Po­bla­do­res de Id­lib se pre­pa­ran pa­ra lo peor

El go­bierno de Siria dio pla­zo has­ta el lu­nes 10 an­tes del ata­que fi­nal

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Abu Ja­led de­jó su ca­sa por una tien­da de cam­pa­ña en un cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos de la pro­vin­cia de Id­lib. Pien­sa que te­ner cer­ca a mi­li­ta­res tur­cos des­ple­ga­dos co­mo ob­ser­va­do­res los pro­te­ge de un asal­to del ré­gi­men si­rio.

Co­mo él, ha­bi­tan­tes y res­pon­sa­bles de los ser­vi­cios mé­di­cos de es­te úl­ti­mo bas­tión re­bel­de se pre­pa­ran pa­ra una ofen­si­va de las fuer­zas del pre­si­den­te Bas­har al-Ásad y su alia­do ru­so.

Es­ta se­ma­na, la ONU ad­vir­tió que el ata­que po­dría pro­vo­car una “ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria”.

En es­tas ho­ras, di­plo­má­ti­cos in­ten­tan evi­tar esa “ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria” si se con­cre­ta en unos po­cos días el ata­que fi­nal del Ejér­ci­to si­rio con­tra el úl­ti­mo bas­tión de con­tra­dic­to­res de Al-Ásad. Tie­nen tiem­po has­ta el pró­xi­mo lu­nes 10 pa­ra evi­tar, o al me­nos mi­ti­gar la ba­ta­lla por Id­lib.

Es que Al-Ásad dio la or­den: si no se lle­ga a un acuer­do has­ta esa fe­cha, el Ejér­ci­to si­rio ata­ca­rá la ciu­dad de 3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, en el oes­te del país. El obj­te­ti­vo de la ofen­si­va a gran es­ca­la es de­rri­bar el úl­ti­mo bas­tión re­bel­de.

Se es­ti­ma que en Id­lib hay en­tre 10 mil y 30 mil com­ba­tien­tes. Ade­más, al­re­de­dor de 1,5 mi­llo­nes de ci­vi­les aún vi­ven allí. Se­gún Irán, alia­do de Al-Ásad, “los re­bel­des usan a mu­chos ci­vi­les rehe­nes co­mo es­cu­dos hu­ma­nos”.

Una cir­cuns­tan­cia que po­dría con­ver­tir la ba­ta­lla de Id­leb en un te­rri­ble ba­ño de san­gre.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump ad­vir­tió a Al-Ásad de no ata­car a Id­lib sin re­fle­xio­nar, agre­gan­do que “los ru­sos e ira­níes co­me­te­rían un gra­ve error hu­ma­ni­ta­rio si par­ti­ci­pa­ran en es­ta po­si­ble tra­ge­dia hu­ma­na”.

Por su par­te, el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­doğan, que ayer se reunió con sus pa­res Vla­dí­mir Pu­tin (Ru­sia) y Ha­sán Roha­ní (Irán) pa­ra ha­blar so­bre la guerra en Siria, ha­bía ad­ver­ti­do tam­bién que un ata­que en Id­lib pro­vo­ca­ría una ma­sa­cre.

Ayer mis­mo hu­bo nue­vos bom­bar­deos ru­sos con­tra po­si­cio­nes re­bel­des y yiha­dis­tas en el su­r­oes­te de la pro­vin­cia , se­gún una oe­ne­gé siria.

Los lí­de­res de esos tres paí­ses dis­cu­tie­ron so­bre una “es­ta­bi­li­za­ción gra­dual” en la pro­vin­cia siria de Id­lib, con la po­si­bi­li­dad de un acuer­do con al­gu­nos gru­pos re­bel­des, de­cla­ró Pu­tin.

El en­cuen­tro en Teherán tu­vo lu­gar so­lo unas ho­ras an­tes de una reunión so­bre la si­tua­ción en Id­lib con­vo­ca­da por Es­ta­dos Uni­dos en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU.

Los paí­ses eu­ro­peos del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad pi­die­ron el jue­ves 6 a los ga­ran­tes del al­to el fue­go vi­gen­te en par­tes de Siria, es­pe­cial­men­te a Ru­sia e Irán, que fre­nen la ofen­si­va con­tra Id­leb.

“Una ofen­si­va mi­li­tar a gran es­ca­la en Id­lib pon­dría en ries­go la vi­da de más de 3 mi­llo­nes de ci­vi­les, in­clui­dos 1 mi­llón de ni­ños”, se­ña­ló el em­ba­ja­dor sue­co an­te la ONU, Olof Skoog.

Es­ca­par de los bom­bar­deos

El ré­gi­men de Asad y Ru­sia bom­bar­dean des­de ha­ce va­rios días sec­to­res del sur de Id­lib, en­tre ellos el pue­blo don­de vi­vían Abu Ja­led, de 68 años, y su fa­mi­lia.

“Hu­bo bom­bar­deos (...), en­ton­ces fui­mos a ins­ta­lar­nos cer­ca de un pues­to (mi­li­tar) tur­co”, ex­pli­ca el pa­triar­ca Abu Ja­led, con una chi­la­ba blan­ca y una ku­fi­ya ro­ja. “Es pa­ra pro­te­ger­nos”, ase­gu­ra, de­lan­te de la tien­da que le sir­ve aho­ra de ca­sa, en la re­gión de Sar­man.

Tras un acuer­do con­clui­do en 2017, Ru­sia e Irán, alia­dos del ré­gi­men, y Tur­quía, apo­yo de los re­bel­des, es­ta­ble­cie­ron zo­nas de “dis­ten­sión” en el con­flic­to. Una de ellas es­ta­ba en Id­lib, y por eso fue­ron des­ple­ga­dos en la pro­vin­cia sol­da­dos tur­cos, en ca­li­dad de ob­ser­va­do­res.

Co­mo la de Abu Ja­led, otras fa­mi­lias bus­can la pro­tec­ción de los ob­ser­va­do­res tur­cos. Han cons- trui­do pre­ca­rios co­bi­jos, con pa­los y co­lo­ri­das te­las.

Los ni­ños co­rren des­cal­zos, mien­tras una mu­jer vi­gi­la una olla so­bre una pe­que­ña lum­bre.

Plan de ur­gen­cia

En to­tal, unos 3 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven en la pro­vin­cia de Id­lib y los re­duc­tos re­bel­des de las pro­vin­cias ve­ci­nas de Ha­ma, Ale­po y La­ta­kia, se­gún la ONU.

Una ofen­si­va po­dría cau­sar has­ta 800 mil des­pla­za­dos, que po­drían di­ri­gir­se ha­cia otros te­rri­to­rios re­bel­des en la fron­te­ra tur­ca, o in­clu­so a Tur­quía.

En pre­vi­sión de un flu­jo ma­si­vo, Yu­sef Nur es­tá ha­cien­do in­ven­ta­rio del ma­te­rial del que dis­po­ne un cen­tro de aco­gi­da tem­po­ral de des­pla­za­dos de la pro­vin­cia de Ale­po, co­mo vie­jos col­cho­nes de es­pu­ma o al­fom­bras de yu­te.

“He­mos crea­do un plan pa­ra ha­cer fren­te a cual­quier mo­vi­mien­to de po­bla­ción ur­gen­te”, ex­pli­ca Nur.

En el ex­te­rior, ba­jo un sol abra­sa­dor, es­tán ins­ta­la­das gran­des car­pas blan­cas. Por el mo­men­to, so­lo se ven al­gu­nos hom­bres es­ti- ra­dos a la som­bra de es­tas pre­ca­rias tien­das.

“Ac­tual­men­te hay 700 per­so­nas, to­da­vía po­de­mos re­ci­bir a en­tre 1.800 y 2.000 per­so­nas”, pre­ci­sa.

Es­ca­sez en los hos­pi­ta­les

Uno de los prin­ci­pa­les dra­mas es que mu­chos hos­pi­ta­les en es­ta pro­vin­cia ya fue­ron des­trui­dos o no tie­nen su­fi­cien­tes me­di­ci­nas.

“Ca­da uno de­be te­ner un plan de ur­gen­cia es­pe­cial”, ad­vier­te Mus­ta­fá Al Ei­do, sub­di­rec­tor de la au­to­ri­dad sa­ni­ta­ria pro­vin­cial.

Las 50 am­bu­lan­cias de sus ser­vi­cios tra­ba­ja­rán en coope­ra­ción con otras or­ga­ni­za­cio­nes, co­mo los Cas­cos Blan­cos, los so­co­rris­tas de la zo­na re­bel­de.

Re­co­no­ce sin em­bar­go que hay “im­por­tan­tes ca­ren­cias” de me­di­ci­nas, productos anes­té­si­cos, ade­más de mas­ca­ri­llas o tra­ta­mien­tos pa­ra pa­cien­tes en ca­so de ata­que quí­mi­co.

La po­si­bi­li­dad de un ata­que quí­mi­co es­tá en la men­te de to­dos, des­pués del que ma­tó a más de 80 per­so­nas en 2017 en la pro­vin­cia, en Jan Shei­jun, y el de Gu­ta Orien­tal en abril.

Tras el ata­que en Jan Shei­jun, el per­so­nal mé­di­co de una de­ce­na de hos­pi­ta­les si­guió en Tur­quía una se­rie de cur­sos es­pe­cí­fi­cos con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

Pe­ro en ca­so de ofen­si­va, los hos­pi­ta­les y las clí­ni­cas se ve­rán rá­pi­da­men­te des­bor­da­dos.

“Me­nos de la mi­tad de las ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas es­tán ope­ra­ti­vas en sec­to­res que po­drían ver rá­pi­da­men­te un re­cru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia”, ad­vir­tió ha­ce po­co la OMS en un in­for­me.

“Una ofen­si­va mi­li­tar a gran es­ca­la en Id­leb pon­dría en ries­go la vi­da de más de 3 mi­llo­nes de ci­vi­les, in­clui­dos 1 mi­llón de ni­ños”

Olof Skoog

EM­BA­JA­DOR SUE­CO AN­TE LA ONU

A. AL-DYAB - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.