Una gue­rra ti­bia

Las po­lí­ti­cas del pre­si­den­te Do­nald Trump pa­ra re­cu­pe­rar la he­ge­mo­nía es­ta­dou­ni­den­se han he­cho unir a sus dos gran­des ri­va­les, Chi­na y Ru­sia

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA

Si la es­tra­te­gia de Was­hing­ton con la gue­rra co­mer­cial y las san­cio­nes uni­la­te­ra­les era ais­lar a Chi­na y a Ru­sia pa­ra re­cu­pe­rar su he­ge­mo­nía glo­bal, hoy ero­sio­na­da en va­rias par­tes del mun­do, lo que ha he­cho ha si­do unir a sus dos gran­des ri­va­les geo­es­tra­té­gi­cos co­mo nun­ca an­tes.

Lo que no lo­gra­ron más de cua­tro dé­ca­das de gue­rra fría pa­re­cen es­tar lo­grán­do­lo las po­lí­ti­cas de Was­hing­ton, úl­ti­ma­men­te con­ver­ti­das en un ama­si­jo bas­tan­te im­pre­de­ci­ble en­tre las doc­tri­nas de do­mi­nio mi­li­tar im­pul­sa­das por los neo­con­ser­va­do­res y la idea del pre­si­den­te Do­nald Trump de usar la eco­no­mía co­mo una to­pa­do­ra.

Pe­kín y Mos­cú em­pie­zan a de­li­near un eje eu­ro­asiá­ti­co pa­ra ha­cer fren­te tan­to a las presiones co­mer­cia­les y el proteccionismo de Trump co­mo —y tal vez más pe­li­gro­so aun— al po­der mi­li­tar del Pen­tá­gono.

Es­ta se­ma­na se reunie­ron el pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, y su par chino, Xi Jin­ping, en Vla­di­vos­tok, pa­ra pu­lir los de­ta­lles de la nue­va agen­da bi­la­te­ral y man­dar un cla­ro men­sa­je a Was­hing­ton de que los en­con­tra­rá uni­dos en la dispu­ta por el li­de­raz­go glo­bal. Allí acor­da­ron ace­le­rar el in­ter­cam­bio co­mer­cial en­tre am­bos paí­ses, que es­te año al­can­za­rá la frio­le­ra de US$ 100.000 mi­llo­nes, y es­tre­char la coope­ra­ción mi­li­tar. To­do es­to en me­dio del des­plie­gue de tan­ques, avio­nes de com­ba­te, mi­si­les y bom­bas de las que han si­do las ma­yo­res ma­nio­bras de gue­rra ru­sas des­de la épo­ca de la Unión So­vié­ti­ca, y en las que, ade­más, por si es­to fue­ra po­co, par­ti­ci­pó el Ejér­ci­to Po­pu­lar de Chi­na.

Más allá de su mag­ni­tud, las ma­nio­bras con­jun­tas de es­ta se­ma­na fue­ron una me­ra de­mos­tra­ción de múscu­lo de las que ca­da tan­to le gus­ta ha­cer a Pu­tin; y en es­te ca­so apro­ve­chó pa­ra in­vi­tar a los chi­nos y re­do­blar así la ad­ver­ten­cia a Was­hing­ton. Cual­quier otra in­ter­pre­ta­ción en es­te mo­men­to pe­ca­ría de alar­mis­ta. Sin em­bar­go, con­vie­ne te­ner pre­sen­te que Ru­sia y Chi­na si­guen sien­do la se­gun­da y la ter­ce­ra po­ten­cia nu­clear del pla­ne­ta, y las que más ar­ma­men­to ven­den a ter­ce­ros paí­ses.

Co­mo sea, am­bos au­tó­cra­tas tie­nen ra­zo­nes pa­ra es­tar preo­cu­pa­dos: Xi por lo que ya se ha con­ver­ti­do en una gue­rra de aran­ce­les, de­cla­ra­da por Trump pe­ro re­pli­ca­da por el go­bierno chino pa­ra al­can­zar en agos­to los US$ 50.000 mi­llo­nes en di­ver­sos ru­bros. Y Pu­tin, por la nue­va ba­te­ría de san­cio­nes eco­nó­mi­cas que la Ca­sa Blan­ca pre­pa­ra pa­ra en­viar­le a do­mi­ci­lio. Pe­ro el más elo­cuen­te ha si­do el lí­der chino, que no ocul­ta su in­quie­tud por lo que en­tien­de co­mo un tra­ta­mien­to hos­til de par­te de Was­hing­ton, ni su an­sie­dad por “lo im­pre­de­ci­ble” de sus po­lí­ti­cas.

Des­de que Trump lle­gó a la Ca­sa Blan­ca, Xi ha con­de­na­do el proteccionismo y ha tra­ta­do de po­si­cio­nar a Chi­na co­mo el ada­lid del li­bre co­mer­cio y co­mo el gran lí­der de la eco­no­mía glo­bal, pro­fun­di­zan­do sus re­la­cio­nes con va­rios paí­ses y re­gio­nes y ace­le­ran­do los in­nu­me­ra­bles pro­yec­tos de in­fraes­truc­tu­ra de la lla­ma­da Ru­ta y Fran­ja, la po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta con que Pe­kín ex­tien­de su po­der blan­do por to­do el mun­do.

En­tre tan­to, Was­hing­ton ha ••• ••• ••• vis­to men­gua­das sus tra­di­cio­na­les alian­zas tras la sa­li­da de va­rios acuer­dos in­ter­na­cio­na­les de gran re­le­van­cia es­tra­té­gi­ca y el abu­so de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas co­mo ins­tru­men­to de po­lí­ti­ca ex­te­rior. En po­co tiem­po, Es­ta­dos Uni­dos aban­do­nó la Alian­za del Pa­cí­fi­co (TPP), se re­ti­ró del Acuer­do de Pa­rís so­bre el cam­bio cli­má­ti­co y del pac­to nu­clear con Irán, co­no­ci­do co­mo Plan Con­jun­to de Ac­ción In­te­gral (Jc­poa), don­de de­jó sen­ta­dos a la me­sa a sus prin­ci­pa­les so­cios eu­ro­peos.

Los so­cios han se­gui­do con es­tas alian­zas por su cuen­ta, lo que pa­re­ce acre­cen­tar aun más el ais­la­cio­nis­mo de la pri­me­ra po­ten­cia. Y la gue­rra de aran­ce­les que ha em­pren­di­do no dis­tin­gue en­tre alia­dos y enemi­gos, pe­na­li­zan­do lo mis­mo a Chi­na que a la Unión Eu­ro­pea, Ja­pón, Co­rea del Sur o Tur­quía.

Ese uso des­or­de­na­do de las san­cio­nes co­mo ar­ma geo­po­lí­ti­ca em­pie­za a preo­cu­par in­clu­so a re­co­no­ci­das fi­gu­ras del es­ta­blish­ment eco­nó­mi­co de Was­hing­ton, co­mo el ex­se­cre­ta­rio del Te­so­ro Jack Lew y otros, que ya ad­vier­ten de los pe­li­gros que su abu­so aca­rrea. Por po­ner un ejem­plo que nos pe­ga de lleno: las san­cio­nes de Trump a Tur­quía, que ha­ce unas se­ma­nas pro­vo­ca­ron el des­plo­me de la li­ra tur­ca, cau­sa­ron una gran deses­ta- bi­li­za­ción en los mer­ca­dos que se hi­zo sen­tir has­ta es­tas cos­tas, al pre­ci­pi­tar una cri­sis cam­bia­ria en la frá­gil eco­no­mía ar­gen­ti­na que el go­bierno Ma­cri si­gue com­ba­tien­do con re­sul­ta­dos in­cier­tos. Eso ex­pli­ca en bue­na me­di­da el apo­yo inequí­vo­co que re­ci­bió el pre­si­den­te ar­gen­tino de Trump, y su in­ter­ven­ción di­rec­ta an­te el FMI pa­ra la más pron­ta so­lu­ción de la cri­sis en el país ve­cino.

Lo más cu­rio­so es que esas san­cio­nes a un miem­bro de la OTAN y alia­do his­tó­ri­co co­mo Tur­quía, que los neo­con­ser­va­do­res le ve­nían pi­dien­do a Trump co­mo re­pre­sa­lia por el acer­ca­mien­to del pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­doğan, con Pu­tin, las ter­mi­nó im­po­nien­do por cuen­ta de un pas­tor re­li­gio­so en­car­ce­la­do en An­ka­ra acu­sa­do de cons­pi­rar en el gol­pe de 2016. Lo que de­mues­tra que cuan­do se jun­tan en un pun­to las ideas de Trump con las de los neo­con­ser­va­do­res cual­quier desas­tre pue­de ocu­rrir.

En me­dio de ese cli­ma de im­pre­vi­si­bi­li­dad y gol­pes en la me­sa, Ru­sia vie­ne des­de ha­ce tiem­po des­do­la­ri­zan­do su eco­no­mía pa­ra mi­ti­gar el im­pac­to de las san­cio­nes. Al­go que que­dó de ma­ni­fies­to en la reunión de es­ta se­ma­na en­tre Pu­tin y Xi, cuan­do am­bos lí­de­res acor­da­ron el ma­yor uso po­si­ble de sus pro­pias di­vi­sas en el co­mer­cio bi­la­te­ral. Lo mis­mo ha­ce Ru­sia con sus alia­dos re­gio­na­les; al tiem­po que Pe­kín con­ti­núa for­ta­le­cien­do su he­ge­mo­nía ya in­dis­cu­ti­ble en la re­gión Asia-Pa­cí­fi­co.

Lo más ra­zo­na­ble a es­ta al­tu­ra pa­re­ce­ría ser dar un gol­pe de ti­món en las po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas y uni­la­te­ra­les de Was­hing­ton, si se quie­re pre­ser­var el or­den in­ter­na­cio­nal que ha pre­va­le­ci­do des­de el fin de la se­gun­da gue­rra mun­dial. Ni la nos­tal­gia de los neo­con­ser­va­do­res en cla­ve de gue­rra fría, de man­te­ner el or­den mun­dial a pun­ta del po­der mi­li­tar de Was­hing­ton, ni la vi­sión de Trump de res­tau­rar la gran­de­za de Es­ta­dos Uni­dos usan­do su po­der eco­nó­mi­co co­mo un ar­ma, pa­re­cen ideas plau­si­bles en es­te mun­do cre­cien­te­men­te mul­ti­po­lar, don­de va­rias po­ten­cias con­so­li­dan sus alian­zas e in­fluen­cias en fun­ción de blo­ques re­gio­na­les, pa­ra lue­go des­de allí bus­car —con ma­yor o me­nor éxi­to— su ex­pan­sión glo­bal.

Un uso des­or­de­na­do de las san­cio­nes co­mo ar­ma geo­po­lí­ti­ca por par­te de Trump em­pie­za a preo­cu­par in­clu­so a re­co­no­ci­das fi­gu­ras del es­ta­blish­ment eco­nó­mi­co de Was­hing­ton

Es­ta se­ma­na se reunie­ron Pu­tin y Xi pa­ra pu­lir los de­ta­lles de la nue­va agen­da bi­la­te­ral y man­dar un cla­ro men­sa­je a Was­hing­ton de que los en­con­tra­rá uni­dos en la dispu­ta por el li­de­raz­go glo­bal

SER­GEI CHIRIKOV - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.