1964 se­ría inacep­ta­ble. Pe­ro no creo en eso real­men­te”, es­cri­bió en Twit­ter el ex pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Ro­dri­go Ja­not, en re­fe­ren­cia al úl­ti­mo gol­pe de Es­ta­do.

Otros, co­mo el can­di­da­to a la pre­si­den­cia de ex­tre­ma de­re­cha Jair Bol­so­na­ro – que es­tá se­gun­do en in­ten­ción de vo­to de­trás de Lu­la en la ca­rre­ra a oc­tu­bre–, re­ci­bie­ron con en­tu­sias­mo las ex­pre­sio­nes del uni­for­ma­do.

“El par­ti­do del Ejér­ci­to es Bra­sil. Hom­bres y mu­je­res de ver­de sir­ven a la pa­tria. Su co­man­dan­te es un sol­da­do al ser­vi­cio de la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad. Así fue en el pa­sa­do y siem­pre lo se­rá. Con or­gu­llo: ‘es­ta­mos jun­tos ge­ne­ral Vi­llas Boas’”, es­cri­bió el le­gis­la­dor tam­bién en la red so­cial.

A ni­vel ofi­cial, el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, Raúl Jung­mann, que has­ta fe­bre­ro pa­sa­do era su­pe­rior de Vi­llas Boas co­mo mi­nis­tro de De­fen­sa, fue uno de los po­cos miem­bros del go­bierno en pro­nun­ciar­se y lo hi­zo pa­ra de­fen­der el ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co del mi­li­tar.

“Las pa­la­bras del ge­ne­ral Vi­llas Boas re­pre­sen­tan bá­si­ca­men­te la de­fen­sa de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, la de­fen­sa de la Cons­ti­tu­ción y, so­bre to­do, la no­ción de que la re­gla del jue­go es pa­ra ser cum­pli­da y que tie­ne que ser acep­ta­da”, afir­mó el mi­nis­tro.

Te­mer les dio alas

F. BIZERRA JR - EFE Pe­ro la in­fluen­cia mi­li­tar so­bre el go­bierno no es re­cien­te, y tie­ne sus­ten­to en de­ci­sio­nes adop­ta­das por Te­mer des­de que asu­mió la pre­si­den­cia tras la caí­da de su exa­lia­da, Dil­ma Rous­seff, en ma­yo de 2016.

En la ac­tua­li­dad, y por pri­me­ra vez des­de que fue crea­do en 1999 el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa pa­ra uni­fi­car en un po­der ci­vil el con­trol del Ejér­ci­to, la Fuer­za Aé­rea y la Ma­ri­na bra­si­le­ña, un mi­li­tar di­ri­ge esa car­te­ra. La de­sig­na­ción del ge­ne­ral Joa­quim Sil­va e Lu­na se pro­du­jo con la crea­ción por par­te de Te­mer del Mi­nis­te­rio Ex­traor­di­na­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, que lle­vó al pre­si­den­te a po­ner en la

fla­man­te ins­ti­tu­ción al en­ton­ces mi­nis­tro de De­fen­sa, Raul Jung­mann.

Otro ge­ne­ral, Sér­gio Et­che­go­yen, con­tro­la en la ac­tua­li­dad el Ga­bi­ne­te de Se­gu­ri­dad Ins­ti­tu­cio­nal, reha­bi­li­ta­do por Te­mer, y que tie­ne ba­jo su con­trol a la Agen­cia Bra­si­le­ña de In­te­li­gen­cia, que an­tes es­ta­ba ba­jo con­trol ci­vil.

Tam­bién es­tá en ma­nos mi­li­ta­res la se­gu­ri­dad pú­bli­ca de la ciu­dad de Río de Ja­nei­ro, lue­go de que Te­mer re­sol­vie­ra en fe­bre­ro la in­ter­ven­ción –con apo­yo del Con­gre­so– ba­jo la con­duc­ción del ge­ne­ral Wal­ter Bra­ga Net­to.

La de­ci­sión im­pli­có tam­bién que el pre­si­den­te pro­mo­vie­ra cam­bios en la le­gis­la­ción pa­ra per­mi­tir que los mi­li­ta­res que co­me­tan crí­me­nes con­tra la vi­da du­ran­te las ope­ra­cio­nes en las ca­lles, sean juz­ga­dos an­te es­tra­dos mi­li­ta­res en lu­gar de en la Jus­ti­cia ci­vil.

Tan­to Bra­ga Net­to, co­mo Sér­gio Et­che­go­yen y Sil­va e Lu­na son se­ña­la­dos co­mo un nue­vo nú­cleo de po­der en­torno al pre­si­den­te.

Se­gún Es­ta­dão, ese pro­ta­go­nis­mo mi­li­tar so­bre Te­mer es­tá ge­ne­ran­do “in­co­mo­di­dad” en los pa­si­llos de la se­de pre­si­den­cial de Pla­nal­to, que es­ti­man que no es po­si­ti­vo pa­ra el pre­si­den­te li­gar su ima­gen a la de los uni­for­ma­dos.

Te­mer, en tan­to, ha di­cho pú­bli­ca­men­te que hay que ter­mi­nar con el “pre­con­cep­to” que exis­te so­bre los mi­li­ta­res y de­fen­dió la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de ofi­cia­les en pues­tos de go­bierno.

De he­cho, la cer­ca­nía del pre­si­den­te con las Fuer­zas Ar­ma­das es de lar­ga da­ta. Su pri­mer car­go pú­bli­co eje­cu­ti­vo fue co­mo se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca del es­ta­do de San Pa­blo en la dé­ca­da de 1980 y lue­go nue­va­men­te en la de 1990, des­de don­de co­men­zó a cul­ti­var su re­la­ción con los uni­for­ma­dos.

Ya co­mo vi­ce­pre­si­den­te y cuan­do se pro­ce­sa­ba el im­peach­ment con­tra Rous­seff, Te­mer bus­có nue­va­men­te cer­ca­nía con ofi­cia­les de al­to ran­go.

Las ac­cio­nes si­guien­tes, ya co­mo pre­si­den­te, bus­ca­ron for­ta­le­cer ese víncu­lo. Se­gún El País de Ma­drid, en los úl­ti­mos dos años el pre­si­den­te reali­zó al me­nos diez en­cuen­tros con co­man­dan­tes de las Fuer­zas Ar­ma­das, cua­tro de las cua­les se rea­li­za­ron en los pri­me­ros dos me­ses de es­te año.

To­da­vía con as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les pa­ra oc­tu­bre –pe­se a su ba­ja po­pu­la­ri­dad–, la in­ter­ven­ción mi­li­tar de la se­gu­ri­dad de Río es tam­bién in­ter­pre­ta­da co­mo un men­sa­je al elec­to­ra­do con­ser­va­dor pa­ra in­ten­tar me­jo­rar su ima­gen pre­si­den­cial.

Pe­ro más allá de ese rol cen­tral co­mo agen­te es­ta­bi­li­za­dor que in­ten­tan asu­mir las Fuer­zas Ar­ma­das en me­dio del caos po­lí­ti­co, no exis­te en ese pro­ta­go­nis­mo un ar­did que per­si­ga el ob­je­ti­vo de “re­to­mar el po­der”, eva­luó la doc­to­ra en Cien­cia Po­lí­ti­ca y pro­fe­so­ra de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Río, Ma­ría Ce­li­na D’Arau­jo, que es­tu­dió el rol de la dic­ta­du­ra y las re­la­cio­nes en­tre mi­li­ta­res y ci­vi­les. En una en­tre­vis­ta con Es­ta­dao, la ex­per­ta afir­mó que la in­ter­ven­ción mi­li­tar de Río es una “res­pues­ta- es­pec­tácu­lo” de Te­mer al re­cu­rrir a las Fuer­zas Ar­ma­das en bus­ca de una “cre­di­bi­li­dad que él no tie­ne”. Pa­ra la ex­per­ta, la ima­gen po­si­ti­va de los mi­li­ta­res en la opi­nión pú­bli­ca se de­be a que pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción, “los mi­li­ta­res no es­tán aso­cia­dos con la dic­ta­du­ra”.

“Exis­te la idea de que los mi­li­ta­res son mo­ral­men­te su­pe­rio­res, no co­rrom­pen ni son co­rrom­pi­dos. Es­ta­mos vien­do gru­pos pi­dien­do que vuel­van, pe­ro son ci­clos: a ve­ces creen que hay que te­ner más aper­tu­ra y li­ber­tad, y en otros mo­men­tos de ex­plo­sión de vio­len­cia, que se ne­ce­si­ta usar más fuer­za”, ex­pli­có D’Arau­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.