Sin so­lu­ción

Des­de que se fir­ma­ron los acuer­dos pa­les­tino-is­rae­líes, el 13 de se­tiem­bre de 1993, la si­tua­ción va de mal en peor en una re­gión que vi­ve en eterno con­flic­to

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FABIANA CULSHAW es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

A 25 años de los acuer­dos de Os­lo, el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí es­tá en un ca­lle­jón sin sa­li­da y sin una luz a la vis­ta en la era de Do­nald Trump.

Cuan­do se fir­ma­ron los acuer­dos de Os­lo el 13 de se­tiem­bre de 1993, ha­bía es­pe­ran­za de al­can­zar al me­nos un mí­ni­mo de paz en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos. Pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad.

Al prin­ci­pio se lo­gra­ron al­gu­nos avan­ces pun­tua­les en ese sen­ti­do, has­ta que se lle­gó a un pun­to de in­fle­xión en el que los en­fren­ta­mien­tos en­tre las par­tes les pa­sa­ron por en­ci­ma a cual- quier pa­pel fir­ma­do.

Po­co tiem­po des­pués del acuer­do, en el año 1995, al­gu­nas per­so­nas en el Me­dio Orien­te de­cían es­tar ilu­sio­na­das con un cam­bio, aun­que mu­chas otras se mos­tra­ban es­cép­ti­cas, y es­tas úl­ti­mas re­sul­ta­ron te­ner ra­zón. Re­cuer­do que de­cían “co­rrió mu­cha san­gre y co­rre­rá más, to­da­vía hay an­sia de ven­gan­za, de pe­lear por lo de uno, no creo que la gen­te ol­vi­de”.

Éra­mos va­rios los pe­rio­dis­tas del mun­do oc­ci­den­tal que es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do des­de El Cai­ro en ese en­ton­ces, y nos cos­ta­ba en­ten­der có­mo los ára­bes e is­rae­líes no se afe­rra­ban a una op­ción de paz “tan­gi­ble”, co­mo pa­re­cían ser los acuer­dos de Os­lo.

Cis­jor­da­nia se en­cuen­tra en ma­nos de los is­rae­líes, y la fran­ja de Ga­za en po­der del mo­vi­mien­to is­la­mis­ta Ha­más –que no re­co­no­ce a Is­rael ni aban­do­na la lu­cha ar­ma­da–, y en­fren­ta un blo­queo por par­te de Is­rael

Sin em­bar­go, los ára­bes sí en­ten­dían per­fec­ta­men­te que el sen­ti­mien­to de revancha por tan­tas víc­ti­mas, y de reivin­di­ca­ción por lo con­si­de­ran sus de­re­chos, no des­apa­re­ce­ría. Del otro la­do, el ala ra­di­cal de los is­rae­líes tam­bién de­mos­tró que no es­ta­ba dis­pues­ta a dar con­ce­sio­nes en los he­chos.

Egip­to ha si­do un pi­vo­te de equi­li­brio en la di­ná­mi­ca de las re­la­cio­nes en el Me­dio Orien­te, so­bre to­do du­ran­te el pe­río­do de Hos­ni Mu­ba­rak, cu­yo go­bierno es­ta­ba muy su­ma­do a “cal­mar las aguas”. Hoy en día, es uno de los prin­ci­pa­les afec­ta­dos por las con­se­cuen­cias del con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí (Egip­to tie­ne fron­te­ra con la fran­ja de Ga­za y exis­te un gran nú­me­ro de re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos en sus tie­rras).

Pe­ro, ¿en qué que­da­ron los acuer­dos de Os­lo por los que Yitz­hak Ra­bin (pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí), Shi­mon Pe­res (mi­nis­tro is­rae­lí de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res) y Ya­ser Ara­fat (lí­der de la Or­ga­ni­za­ción de Li­be­ra­ción Pa­les­ti­na, OLP) re­ci­bie­ron el pre­mio No­bel de la Paz?

Los acuer­dos de­bían alla­nar el ca­mino ha­cia un Es­ta­do pa­les­tino; sin em­bar­go, a 25 años de tal ha­za­ña, Cis­jor­da­nia se en­cuen­tra ocu­pa­da por los is­rae­líes, y la fran­ja de Ga­za es­tá en ma­nos del mo­vi­mien­to is­la­mis­ta Ha­más –que no re­co­no­ce a Is­rael ni aban­do­na la lu­cha ar­ma­da–, con un blo­queo to­tal de Is­rael.

De acuer­do al de­re­cho in­ter­na­cio­nal, to­das las co­lo­nias en esos te­rri­to­rios son ile­ga­les. Aun así es­tas han ido avan­zan­do de fac­to y, por ejem­plo, el año pa­sa­do co­men­zó la cons­truc­ción de Ami­chai, la pri­me­ra co­lo­nia apro­ba­da ofi­cial­men­te por el go­bierno is­rae­lí des­de 1991.

En 1993, unos 110 mil co­lo­nos is­rae­líes vi­vían en Cis­jor­da­nia y 6.200 en la fran­ja de Ga­za. Ac­tual­men­te no hay co­lo­nos en Ga­za (fue­ron des­pla­za­dos en 2005); en cam­bio hay más de 600 mil en Cis­jor­da­nia y Je­ru­sa­lén, se­gún da­tos de la ONG Paz Aho­ra.

En He­brón, va­rios cen­te­na­res de is­rae­líes vi­ven atrin­che­ra­dos ba­jo fuer­te pro­tec­ción mi­li­tar en me­dio de 200 mil pa­les­ti­nos.

La ten­sión del con­flic­to en la zo­na es ex­tre­ma y los ata­ques de uno y otro la­do no dan tre­gua.

EEUU to­ma par­ti­do

La ac­ti­tud de Es­ta­dos Uni­dos – que otro­ra cum­plió un rol de acer­ca­mien­to en­tre las par­tes en con­flic­to– úl­ti­ma­men­te ha su­ma­do fric­ción en Me­dio Orien­te.

En ese sen­ti­do, es un sue­ño muy le­jano que Trump lo­gre un acuer­do con los lí­de­res de am­bos ban­dos, co­mo lo­gró Bill Clin­ton en 1993 en Was­hing­ton con Ra­bin y Ara­fat o co­mo hi­zo Jimmy Car­ter en 1979.

En fe­bre­ro de 2017, el pre­si­den­te Do­nald Trump re­co­no­ció a Je­ru­sa­lén co­mo ca­pi­tal de Is­rael, lo que lle­vó a que los pa­les­ti­nos re­cha­za­ran a Was­hing­ton co­mo me­dia­dor. El go­bierno es­ta­dou­ni­den­se tam­bién tras­la­dó su em­ba­ja­da de Tel Aviv a Je­ru­sa­lén, lo que des­en­ca­de­nó una se­rie de pro­tes­tas con un sal­do de 60 muer­tos.

A es­ta al­tu­ra, Trump es vis­to co­mo un obs­tácu­lo pa­ra la paz, so­bre to­do des­de el pa­sa­do 10 de se­tiem­bre, cuan­do anun­ció el cie­rre de la mi­sión de la Or­ga­ni­za­ción de Li­be­ra­ción Pa­les­ti­na en Was­hing­ton, ale­gan­do que es­ta “no ha da­do pa­sos pa­ra avan­zar en el ini­cio de ne­go­cia­cio­nes di­rec­tas y sig­ni­fi­ca­ti­vas con Is­rael”, se­gún di­jo Heat­her Nauert, por­ta­voz del De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

Es­to se su­ma a la anu­la­ción por par­te de EEUU de la ayu­da bi­la­te­ral de US$ 200 mi­llo­nes, el cor­te de fon­dos a la agen­cia de la ONU que so­co­rre a mi­llo­nes de re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos y la su­pre­sión de ayu­da a los hos­pi­ta­les pa­les­ti­nos de Je­ru­sa­lén Es­te por US$ 25 mi­llo­nes.

La re­gión es­tá que ar­de, y es­to más allá de la es­tric­ta zo­na de con­flic­to, por su in­fluen­cia in­clu­so en el es­ce­na­rio glo­bal. El his­tó­ri­co apre­tón de ma­nos en la Ca­sa Blan­ca en­tre Ra­bin y Ara­fat, prác­ti­ca­men­te, ca­yó en el ol­vi­do.

Los pa­sos

Fue en oc­tu­bre de 1991 cuan­do, por pri­me­ra vez, se sen­ta­ron en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes los is­rae­líes y pa­les­ti­nos en una reunión aus­pi­cia­da por Was­hing­ton y Mos­cú.

A par­tir de allí se die­ron una se­rie de con­ver­sa­cio­nes secretas, es­pe­cial­men­te en Os­lo. En enero de 1993 Is­rael de­ro­gó una ley del año 1986 que prohi­bía to­do con­tac­to con la OLP.

El 10 de se­tiem­bre de 1993, Is­rael re­co­no­ció a la OLP co­mo “re­pre­sen­tan­te del pue­blo pa­les­tino” y tres días des­pués se fir­mó en Was­hing­ton la De­cla­ra­ción de Prin­ci­pios so­bre Acuer­dos In­te­ri­nos, por cin­co años. De esa for­ma, las par­tes se com­pro­me­tie­ron a po­ner fin a la an­ces­tral con­fron­ta­ción, re­co­no­cien­do sus de­re­chos mu­tuos y sus es­fuer­zos por vi­vir una co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca. El acuer­do fue fir­ma­do por Shi­mon Pe­res por Is­rael y Mah­mud Ab­bas por la OLP en los jar­di­nes de la Ca­sa Blan­ca.

En 1994, Ara­fat y Ra­bin lan­zan un pe­río­do tran­si­to­rio de au­to­no­mía. Al año si­guien­te se fir­ma un nue­vo acuer­do in­te­ri­no en Was­hing­ton (Os­lo II) que ex­ten­día la au­to­no­mía en Cis­jor­da­nia. Mu­chos ana­lis­tas pen­sa­ron que, a lar­go pla­zo, to­do es­to da­ría lu­gar a la co­exis­ten­cia de dos Es­ta­dos. Pe­ro en no­viem­bre de ese año, Ra­bin fue ase­si­na­do por un is­rae­lí de ex­tre- ma de­re­cha, pa­ra ha­cer fra­ca­sar el pro­ce­so de Os­lo.

Lue­go co­men­zó un pe­río­do de con­ge­la­mien­to en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les. Cuan­do se reanu­da­ron, el dis­tan­cia­mien­to en­tre los is­rae­líes y pa­les­ti­nos se ha­bía pro­fun­di­za­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.

Los pa­les­ti­nos acu­san a Is­rael de no ha­ber cum­pli­do los com­pro­mi­sos de Os­lo y el mo­vi­mien­to is­la­mis­ta Ha­más si­gue sin re­co­no­cer a Is­rael. Por su par­te, los is­rae­líes si­guen re­cla­man­do lo que con­si­de­ran sus tie­rras y to­man­do po­se­sión de es­tas.

Des­de que Ha­más lle­gó al po­der en la fran­ja de Ga­za en 2007, el Es­ta­do he­breo im­pu­so un es­tric­to blo­queo te­rres­tre, ma­rí­ti­mo y aéreo en el en­cla­ve.

Se­gún el Cen­tro de In­for­ma­ción Is­rae­lí por los De­re­chos Hu­ma­nos en los te­rri­to­rios ocu­pa­dos, des­de el 2000 han muer­to 9.476 pa­les­ti­nos y 1.246 is­rae­líes, en Is­rael, Cis­jor­da­nia y la fran­ja de Ga­za.

Vi­sio­nes en­con­tra­das

En es­te en­quis­ta­do con­flic­to, si­guen pre­sen­tes las vi­sio­nes ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes. Mu­chos is­rae­líes se opo­nen a la crea­ción de un Es­ta­do Pa­les­tino y ven en Os­lo el ori­gen de la se­gun­da in­ti­fa­da, en la que mu­rie­ron cen­te­na­res de per­so­nas a prin­ci­pios del 2000.

Los pa­les­ti­nos, por su la­do, tie­nen la som­bra de Ha­más, que cuen­ta con una se­rie de or­ga­ni­za­cio­nes en su seno, in­clu­yen­do al­gu­nas mar­ca­das co­mo terroristas. De he­cho, Ha­más ha si­do de­cla­ra­da or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta por EEUU, Is­rael, Ja­pón, Ca­na­dá y Aus­tra­lia, mien­tras que al­gu­nos paí­ses ára­bes, Ru­sia y Tur­quía no la con­si­de­ran co­mo tal. Se afir­ma que la car­ta fun­da­cio­nal de Ha­más ex­hi­be la in­fluen­cia de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas an­ti­se­mi­tas.

Lo cier­to es que, a la luz de hoy, los acuer­dos pa­les­tino-is­rae­líes han re­sul­ta­do en fra­ca­so y se vi­ve una gran in­vo­lu­ción de lo po­co que se lo­gró en un mo­men­to. Has- ta los ana­lis­tas de­fen­so­res de una so­lu­ción con dos Es­ta­dos, la ven ca­si im­po­si­ble.

Le­jos se es­tá de la reali­dad de 25 años atrás cuan­do la es­pe­ran­za an­te los acuer­dos de Os­lo, aun­que ti­bia, aso­ma­ba en al­gu­nos gru­pos en el Me­dio Orien­te y en­tre los pe­rio­dis­tas oc­ci­den­ta­les que cu­bría­mos la re­gión.

Des­de en­ton­ces, el ries­go de una es­ca­la­da de vio­len­cia au­men­ta en un con­tex­to, ade­más, de en­du­re­ci­mien­to de va­rios go­bier­nos de paí­ses de la re­gión.

Los lí­de­res de ca­rác­ter esen­cial­men­te ne­go­cia­dor de los acuer­dos de Os­lo no es­tán más en la es­ce­na po­lí­ti­ca. El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­mín Net­han­yahu, es un con­ser­va­dor de lí­nea du­ra. Y el pre­si­den­te de Au­to­ri­dad Pa­les­ti­na, Mah­mud Abás, no pier­de opor­tu­ni­dad de so­fo­car a la di­si­den­cia y ex­cluir a cen­te­na­res de mi­li­tan­tes, ade­más de ha­ber con­ge­la­do las re­la­cio­nes con la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se.

En los úl t imos días , Trump ad­mi­tió que al­can­zar la paz en Me­dio Orien­te era más di­fí­cil de lo pen­sa­do. Y es cier­to, es­pe­cial­men­te por­que él mis­mo no ha con­tri­bui­do real­men­te a ello, se­gún ob­ser­van los ana­lis­tas.

El pro­pio pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, ad­mi­tió la se­ma­na pa­sa­da que es muy di­fí­cil lo­grar un acuer­do de paz

SAID KHATIB - AFP

J.DA­VID AKE

SAID KHATIB - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.