San­trich, ex­ne­go­cia­dor de las FARC, fue cap­tu­ra­do en Bogotá.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO -

A ese cua­dro de es­cep­ti­cis­mo, se su­ma que va­rios man­dos me­dios y sus hom­bres se apar­ta­ron del pro­ce­so de paz y hoy las lla­ma­das di­si­den­cias cuen­tan con unos 1.200 com­ba­tien­tes, un fe­nó­meno en cre­ci­mien­to y que se en­mar­ca en el ne­go­cio de las dro­gas y de la mi­ne­ría ile­gal.

San­tos, cons­cien­te de que el arresto de San­trich ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre y es un gol­pe al pac­to de paz, y a po­cos me­ses de ter­mi­nar su go­bierno, dio un con­tun­den­te men­sa­je a ex­com­ba­tien­tes de que quie­nes cum­plan con el acuer­do no “tie­nen na­da que te­mer”.

“To­dos los ex­com­ba­tien­tes que se man­ten­gan en la le­ga­li­dad, que han cum­pli­do y cum­plen con lo pac­ta­do, que son por for­tu­na la ma­yo­ría, no tie­nen na­da que te­mer”, afir­mó San­tos en una de­cla­ra­ción des­de la Ca­sa de Na­ri­ño.

El je­fe de Es­ta­do se reunió con Ro­dri­go Lon­do­ño, líder y ex­can­di­da­to pre­si­den­cial del par­ti­do de las FARC, con quien ana­li­zó el fu­tu­ro del acuer­do de paz.

“A ellos les ga­ran­ti­za­mos que las re­glas acor­da­das se van a res­pe­tar, en par­ti­cu­lar el tra­ta­mien­to ju­di­cial es­pe­cial y el pro­ce­so de re­in­cor­po­ra­ción pre­vis­to”, aña­dió.

Y.LAGE - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.