La re­or­ga­ni­za­ción de un EI de­bi­li­ta­do

El gru­po ha su­fri­do “enor­mes ba­jas”

El Observador Fin de Semana - Mundo - - CONFLICTOS INTERNACIONALES - AM­MAR KA­RIM

El gru­po Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) se en­cuen­tra en plena re­or­ga­ni­za­ción para in­ten­tar so­bre­vi­vir a las de­rro­tas en Si­ria e Irak, don­de ha­ce cua­tro años pro­cla­mó un ca­li­fa­to tras ha­ber­se apo­de­ra­do de te­rri­to­rios ex­ten­sos.

El EI ha si­do ex­pul­sa­do de ca­si to­das es­tas zo­nas y de­be en­con­trar “una nue­va for­ma de ac­tuar, so­bre to­do para re­clu­tar des­pués de sus enor­mes ba­jas”, afir­ma un responsable de los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad ira­quíes que pi­dió el ano­ni­ma­to.

La prio­ri­dad para el gru­po, que so­ña­ba con con­ver­tir­se en un Es­ta­do, es una re­or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va.

Se aca­ba­ron las 35 wi­la­ya (‘pro­vin­cias’, en ára­be) que for­ma­ban el ca­li­fa­to. Tras la pér­di­da de sus dos ca­pi­ta­les, Ra­qa en Si­ria y Mo­sul en Irak, el EI só­lo men­cio­na en sus ór­ga­nos de pro­pa­gan­da a seis wi­la­yas.

Y para de­sig­nar­las vuel­ve a usar las de­fi­ni­cio­nes te­rri­to­ria­les co­no­ci­das: Irak, Si­ria, es­te de Asia, Ta­yi­kis­tán, el Si­naí egip­cio y So­ma­lia.

Las wi­la­yas de Mo­sul, Ra­qa o Kir­kuk han des­apa­re­ci­do com­ple­ta­men­te del dis­cur­so del gru­po de Abu Bakr al Bag­da­di, que­dan­do re­du­ci­das a can­to­nes (man­ta­qa).

En 2014, in­clu­so an­tes de la apa­ri­ción pú­bli­ca del ca­li­fa y de la pro­cla­ma­ción del Es­ta­do Is­lá­mi­co, el EI pre­su­mía de ha­ber aca­ba­do con el tra­za­do fron­te­ri­zo “im­pe­ria­lis­ta” apli­ca­do por bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses so­bre an­ti­guos te­rri­to­rios del Im­pe­rio Oto­mano al fin de la pri­me­ra gue­rra mun­dial.

De he­cho en 2014, la pro­pa­gan­da yiha­dis­ta di­fun­dió imá­ge­nes de ex­ca­va­do­ras in­ten­tan­do bo­rrar la fron­te­ra en­tre Si­ria e Irak.

Eso tam­bién se ha aca­ba­do. Aho­ra las fuer­zas ira­quíes se han re­des­ple­ga­do en la fron­te­ra por don­de an­ta­ño los yiha­dis­tas cir­cu­la­ban a sus an­chas.

Del la­do si­rio, las tro­pas de Da­mas­co y las kur­do-ára­bes res­pal­da­das por la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal an­ti-EI tam­bién re­cu­pe­ra­ron zo­nas fron­te­ri­zas.

Se des­co­no­ce el nú­me­ro de efec­ti­vos del EI pe­ro es in­du­da­ble que “es­tá de­bi­li­ta­do y ha re­or­ga­ni­za­do el man­do”, ex­pli­ca el responsable ira­quí.

“Es­to de­mues­tra la pér­di­da de con­fian­za de la di­rec­ción del EI res­pec­to a sus co­man­dan­tes de wi­la­ya en Irak, a quie­nes re­du­jo las pre­rro­ga­ti­vas”, aña­de la fuen­te.

Con cier­ta fre­cuen­cia las au­to­ri­da­des ira­quíes anun­cian la cap­tu­ra o la muer­te de res­pon­sa­bles del EI o de per­so­nas del en­torno de Bag­da­di, co­mo su hi­jo, muer­to en ju­lio en Si­ria al ser al­can­za­do por mi­si­les te­le­di­ri­gi­dos ru­sos. El pro­pio Bag­da­di fue da­do por muer­to va­rias ve­ces y Es­ta­dos Uni­dos ofre­ce US$ 25 mi­llo­nes por su cap­tu­ra.

El mes pa­sa­do, en su úl­ti­ma gra­ba­ción so­no­ra, la cuar­ta des­de que se pro­cla­mó “co­men­da­dor de los cre­yen­tes”, Al Bag­da­di mul­ti­pli­ca las pa­la­bras de “con­sue­lo y pé­sa­me”, re­cal­ca Hi­cham al Has­he­mi, ex­per­to en gru­pos is­la­mis­tas ra­di­ca­les.

En es­te ser­món por el Eid al Ad­ha, la fies­ta mu­sul­ma­na del sa­cri­fi­cio, los lla­ma­mien­tos a re­sis­tir y a con­ti­nuar la yihad ocul­tan un ai­re de de­rro­ta, di­ce.

Por pri­me­ra vez, el pro­pio Bag­da­di ins­ta a sus par­ti­da­rios en Oc­ci­den­te a lle­var a ca­bo ata­ques en sus paí­ses. “Va­len por mil aquí”, di­ce.

“Des­pués de ha­ber per­di­do el con­trol en Irak y en Si­ria, la di­rec­ción del EI se cen­tra aho­ra en una vi­sión mun­dial” co­mo hi­zo Al Qae­da, afir­ma la fuen­te ira­quí. Quie­re sem­brar el te­rror en el mun­do.

En la gra­ba­ción de 55 mi­nu­tos, Bag­da­di re­to­ma un dis­cur­so pro­pio de Al Qae­da. Arremete con­tra Es­ta­dos Uni­dos, men­cio­na al Irán chii­ta, ha­ce un lla­ma­mien­to a los su­ni­tas de Irak y de­nun­cia las uni­da­des pa­ra­mi­li­ta­res ira­quíes del Hashd al Shaa­bi, en las que pre­do­mi­nan los chii­tas, enu­me­ra Ha­ché­mi.

“Los tres an­te­rio­res dis­cur­sos de Bag­da­di se en­mar­ca­ban en una ‘co­mu­ni­ca­ción de cri­sis’ y el último dis­cur­so en­tra den­tro de la mis­ma ca­te­go­ría”, di­ce To­re Ham­ming, ex­per­to en yiha­dis­mo del Eu­ro­pean Uni­ver­sity Ins­ti­tu­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.