Des­com­po­si­ción po­lí­ti­ca

Lu­la es­tá pre­so; Bol­so­na­ro, en el hos­pi­tal, víc­ti­ma de un aten­ta­do

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

En Bra­sil las ci­fras de la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad se re­fle­jan en 60.000 ho­mi­ci­dios por año, un pro­ble­ma que Jair Bol­so­na­ro pro­me­te cor­tar de raíz con mano du­ra

La de­re­cha que re­pre­sen­ta el fa­vo­ri­to en las en­cues­tas ha cre­ci­do co­mo res­pues­ta a la co­rrup­ción y a la in­se­gu­ri­dad que de­ja­ron los go­bier­nos de iz­quier­da

Cuan­do pen­sá­ba­mos que la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña ha­bía to­ca­do fon­do y que lo peor ya ha­bía pa­sa­do tras el desen­la­ce ju­di­cial del ma­yor es­cán­da­lo de co­rrup­ción en la his­to­ria del Bra­sil, la reali­dad nos gol­pea con la cons­ta­ta­ción de que siem­pre pue­de caer un po­co más ba­jo.

El pa­no­ra­ma elec­to­ral pa­ra los co­mi­cios del pró­xi­mo 7 de oc­tu­bre no po­día ser más de­sola­dor. El po­lí­ti­co que en­ca­be­za las en­cues­tas es­tá pre­so —y no cuen­ta con la ha­bi­li­ta­ción de la au­to­ri­dad elec­to­ral pa­ra ser can­di­da­to—; y el que lo si­gue, en el hos­pi­tal.

Por si es­to fue­ra po­co, el pri­me­ro es el ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va, con­de­na­do a 12 años de pri­sión por co­rrup­ción, im­pli­ca­do en el me­ga­es­cán­da­lo de La­va Ja­to, un gi­gan­tes­co es­que­ma de so­bor­nos sin pre­ce­den­tes que ex­ten­dió sus ten­tácu­los por to­do el con­ti­nen­te. El otro es Jair Bol­so­na­ro (63), un ex­tre­mis­ta de de­re­cha nos­tál­gi­co de la dic­ta­du­ra que el jue­ves 6 fue víc­ti­ma del pri­mer aten­ta­do con­tra un can­di­da­to pre­si­den­cial en la his­to­ria del Bra­sil. To­da una me­tá­fo­ra de la cri­sis que atra­vie­sa el sis­te­ma po­lí­ti­co bra­si­le­ño des­de ha­ce al me­nos un lus­tro.

El aten­ta­do con­tra Bol­so­na­ro, que fue apu­ña­la­do du­ran­te un mi­tin de cam­pa­ña en una ciu­dad de Mi­nas Ge­rais, ha pues­to ade­más de ma­ni­fies­to dos pro­ble­mas que se re­tro­ali­men­tan co­mo vi­rus in­fec­cio­sos en el seno de la so­cie­dad bra­si­le­ña: por un la­do, la po­la­ri­za­ción del país, que, le­jos de ce­jar, se ha re­cru­de­ci­do des­de los es­cán­da­los de co­rrup­ción, el im­peach­ment a la ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff y el en­car­ce­la­mien­to de Lu­la. Y por el otro la­do, la vio­len­cia y la in­se­gu­ri­dad ram­pan­tes, cu­yas ci­fras al­can­zan hoy los 60 mil ho­mi­ci­dios por año.

La co­rrup­ción ine­na­rra­ble que ja­lo­nó los go­bier­nos del PT y la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca que se ha apo­de­ra­do de las ca­lles han pro­vo­ca­do la co­rri­da de sec­to­res otro­ra po­lí­ti­ca­men­te mo­de­ra­dos ha­cia po­si­cio­nes ex­tre­mas. De otro mo­do no se ex­pli­ca que un can­di­da­to co­mo Bol­so­na­ro, co­no­ci­do por sus exa­brup­tos ra­cis­tas y ho­mó­fo­bos, cuen­te hoy con el 22% de la in­ten­ción de vo­to. En­tre sus se­gui­do­res hay bra­si­le­ños de to­dos los sec­to­res, des­de ul­tra­con­ser­va­do­res re­li­gio­sos y gen­te de cla­se me­dia har­ta de la co­rrup­ción po­lí­ti­ca y la de­lin­cuen­cia, has­ta ha­bi­tan­tes de las fa­ve­las, has­tia­dos de la vio­len­cia de las ban­das que asue­lan los tí­pi­cos cin­tu­ro­nes de po­bre­za de las ciu­da­des del Bra­sil.

Es en ese cal­do de cul­ti­vo que la ima­gen de Bol­so­na­ro, un ofi­cial de re­ser­va re­ti­ra­do del Ejér­ci­to, ha cre­ci­do co­mo la es­pu­ma, co­mo el can­di­da­to que pro­me­te mano du­ra y cor­tar de raíz con la co­rrup­ción; ya que tam­bién lo ayu­da el he­cho de no ha­ber es­ta­do im­pli­ca­do en nin­gún ca­so de co­rrup­ción en los 27 años que lle­va co­mo le­gis­la­dor. A me­nu­do se lo sue­le com­pa­rar con Do­nald Trump, por su ca­rác­ter ex­tra­va­gan­te, sus sa­li­das de tono y su ape­la­ción al men­sa­je di­vi­si­vo de la lla­ma­da de­re­cha al­ter­na­ti­va.

La com­pa­ra­ción de Bol­so­na­ro con Trump pa­re­ce, en lí­neas ge­ne­ra­les, bas­tan­te acer­ta­da. Sin em­bar­go, la ex­tra­po­la­ción que han en­sa­ya­do al­gu­nos ana­lis­tas re­gio­na­les con el au­ge de los mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas y po­pu­lis­tas de la de­re­cha al­ter­na­ti­va en los paí­ses cen­tra­les, en el sen­ti­do de que esa co­rrien­te se es­ta­ría aho­ra mo­vien­do ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na, no tie­ne, al me­nos de mo­men­to, co­rre­la­to en los he­chos. No hay nin­gún otro país la­ti­noa­me­ri­cano don­de la ex­tre­ma de­re­cha crez­ca co­mo en Bra­sil. Y aun allí tie­ne sus di­fe­ren­cias no me­no­res con el fe­nó­meno que lle­vó al triun­fo de Trump en Es­ta­dos Uni­dos, del bre­xit en el Reino Uni­do y de Mat­teo Sal­vi­ni en Ita­lia, o al as­cen­so de otros can­di­da­tos po­pu­lis­tas en otras par­tes de Eu­ro­pa.

En Es­ta­dos Uni­dos y en Eu­ro­pa, la de­re­cha al­ter­na­ti­va ha cre­ci­do co­mo una res­pues­ta a las éli­tes li­be­ra­les, a la bu­ro­cra­cia in­ter­na­cio­nal, a los va­cíos so­cia­les que pro­du­ce la glo­ba­li­za­ción y a la ame­na­za que per­ci­ben en el flu­jo mi­gra­to­rio que se dis­pa­ró tras el re­cru­de­ci­mien­to de los con­flic­tos en Orien­te Me­dio. En cam­bio en Bra­sil se ha da­do, co­mo va di­cho, co­mo res­pues­ta a la co­rrup­ción y a la in­se­gu­ri­dad que de­ja­ron los go­bier­nos de iz­quier­da. Y aho­ra mis­mo pa­re­ce po­co pro­ba­ble que el fe­nó­meno se va­ya a ex­ten­der a sus paí­ses ve­ci­nos.

Y del otro la­do es­tá la po­pu­la­ri­dad de Lu­la, que con cer­ca del 40% en la in­ten­ción de vo­to pa­re­ce con­vo­car, aun tras las re­jas, a al­go más que un me­ro ejér­ci­to de in­con­di­cio­na­les. Sus se­gui­do­res y la di­ri­gen­cia del PT sos­tie­nen –an­te la evi­den­cia más pal­ma­ria en con­tra­rio– que el ex­pre­si­den­te es en reali­dad un per­se­gui­do po­lí­ti­co, un “pre­so po­lí­ti­co”, co­mo sos­tie­ne Dil­ma en las nu­me­ro­sas con­fe­ren­cias que ha em­pren­di­do úl­ti­ma­men­te por va­rios paí­ses don­de ha con­se­gui­do apo­yos na­da des­de­ña­bles pa­ra la cau­sa de su men­tor po­lí­ti­co. Y to­da la ma­qui­na­ria del PT ha es­ta­do abo­ca­da es­tos me­ses a con­se­guir apo­yos in­ter­na­cio­na­les, y po­pu­la­res den­tro de Bra­sil, pa­ra una can­di­da­tu­ra írri­ta, cu­ya nu­li­dad vol­vió a ser san­cio­na­da es­ta se­ma­na por el Su­pre­mo Tri­bu­nal Elec­to­ral.

En me­dio de ese cli­ma de po­la­ri­za­ción, to­zu­dez y fa­na­tis­mo a un mes de las elec­cio­nes, no se po­día es­pe­rar nin­gún desen­la­ce muy aus­pi­cio­so. Pe­ro la vio­len­ta en­tra­da en es­ce­na de Adé­lio Bis­po de Oli­vei­ra, el ra­di­cal an­ti­sis­te­ma de 40 años de edad –ad­mi­ra­dor de Ni­co­lás Ma­du­ro y ator­men­ta­do por teo­rías cons­pi­ra­ti­vas so­bre los illu­mi­na­ti y la de­re­cha ma­so­na– que apu­ña­ló a Bol­so­na­ro, no la es­pe­ra­ba na­die. Y sin em­bar­go, a te­nor de lo na­rra­do, tam­po­co pa­re­ce un he­cho de otro país.

Lo que vie­ne no apa­re­ce co­mo mu­cho más ha­la­güe­ño. Ha­brá que ver en ca­so de que Bol­so­na­ro se re­cu­pe­re a tiem­po y reanu­de su cam­pa­ña, si el aten­ta­do no lo ter­mi­na fa­vo­re­cien­do en las en­cues­tas. Aun­que has­ta aho­ra los son­deos lo da­ban co­mo ga­na­dor en pri­me­ra vuel­ta pe­ro per­dien­do el ba­lo­ta­je con­tra cual­quie­ra de sus in­me­dia­tos se­gui­do­res: el la­bo­ris­ta Ci­ro Go­mes, la eco­lo­gis­ta Ma­ri­na Sil­va y el so­cial­de­mó­cra­ta Ge­ral­do Alc­kim.

Por lo de­más, con Lu­la ya ofi­cial­men­te fue­ra de ca­rre­ra, y así con un can­di­da­to del PT me­nos que po­ta­ble en la pa­pe­le­ta, co­mo se­ría el exal­cal­de de San Pa­blo Fer­nan­do Had­dad, quien po­dría lle­var las de ga­nar en se­gun­da vuel­ta se­ría Go­mes, el otro que cre­ce en las en­cues­tas ade­más de Bol­so­na­ro y que ya aca­pa­ra el 12% de las pre­fe­ren­cias con la iz­quier­da par­ti­da en tres.

Aun­que con la po­lí­ti­ca del Bra­sil nun­ca se sa­be. Siem­pre hay lu­gar pa­ra es­tar un po­co peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.