De­ba­te éti­co por la pu­bli­ca­ción de la co­lum­na anó­ni­ma crí­ti­ca de Trump

Su pu­bli­ca­ción de­jó bo­quia­bier­ta a la redacción del New York Ti­mes

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - LAURA BO­NI­LLA

“Es un bin­go. To­do el mun­do es­tá tra­tan­do de ave­ri­guar quién es, in­clui­da la ofi­ci­na de Was­hing­ton. Es una lo­cu­ra”

Ja­mes Ben­net

EDI­TOR DE LA PÁ­GI­NA EDI­TO­RIAL DE THE NEW YORK TI­MES

La co­lum­nis­ta de me­dios del Was­hing­ton Post, Margaret Su­lli­van, cree que un ar­tícu­lo de opi­nión sin iden­ti­fi­car al au­tor ge­ne­ra du­das éti­cas y le­ga­les

Ade­más de en­fu­re­cer a Do­nald Trump, la pu­bli­ca­ción de una ex­plo­si­va co­lum­na de opi­nión es­cri­ta por un al­to fun­cio­na­rio del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en el New York Ti­mes, ba­jo ano­ni­ma­to, de­jó ató­ni­ta a la redacción del dia­rio y abrió un in­ten­so de­ba­te éti­co.

La co­lum­na, ti­tu­la­da “Soy par­te de la re­sis­ten­cia den­tro del go­bierno Trump”, ase­gu­ra que hay fun­cio­na­rios den­tro de la Ca­sa Blan­ca que tra­ba­jan en se­cre­to pa­ra blo­quear la agen­da del pre­si­den­te, a quien el au­tor des­cri­be co­mo amo­ral e im­pul­si­vo.

Su pu­bli­ca­ción de­jó a la redacción bo­quia­bier­ta y ha ge­ne­ra­do mi­les de co­men­ta­rios en las re­des so­cia­les. Ni si­quie­ra el di­rec­tor de la redacción, Dean Ba­quet, fue in­for­ma­do del asun­to an­tes de la pu­bli­ca­ción, si­guien­do las re­glas ha­bi­tua­les de se­pa­ra­ción en­tre las pá­gi­nas edi­to­ria­les y las de in­for­ma­ción.

No se sa­be mu­cho so­bre la gé­ne­sis del tex­to. Un edi­tor que su­per­vi­sa las co­lum­nas de opi­nión pa­ra el New York Ti­mes, Jim Dao, di­jo a The Daily, el pod­cast del pe­rió­di­co, que el fun­cio­na­rio lo con­tac­tó ha­ce va­rios días, a tra­vés de un in­ter­me­dia­rio, y que su iden­ti­dad fue ve­ri­fi­ca­da.

La redacción del dia­rio otor­ga ano­ni­ma­to a las fuen­tes so­lo cuan­do sien­te que es­tas co­rren pe­li­gro (fí­si­co, o el pe­li­gro de per­der el em­pleo o de que su repu­tación sea arrui­na­da).

“Nues­tras re­glas en Opi­nión no son muy di­fe­ren­tes. No ha­ce­mos es­to muy se­gui­do. Creo que es­ta es la cuar­ta vez que lo he­mos he­cho en los úl­ti­mos tres años”, di­jo Dao.

¿Pe­ro quién es?

En el New York Ti­mes los pe­rio­dis­tas es­tán ató­ni­tos, di­jo a la re­vis­ta Va­nity Fair el edi­tor de las pá­gi­nas edi­to­ria­les, Ja­mes Ben­net. “Es un bin­go. To­do el mun­do es­tá tra­tan­do de ave­ri­guar quién es, in­clui­da la ofi­ci­na de Was­hing­ton. Es una lo­cu­ra”.

“Ob­via­men­te es­toy muy preo­cu­pa­do con pre­ser­var el ano­ni­ma­to del au­tor –agre­gó–. Pe­ro en­tien­do que los pe­rio­dis­tas ha­gan su tra­ba­jo”.

El vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Mi­ke Pom­peo y el di­rec­tor de in­te­li­gen­cia na­cio­nal Dan Coats ya ne­ga­ron ta­jan­te­men­te que sean los au­to­res.

Pa­ra Kath­leen Bar­tzen Cul­ver, directora del Cen­tro pa­ra la Éti­ca Pe­rio­dís­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Wis­con­sin, la pu­bli­ca­ción de la co­lum­na “crea una di­ná­mi­ca muy ex­tra­ña en­tre las pá­gi­nas de opi­nión y no­ti­cias, que son en­ti­da­des se­pa­ra­das”.

Cul­ver se pre­gun­ta so­bre to­do si le­gal­men­te el acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad ne­go­cia­do por la sec­ción edi­to­rial se ex­tien­de a to­da la redacción, y por en­de si el au­tor pue­de de­man­dar al dia­rio en ca­so de que uno de sus pe­rio­dis­tas re­ve­le su iden­ti­dad. La res­pues­ta no es cla­ra aún.

Ch­ris­top­her Sim­pson, un pro­fe­sor de co­mu­ni­ca­ción de la Ame­ri­can Uni­ver­sity que des­ta­ca los pro­ble­mas éti­cos pro­vo­ca­dos por el so­bre­uso de fuen­tes anó­ni­mas en la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, se pre­gun­ta cuá­les son las di­rec­ti­vas que los edi­to­res del Ti­mes es- tán dan­do a sus pe­rio­dis­tas so­bre es­te asun­to.

“Me sor­pren­de­ría mu­cho que di­je­ran a sus pe­rio­dis­tas que no in­ten­ten ave­ri­guar quién es es­ta per­so­na. Eso se­ría un error, y da­ña­ría la repu­tación del Ti­mes”, di­jo Sim­pson.

Po­si­ble­men­te no es­tén alen­tan­do a los pe­rio­dis­tas a ave­ri­guar su iden­ti­dad, pe­ro tam­po­co blo­quean­do sus es­fuer­zos, afir­mó.

¿Con­tri­bu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va?

¿Hi­zo el Ti­mes lo co­rrec­to? La po­lé­mi­ca se ex­tien­de a lo lar­go del es­pec­tro po­lí­ti­co.

“Nues­tro tra­ba­jo no es pu­bli­car co­lum­nas de opi­nión que de­fien­dan un ar­gu­men­to po­lí­ti­co u otro. Nues­tro tra­ba­jo es pu­bli­car co­lum­nas que am­plíen la com­pren­sión del pú­bli­co so­bre qué dia­blos es­tá su­ce­dien­do, y creo que es­ta co­lum­na es una con­tri­bu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va”, se de­fen­dió Ben­net.

Sean Han­nity, el con­duc­tor es­tre­lla de Fox News, el ca­nal pre­fe­ri­do de Trump, de­nun­ció la co­lum­na co­mo irres­pon­sa­ble y pe­li­gro­sa.

Margaret Su­lli­van, co­lum­nis­ta de me­dios del Was­hing­ton Post, el ri­val his­tó­ri­co del Ti­mes, sub­ra­yó las du­das éti­cas e “in­quie­tu­des le­ga­les” que plan­tea el tex­to anó­ni­mo.

En la re­vis­ta New Yor­ker, Mas­ha Ges­sen opi­nó que la co­lum­na no apor­ta gran co­sa en tér­mi­nos de in­for­ma­ción y que al pu­bli­car­la de ma­ne­ra anó­ni­ma el dia­rio “re­nun­cia al tra­ba­jo de res­pon­sa­bi­li­zar a quie­nes es­tán en el po­der”.

Pe­ro Da­vid Green­berg, pro­fe­sor de pe­rio­dis­mo, his­to­ria y me­dios de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, afir­ma que la co­lum­na es una “con­tri­bu­ción in­creí­ble” al co­no­ci­mien­to pú­bli­co.

Su pu­bli­ca­ción en la mis­ma se­ma­na que un li­bro del le­gen­da­rio pe­rio­dis­ta Bob Wood­ward so­bre el caos rei­nan­te en la Ca­sa Blan­ca “ayu­da a cen­trar la agen­da en im­por­tan­tes pre­gun­tas, co­mo cuál es el rol co­rrec­to de fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les” fren­te a un pre­si­den­te que to­ma de­ci­sio­nes im­pul­si­vas, emo­cio­na­les y no ra­zo­na­das.

Trump ata­có nue­va­men­te al “fra­ca­sa­do New York Ti­mes”, au­gu­ró su rui­na en po­cos años y de­plo­ró su “co­lum­na anó­ni­ma, es de­cir, co­bar­de”. ( Agen­ce Fran­ce-Pres­se)

La co­lum­na anó­ni­ma sa­cu­dió a la Ca­sa Blan­ca pe­ro tam­bién a la redacción del New York Ti­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.