Ci­be­ra­ta­ques que da­ñan a paí­ses de­mo­crá­ti­cos

Las no­ti­cias de es­ta semana acer­ca de in­no­va­do­res ci­be­ra­ta­ques y cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción mues­tran las de­bi­li­da­des de se­gu­ri­dad de los Es­ta­dos

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FARHAD MANJOO

En teo­ría, el anun­cio que dio Fa­ce­book el mar­tes pa­sa­do de­be­ría ha­cer­te sen­tir me­jor: ase­gu­ró ha­ber des­cu­bier­to y eli­mi­na­do una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción ira­ní de gran al­can­ce.

La red so­cial tar­dó en re­co­no­cer que ese ti­po de cam­pa­ñas eran una ame­na­za an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016 y por su­pues­to que me­re­ce al­gún cré­di­to por lo que Mark Zuc­ker­berg, su di­rec­tor eje­cu­ti­vo, des­cri­bió co­mo el cam­bio de la em­pre­sa de “la de­tec­ción reac­ti­va a la proac­ti­va” de ope­ra­cio­nes coor­di­na­das de pro­pa­gan­da.

Sin em­bar­go, no so­lo fue Irán ni tam­po­co so­lo fue Fa­ce­book.

YouTu­be tam­bién men­cio­nó que ha­bía eli­mi­na­do con­te­ni­do re­la­cio­na­do con la cam­pa­ña ira­ní; su­ce­dió lo mis­mo con Twit­ter. Ade­más, Fa­ce­book se­ña­ló que tam­bién ha­bía eli­mi­na­do pá­gi­nas que te­nían su ori­gen en una ope­ra­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca de Ru­sia que no es­ta­ba re­la­cio­na­da con la cam­pa­ña de Irán.

Aún hay más: es­ta semana, Mi­cro­soft anun­ció que ha­bía des­cu­bier­to una cam­pa­ña ru­sa de ci­be­ra­ta­que que te­nía co­mo ob­je­ti­vo cen­tros de in­ves­ti­ga­ción con­ser­va­do­res en Es­ta­dos Uni­dos. Y el 22 de agos­to se re­ve­ló en las no­ti­cias que es­ta semana los hac­kers ha­bían in­ten­ta­do pe­ne­trar la ba­se de vo­tan­tes del Co­mi­té del Par­ti­do De­mó­cra­ta.

To­do es­to en tres días (ade­más, el mes pa­sa­do, Fa­ce­book des­man­te­ló otra cam­pa­ña de in­fluen­cia que era de ori­gen no iden­ti­fi­ca­do, pe­ro la pu­die­ron ha­ber ope­ra­do ru­sos).

¿Ya te sien­tes me­jor?

Sí, yo tam­po­co.

Es­tas re­ve­la­cio­nes do­si­fi­ca­das ins­pi­ran lo opues­to a la se­gu­ri­dad. Si en­cuen­tras una cu­ca­ra­cha en la co­ci­na, tal vez te sien­tas me­jor por ha­ber cap­tu­ra­do a la mal­di­ta. Si en­cuen­tras otra y des­pués otra más muy pron­to em­pie­zas a pre­gun­tar­te si de­be­rías que­mar la ca­sa.

Ade­más, es­tas re­ve­la­cio­nes de ma­la con­duc­ta en­fa­ti­zan la in­no­va­ción de las ame­na­zas que es­ta­mos su­frien­do y qué tan po­co pre­pa­ra­dos es­ta­mos para ha­cer­les fren­te.

Al­gu­nos de es­tos anun­cios ha­blan de ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les ver­da­de­ras. Sin em­bar­go, hay otros, co­mo el re­la­cio­na­do con la cam­pa­ña ira­ní, que des­cri­ben un ti­po de com­por­ta­mien­to más con­fu­so, uno que no que­da tan cla­ro que sea ile­gal y cu­yas tác­ti­cas equi­va­len a lo que mu­cha gen­te ha­ce to­dos los días: men­tir en in­ter­net.

De­bi­do a la zo­na gris que ocu­pan al­gu­nas de es­tas ac­ti­vi­da­des, el si­guien­te gran pa­so de la so­cie­dad di­gi­tal se­rá pen­sar qué se de­be ha­cer con ca­da una de las re­ve­la­cio­nes: có­mo eva­luar su im­pac­to po­ten­cial y nues­tra ca­pa­ci­dad co­lec­ti­va para res­pon­der a es­te. La ta­rea es mu­cho más gran­de que lo que cual­quie­ra de no­so­tros po­dría ima­gi­nar.

“El tra­ba­jo de Fa­ce­book, Mi­cro­soft y otras em­pre­sas que las ha­ce ver más proac­ti­vas es una ten­den­cia po­si­ti­va: es par­te de la so­lu­ción y me gus­ta­ría que se man­tu­vie­ra”, co­men­tó Graham Broo­kie, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de In­ves­ti­ga­ción de In­for­má­ti­ca Fo­ren­se del Atlan­tic Coun­cil, un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción que ha tra­ba­ja­do con Fa­ce­book en te­mas re­la­cio­na­dos con la se­gu­ri­dad en las elec­cio­nes.

Sin em­bar­go, Broo­kie aña­dió: “¿ Es una so­lu­ción? No, por su­pues­to que no”.

Se­gún Broo­kie, una so­lu­ción im­pli­ca­ría que toda la so­cie­dad se in­vo­lu­cra­ra en la re­so­lu­ción del pro­ble­ma de las vul­ne­ra­bi­li­da­des que ha des­cu­bier­to in­ter­net en las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas. Una so­lu­ción se­ría te­ner al go­bierno fe­de­ral al fren­te de una ini­cia­ti­va de es­te ti­po, lo cual en reali­dad no es­tá su­ce­dien­do. Una so­lu­ción tam­bién se­ría que los ciu­da­da­nos es­tu­vie­ran mu­cho más aten­tos a lo que ven en lí­nea, có­mo res­pon- den a es­te con­te­ni­do y el efec­to que tie­ne en sus vi­das po­lí­ti­cas.

Aun con to­do eso, to­da­vía ca­be la po­si­bi­li­dad de que no lo­gre­mos una so­lu­ción real. En cam­bio, la me­jor es­pe­ran­za es que ha­ya una si­tua­ción co­mo la que es­tá en cur­so: un jue­go del ga­to y el ra­tón en lí­nea en­tre los bue­nos y los ma­los ac­to­res, una ba­ta­lla que nun­ca ter­mi­ne, pe­ro en la cual es­pe­re­mos re­du­cir el da­ño que pro­du­ce.

Ese es el jue­go a lar­go pla­zo. El jue­go a cor­to pla­zo es bas­tan­te más de­pri­men­te.

En una lla­ma­da que sos­tu­vo con re­por­te­ros el mar­tes pa­sa­do, Zuc­ker­berg ar­gu­men­tó que Fa­ce­book ha­bía pro­gre­sa­do en lo­grar que las elec­cio­nes in­ter­me­dias en Es­ta­dos Uni­dos fue­ran se­gu­ras, gra­cias a que apren­dió de va­rias ca­rre­ras elec­to­ra­les que se ce­le­bra­ron por to­do el mun­do en 2016.

“Hu­bo elec­cio­nes en Fran­cia, Ale­ma­nia, elec­cio­nes es­pe­cia­les en Ala­ba­ma, elec­cio­nes en Mé­xi­co y, en ca­da una de ellas, nues­tros sis­te­mas fue­ron ca­pa­ces de en­con­trar mu­chas cuen­tas fal­sas, las cua­les lo más pro­ba­ble es que bus­ca­ran ha­cer mal­da­des en el sis­te­ma”, co­men­tó Zuc­ker­berg.

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la red so­cial agre­gó que ca­da vez que la em­pre­sa en­cuen­tra al­go me­jo­ra su “ma­ne­ra de iden­ti­fi­car por ade­lan­ta­do es­te ti­po de ac­ti­vi­dad y de te­ner ba­rre­ras lis­tas” para quie­nes in­ten­ten abu­sar de esos sis­te­mas.

Sus pa­la­bras de al­gu­na for­ma son re­con­for­tan­tes, pe­ro so­lo por­que se sien­ten co­mo el es­fuer­zo mí­ni­mo que de­be­ría ha­cer una em­pre­sa de la ta­lla de Fa­ce­book.

Alex Sta­mos, quien has­ta ha­ce po­co fue el di­rec­tor de Se­gu­ri­dad de Fa­ce­book, tie­ne una vi­sión me­nos po­si­ti­va. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el miér­co­les pa­sa­do en Law­fa­re, un si­tio de no­ti­cias que da co­ber­tu­ra a la se­gu­ri­dad na­cio­nal, Sta­mos men­cio­nó que los ata­ques que re­ve­la­ron Fa­ce­book, Mi­cro­soft y otras em­pre­sas evi­den­cia­ban que “los ad­ver­sa­rios de Es­ta­dos Uni­dos creen que to­da­vía es se­gu­ro y efi­caz ata­car la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se por me­dio de las tec­no­lo­gías es­ta­dou­ni­den­ses y las li­ber­ta­des que ate­so­ra­mos”.

El fra­ca­so del go­bierno en su in­ten­to de abor­dar es­tas ame­na­zas ha de­ja­do a Es­ta­dos Uni­dos “po­co pre­pa­ra­do para sal­va­guar­dar las elec­cio­nes de 2018”, opi­nó Sta­mos, quien des­cri­bió una se­rie de me­di­das le­gis­la­ti­vas, re­gu­la­to­rias y de cum­pli­mien­to de la ley que po­drían rea­li­zar los es­ta­dou­ni­den­ses con el fin de pro­te­ger su ho­gar di­gi­tal.

Si nos mo­ve­mos con ra­pi­dez, po­dría­mos sal­va­guar­dar las de 2020, di­jo Sta­mos.

Mi­cro­soft anun­ció que ha­bía des­cu­bier­to una cam­pa­ña ru­sa de ci­be­ra­ta­que que te­nía co­mo ob­je­ti­vo cen­tros de in­ves­ti­ga­ción con­ser­va­do­res en Es­ta­dos Uni­dos

Ca­be la po­si­bi­li­dad de que no lo­gre­mos una so­lu­ción real. En cam­bio, la me­jor es­pe­ran­za es que ha­ya una si­tua­ción co­mo la que es­tá en cur­so: un jue­go del ga­to y el ra­tón en lí­nea en­tre los bue­nos y los ma­los ac­to­res

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.