El PT de­fien­de a Lu­la con­tra vien­to y ma­rea

La ba­se del PT se dis­gre­ga si el ex­man­da­ta­rio no pue­de pos­tu­lar­se a la Pre­si­den­cia, di­cen ana­lis­tas

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Aun­que Luiz Iná­cio Lu­la da Silva Lu­la es­tá pre­so des­de ha­ce una se­ma­na, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) man­tie­ne su can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia de Bra­sil con­tra vien­to y ma­rea, una es­tra­te­gia de al­to ries­go que evi­den­cia su fal­ta de op­cio­nes reales.

Lu­la con­ti­núa sien­do el fa­vo­ri­to pa­ra ga­nar las elec­cio­nes de oc­tu­bre con una in­ten­ción de vo­to de 37%, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de Da­ta­fol­ha.

El PT ha mul­ti­pli­ca­do el apo­yo in­con­di­cio­nal a su fi­gu­ra his­tó­ri­ca, tras­la­dan­do sim­bó­li­ca­men­te su se­de de San Pa­blo a Cu­ri­ti­ba, ca­pi­tal an­ti­co­rrup­ción de Bra­sil y tie­rra hos­til pa­ra la iz­quier­da pe­tis­ta, don­de sim­pa­ti­zan­tes acam­pan en un ba­rrio de la ciu­dad a la es­pe­ra de la li­be­ra­ción de su líder.

“No te­ne­mos plan B”, re­co­no­ció es­ta se­ma­na la ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, ase­gu­ran­do que se “lu­cha­rá en to­das las ins­tan­cias ju­rí­di­cas pa­ra que Lu­la sea can­di­da­to”.

El so­ció­lo­go Al­ber­to Al­mei­da, del Ins­ti­tu­to Aná­li­sis, de San Pa­blo, an­ti­ci­pa una pre­cam­pa­ña muy inusual. “El par­ti­do tie­ne tres me­ses has­ta el ini­cio de la cam­pa­ña ofi­cial pa­ra in­ten­tar sa­car a Lu­la de la cár­cel, usan­do ca­ra­va­nas, vi­si­tas y men­sa­jes del ex­pre­si­den­te des­de la pri­sión. Ese se­rá el ob­je­ti­vo”, di­jo.

A pe­sar de la po­si­bi­li­dad real de que Lu­la sea in­va­li­da­do co­mo can­di­da­to, “es muy di­fí­cil pa­ra el par­ti­do no ca­pi­ta­li­zar a un líder que fue su nor­te du­ran­te los úl­ti­mos 20 años”, es­ti­mó De­bo­ra Mes­sen­berg, so­ció­lo­ga y po­li­tó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Bra­si­lia.

Lin­coln Sec­co, historiador de la Uni­ver­si­dad de San Pa­blo y au­tor de His­to­ria del Par­ti­do de los

Tra­ba­ja­do­res en Bra­sil, aña­de: “Lu­la y el PT son in­se­pa­ra­bles”.

“El par­ti­do tie­ne una es­tra­te­gia co­rrec­ta: man­te­ner la can­di­da­tu­ra de Lu­la, a pe­sar de es­tar de­te­ni­do. ¿Có­mo po­dría no con­si- de­rar a Lu­la co­mo un pre­so po­lí­ti­co?”, se pre­gun­ta Sec­co. “No tu­vo un pro­ce­so jus­to”.

El PT se abro­que­ló al­re­de­dor del en­car­ce­la­mien­to de Lu­la, que de­jó el po­der en 2010 con una po­pu­la­ri­dad del 87% tras ocho años de go­bierno. Y tam­bién mu­chos enemi­gos.

“En cier­ta for­ma, el PT es un rehén de Lu­la”, opi­nó el cien­tis­ta po­lí­ti­co Pau­lo Mou­ra.

“La mo­vi­li­za­ción al­re­de­dor de Lu­la es mu­cho más una es­tra­te­gia pa­ra man­te­ner a su tro­pa ac­ti­va y so­bre­vi­vir”, di­jo. “Sin una pers­pec­ti­va de Lu­la co­mo can­di­da­to, la ba­se del PT se dis­gre­ga. Es un ca­lle­jón sin sa­li­da por­que Lu­la no po­drá ha­cer cam­pa­ña pre­so”.

A los 72 años, el ex­lí­der sin­di­cal si­gue sien­do la fi­gu­ra ex­clu­yen­te de la iz­quier­da y, le­jos de ben­de­cir un su­ce­sor, se cui­dó de no su­ge­rir he­re­de­ros.

En su úl­ti­mo dis­cur­so en li­ber­tad, “no men­cio­nó nin­gún can­di­da­to pe­tis­ta”, pe­ro “se­ña­ló a Ma­nue­la D’Avi­la (PC­doB, Par­ti­do Co­mu­nis­ta) y a Guil­her­me Bou­los (PSOL, iz­quier­da) co­mo los can­di­da­tos del fu­tu­ro”, re­cor­dó Sec­co.

“Así, man­tu­vo el par­ti­do uni­do en torno a su de­fen­sa, mien­tras for­ta­le­cía la so­li­da­ri­dad de la iz­quier­da”, com­ple­tó.

El par­ti­do co­fun­da­do por Lu­la go­bier­na seis es­ta­dos, in­clu­yen­do Bahía y Mi­nas Ge­rais, y cuen­ta con 2,2 mi­llo­nes de afi­lia­dos.

Sin em­bar­go, per­dió gran par­te de su lus­tre con el es­cán­da­lo de com­pra de vo­tos del men­sa­lão (2005) y con las acu­sa­cio­nes de la Ope­ra­ción La­va Ja­to (2014).

Pe­se a ello “no hay nin­gún par­ti­do de iz­quier­da que ten­ga la fuer­za elec­to­ral del PT, ni el ta­ma­ño de su ban­ca­da”, su­bra­ya Mes­sen­berg.

Con 60 dipu­tados de­ja atrás in­clu­so a los 56 del PMDB del pre­si­den­te Mi­chel Te­mer.

Pe­ro al igual que la ma­yo­ría de los ana­lis­tas, Mes­sen­berg no cree que Lu­la sea can­di­da­to. “Van a te­ner que sa­car al­gún otro nom­bre de la ga­le­ra de acá a oc­tu­bre”.

El exal­cal­de de San Pa­blo Fer­nan­do Had­dad no es uná­ni­me y la even­tual pos­tu­la­ción del ex­mi­nis­tro Ja­ques Wag­ner se nu­bló con acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción.

¿Y qué ocu­rri­rá cuan­do la Jus­ti­cia de­cla­re a Lu­la inele­gi­ble por te­ner una con­de­na con­fir­ma­da en se­gun­da ins­tan­cia co­mo es­ta­ble­ce la ley bra­si­le­ña?

“Ahí el PT ten­drá un pro­ble­ma, que es la trans­fe­ren­cia de vo­tos de Lu­la pa­ra otro pos­tu­lan­te del PT. Na­da in­di­ca que eso va­ya a fun­cio­nar”, di­jo Sec­co.

Pau­lo Mou­ra es aún más pe­si­mis­ta: “El PT es­tá en­tran­do en de­ca­den­cia”. (Ba­sa­do en agen­cias)

El PT “tie­ne tres me­ses has­ta el ini­cio de la cam­pa­ña ofi­cial pa­ra in­ten­tar sa­car a Lu­la de la cár­cel, usan­do ca­ra­va­nas, vi­si­tas y men­sa­jes del ex­pre­si­den­te des­de la pri­sión. Ese se­rá el ob­je­ti­vo” Al­ber­to Al­mei­da

INSTITIUTO ANÁ­LI­SIS, DE SAN PA­BLO

H.AN­DREY - AFP

Lu­la per­ma­ne­ce de­te­ni­do en cum­pli­mien­to de su con­de­na por co­rrup­ción a 12 años de pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.