El re­gre­so a las ar­mas de mi­les de ex­gue­rri­lle­ros de las FARC

Se es­ti­ma que hay unos 2.800 gue­rri­lle­ros di­si­den­tes de las FARC, ca­si el 40% de to­dos los miem­bros an­tes de los acuer­dos de paz

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - NI­CHO­LAS CA­SEY Y FE­DE­RI­CO RIOS ES­CO­BAR c.2018 New York Ti­mes News Ser­vi­ce

De­ba­jo de una ban­de­ra co­lom­bia­na ras­ga­da en una mon­ta­ña ven­to­sa, es­tá reuni­da una mi­li­cia gue­rri­lle­ra dis­par. A uno le fal­ta un bra­zo; a otro, una pier­na. Un co­man­dan­te que ape­nas sa­be leer pe­ro se ha­ce lla­mar el Poe­ta re­cuen­ta un re­cien­te in­ter­cam­bio de fue­go con pa­ra­mi­li­ta­res en un área cer­ca­na.

Se­ría co­mo cual­quier otra es­ce­na de las dé­ca­das de con­flic­to gue­rri­lle­ro en Co­lom­bia, con la ex­cep­ción de que el gru­po al que los mi­li­cia­nos di­cen per­te­ne­cer, las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia ( FARC), se des­ar­mó ha­ce un año des­pués de fir­mar un acuer­do de paz pa­ra po­ner fin al con­flic­to más lon­ge­vo del con­ti­nen­te.

Los acuer­dos fir­ma­dos en 2016 en­tre los gue­rri­lle­ros y el en­ton­ces pre­si­den­te co­lom­biano Juan Ma­nuel Santos bus­ca­ban ter­mi­nar la lu­cha de más de cin­co dé­ca­das que de­jó por lo me­nos 220 mil muer­tos y ca­si seis mi­llo­nes de des­pla­za­dos.

Pe­ro ha­bía un te­mor de­trás del acuer­do: que mu­chos de los mi­les de com­ba­tien­tes que ob­tu­vie­ron am­nis­tía no per­se­ve­ra­ran co­mo ci­vi­les y ter­mi­na­ran por re­gre­sar a las ar­mas.

Eso ya sucedió

“Ha­ce­mos lo mis­mo, se­gui­mos con los mis­mos idea­les y to­do y va­mos pa­ra allá, si Dios quie­re”, di­jo uno de los co­man­dan­tes, alias Mai­col, de 25 años.

Las gue­rri­llas di­si­den­tes in­vi­ta­ron a The New York Ti­mes a su cam­pa­men­to, es­con­di­do en las mon­ta­ñas al nor­te de Me­de­llín, pa­ra ha­blar so­bre por qué de­ja­ron el pac­to de paz. Aun­que ese acuer­do, des­de an­tes de la vi­si­ta, ya es­ta­ba atri­bu­la­do.

El go­bierno pro­me­tió lle­gar a las tie­rras an­tes con­tro­la­das por re­bel­des de las FARC pa­ra pro­veer sa­lud, edu­ca­ción y agua po­ta­ble, pe­ro ape­nas si tie­ne pre­sen­cia en el país.

El nue­vo pre­si­den­te co­lom­biano, Iván Du­que, hi­zo cam­pa­ña en con­tra de los acuer­dos y aho­ra di­ce que pre­ten­de re­vi­sar­los. Uno de los ne­go­cia­do­res de las FARC pa­ra el pac­to de paz fue arres­ta­do por el trá­fi­co de diez to­ne­la­das de co­caí­na, mien­tras se pre­pa­ra­ba a asu­mir un pues­to co­mo se­na­dor.

Y des­pués es­tán gru­pos co­mo el que vi­si­tó The New York Ti­mes, que re­pre­sen­tan un re­to par­ti­cu­lar a la per­ma­nen­cia de los acuer­dos: no pue­de ha­ber paz si los gue­rri­lle­ros es­tán ar­ma­dos de nue­va cuen­ta.

Cien­tos, qui­zá mi­les, de lu­cha­do­res de las FARC se han re­sis­ti­do al acuer­do. In­sight Cri­me, or­ga­ni­za­ción que es­tu­dia gru­pos de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, es­ti­ma que hay unos 2.800 gue­rri­lle­ros di­si­den­tes de las FARC; esa ci­fra re­pre­sen­ta ca­si el 40 % de to­dos los mi­li­cia­nos que te­nía el gru­po an­tes de los acuer­dos.

Hay una lí­nea na­rra­ti­va co­mún en­tre quie­nes es­ta­ban en la ba­se so­bre su di­si­den­cia: el go­bierno les pro­me­tió una nue­va vi­da ci­vil con los acuer­dos, pe­ro pron­to ter­mi­na­ron sin­tién­do­se aco­rra­la­dos

El go­bierno no cum­plió con su com­pro­mi­so de lle­gar a las tie­rras con­tro­la­das por la gue­rri­lla

por gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res que in­ten­ta­ron ha­cer­se del con­trol que ha­bían aban­do­na­do los re­bel­des. Los di­si­den­tes pi­die­ron al Ti­mes no re­ve­lar la ubi­ca­ción de su ba­se por te­mor a que el go­bierno o los pa­ra­mi­li­ta­res los ata­quen.

“Vi que es­ta­ban fu­si­lan­do a mu­chos com­pa­ñe­ros, en­ton­ces de­ci­dí otra vez me­ter­me al mon­te”, di­jo Mai­col. Han muer­to por lo me­nos 75 ex­gue­rri­lle­ros des­de 2016, se­gún los di­ri­gen­tes del par­ti­do po­lí­ti­co que sur­gió de la des­mo­vi­li­za­ción (su acró­ni­mo tam­bién es FARC).

Mien­tras los lí­de­res de la gue­rri­lla ase­gu­ra­ron que ha­bían en- tre­ga­do to­das las ar­mas a la mi­sión de Na­cio­nes Uni­das, en la ba­se di­cen que no fue así. “To­da­vía que­da­ban unas, las vie­jas”, di­jo el Poe­ta, quien uti­li­za un alias, co­mo mu­chos de los re­bel­des en­tre­vis­ta­dos, e in­di­có que es pa­ra man­te­ner a su fa­mi­lia a sal­vo.

Qui­zá al­go que es tan preo­cu­pan­te co­mo el rear­me de esos gru­pos es las alian­zas que han em­pe­za­do a for­mar en las mon­ta­ñas. Al­gu­nos de los re­bel­des aho­ra por­tan la in­sig­nia del Fren­te Vir­gi­lio Pe­ral­ta Are­nas, ban­da cri­mi­nal a la que las au­to­ri­da­des acu­san de ma­sa­crar a ci­vi­les y de nar­co­trá­fi­co.

Ese gru­po al­gu­na vez pe­leó con­tra las FARC, pe­ro los re­bel­des di­cen que aho­ra tra­ba­jan jun­tos pa­ra fi­nes de pro­tec­ción mu­tua. Eso po­dría sig­ni­fi­car que en un fu­tu­ro no tan le­jano los ex­gue­rri­lle­ros se ase­me­jen más a un gru­po de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da que al ejér­ci­to de mar­xis­mo re­vo­lu­cio­na­rio que es­ta­ble­cie­ron en los años ‘60.

“Es par­te de la his­to­ria trá­gi­ca de Co­lom­bia: un mo­do de vio­len­cia que se trans­for­ma en otro an­te la au­sen­cia de un Es­ta­do le­gí­ti­mo”, di­jo Cynt­hia Arn­son, di­rec­to­ra pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na del Cen­tro Woo­drow Wil­son. “Los acuer­dos de paz son una opor­tu­ni­dad que pue­de o no ser apro­ve­cha­da, y aquí eso se va per­dien­do día por día”.

Iván Már­quez, el se­gun­do de las FARC, es uno de los ex­gue­rri­lle­ros de al­to man­do cu­yo pa­ra­de­ro se des­co­no­ce; no ha si­do vis­to en un mes y mu­chos te­men que re­gre­só a las ar­mas.

“Si Iván Már­quez de­ja el pro­ce­so de paz y se une a los di­si­den­tes, en­to­nes to­do el pro­ce­so po­dría fra­ca­sar”, di­jo Je­remy McDer­mott, co­di­rec­tor de In­sight Cri­me. Cal­cu­la que has­ta otros 10 co­man­dan­tes to­ma­rían de nue­vo las ar­mas, una can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra crear “el nú­cleo de un nue­vo ejér­ci­to gue­rri­lle­ro”.

Los an­ti­guos lí­de­res re­bel­des han ur­gi­do a sus com­pa­ñe­ros a que no den ese pa­so al mon­te. Pe­ro otros, co­mo Ju­lián Gallo Cu­bi­llos, ex­co­man­dan­te an­tes co­no­ci­do co­mo Car­los An­to­nio Lo­za­da, in­di­can que sí com­pren­den por qué al­gu­nos que­rrían re­gre­sar da­dos los pe­li­gros que en­fren­tan co­mo ci­vi­les.

“Res­pe­ta­mos esa de­ci­sión”, di­jo el ex­co­man­dan­te. “Aun­que no la com­par­ti­mos; ya es­tu­vi­mos me­dio si­glo in­ten­tan­do ese ca­mino y no lo­gra­mos lo que es­tá­ba­mos bus­can­do”.

El go­bierno co­lom­biano no res­pon­dió a so­li­ci­tu­des de en­tre­vis­ta pa­ra es­te ar­tícu­lo. Sin em­bar­go, cuan­do el nue­vo mi­nis­tro de De­fen­sa co­lom­biano, Gui­ller­mo Bo­te­ro, asu­mió el car­go en agos­to, di­jo que “las di­si­den­cias de las FARC es­tán más ex­ten­di­das de lo que se de­cía y en pro­ce­so de cre­ci­mien­to”.

Tam­bién lan­zó una ame­na­za a esos di­si­den­tes: “Nues­tras fuer­zas ar­ma­das van a re­co­brar su ca­rác­ter com­ba­ti­vo”, di­jo.

El co­man­dan­te Poe­ta se unió a lo que lla­ma “la vie­ja FARC” cuan­do te­nía 18 años y pa­só los si­guien­tes do­ce en as­cen­so por las fi­las, has­ta que su fren­te su­frió una em­bos­ca­da y él re­ci­bió va­rias ba­las en el es­tó­ma­go. Las imá­ge­nes de él y de otros en la ba­se ya fue­ron pu­bli­ca­das tam­bién por Bloom­berg, que tam­po­co usó sus nombres com­ple­tos.

Dis­fra­za­dos co­mo ci­vi­les, los com­pa­ñe­ros del Poe­ta lo lle­va­ron a un hos­pi­tal en Me­de­llín. Mien­tras se re­cu­pe­ra­ba, di­jo que fue arres­ta­do ba­jo sos­pe­cha de ser gue­rri­lle­ro y fue sen­ten­cia­do a vein­ti­séis me­ses de pri­sión.

Ya que que­dó li­bre, se asen­tó en la ciu­dad de Ituan­go, don­de li­de­ró gru­pos de ac­ti­vis­mo ci­vil.

Pe­ro cuan­do se fir­mó el acuer­do de paz y se re­ti­ra­ron las fuer­zas gue­rri­lle­ras al cam­pa­men­to de desar­me, esa zo­na re­sin­tió la lle­ga­da del Clan del Gol­fo, la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal más gran­de del país. Ame­na­za­ron a quien se en­con­tra­ran en su ca­mino.

Así sucedió en otras par­tes del país: cien­tos de ac­ti­vis­tas so­cia­les ru­ra­les fue­ron ase­si­na­dos, in­clui­dos ex­gue­rri­lle­ros.

El Poe­ta de­ci­dió acu­dir con un ex­com­pa­ñe­ro, Ro­ge­lio Gue­rre­ro, quien se ha­bía su­ma­do a las FARC en 1998. Los dos se reunie­ron en un cam­pa­men­to de desar­me cer­ca de San­ta Lu­cía.

Gue­rre­ro con­tó una his­to­ria muy si­mi­lar a la del Poe­ta; es­ta­ba ba­jo ame­na­za de pa­ra­mi­li­ta­res. El año pa­sa­do un ex­co­man­dan­te que aho­ra vi­vía co­mo ci­vil fue asesina-

Los gru­pos di­si­den­tes han em­pe­za­do a for­mar alian­zas con ban­das cri­mi­na­les

Es par­te de la his­to­ria trá­gi­ca de Co­lom­bia: un mo­do de vio­len­cia que se trans­for­ma en otro an­te la au­sen­cia de un Es­ta­do le­gí­ti­mo

Los acuer­dos de paz son una opor­tu­ni­dad que pue­de o no ser apro­ve­cha­da, y aquí eso se va per­dien­do día por día

do cer­ca de don­de es­ta­ba y Gue­rre­ro te­mía ser el si­guien­te.

Des­pués de con­ver­sar por unas ho­ras, los dos de­ci­die­ron re­vi­vir su uni­dad de las FARC, con Gue­rre­ro co­mo lí­der.

Me sen­tí, di­ga­mos, nue­va­men­te or­gu­llo­so”, di­jo el Poe­ta. “De ver que ya es­ta­ba otra vez en pie. Fue gran­dio­so”.

El re­gre­so al cam­po de ba­ta­lla fue di­fí­cil. La es­truc­tu­ra cen­tral de co­man­do de las FARC, que era la que trans­mi­tía los men­sa­jes y ór­de­nes en­tre los fren­tes, ya no exis­tía, y el gru­po di­si­den­te es­ta- ba so­lo. Pe­ro pron­to en­con­tra­ron re­clu­tas.

En­tre ellos es­tá Cua­tro, un mi­li­ciano que pa­só una dé­ca­da con las FARC. Se des­mo­vi­li­zó el año pa­sa­do, pe­ro di­jo que la vi­da ci­vil no le sen­ta­ba bien. Cuan­do es­cu­chó que se ha­bía for­ma­do una ban­da di­si­den­te de in­me­dia­to la bus­có.

En­tre los pri­me­ros re­tos del gru­po fue en­con­trar pro­tec­ción. Cua­tro sa­bía dón­de en­con­trar ar­mas y Gue­rre­ro de­ci­dió en­ta­blar alian­zas; in­clu­so con an­ti­guos enemi­gos, co­mo el Fren­te Vir­gi­lio Pe­ral­ta Are­nas y el Clan del Gol­fo.

“Ne­ce­si­ta­mos el te­rri­to­rio sin que ha­ya un de­rra­ma­mien­to de san­gre”, di­jo Gue­rre­ro. Di­jo que el Fren­te Vir­gi­lio acor­dó tra­ba­jar con ellos y que los in­te­gran­tes del Clan del Gol­fo “res­pon­die­ron con vio­len­cia”.

Los re­bel­des tam­bién han bus­ca­do a ex­com­pa­ñe­ros que han re­to­ma­do las ar­mas en otros si­tios, en­tre ellos co­man­dan­tes co­mo Wal­ter Pa­tri­cio Ari­za­la, alias Gua­cho, quien con­tro­la el trá­fi­co de co­caí­na en la fron­te­ra con Ecua­dor y quien se­cues­tró y ma­tó a tres pe­rio­dis­tas es­te año. (El go­bierno tam­bién bus­ca a Gua­cho; el 15 de sep­tiem­bre re­por­ta­ron que re­sul­tó he­ri­do en un ata­que).

“La idea es co­ger las co­mu­ni­ca­cio­nes, ha­cer reunio­nes, jun­tar­nos y cua­drar pa­ra em­pe­zar a ope­rar co­mo an­tes”, di­jo Cua­tro. “Uni­fi­car en to­do el país”.

La vi­da en las nue­vas FARC se ase­me­ja mu­cho a las ru­ti­nas vie­jas. El día co­mien­za an­tes del ama­ne­cer. Los mi­li­cia­nos se des­pier­tan en sus ha­ma­cas, to­man ca­fé y em­pie­zan sus cla­ses, en las que dis­cu­ten los es­cri­tos de Karl Marx y de re­vo­lu­cio­na­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos, co­mo el cu­bano Jo­sé Mar­tí. Ca­da uno o dos días le­van­tan el cam­pa­men­to y marchan du­ran­te ho­ras en la sel­va.

Pe­ro la re­be­lión aho­ra es mu­cho más po­bre que la an­ti­gua.

Las FARC vie­jas eran fi­nan­cia­das por sus im­pues­tos al cul­ti­vo de ho­ja de co­ca. El área en la que ope­ra es­te gru­po tie­ne po­cos plan­tíos y ca­si na­da de mi­nas de oro ile­ga­les. En cam­bio, los com­ba­tien­tes to­man co­mi­da de otros po­bla­dos cer­ca­nos, cuan­do pue­den en­con­trar­la.

Mu­chos no tie­nen uni­for­me o duer­men so­bre ho­jas por­que no hay ha­ma­cas.

“Sí, aguan­ta­mos ham­bre, su­fri­mos de to­do. Pe­ro es­ta­mos cla­ros de lo que es­ta­mos ha­cien­do”, di­jo un com­ba­tien­te de alias Pis­cino.

Las me­tas de la di­si­den­cia tam­bién son me­nos am­bi­cio­sas: re­co­no­cen que no van a po­der de­rro­car al go­bierno y tam­po­co quie­ren pe­lear con­tra la po­li­cía pro­vin­cial. Di­cen que pre­ten­den de­fen­der a po­bla­dos de gru­pos ar­ma­dos, pe­ro si es­tán en cons­tan­te mo­vi­mien­to es pro­ba­ble que los úni­cos a los que de­fien­dan sean a ellos mis­mos.

No que­da cla­ro si es­ta “nue­va” re­be­lión en Co­lom­bia crecerá, se­rá aplastada o se des­va­ne­ce­rá. El ca­mino es com­pli­ca­do sin im­por­tar el re­sul­ta­do. Aun­que Pis­cino, quien per­dió la mano iz­quier­da a cau­sa de una mi­na, di­jo que eso po­co im­por­ta. Las di­fi­cul­ta­des son sa­cri­fi­cios ne­ce­sa­rios, ase­gu­ró: “Los que es­ta­mos ar­ma­dos nue­va­men­te es­ta­mos dis­pues­tos a mo­rir en la lu­cha”.

FO­TOS: FE­DE­RI­CO RÍOS ES­CO­BAR - THE NEW YORK TI­MES

Los acuer­dos de paz no ter­mi­nan de traer la des­mi­li­ta­ri­za­ción to­tal de la gue­rri­lla en Co­lom­bia.

El nar­co­trá­fi­co si­gue ge­ne­ran­do in­cen­ti­vos pa­ra los gru­pos ar­ma­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.