Evan­gé­li­cos al po­der

Mo­vi­mien­tos re­li­gio­sos sa­len del tem­plo y ga­nan es­pa­cios en la re­gión, una ten­den­cia en au­men­to por la pér­di­da de cre­di­bi­li­dad de la po­lí­ti­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

Se­ño­ra, ¿us­ted co­no­ce la Pa­la­bra del Se­ñor?... La in­vi­ta­mos a pa­sar al tem­plo”, di­cen los evan­gé­li­cos, co­rrec­ta­men­te ves­ti­dos, de ca­be­llo cor­to y son­ri­sa ama­ble.

Mu­chos ci­nes de ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas han si­do ad­qui­ri­dos por es­tos gru­pos re­li­gio­sos que apro­ve­cha­ron las gran­des sa­las de es­pec­tácu­los ve­ni­das a me­nos para adap­tar­las a sus ne­ce­si­da­des y con­vo­car a sus se­gui­do­res.

Tam­bién ha au­men­ta­do la pre­sen­cia de los pas­to­res en te­le­vi­sión y ra­dio, des­de don­de li­de­ran sus con­gre­ga­cio­nes con men­sa­jes de áni­mo para sa­lir ade­lan­te en la vi­da, o ha­cen re­fe­ren­cia a milagros asom­bro­sos a tra­vés de emo­ti­vos y con­vin­cen­tes ser­mo­nes.

Na­da de es­to es nue­vo, pe­ro sí es más vi­si­ble aho­ra que los mo­vi­mien­tos evan­gé­li­cos han ido cre­cien­do en la es­fe­ra po­lí­ti­ca de la re­gión en los úl­ti­mos años. Hay evan­gé­li­cos en los con­gre­sos, go­ber­na­cio­nes, al­cal­días, en­ca­be­zan­do lis­tas de par­ti­dos po­lí­ti­cos, con ban­ca­das pro­pias, co­mo can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Es­to ocu­rre en los más

“Los mo­vi­mien­tos y lí­de­res evan­ge­lis­tas en­cuen­tran su opor­tu­ni­dad en sis­te­mas po­lí­ti­cos par­ti­da­rios dé­bi­les” Nés­tor Da Cos­ta

UNI­VER­SI­DAD CA­TÓ­LI­CA DEL URU­GUAY

di­ver­sos paí­ses de la re­gión, so­bre to­do en Centroamérica y Bra­sil.

“Los mo­vi­mien­tos y lí­de­res evan­ge­lis­tas en­cuen­tran su opor­tu­ni­dad en sis­te­mas po­lí­ti­cos par­ti­da­rios dé­bi­les. Cuan­do los par­ti­dos son en­de­bles, los gru­pos re­li­gio­sos to­man más cuer­po, se ex­pre­san con ma­yor fa­ci­li­dad en la es­ce­na po­lí­ti­ca y lle­gan in­clu­so al Par­la­men­to”, co­men­tó a El Ob­ser­va­dor Nés­tor Da Cos­ta, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to So­cie­dad y Re­li­gión de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Uru­guay ( UCU).

El pro­fe­sor ex­pli­ca que el au­ge del evan­ge­lis­mo po­lí­ti­co apa­re­ció co­mo con­tra­pe­so a los mo­vi­mien­tos fe­mi­nis­tas y de las mi­no­rías se­xua­les. En un en­torno de cons­tan­tes cam­bios y pla­ga­do de ca­sos de co­rrup­ción, mu­cha gen­te bus­ca es­ta­bi­li­dad dog­má­ti­ca y se sien­te atraí­da por pre­cep­tos más con­ser­va­do­res, ba­jo el am­pa­ro de nue­vas her­man­da­des.

“Los lí­de­res evan­gé­li­cos co­mien­zan opi­nan­do en con­tra del abor­to y del ma­tri­mo­nio gay y lue­go, cuan­do se con­vier­ten en ac­to­res po­lí­ti­cos, na­da les im­pi­de pro­nun­ciar­se en cual­quier otro as­pec­to y re­for­zar su po­der”, se­ña­ló Da Cos­ta.

Lo cier­to es que el mun­do evan­gé­li­co ha sa­bi­do re­co­ger el des­con­ten­to po­lí­ti­co-so­cial an­te tan­tas re­for­mas pro­gre­sis­tas o li­be­ra­les que han sur­gi­do en la re-

gión y avan­zan a pa­so fir­me fue­ra de los tem­plos.

Evan­gé­li­cos y po­der po­lí­ti­co

De los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, Gua­te­ma­la, Bra­sil, Chi­le y Co­lom­bia pa­re­cen ser los que tie­nen ex­pre­sio­nes más cla­ras de evan­gé­li­cos en el po­der po­lí­ti­co.

Jimmy Mo­ra­les, pre­si­den­te de Gua­te­ma­la, es evan­gé­li­co y en dis­tin­tas opor­tu­ni­da­des se ha ma­ni­fes­ta­do con­tra­rio al ca­sa­mien­to en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, el abor­to y la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na.

En Bra­sil, se cuen­tan 199 dipu­tados y cua­tro se­na­do­res evan­gé­li­cos. Los lí­de­res de es­te mo­vi­mien­to es­tán pre­sen­tes en to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos de ese país. El Par­ti­do Re­pu­bli­cano de Bra­sil, por ejem­plo, na­ció de la Igle­sia Uni­ver­sal del Reino de Dios (neo­pen­te­cos­tal). Mar­ce­lo Cri­ve­lla, ac­tual al­cal­de de Río de Janeiro, era obis­po de esa Igle­sia.

Ca­be re­cor­dar que en ju­lio la Cá­ma­ra Mu­ni­ci­pal de Río de Janeiro re­cha­zó dos pe­di­dos de jui­cio po­lí­ti­co con­tra Cri­ve­lla. Una de las so­li­ci­tu­des de im­peach­ment fue pre­sen­ta­da por el dipu­tado Ati­la Nu­nes (Mo­vi­mien­to De­mo­crá­ti­co) por sos­pe­chas de que Cri­ve­lla ha­bría pro­me­ti­do fa­vo­res y pri­vi­le­gios a la Igle­sia Uni­ver­sal del Reino de Dios.

La ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff lle­gó a te­ner co­mo alia­dos a al­gu­nos lí­de­res evan­gé­li­cos (una alian­za que co­men­zó a res­que­bra­jar­se cuan­do la ex­man­da­ria se mos­tró a fa­vor del abor­to y la le­ga­li­za­ción del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual). Y el vi­ce­pre­si­den­te du­ran­te un pe­río­do de go­bierno de Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va fue el evan­gé­li­co Mo­rreu Jo­sé Alan­car.

En Mé­xi­co, el man­da­ta­rio elec­to, An­drés Manuel Ló­pez Obra­dor, se alió du­ran­te su cam­pa­ña con el Par­ti­do En­cuen­tro So­cial (PES), fuer­te­men­te evan­gé­li­co.

En Cos­ta Ri­ca, el pe­rio­dis­ta y can­tan­te de mú­si­ca cris­tia­na Fa­bri­cio Al­va­ra­do compitió por la Pre­si­den­cia con­tra Car­los Al­va­ra­do. Aun­que per­dió en la se­gun­da ron­da del pa­sa­do 1º de abril, de­mos­tró que su par­ti­do evan­gé­li­co Res­tau­ra­ción Na­cio­nal fue ca­paz de cap­tar 40% de los vo­tos.

El pas­tor y abo­ga­do Car­los Alberto Bae­na tam­bién su­ma gen­te en Co­lom­bia. Es co­fun­da­dor del par­ti­do Mo­vi­mien­to In­de­pen­dien­te de Re­no­va­ción Ab­so­lu­ta (MI­RA), con­si­de­ra­do el bra­zo po­lí­ti­co de la Igle­sia de Dios Mi­nis­te­rial de Je­su­cris­to In­ter­na­cio­nal.

Bae­na fue con­ce­jal de Bo­go­tá y pos­te­rior­men­te se­na­dor. Ac­tual­men­te ocu­pa el car­go de vi­ce­mi­nis­tro de Re­la­cio­nes La­bo­ra­les e Ins­pec­ción. Se lo co­no­ce co­mo fuer­te pro­mo­tor de los de­re­chos de las mi­no­rías ét­ni­cas de su país.

Si­guien­do con Co­lom­bia, los evan­gé­li­cos – con ban­cas en el Con­gre­so– con­tri­bu­ye­ron con la vic­to­ria del No a los acuer­dos de paz en el re­fe­rén­dum del año 2016. Su pe­so fue tan im­por­tan­te que lue­go se sen­ta­ron en una me­sa de ne­go­cia­ción con el en­ton­ces pre­si­den­te Juan Manuel San­tos .

En Chi­le exis­ten por lo me­nos tres dipu­tados evan­gé­li­cos, y en Mé­xi­co es­tá el Par­ti­do En­cuen­tro So­cial, in­te­gra­do fun­da­men­tal­men­te por miem­bros de es­ta doc­tri­na re­li­gio­sa.

En Pe­rú de­jó hue­lla el con­gre­sis­ta y pas­tor Ju­lio Ro­sas, im­pul­sor de la cam­pa­ña “Con mis hi­jos no te me­tas”; fue in­ves­ti­ga­do por su­pues­ta­men­te ha­ber re­ci­bi­do apo­yo fi­nan­cie­ro de or­ga­ni­za­cio­nes de ex­tre­ma de­re­cha es­ta­dou­ni­den­ses que pro­mue­ven el odio ra­cial.

En Ve­ne­zue­la, el ex­pas­tor Javier Ber­tuc­ci sor­pren­dió en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co con su Ru­ta de la Es­pe­ran­za. Si bien se sa­bía que no te­nía chan­ce de ga­nar­le a l cha­vis­ta Ni­co­lás Ma­du­ro en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pa­sa­do 20 de ma­yo, eso no le im­pi­dió lla­mar la aten­ción elec­to­ral.

Ber­tuc­ci, que es fun­da­dor de la aso­cia­ción El Evan­ge­lio Cam­bia, tie­ne an­te­ce­den­tes os­cu­ros por ha­ber es­ta­do pre­so en 2010, acu­sa­do de con­tra­ban­dear 5.000 to­ne­la­das de com­bus­ti­ble a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Su nom­bre tam­bién fi­gu­ra en las in­ves­ti­ga­cio­nes de Pa­na­má Pa­pers.

Pen­te­cos­ta­les

De los gru­pos evan­gé­li­cos, los pen­te­cos­ta­les es­tán más en la are­na po­lí­ti­ca. “Su cla­ve de lec­tu­ra teo­ló­gi­ca es que Dios ayu­da a las per­so­nas a pros­pe­rar en es­ta vi­da si man­tie­nen un fuer­te com­pro­mi­so con la re­li­gión. Ha­blan de un na­cer de nue­vo, rea­li­zan reunio­nes ma­si­vas, sus pré­di­cas se cen­tran en ca­sos de sa­na­cio­nes y de pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca”, ex­pli­có Da Cos­ta.

Aun­que exis­ten igle­sias pro­tes­tan­tes y evan­gé­li­cas con cier­ta aper­tu­ra a los gru­pos ét­ni­cos y dis­tin­tas co­mu­ni­da­des, ge­ne­ral­men­te la pre­do­mi­nan­cia ideo­ló­gi­ca es muy con­ser­va­do­ra. No obs­tan­te, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, exis­ten evan­gé­li­cos en par­ti­dos de iz­quier­da, co­mo el Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo en Bo­li­via o el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Bra­sil.

En­tre can­tos y re­zos, sue­len ten­der re­des de pe­que­ños tem­plos ba­rria­les que atraen a mi­les de per­so­nas, con fre­cuen­cia de sec­to­res po­pu­la­res. Mu­chas ve­ces las

ad­he­sio­nes de los lí­de­res po­lí­ti­cos a sus fi­las son si­len­cio­sas.

Da Cos­ta ob­ser­va que en al­gu­nos paí­ses es co­mún que los gru­pos evan­gé­li­cos se con­vier­tan en par­ti­dos po­lí­ti­cos en los he­chos, aun­que no lle­gan a ser de en­ver­ga­du­ra. “En el año 2007 fui a Gua­te­ma­la a un en­cuen­tro con­vo­ca­do por la OEA y, en aquel en­ton­ces, ese país te­nía 47 par­ti­dos, el más vie­jo de los cua­les te­nía cin­co años. Lo cu­rio­so es que, cuan­do per­dían las elec­cio­nes in­ter­nas, rom­pían con ese par­ti­do y for­ma­ban uno nue­vo. Allí no exis­te una lar­ga tra­di­ción de es­truc­tu­ras de par­ti­ci­pa­ción sos­te­ni­da”, co­men­tó el ex­per­to.

Pro­nós­ti­co re­ser­va­do

Es di­fí­cil pro­yec­tar si es­te fe­nó­meno de los evan­gé­li­cos en el po­der po­lí­ti­co con­ti­nua­rá en as­cen­so en Amé­ri­ca La­ti­na co­mo has­ta aho­ra. De­pen­de­rá de ca­da país, de ca­da cul­tu­ra, de ca­da es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca. En teo­ría, si los par­ti­dos po­lí­ti­cos se re­fuer­zan en lo in­terno, me­nos es­pa­cios ha­brá para la in­ter­ven­ción de gru­pos re­li­gio­sos.

“Es es­pe­ra­ble que los paí­ses lo­gren que la ex­pre­sión po­lí­ti­ca no que­de rehén de nin­gún gru­po. Cuan­ta más au­to­no­mía ten­ga el sis­te­ma po­lí­ti­co, más sa­lu­da­ble la de­mo­cra­cia. Eso no quie­re de­cir que es­tos gru­pos re­li­gio­sos ten­gan que des­apa­re­cer de la es­ce­na pú­bli­ca. Al con­tra­rio, pue­den ex­pre­sar­se pú­bli­ca­men­te, pe­ro no vol­ver­se sus­ti­tu­to de los par­ti­dos”, opi­nó Da Cos­ta.

“Su cla­ve de lec­tu­ra teo­ló­gi­ca es que Dios ayu­da a las per­so­nas a pros­pe­rar en es­ta vi­da si man­tie­nen un fuer­te com­pro­mi­so con la re­li­gión. Ha­blan de un na­cer de nue­vo, rea­li­zan reunio­nes ma­si­vas, sus pré­di­cas se cen­tran en ca­sos de sa­na­cio­nes y de pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca” Nés­tor Da Cos­ta

UNI­VER­SI­DAD CA­TÓ­LI­CA DEL URU­GUAY

G. TIBBON - AFP

J. ORDONEZ- AFP

Jimmy Mo­ra­les Pre­si­den­te de Gua­te­ma­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.