Reac­ción en ca­de­na

Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos de Oc­ci­den­te van con to­do con­tra Si­ria, que tie­ne el res­pal­do de Ru­sia, lo que pue­de desem­bo­car en un gra­ve con­flic­to mun­dial

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GALARZA

Los tam­bo­res de guerra se ha­cen sen­tir una vez más con fuer­za en Was­hing­ton. En los gran­des me­dios dan por sen­ta­do que Es­ta­dos Uni­dos lan­za­rá un ata­que so­bre Si­ria; y se anun­cia co­mo al­go inminente, que no pa­sa­ría de la se­ma­na pró­xi­ma. “No es un te­ma de si va a su­ce­der o no, sino de cuán­do va a su­ce­der”, di­jo Ch­ris­tia­ne Aman­pour –in­flu­yen­te pe­rio­dis­ta de la CNN con im­por­tan­te lle­ga­da al es­ta­blish­ment de po­lí­ti­ca ex­te­rior de Was­hing­ton– en su emi­sión del jue­ves por la no­che.

Ase­dia­do hoy por los es­cán­da­los en el fren­te in­terno, Do­nald Trump sa­be que la úni­ca ma­ne­ra que tie­ne de po­ner­los a dor­mir es pre­ci­sa­men­te con una in­ter­ven­ción en la Si­ria de Ba­char Al Asad. Co­mo su­ce­dió ha­ce exac­ta­men­te un año, cuan­do cer­ca­do por los es­cán­da­los y lla­ma­dos a im­peach­ment or­de­nó bom­bar­dear una ba­se aé­rea si­ria y lo­gró cal­mar las aguas has­ta aho­ra, den­tro de lo que se pue­de lla­mar cal­ma pa­ra el per­fil es­can­da­lo­so que siem­pre ha per­se­gui­do a Trump des­de que se con­vir­tió en fi­gu­ra pú­bli­ca.

Has­ta ese mo­men­to en abril

La ra­zón es­gri­mi­da pa­ra el bom­bar­deo de abril del año pa­sa­do tam­bién fue un ata­que con ar­mas quí­mi­cas, per­pe­tra­do días an­tes en Khan Shayk­hun, una lo­ca­li­dad ubi­ca­da a me­dio ca­mino en­tre Ale­po y Da­mas­co

del año pa­sa­do, The New York Ti­mes y The Was­hing­ton Post no le ha­bían da­do tre­gua al pre­si­den­te des­de su asun­ción tres me­ses an­tes, y am­bos dia­rios has­ta lo ha­bían ca­li­fi­ca­do de men­ti­ro­so en sus editoriales. Pe­ro ni bien los pri­me­ros To­mahawk em­pe­za­ron a caer so­bre Si­ria, los dos pres­ti­gio­sos ro­ta­ti­vos elo­gia­ron la fir­me­za y ce­le­ri­dad con que el “co­man­dan­te en je­fe” ha­bía ac­tua­do pa­ra “dar­le al mun­do una lec­ción”.

Hoy, des­pués del alla­na­mien­to por el FBI de las ofi­ci­nas de su abo­ga­do Mi­chael Cohen, la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller so­bre la “tra­ma ru­sa” pre­sun­ta­men­te ce­rran­do el cer­co so­bre Trump, y ca­da día con un nue­vo tras­cen­di­do de al­gu­na re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial en su pa­sa­do re­cien­te, na­da ha­ce pen­sar que –de or­de­nar un ata­que so­bre Si­ria– es­ta vez va­ya a ser di­fe­ren­te.

En su úl­ti­ma columna de The Was­hing­ton Post, Marc Thies­sen di­ce que hay que “dar­le du­ro” a Si­ria por­que Co­rea del Nor­te es­tá mi­ran­do. “Un ata­que de­ci­si­vo (so­bre Da­mas­co) man­da­rá una po­de­ro­sa se­ñal a Pyong­yang”, es­cri­be el co­lum­nis­ta re­pu­bli­cano. Por su par­te, el in­flu­yen­te Da­vid Ig­na­tius, quien tras el bom­bar­deo del año pa­sa­do a Si­ria afir­ma­ba en su columna que “las di­men­sio­nes mo­ra­les de un li­de­raz­go han fi­nal­men­te arri­ba­do a la Ca­sa Blan­ca”, hoy no pa­re­ce es­tar tan con­ven­ci-

do. Y aun­que de mo­do tan­gen­cial, fus­ti­gó a Trump por su men­sa­je de Twit­ter del lu­nes 9, en el que el pre­si­den­te le ad­ver­tía a Ru­sia que mi­si­les “nue­vos, lin­dos e in­te­li­gen­tes” iban ca­mino de Si­ria: “Ha­cer cum­plir las nor­mas in­ter­na­cio­na­les con­tra el uso de ar­mas quí­mi­cas es­tá bien –di­ce Ig­na­tius– pe­ro tui­tear be­li­ge­ran­tes pla­nes de guerra (sic) no”. Aun­que es de es­pe­rar que una vez que el pri­mer mi­sil to­que sue­lo si­rio, “las di­men­sio­nes mo­ra­les del li­de­raz­go” re­tor­nen rá­pi­da­men­te a la Ca­sa Blan­ca.

No obs­tan­te, Trump ha evi­ta­do to­do lo que ha po­di­do una in­ter­ven­ción en Si­ria, al­go que re­cha­za­ba y cri­ti­ca­ba ya des­de la cam­pa­ña. Es­to lo ha en­fren­ta­do con los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, que ope­ran en Me­dio Orien­te, y con los hal­co­nes neo­con­ser­va­do­res que con­for­man el lla­ma­do “es­ta­blish­ment de po­lí­ti­ca ex­te­rior” de Was­hing­ton, pro­mo­to­res de la doc­tri­na del “cam­bio de ré­gi­men”, que no ad­mi­ten nin­gu­na sa­li­da po­si­ble al con­flic­to si­rio que no sea con el de­rro­ca­mien­to de As­sad. Se tra­ta de los mis­mos que pro­mo­vie­ron la in­ter­ven­ción en Irak por las su­pues­tas ar­mas de des­truc­ción ma­si­va del ré­gi­men de Sad­dam Hus­sein; ar­mas cu­ya exis­ten­cia fue­ra en­ton­ces “con­fir­ma­da” por la CIA y lue­go pro­ba­da fal­sa.

La ra­zón por la que aho­ra ex­hor­tan a Trump a bom­bar­dear Si­ria otra vez: el ata­que con ar­mas quí­mi­cas del do­min­go pa­sa­do en Dou­ma, un su­bur­bio de Da­mas­co con­tro­la­do por Jaish al Is­lam (el Ejér­ci­to del Is­lam), un gru­po re­bel­de su­ni­ta fi­nan­cia­do por Ara­bia Sau­di­ta. No se sa­be aún quién es res­pon­sa­ble por el ata­que quí­mi­co; to­da­vía no ha ha­bi­do una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te. Las versiones de pren­sa se han ba­sa­do en las de­cla­ra­cio­nes y vi­deos de miem­bros de la So­cie­dad Mé­di­ca Si­rio-Ame­ri­ca­na (SAMS, por sus si­glas en in­glés) y de los Cas­cos Blan­cos, or­ga­ni­za­cio­nes am­bas fi­nan­cia­das por el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos. Las dos han lla­ma­do a la in­ter­ven­ción en Si­ria.

El pre­si­den­te de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, ase­gu­ró el jue­ves 12 por la tar­de, en una entrevista con la Te­le­vi­sión Fran­ce­sa, que te­nía prue­bas de que el ré­gi­men de As­sad era res­pon­sa­ble del ata­que. Pe­ro las ho­ras pa­sa­ban ayer vier­nes al cie­rre de es­ta edi­ción, ya pró­xi­mo al fi­nal de la jor­na­da en Pa­rís, y ni Ma­cron pre­sen­ta­ba sus prue­bas ni los nu­me­ro­sos co­rres­pon­sa­les de pren­sa des­ta­ca­dos al Eli­seo te­nían la me­nor idea de a qué se es­ta­ría re­fi­rien­do el man­da­ta­rio ga­lo.

La ra­zón es­gri­mi­da pa­ra el bom­bar­deo de abril del año pa­sa­do tam­bién fue un ata­que con ar­mas quí­mi­cas, per­pe­tra­do días an­tes en Khan Shayk­hun, una lo­ca­li­dad ubi­ca­da a me­dio ca­mino en­tre Ale­po y Da­mas­co. El go­bierno de Was­hing­ton cul­pó en­ton­ces al ré­gi­men de As­sad; des­pués nun­ca se su­po con cer­te­za de quién ha­bía si­do la au­to­ría. Pe­ro una in­ves­ti­ga­ción del pe­rio­dis­ta Ro­bert Parry re­ve­ló que de­ce­nas de las víc­ti­mas se ha­bían pre­sen­ta­do en hos­pi­ta­les de di­ver­sas lo­ca­li­da­des le­jos de Khan Shayk­hun va­rios días an­tes de que el in­ci­den­te tu­vie­ra lu­gar.

Y tras la in­ves­ti­ga­ción del más co­no­ci­do de los ata­ques con ar­mas quí­mi­cas en Si­ria, en agos­to de 2013, que en su mo­men­to se se­ña­ló co­mo el cru­ce de la “lí­nea ro­ja” por par­te de As­sad y en el cual cien­tos de per­so­nas per­die­ron la vi­da, el fa­mo­so pe­rio­dis­ta y pre­mio Pu­lit­zer Sey­mour Hersh con­clu­yó que el ata­que no ha­bía si­do lan­za­do por el ré­gi­men si­rio, sino por gru­pos re­bel­des con el apo­yo de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia tur­cos. Los que por en­ton­ces ope­ra­ban tam­bién en Si­ria.

Trump pa­re­ció en las úl­ti­mas ho­ras que­rer re­co­ger la co­me­ta: “Nun­ca di­je cuán­do lan­za­ría un ata­que so­bre Si­ria –de­cla­ró el jue­ves–. Po­dría ser pron­to y bien po­dría no ha­ber­lo en ab­so­lu­to”.

Sin em­bar­go en los sets de te­le­vi­sión de Es­ta­dos Uni­dos y del Reino Uni­do, por don­de a dia­rio des­fi­lan los vo­ce­ros neo­con­ser­va­do­res del es­ta­blish­ment, se si­gue ha­blan­do de un bom­bar­deo co­mo al­go inevi­ta­ble. La re­tó­ri­ca be­li­ge­ran­te por mo­men­tos to­ma un ca­riz un tan­to in­ve­ro­sí­mil.

Los hal­co­nes y la lla­ma­da co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia ha­ce tiem­po que quie­ren una in­ter­ven­ción en Si­ria. En­tien­den que, tras la de­rro­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co, el ma­pa de in­fluen­cias ha cam­bia­do sus­tan­ti­va­men­te en Me­dio Orien­te pa­ra be­ne­fi­ciar al eje con­for­ma­do por Ru­sia, Si­ria e Irán. La ex­pan­sión del ré­gi­men chii­ta de Tehe­rán, así co­mo la con­so­li­da­ción de As­sad en Da­mas­co y el cre­cien­te po­der de Mos­cú en la re­gión, preo­cu­pan no so­lo al es­ta­blish­ment de Was­hing­ton, sino tam­bién a sus alia­dos his­tó­ri­cos en Me­dio Orien­te: Ara­bia Sau­di­ta e Is­rael.

As­sad en­ca­be­za una dic­ta­du­ra que por mo­men­tos ha si­do cruel con la di­si­den­cia si­ria; y el con­flic­to lle­va sie­te años, con más de 500 mil muer­tos y mi­llo­nes de des­pla­za­dos. Lo que no pa­re­ce cla­ro es que los gru­pos re­bel­des sean me­jo­res que As­sad. Ahí los re­duc­cio­nis­mos de “bue­nos y ma­los” que­dan muy a tras­mano. Pe­ro pa­ra los neo­con­ser­va­do­res de Was­hing­ton que im­pul­san el cam­bio de ré­gi­men, Si­ria tie­ne un va­lor es­tra­té­gi­co. En­tien­den que Es­ta­dos Uni­dos ha per­di­do te­rreno a ma­nos de Ru­sia y Chi­na, y en Me­dio Orien­te lo quie­ren re­cu­pe­rar por la fuer­za. Cuan­do ha­blan de “en­viar un men­sa­je”, el men­sa­je es a Ru­sia y Chi­na. Y fi­nal­men­te es una vi­sión com­par­ti­da por la abru­ma­do­ra ma­yo­ría del es­ta­blish­ment (des­de el Con­gre­so has­ta los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia pa­san­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción) y por bue­na par­te del pue­blo nor­te­ame­ri­cano. Cuan­do Marc Thies­sen ha­bla de “en­viar una se­ñal”, no es so­lo a Pion­yang; así co­mo cuan­do The New York Ti­mes ha­bla en su edi­to­rial de “dar una lec­ción al mun­do”, es­tá di­cien­do una lec­ción a Ru­sia y a Chi­na.

Trump nun­ca se ha ali­nea­do con los hal­co­nes en la doc­tri­na del cam­bio de ré­gi­men. Y ha tra­ta­do de co­man­dar su po­lí­ti­ca ex­te­rior a tra­vés del Pen­tá­gono, con Jim Mat­tis a la ca­be­za, res­tán­do­le in­fluen­cia a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia y al pro­pio De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

El jue­ves 12 Mat­tis tam­bién qui­so po­ner el freno de mano en Si­ria. “Es­ta­mos tra­tan­do de que no mue­ra más gen­te inocen­te; pe­ro lo más im­por­tan­te aho­ra es evi­tar la es­ca­la­da del con­flic­to”, di­jo el se­cre­ta­rio de De­fen­sa an­te el Con­gre­so, en lo que fue to­ma­do co­mo un in­di­cio de re­ver­sa.

Pe­ro, aun así, los tam­bo­res de guerra si­guen re­do­blan­do con efec­to am­pli­fi­ca­do. Y les va a re­sul­tar muy di­fí­cil a Trump y a Mat­tis ba­jar­se de es­ta aho­ra mis­mo. La suer­te pa­re­ce es­tar echa­da.

O.HAJ KADOUR - AFP

MARK WILSON - EFE

M.SHIPENKOV - AFP

Pu­tin es­tá dis­pues­to a de­fen­der a Si­ria has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.