Ca­da vez más vo­ces di­plo­má­ti­cas a fa­vor de una in­ter­ven­ción

Ca­da vez se es­cu­cha más la idea de una in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria o mi­li­tar

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - CON­TE­NI­DO SIN­DI­CA­DO JOHN PAUL RATHBONE Es­pe­cial pa­ra El Observador

Cuan­do Nik­ki Ha­ley le di­jo al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU es­ta se­ma­na: “Ya es su­fi­cien­te” y “te­ne­mos que ha­cer al­go”, no es­ta­ba su­gi­rien­do que los mi­si­les To­mahawk pron­to llo­ve­rían so­bre Ve­ne­zue­la o que los ma­ri­nes ate­rri­za­rían en sus pla­yas.

Sin em­bar­go, sus pa­la­bras for­ma­ron par­te de un cre­cien­te co­ro pi­dien­do ac­cio­nes más du­ras, in­clu­yen­do ru­mo­res per­sis­ten­tes de una po­si­ble es­ca­la­da mi­li­tar, to­do ali­men­ta­do por la cre­cien­te in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal pro­vo­ca­da por las cri­sis so­cia­les y de re­fu­gia­dos de Ve­ne­zue­la, y la frustración pro­vo­ca­da por el au­to­ri­ta­ris­mo del ré­gi­men atrin­che­ra­do.

Do­nald Trump, el pre­si­den­te de EEUU, ha su­ge­ri­do re­pe­ti­da­men­te la po­si­bi­li­dad de una ac­ción mi­li­tar, pe­ro los fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses y los lí­de­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos re­cha­zan la idea. Jim Mat­tis, se­cre­ta­rio de De­fen­sa de EEUU, di­jo el mes pa­sa­do que la cri­sis de Ve­ne­zue­la “no es un asun­to mi­li­tar”.

No obs­tan­te, los ru­mo­res si­guen re­tum­ban­do, im­pul­sa­dos por con­si­de­ra­cio­nes po­lí­ti­cas in­ter­nas en Ve­ne­zue­la y EEUU.

“Hay una sen­sa­ción de que se es­tá pre­pa­ran­do el te­rreno, al me­nos en la ONU”, di­jo Die­go Arria, un exem­ba­ja­dor ve­ne­zo­lano en la ONU, quien de­fien­de la idea de la “in­ter­ven­ción hu­ma­ni­ta­ria” res­pal­da­da por un gru­po ope­ra­ti­vo in­te­ra­me­ri­cano. “Pe­ro si su­ce­de al­go, no se­rá has­ta des­pués de las elec­cio­nes de mi­tad de pe­río­do de no­viem­bre en EEUU”.

Ni­co­lás Ma­du­ro, pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, quien pre­si­de una eco­no­mía de­vas­ta­da por la hi­per­in­fla­ción, ha en­fren­ta­do re­pe­ti­dos in­ten­tos de gol­pe de es­ta­do por ofi­cia­les des­con­ten­tos del ejér­ci­to, se­gún una se­rie de in­for­mes, pe­ro ca­da uno se ha vis­to frus­tra­do con la ayu­da de ase­so­res de la in­te­li­gen­cia cu­ba- na. Re­cien­te­men­te, un in­ten­to de ase­si­na­to por dron fra­ca­só en Ca­ra­cas el 4 de agos­to.

Mien­tras tan­to, Trump se en­fren­ta a elec­cio­nes in­cier­tas de mi­tad de pe­río­do en no­viem­bre, lo cual des­ta­ca la im­por­tan­cia de es­ta­dos in­de­ci­sos co­mo Flo­ri­da, que tie­ne un gran nú­me­ro de vo­tan­tes emi­gra­dos ve­ne­zo­la­nos y cu­ba­noa­me­ri­ca­nos que po­drían ver­se in­flui­dos por la idea de po­lí­ti­cas más du­ras de EEUU con­tra Ca­ra­cas y su alia­do más cer­cano, La Ha­ba­na.

Hu­bo una in­di­ca­ción de es­ta si­tua­ción ha­ce dos se­ma­nas cuan­do Mar­co Ru­bio, el se­na­dor re­pu­bli­cano cu­ba­noa­me­ri­cano de Flo­ri­da, di­jo que él no des­car­ta­ba la po­si­bi­li­dad de op­cio­nes mi­li­ta­res des­pués de una reunión con John Bol­ton, el ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal de Trump.

En los úl­ti­mos dos años, la ad­mi­nis­tra­ción Trump, jun­to con Eu­ro­pa, Ja­pón y el Gru­po de Li­ma — que in­clu­ye a Ca­na­dá y los paí­ses más gran­des de Amé­ri­ca La­ti­na— ha au­men­ta­do la pre­sión so­bre Ca­ra­cas, prohi­bien­do cier­tas transac­cio­nes fi­nan­cie­ras y san­cio­nan­do a fun­cio­na­rios por pre­sun­tos abu­sos con­tra los de­re­chos hu­ma­nos, y su­pues­tos de­li­tos de la­va­do de di­ne­ro y trá­fi­co de dro­gas.

La con­cien­cia mun­dial so­bre las cri­sis de Ve­ne­zue­la tam­bién ha cre­ci­do, da­do el éxo­do de dos mi­llo­nes de re­fu­gia­dos des­de 2015, se­gún in­for­mes de la ONU, y se es­pe­ran otros 2 mi­llo­nes en los pró­xi­mos dos años.

Ma­du­ro nie­ga que exis­ta una cri­sis y re­cha­za las ofer­tas de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, lla­mán­do­las “una ex­cu­sa pa­ra in­va­dir el país, pa­ra ob­te­ner nues­tro pe­tró­leo y nues­tras ri­que­zas”. Delcy Ro­drí- guez, vi­ce­pre­si­den­ta, des­cri­bió la pro­tes­ta in­ter­na­cio­nal co­mo “di­se­ña­da por el Pen­tá­gono pa­ra jus­ti­fi­car la in­ter­ven­ción”.

Trump plan­teó pú­bli­ca­men­te la po­si­bi­li­dad de una op­ción mi­li­tar por pri­me­ra vez en una en­tre­vis­ta con re­por­te­ros en su club de golf en Bed­mins­ter en agos­to de 2017. Vol­vió a plan­tear el te­ma en una reunión con el en­ton­ces pre­si­den­te de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel Santos, y el mes si­guien­te con otros lí­de­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Ellos si­guen re­cha­zan­do la idea. Iván Du­que, el pre­si­den­te de cen­tro­de­re­cha de Co­lom­bia, que com­par­te una fron­te­ra con Ve­ne­zue­la, di­jo el mes pa­sa­do que la ac­ción uni­la­te­ral “no es el ca­mino a se­guir”.

Aun así, con­for­me se re­du­cen las es­pe­ran­zas de un cam­bio pa­cí­fi­co, los lla­ma­mien­tos pa­ra una in­ter­ven­ción han ga­na­do fuer­za.

Has­ta aho­ra, el úni­co com­pro­mi­so mi­li­tar de EEUU ha si­do el bu­que hos­pi­tal de la Ar­ma­da que Mat­tis des­pa­chó a Co­lom­bia el mes pa­sa­do pa­ra ayu­dar a los re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos.

El año pa­sa­do, un gru­po de cons­pi­ra­do­res gol­pis­tas ve­ne­zo­la­nos se reunió con fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses, pe­ro los es­ta­dou­ni­den­ses se ne­ga­ron a ayu­dar y el gol­pe nun­ca se lle­vó a ca­bo, in­for­mó el sá­ba­do 8 The New York Ti­mes.

La Ca­sa Blan­ca in­sis­te en que su pre­fe­ren­cia “por un re­torno pa­cí­fi­co y or­de­na­do a la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la no ha cam­bia­do”. Un pro­ble­ma ob­vio con la in­ter­ven­ción mi­li­tar — ade­más de la reac­ción ne­ga­ti­va que ge­ne­ra­ría — es lo que su­ce­de­ría des­pués de rea­li­zar­la. •

En el ám­bi­to di­plo­má­ti­co se es­ti­ma que pue­de ha­ber al­gu­na de­ci­sión lue­go de las elec­cio­nes de mi­tad de pe­río­do de EEUU de no­viem­bre

La con­cien­cia mun­dial so­bre las cri­sis de Ve­ne­zue­la tam­bién ha cre­ci­do, da­do el éxo­do de 2 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos des­de 2015, se­gún in­for­mes de la ONU, y se es­pe­ra otro tan­to en los pró­xi­mos dos años

LUIS RO­BA­YO - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.