La co­rrup­ción , un fla­ge­lo que car­co­me a Amé­ri­ca La­ti­na

La co­rrup­ción, que co­rroe a las de­mo­cra­cias, te­ma de dis­cu­sión en la Cum­bre de las Amé­ri­cas

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - LUIS JAI­ME CIS­NE­ROS AFP

La co­rrup­ción es el peor enemi­go de las de­mo­cra­cias en las Amé­ri­cas, una re­gión que en el úl­ti­mo mes vio caer a un go­ber­nan­te de de­re­cha en Pe­rú y en­car­ce­lar a un ex­pre­si­den­te de iz­quier­da en Bra­sil.

La Cum­bre de las Amé­ri­cas del 13 y 14 de abril en Lima, cu­yo te­ma es “go­ber­na­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca fren­te a la co­rrup­ción”, bus­ca es­ta­ble­cer una ma­yor coope­ra­ción re­gio­nal fren­te a un fla­ge­lo que no co­no­ce ideo­lo­gías e in­vo­lu­cra por igual a em­pre­sa­rios pri­va­dos y fun­cio­na­rios pú­bli­cos, afec­tan­do per­ver­sa­men­te a los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos de la po­bla­ción que ven pos­ter­ga­das obras de de­sa­rro­llo en su be­ne­fi­cio.

“La co­rrup­ción es la que no de­ja desa­rro­llar al Pe­rú. Es la que no per­mi­te que se pue­dan ha­cer más pro­yec­tos con el aho­rro del di­ne­ro que se pue­de ha­cer en ca­da uno de ellos”, ad­vir­tió el de­bu­tan­te pre­si­den­te, Mar­tín Viz­ca­rra, al gra­fi­car el im­pac­to de una pla­ga di­fí­cil de erra­di­car en una de las re­gio­nes del mun­do con ma­yo­res de­sigual­da­des so­cia­les.

La iro­nía de la ci­ta es que el pre­si­den­te an­fi­trión lle­gó al po­der el 23 de mar­zo, tras la re­nun­cia de Pedro Pa­blo Kuczyns­ki, un ex­ban­que­ro de Wall Street y li­be­ral de de­re­cha, quien min­tió so­bre ne­go­cios de sus em­pre­sas con la em­pre­sa bra­si­le­ña Ode­brecht. Has­ta en­ton­ces Viz­ca­rra era su vi­ce­pre­si­den­te.

Kuczyns­ki se con­vir­tió en el pri­mer pre­si­den­te en ejer­ci­cio en Amé­ri­ca en caer por el ca­so de la fir­ma bra­si­le­ña Ode­brecht.

“Se­ría un po­co con­tra­dic­to­rio aco­ger a presidentes vin­cu­la­dos cla­ra­men­te con la co­rrup­ción en una cum­bre an­ti­co­rrup­ción”, re­sal­tó el abo­ga­do Jo­sé Ugaz, ex­pre­si­den­te de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal (2014-2017), or­ga­ni­za­ción no gu­ber­na­men­tal que pro­mue­ve me­di­das con­tra crí­me­nes cor­po­ra­ti­vos y co­rrup­ción po­lí­ti­ca glo­bal.

Ugaz aplau­de la sa­li­da de Kuczyns­ki, pe­ro tam­bién que se ha­ya re­ti­ra­do la in­vi­ta­ción al pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro a la cum­bre por­que “en Ve­ne­zue­la to­do es­tá ta­pa­do por el ré­gi­men au­to­ri­ta­rio”.

El La­va Ja­to

La co­rrup­ción no es un fe­nó­meno nue­vo en Amé­ri­ca, pe­ro los po­de­ro­sos ni­ve­les al­can­za­dos ha­cen más vi­si­ble el pro­ble­ma. Tan vi­si­ble que des­pa­bi­ló a la Jus­ti­cia y ga­ti­lló la in­dig­na­ción de la so­cie­dad.

“Ha si­do un pro­ce­so acu­mu­la­ti­vo. His­tó­ri­ca­men­te en Amé­ri­ca La­ti­na, la co­rrup­ción siem­pre ha si­do un pro­ble­ma, pe­ro no era tan vi­si­ble co­mo aho­ra”, di­jo Ugaz, pa­ra quien la co­rrup­ción en la re- gión “es sis­té­mi­ca y tie­ne que ver con la for­ma co­mo fue­ron cons­trui­dos nues­tros paí­ses”.

“Aho­ra con el ca­so La­va Ja­to ha to­ma­do una di­men­sión glo­bal: 12 paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos han si­do im­pac­ta­dos en los más al­tos ni­ve­les po­lí­ti­cos, lo cual da mu­cha vi­si­bi­li­dad a la co­rrup­ción”, su­bra­ya es­te abo­ga­do, que co­mo pro­cu­ra­dor des­mon­tó la red de co­rrup­ción del ré­gi­men de Al­ber­to Fu­ji­mo­ri (1990-2000).

La co­rrup­ción que en Bra­sil des­ta­pó el es­cán­da­lo La­va Ja­to de­mos­tró que no dis­tin­gue de ideo­lo­gías con el in­gre­so a pri­sión del ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Silva pa­ra cum­plir una con­de­na de 12 años y un mes. En la otra mano se ha­lla el em­pre­sa­rio Mar­ce­lo Ode­brecht, hoy con pri­sión do­mi­ci­lia­ria cum­plien­do una con­de­na de 10 años.

Lu­la y Ode­brecht han si­do vin­cu­la­dos por la fis­ca­lía pe­rua­na a una tra­ma que sal­pi­có a los ex­pre­si­den­tes Ollan­ta Hu­ma­la y Ale­jan­dro To­le­do, pro­ce­sa­dos por pre­sun­tos so­bor­nos o apor­tes de cam­pa­ña del gi­gan­te bra­si­le­ño de la cons­truc­ción.

Lu­ces y som­bras

“Es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to de lu­ces y som­bras, som­bras por­que no hay for­ma de ne­gar que es­ta­mos pro­fun­da­men­te con­ta­mi­na­dos por la co­rrup­ción”, de­plo­ra Ugaz, quien no obs­tan­te des­ta­ca “que ha­ya una reac­ción ciu­da­da­na sin pre­ce­den­tes, ese es el la­do de las lu­ces: mi­llo­nes de ciu­da­da­nos mo­vi­li­za­dos en Bra­sil, Pe­rú, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, exi­gien­do a sus au­to­ri­da­des que zan­jen con la co­rrup­ción y que se cas­ti­guen es­tos ca­sos”.

“En los paí­ses don­de la so­cie­dad ci­vil per­ma­ne­ce neu­tra o to­le­ran­te an­te la co­rrup­ción, no es po­si­ble re­ver­tir na­da”, di­ce por su par­te Wal­ter Al­bán, di­rec­tor de la ONG pe­rua­na Proética.

La mo­vi­li­za­ción crea con­cien­cia de que la co­rrup­ción per­tur­ba el de­sa­rro­llo, abun­da Al­bán. “Ya se es­tá en­ten­dien­do que otros ma­les en el país, co­mo el re­tra­so en sa­lud y edu­ca­ción, tie­nen su ori­gen en la co­rrup­ción y po­nen en ries­go el de­sa­rro­llo del país”, aña­de.

La re­gión ofre­ce ejem­plos de al­tas au­to­ri­da­des en­car­ce­la­das por co­rrup­ción: El Sal­va­dor, con el pre­si­den­te An­to­nio Sac­ca (20042009); Ecua­dor con Jor­ge Glas, vi­ce­pre­si­den­te de Le­nin Mo­reno; en Ar­gen­ti­na con Ama­do Bou­dou, vi­ce­pre­si­den­te de Cris­ti­na Fer­nán­dez, ella mis­ma in­ves­ti­ga­da. Y en Pe­rú, el ex­pre­si­den­te Ollan­ta Hu­ma­la es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va y una orden de ex­tra­di­ción pen­de so­bre el ex­man­da­ta­rio Ale­jan­dro To­le­do.

“En los paí­ses don­de la so­cie­dad ci­vil per­ma­ne­ce neu­tra o to­le­ran­te an­te la co­rrup­ción, no es po­si­ble re­ver­tir na­da”

Wal­ter Al­bán

DI­REC­TOR DE ONG PROÉTICA

L.GON­ZA­LES - AFP

Kuczyns­ki se vio for­za­do a re­nun­ciar a la pre­si­den­cia de Pe­rú por el es­cán­da­lo Ode­brecht.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.