El au­tó­cra­ta

La cri­sis de la li­ra es un sín­to­ma del con­trol fé­rreo de Er­doğan so­bre las ins­ti­tu­cio­nes de Tur­quía y su de­seo de conquistar la eco­no­mía

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

El pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­doğan es­tá to­man­do un ca­mino bas­tan­te es­pi­no­so pa­ra re­sol­ver la cri­sis fi­nan­cie­ra de su país. El co­lap­so de la li­ra (que se ha de­pre­cia­do en 40% an­te el dó­lar en lo que va del año) y la in­fla­ción que lle­gó a su má­xi­mo en 15 años (con una suba del 18% en agos­to en com­pa­ra­ción con el mis­mo mes de 2017) son pa­ra al­gu­nos ana­lis­tas sín­to­mas del con­trol fé­rreo de Er­doğan so­bre las ins­ti­tu­cio­nes del país y su de­seo de conquistar la eco­no­mía pa­ra con­so­li­dar su go­bierno.

El jue­ves 8, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) fue muy cla­ro en re­cla­mar a Tur­quía que adop­te “po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas sa­nas”, lo que in­clu­ye que la po­lí­ti­ca no in­ter­ven­ga en las de­ci­sio­nes del Ban­co Cen­tral.

El por­ta­voz del FMI Gerry Ri­ce re­cla­mó en ese sen­ti­do “ga­ran­ti­zar la in­de­pen­den­cia ope­ra­ti­va to­tal del Ban­co Cen­tral pa­ra cum­plir con su man­da­to de lo­grar la es­ta­bi­li­dad de pre­cios”.

Co­mo un ejem­plo de un go­bierno au­to­crá­ti­co, el pre­si­den­te tur­co ha co­lo­ca­do a su yerno, Be-

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) pi­dió es­ta se­ma­na al go­bierno tur­co que adop­te po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas sa­nas, co­mo la in­de­pen­den­cia del Ban­co Cen­tral del go­bierno

rat Al­bay­rak, co­mo mi­nis­tro de Fi­nan­zas, lo que ha pro­vo­ca­do más des­con­fian­za en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Mu­chos ana­lis­tas pen­sa­ban que la ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca lle­va­ría al man­da­ta­rio a asu­mir de­ci­sio­nes prag­má­ti­cas y que tra­ta­ría de lle­gar a al­gún acuer­do con su ho­mó­lo­go Do­nald Trump. Pe­ro no fue así.

Er­doğan de­cla­ró que no se in­cli­na­rá an­te nin­gún “ad­ver­sa­rio ex­tran­je­ro” y no ha so­li­ci­ta­do apo­yo al FMI u otro or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal. Su es­tra­te­gia, en cam­bio, es di­ri­gir­se ha­cia nue­vas co­la­bo­ra­cio­nes y alian­zas in­ter­na­cio­na­les. En otras pa­la­bras, no bus­ca­rá ma­yo­res acer­ca­mien­tos con Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa, sino con Ru­sia, Chi­na, Irán y Ca­tar.

Nue­vos alia­dos

Ayer vier­nes 7, Er­doğan se en­con­tró con el pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, y con su ho­mó­lo­go ira­ní, Ha­sán Roha­ní, con el fin de tra­tar te­mas de re­la­cio­nes co­mer­cia­les, in­ver­sio­nes y so­bre to­do re­la­ti­vo al con­flic­to si­rio (ver pág. 6).

La de­ci­sión de Er­doğan de cam­biar sus alia­dos re­sul­ta una sor­pre­sa por el cos­to que po­dría ge­ne­rar en lo in­terno y en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal.

Por lo pron­to, la co­la­bo­ra­ción fi­nan­cie­ra que re­ci­ba de los men­cio­na­dos paí­ses po­dría ser li­mi-

ta­da, ya que es pro­ba­ble que se ma­ne­jen con cau­te­la pa­ra no per­ju­di­car sus pro­pias re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos. Lo cier­to es que el tris­te es­ce­na­rio tur­co es vis­to por los opo­si­to­res de Er­doğan co­mo el re­sul­ta­do de un ré­gi­men que, si bien ele­gi­do por vo­to po­pu­lar, se ha vuel­to au­tó­cra­ta, ma­nia­tan­do a las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y pro­vo­can­do que la na­ción se po­la­ri­ce.

Des­de un in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do en 2016, el go­bierno ha pro­fun­di­za­do su au­to­ri­ta­ris­mo. Ha en­car­ce­la­do a unas 40 mil per­so­nas y ha sus­pen­di­do o des­pe­di­do a más de 150 mil fun­cio­na­rios es­ta­ta­les (en­tre ge­ne­ra­les, po­li­cías, jue­ces y aca­dé­mi­cos). Lí­de­res opo­si­to­res y 12 miem­bros del Par­la­men­to es­tán pre­sos, así co­mo 153 pe­rio­dis­tas. Más de 200 me­dios de co­mu­ni­ca­ción fue­ron ce­rra­dos.

La gran pre­gun­ta es has­ta qué pun­to Er­doğan y su par­ti­do, el AKP, se­rán ca­pa­ces de man­te­ner el con­trol po­lí­ti­co de Tur­quía sin agra­var la si­tua­ción.

El go­bierno tur­co no re­co­no­ce pú­bli­ca­men­te los ries­gos a los que es­tá ex­pues­to y se afe­rra a que el PIB cre­ció en el or­den de 6,5% en 2017 y a que los me­ga­pro­yec­tos, co­mo el puen­te so­bre el Bós­fo­ro y el ter­cer ae­ro­puer­to, avan­zan sin des­can­so.

¿Quién es Er­do­gan?

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, el eco­no­mis­ta y po­lí­ti­co Er­doğan ha si­do la fi­gu­ra do­mi­nan­te en el te­rreno tur­co.

Fue al­cal­de de Es­tam­bul y lue­go pri­mer mi­nis­tro du­ran­te 11 años. En 2001 fun­dó el Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo (AKP, se­gún sus si­glas en tur­co), con el que ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. La pro­me­sa era al­can­zar “una nue­va Tur­quía”.

Ocu­pa la Pre­si­den­cia des­de 2014, y el 24 de ju­nio de es­te año se die­ron unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das a las pre­vis­tas pa­ra 2019. De esa for­ma, Er­doğan pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra y fue re­elec­to.

En los pri­me­ros tiem­pos de su go­bierno, se pro­du­je­ron avan­ces po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, que lle­va­ron al país a te­ner una gran in­fluen­cia geo­po­lí­ti­ca en el Orien­te Pró­xi­mo y en los Bal­ca­nes.

El li­de­raz­go de Er­doğan co­bi­jó la es­pe­ran­za de re­unir los pre­cep­tos del Is­lam y la de­mo­cra­cia, y de lo­grar ad­he­rir a su país al blo­que de la Unión Eu­ro­pea, pe­ro es­to no ocu­rrió.

En al­gún mo­men­to, el go­bierno tur­co lle­gó a em­pren­der una se­rie de me­jo­ras en sin­to­nía con los pa­rá­me­tros de­mo­crá­ti­cos exi­gi­dos por el blo­que, pe­ro lue­go mos­tró una pa­rá­li­sis re­for­mis­ta e in­clu­so un re­tro­ce­so.

Po­co a po­co, Er­doğan se for­ta­le­ció en el po­der, ra­di­ca­li­zó sus po­si­cio­nes ex­tre­mas y su go­bierno fue mar­gi­nan­do a otros lí­de­res po­lí­ti­cos y re­pri­mien­do a la di­si­den­cia.

En 2017, pro­pi­ció la redacción de una nue­va Cons­ti­tu­ción que re­fuer­za el po­der cen­tra­li­za­do de la pre­si­den­cia, con el par­la­men­to y el po­der ju­di­cial a su ser­vi­cio. Se ce­le­bró un re­fe­rén­dum que apro­bó los cam­bios.

Con EEUU y Eu­ro­pa

El man­da­ta­rio tur­co ha cri­ti­ca­do du­ra­men­te la pa­si­vi­dad de la Unión Eu­ro­pea res­pec­to a los re­fu­gia­dos si­rios. Por otra par­te, sos­tie­ne a Tur­quía en la OTAN, aun­que no acep­tó que el ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos uti­li­za­ra su sue­lo du­ran­te la guerra de Irak; lo que ten­só las re­la­cio­nes en­tre Tur­quía y Es­ta­dos Uni­dos.

Er­doğan lle­va mu­cho tiem­po pi­dien­do a Es­ta­dos Uni­dos la ex­tra­di­ción de Fe­tu­llá Gü­llen, su­pues­to ins­ti­ga­dor del fa­lli­do gol­pe de Es­ta­do en 2016.

Mien­tras tan­to, el go­bierno de Do­nald Trump re­cla­ma la li­be­ra­ción de Andrew Brun­son, un pas­tor evan­gé­li­co ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio en Tur­quía, acu­sa­do de for­mar par­te de un gru­po te­rro­ris­ta ar­man­do.

Esos dos he­chos han de­te­rio­ra­do las ya afec­ta­das re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

To­do em­peo­ró con la re­cien­te de­ci­sión de Trump de au­men­tar los aran­ce­les al ace­ro y al alu­mi­nio tur­co (con lo cual se lle­gó a un gra­va­men de 50% y 20% res­pec­ti­va­men­te). An­te la me­di­da, Er­doğan anun­ció que de­ja­rá de im­por­tar productos fa­bri­ca­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

El hom­bre fuer­te

Hoy en día, el mun­do tie­ne va­rias man­da­ta­rios que li­de­ran ha­cien­do hin­ca­pié en la fuer­za y el na­cio­na­lis­mo.

Prue­ba de ello –y sal­van­do las di­fe­ren­cias– son Pu­tin (Ru­sia), Trump (Es­ta­dos Uni­dos), Ab­del Fat­tah al- Si­si (Egip­to), Er­doğan (Tur­quía) y Xi Jin­ping (Chi­na) .

To­dos esos lí­de­res se han afian­za­do ba­jo dis­cur­sos ame­na­zan­tes de do­ble­gar a los te­rro­ris­tas, o lo han he­cho en la prác­ti­ca, co­mo Al-Si­si, que des­en­ca­de­nó una ma­tan­za en las ca­lles de El Cai­ro y se res­pal­da en un go­bierno al­ta­men­te mi­li­ta­ri­za­do.

Aca­dé­mi­cos que han es­tu­dia­do el fe­nó­meno afir­man que mu­chos ciu­da­da­nos en Chi­na, el mun­do ára­be e in­clu­so en Oc­ci­den­te se sien­ten atraí­dos por el exa­cer­ba­do na­cio­na­lis­mo de los lí­de­res que tam­bién ali­men­tan el cul­to a la per­so­na­li­dad, y se ale­jan de la de­li­be­ra­ción o me­su­ra.

Des­de ha­ce dos años los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas ga­nan te­rreno en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, e in­clu­so han lle­ga­do al po­der, ba­jo el am­pa­ro de la in­quie­tud eco­nó­mi­ca, la iden­ti­dad na­cio­nal y el de­sen­can­to de la po­lí­ti­ca.

Es­tas pre­fe­ren­cias po­pu­la­res son ries­go­sas pa­ra las de­mo­cra­cias, ade­más de es­con­der vi­sos de acep­ta­ción an­te la vio­len­cia que el au­to­ri­ta­ris­mo ge­ne­ral­men­te in­tro­du­ce en la po­lí­ti­ca in­ter­na de los paí­ses, con ten­den­cia a ex­ten­der­se en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal.

La di­fe­ren­cia más ra­di­cal so­bre el im­pac­to de esas per­so­na­li­da­des fuer­tes en car­gos de po­der es que mien­tras, por ejem­plo, en Es­ta­dos Uni­dos exis­ten ins­ti­tu­cio­nes que ac­túan de con­tra­pe­so, en Tur­quía las ins­ti­tu­cio­nes son dé­bi­les y exis­te un lar­go his­to­rial de gol­pes de Es­ta­do.

Pro­yec­cio­nes

En ese mar­co, el acercamiento de Tur­quía a Irán, sig­ni­fi­ca­rá ma­yor com­ple­ji­dad en un mun­do ya de por sí con ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

El im­pac­to de la cri­sis tur­ca so­bre la Unión Eu­ro­pea po­dría ele­var­se, en la me­di­da en que Tur­quía al­ber­ga más de 3 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos pro­ve­nien­tes de Siria e Irak y una ma­yor des­es­ta­bi­li­za­ción in­ter­na po­dría pro­vo­car que esos in­mi­gran­tes tra­ten de en­trar al vie­jo con­ti­nen­te.

Las con­ver­sa­cio­nes que man­tie­ne Er­doğan con Pu­tin en es­tos días pa­ra eva­luar el gra­do de com­pro­mi­so o apo­yo real de Ru­sia pa­ra apun­ta­lar a la eco­no­mía tur­ca, au­men­tan aun más el cli­ma de in­cer­ti­dum­bre mun­dial.

Des­de el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do de 2016, el go­bierno de Er­do­gan se ha con­ver­ti­do en más au­to­ri­ta­rio, per­si­guien­do a la opo­si­ción, en­car­ce­lan­do ad­ver­sa­rios y li­mi­tan­do la li­ber­tad de pren­sa

I. KOVALENKO - EFE

A.ALTAN - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.