El po­pu­lis­mo, un le­ga­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial

Las cla­ses tra­ba­ja­do­ras fue­ron las víc­ti­mas del de­rrum­be eco­nó­mi­co

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - PHI­LIP STEP­HENS Es­pe­cial para ElOb­ser­va­dor

El le­ga­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial pu­die­ra ha­ber si­do una rein­ven­ción de la eco­no­mía de mercado. La ten­den­cia en la que ‘to­do va­le’ pu­die­ra ha­ber­le da­do pa­so a al­go que se acer­ca­ra un po­co más a una en la que ‘to­dos ga­nan’. Los elo­cuen­tes dis­cur­sos y las au­da­ces pro­me­sas que si­guie­ron a la cri­sis —pen­se­mos en Ba­rack Oba­ma, Gor­don Brown, An­ge­la Mer­kel y el res­to de los per­so­na­jes si­mi­la­res— ofre­cían esa po­si­bi­li­dad. Pe­ro, en cam­bio, he­mos ter­mi­na­do con Do­nald Trump, con el bre­xit y con el na­cio­na­lis­mo que abo­ga por ‘em­po­bre­cer al ve­cino’.

El pro­ce­so ini­cia­do por el co­lap­so de Leh­man Brot­hers en se­tiem­bre de 2008 pro­du­jo dos gran­des per­de­do­res: la de­mo­cra­cia li­be­ral y las fron­te­ras in­ter­na­cio­na­les abier­tas. Los cul­pa­bles —los cua­les in­clu­yen a ban­que­ros, a ban­que­ros cen­tra­les y re­gu­la­do­res, a po­lí­ti­cos y a eco­no­mis­tas— han ig­no­ra­do su res­pon­sa­bi­li­dad. El mun­do cier­ta­men­te ha cam­bia­do, pe­ro no de la ma­ne­ra or­de­na­da y es­truc­tu­ra­da que hu­bie­ra re­pre­sen­ta­do una re­for­ma in­te­li­gen­te.

Des­pués de una dé­ca­da de in­gre­sos es­tan­ca­dos y de aus­te­ri­dad fis­cal, na­die pue­de sor­pren­der­se de que los más per­ju­di­ca­dos por las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la cri­sis es­tén apo­yan­do los le­van­ta­mien­tos po­pu­lis­tas en con­tra de las éli­tes. En las de­mo­cra­cias ri­cas, sig­ni­fi­ca­ti­vos seg­men­tos de la po­bla­ción han re­cha­za­do la eco­no­mía de lais­sez-fai­re y las fron­te­ras abier­tas de la glo­ba­li­za­ción. La in­mi­gra­ción a gran es­ca­la pue­de ser per­ju­di­cial en el me­jor de los ca­sos. A eso agre­gué­mos­le aus­te­ri­dad, y eso oca­sio­na que a los in­mi­gran­tes fá­cil­men­te se los use co­mo chi­vos ex­pia­to­rios.

Lo más sor­pren­den­te es cuán po­co se ha cam­bia­do en la ope­ra­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les. Un pu­ña­do de ban­que­ros fue­ron des­pe­di­dos y al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes re­ci­bie­ron sig­ni­fi­ca­ti­vas san­cio­nes y mul­tas. Pe­ro la car­ga ha re­caí­do so­bre el Es­ta­do o so­bre los ac­cio­nis­tas. Los ar­qui­tec­tos del ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cie­ro sin res­tric­cio­nes si­guen con­tan­do los ce­ros en sus bo­ni­fi­ca­cio­nes. Lo peor que les ha su­ce­di­do es que de­ben es­pe­rar un po­co más an­tes de co­brar­las.

A pe­sar de las re­for­mas re­gu­la­to­rias ini­cia­les (los ban­cos de­ben re­te­ner un po­co más de ca­pi­tal y em­plear ejér­ci­tos de ofi­cia­les de cum­pli­mien­to), la vi­da en Wall Street y en la City de Lon­dres ha con­ti­nua­do igual que an­tes. A los ban­que­ros se les pa­ga ge­ne­ro­sa­men­te por ac­ti­vi­da­des so­cial­men­te inú­ti­les, los con­tri­bu­yen­tes fi­nan­cian enor­mes sub­si­dios es­ta­ta­les en for­ma de ga­ran­tías de­ma­sia­do gran­des para que­brar, y los ma­te­má­ti­cos jó­ve­nes e in­te­li­gen­tes crean nue­vos ins­tru­men­tos, pe­li­gro­sa­men­te com­pli­ca­dos, para man­te­ner ocu­pa­das a las sa­las de transac­cio­nes. Aho­ra, co­mo en­ton­ces, las ga­nan­cias se pri­va­ti- zan y el ries­go se na­cio­na­li­za. Lo que fal­ta es la com­pe­ten­cia que man­tie­ne ho­nes­to al ca­pi­ta­lis­mo.

En la me­di­da en que hu­bo ‘au­top­sias’ de la cri­sis, las con­clu­sio­nes ra­di­ca­les se de­ja­ron de la­do, aban­do­na­das acu­mu­lan­do pol­vo, tan pron­to co­mo se pu­bli­ca­ron. Los ban­que­ros cen­tra­les ne­ga­ron te­ner com­pli­ci­dad. Lo mis­mo hi­cie­ron las agencias en­car­ga­das de la su­per­vi­sión del mercado. Alan Greens­pan, quien fue pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral has­ta 2006, era el ‘su­mo sa­cer­do­te’ de los mer­ca­dos sin res­tric­cio­nes. Él to­da­vía es ve­ne­ra­do co­mo un sa­bio. En su po­si­ción de go­ber­na­dor del Ban­co de Inglaterra, Mervyn King re­du­jo sus re­cur­sos nor­ma­ti­vos sis­té­mi­cos y echó la cul­pa de la cri­sis a los ban­cos de in­ver­sión. Re­ti­ra­do de un car­go pú­bli­co, él ac­tual­men­te fun­ge co­mo con­sul­tor para Ci­ti­group.

En cuan­to a los po­lí­ti­cos, ellos pro­me­tie­ron que qui­ta­rían a las fi­nan­zas de su do­ra­do pe­des­tal; que la ver­da­de­ra eco­no­mía (Main Street) ten­dría pri­ma­cía so­bre los mer­ca­dos bur­sá­ti­les y las cor­po­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras (Wall Street); y que los mer­ca­dos se­rían los sir­vien­tes en lu­gar de los amos del pue­blo. “To­dos es­ta­mos pa­san­do por es­to jun­tos”, so­lía de­cir Geor­ge Os­bor­ne, el en­ton­ces mi­nis­tro del Te­so­ro del Reino Uni­do. Pe­ro no lo es­tá­ba­mos. El pe­so del cos­to de la cri­sis en gran par­te re­ca­yó so­bre los hom­bros de los me­nos ca­pa­ces de so­por­tar­lo. La re­duc­ción fis­cal se cen­tró, en su ma­yo­ría, en re­cor­tes del gas­to pú­bli­co en lu­gar de en im­pues­tos más ele­va­dos. En el ca­so de Gran Bre­ta­ña, Os­bor­ne es­ta­ble­ció la pro­por­ción en 80:20. Mien­tras me­nos ga­nas, más de­pen­dien­te eres del gas­to es­ta­tal. Las “cla­ses tra­ba­ja­do­ras”, tan que­ri­das por los po­lí­ti­cos cuan­do ne­ce­si­tan vo­tos, fue­ron las víc­ti­mas.

Ha­cer es­tas ob­ser­va­cio­nes, ca­si au­to­evi­den­tes, es ex­pli­car el re­torno del po­pu­lis­mo. ¿Quién pue­de sor­pren­der­se de que los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses de ra­za blan­ca, que han per­di­do un em­pleo que al­gu­na vez era se­gu­ro, aho­ra apo­yen a Trump? Tam­po­co es ex­tra­ño que cier­tos gru­pos de­mo­grá­fi­cos si­mi­la­res apo­ya­ran al bre­xit, in­fluen­cia­dos por una tó­xi­ca re­tó­ri­ca que cul­pa­ba a los in­mi­gran­tes de su des­gra­cia. So­lo bas­ta ob­ser­var lo que es­tá su­ce­dien­do a tra­vés de Eu­ro­pa con­ti­nen­tal para dar­se cuen­ta de que el au­men­to del na­cio­na­lis­mo ex­tre­mo re­fle­ja la ero­sión de la eco­no­mía de mercado so­cial, una mar­ca de ca­pi­ta­lis­mo que les ofre­cía par­ti­ci­pa­ción a los vo­tan­tes co­mu­nes.

La tec­no­lo­gía di­gi­tal y la an­ti­com­pe­ti­ti­va bús­que­da de ren­tas por par­te de un pu­ña­do de gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos han in­ten­si­fi­ca­do, por su­pues­to, las ten­sio­nes. El cos­to de la agre­si­va eva­sión fis­cal de Goo­gle re­cae en quie­nes me­nos pue­den cos­tear­la. La emo­ción que más ha con­tri­bui­do a au­men­tar las fi­las de los po­pu­lis­tas ha si­do la sen­sa­ción de in­jus­ti­cia: la creen­cia de que las éli­tes son in­di­fe­ren­tes an­te su di­fí­cil si­tua­ción.

Trump y sus co­la­bo­ra­do­res no ofre­cen res­pues­ta al­gu­na. Por el con­tra­rio, los le­gen­da­rios miem­bros de la “ba­se” del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se se­rán los per­de­do­res de sus gue­rras co­mer­cia­les. Ellos ya han si­do ro­ba­dos por los re­cor­tes de im­pues­tos para los ex­tre­ma­da­men­te ri­cos. Los tra­ba­ja­do­res bri­tá­ni­cos es­ta­rán en una peor si­tua­ción co­mo con­se­cuen­cia del bre­xit. Los par­ti­dos la Li­ga de Ita­lia y la Agru­pa­ción Na­cio­nal de Fran­cia, an­te­rior­men­te co­no­ci­do co­mo el Fren­te Na­cio­nal, es­tán ven­dien­do la mis­ma cu­ra má­gi­ca. Pe­ro mu­chas de las que­jas que iden­ti­fi­can son reales.

Los his­to­ria­do­res re­cor­da­rán la cri­sis de 2008 co­mo el mo­men­to en que las na­cio­nes más po­de­ro­sas del mun­do re­nun­cia­ron al li­de­raz­go in­ter­na­cio­nal y en que la glo­ba­li­za­ción co­men­zó a dar mar­cha atrás. El res­to del mun­do ha com­pren­si­ble­men­te con­clui­do que hay po­co que apren­der del Oc­ci­den­te. Mu­chos pen­sa­ron en el mo­men­to del co­lap­so del co­mu­nis­mo que es­te pre­sa­gia­ría una per­ma­nen­te he­ge­mo­nía de las de­mo­cra­cias abier­tas y li­be­ra­les. En cam­bio, lo que real­men­te des­con­cer­ta­rá a los his­to­ria­do­res es por qué el ‘an­ti­guo ré­gi­men’ fue tan in­do­len­te­men­te com­pla­cien­te, in­clu­so cóm­pli­ce, en re­la­ción con su pro­pio fin.

El pro­ce­so ini­cia­do por el co­lap­so de Leh­man Brot­hers en se­tiem­bre de 2008 pro­du­jo dos gran­des per­de­do­res: la de­mo­cra­cia li­be­ral y las fron­te­ras in­ter­na­cio­na­les abier­tas

B. SMIALOWSKI - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.