La prin­ci­pal po­ten­cia ya no pue­de car­gar el mun­do so­bre sus hom­bros

El de­cli­ve re­la­ti­vo y el ago­ta­mien­to in­terno crean el am­bien­te pa­ra un cam­bio

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - JANAN GANESH Es­pe­cial pa­ra El Observador

Con­ver­tir­se en un “país nor­mal” es el sue­ño de más de una re­pú­bli­ca. Ale­ma­nia es un ejem­plo fa­mi­liar a ni­vel mun­dial. Ha­bien­do ex­pia­do los ho­rro­res de la gue­rra y pues­to a Eu­ro­pa pri­me­ro, su si­guien­te pa­so co­mo na­ción or­di­na­ria es per­se­guir sus in­tere­ses es­tre­chos sin aver­gon­zar­se.

Ya que Do­nald Trump es tan ex­tra­ño, no po­de­mos de­cir con cer­te­za que el pro­pó­si­to de su pro­yec­to es nor­ma­li­zar a su pro­pio país. A pe­sar de per­tur­bar al mun­do, su po­lí­ti­ca ex­te­rior pa­re­ce te­ner esa me­ta: con­ver­tir a EEUU en un Es­ta­do egoís­ta en­tre otros Es­ta­dos egoís­tas, y de­jar de ser una ins­ti­tu­triz a car­go de to­do el mun­do li­bre que no se da abas­to.

Es­ta real­po­li­tik pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te. Ig­no­ra a los in­tere­ses na­cio­na­les que se sir­ven a tra­vés de obras teó­ri­ca­men­te no­bles, co­mo el acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís. Pe­ro al me­nos es más cohe­ren­te que sus crí­ti­cos. Los li­be­ra­les siem­pre se que­ja­ban del po­der de EEUU has­ta que ame­na­zó con re­ti­rar­se de cier­tas ins­ti­tu­cio­nes, en cu­yo mo­men­to la OTAN y el Con­sen­so de Was­hing­ton so­bre el co­mer­cio se con­vir­tie­ron en sa­cra­men­tos que ne­ce­si­ta­ban sal­var­se de las ame­na­zas po­pu­lis­tas. A di­fe­ren­cia de los re­pu­bli­ca­nos con­ven­cio­na­les, al me­nos Trump no pa­re­ce creer en el ‘dog­ma sa­gra­do’ que es­ta­ble­ce a EEUU co­mo una na­ción es­pe­cial des­ti­na­da a de­fen­der la li­ber­tad.

El rea­lis­mo tie­ne más a su fa­vor, sin em­bar­go, que la cohe­ren­cia in­ter­na. Tam­bién se ajus­ta a las con­di­cio­nes ex­ter­nas. Se re­quie­re una na­ción en pleno po­der pa­ra di­ri­gir un or­den mun­dial. Esa des­crip­ción con­cuer­da más con EEUU en 1948 que en 2018, y mu­cho me­nos en 2048. La des­leal­tad de Trump ha­cia el sis­te­ma de pos­gue­rra es in­quie­tan­te, pe­ro tal vez él es­tá eli­gien­do ha­cer lo que los fu­tu­ros pre­si­den­tes ten­drán que ha­cer por ne­ce­si­dad.

La Pax Ame­ri­ca­na no es el or­den na­tu­ral de las co­sas. Es una fa­se que sur­gió a raíz de cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas. EEUU re­pre­sen­tó un ter­cio de la pro­duc­ción mun­dial cuan­do es­ta­ble­ció las ins­ti­tu­cio­nes de Bret­ton Woods, reavi­vó Ja­pón y ase­gu­ró Eu­ro­pa. De­bi­do a que su po­der ab­so­lu­to si­guió sien­do tan im­pre­sio­nan­te, ol­vi­da­mos que su po­si­ción re­la­ti­va co­men­zó a dis­mi­nuir po­co des­pués. Aho­ra re­pre­sen­ta al­re- de­dor de 20 % de la pro­duc­ción mun­dial. No tie­ne los me­dios pa­ra man­te­ner al mun­do de­mo­crá­ti­co pa­ra siem­pre. En al­gún mo­men­to, un pre­si­den­te iba a in­ter­pre­tar el in­te­rés na­cio­nal en tér­mi­nos más li­mi­ta­dos. Los tres lí­de­res más re­cien­tes fue­ron ele­gi­dos de­bi­do a su com­pro­mi­so de ha­cer­lo.

No sa­be­mos si Trump –co­mo– es­ta­dis­ta en­tien­de el de­cli­ve re­la­ti­vo en el que ha vi­vi­do, pe­ro Trump – co­mo– po­lí­ti­co en­tien­de al­go igual­men­te re­le­van­te. El con­tri­bu­yen­te aún aguar­da el di­vi­den­do de paz que se le pro­me­tió cuan­do ca­yó el Mu­ro de Ber­lín.

EEUU pa­só la ma­yor par­te de la era pos­te­rior a la gue­rra fría en cos­to­sos con­flic­tos en otro he­mis­fe­rio. Es­tas “gue­rras sin fin” con­ti­nua­ron cuan­do la na­ción su­frió un co­lap­so fi­nan­cie­ro y pa­de­ció del ti­po de in­fraes­truc­tu­ra que de­be­ría es­tar por de­ba­jo de la dig­ni­dad de la na­ción que cons­tru­yó la re­pre­sa Hoo­ver.

Las dos ten­den­cias –el de­cli­ve re­la­ti­vo y el ago­ta­mien­to in­ter- no– han crea­do la me­jor at­mós­fe­ra pa­ra la real­po­li­tik des­de los años pos­te­rio­res a Viet­nam. La di­fe­ren­cia es que es­ta vez de­be­ría de per­du­rar, ya que Chi­na y otras po­ten­cias es­tán re­du­cien­do el mar­gen de ma­nio­bra de EEUU.

Sin em­bar­go, es­to no im­pli­ca que ha­ya una de­man­da pa­ra el ais­la­mien­to. Hay una gran de­man­da pa­ra un en­fo­que que ele­va los in­tere­ses pro­pios so­bre los va­lo­res. Trump es el pri­me­ro en in­ten­tar­lo. No hay nin­gu­na ra­zón pa­ra hu­mi­llar a alia­dos tan in­ta­cha­bles co­mo Ca­na­dá o de im­po­ner, co­mo su go­bierno lo hi­zo es­ta se­ma­na, nue­vos lí­mi­tes el nú­me­ro de re­fu­gia­dos que pue­den en­trar al país. Pe­ro la ló­gi­ca sub­ya­cen­te del egoís­mo du­ra­rá más que él. Los rea­lis­tas ya han vis­to una opor­tu­ni­dad pa­ra mo­de­rar las cru­de­zas de “EEUU Pri­me­ro” pa­ra crear una po­lí­ti­ca ex­te­rior se­ria y di­ri­gi­da por los in­tere­ses de EEUU. Los más des­ta­ca­dos en­tre su tri­bu aca­dé­mi­ca, John Mears­hei­mer y Step­hen Walt, ya han pu­bli­ca­do li­bros que ar­gu­men­tan a fa­vor del re­ti­ro de su na­ción de la “he­ge­mo­nía liberal”.

Sin em­bar­go, aun­que el rea­lis­mo ve­ni­de­ro re­sul­te ser una co­rrec­ción ex­ce­si­va, ya ha­cía fal­ta una co­rrec­ción. No ha­ce mu­cho, Geor­ge W. Bush des­cri­bió la li­ber­tad co­mo el “di­se­ño de la na­tu­ra­le­za” y Ba­rack Oba­ma, con la mis­ma des­preo­cu­pa­ción, afir­mó que el ar­co de la his­to­ria se in­cli­na ha­cia la jus­ti­cia. El ar­co de la his­to­ria no se in­cli­na ha­cia na­da. Hay co­sas que se­gu­ra­men­te ex­tra­ña­mos de es­tos pre­si­den­tes –su en­can­to per­so­nal, sus ga­bi­ne­tes ex­pe­ri­men­ta­dos– pe­ro es­tas ton­te­rías te­leo­ló­gi­cas no es­tán en­tre ellas. La his­to­ria de la pos­gue­rra su­gie­re que los idea­les cau­san más pro­ble­mas en EEUU que el cálcu­lo frío.

Ri­chard Ni­xon di­jo que un lí­der pue­de, co­mo má­xi­mo, “dar­le un em­pu­jón a la his­to­ria”. Él o ella no pue­de al­te­rar el cur­so de la his­to­ria tan­to co­mo ace­le­rar una ten­den­cia que ya es­tá en pro­gre­so. Las ten­den­cias es­truc­tu­ra­les del mun­do de­man­dan que EEUU se en­car­gue de sus pro­pios in­tere­ses con­for­me pa­sa el tiem­po. Ca­da uno de los tra­ta­dos ro­tos y las ron­das aran­ce­la­rias de Trump se pue­de in­ter­pre­tar co­mo un em­pu­jón ha­cia ese des­tino; una mo­vi­da pa­ra de­vol­ver a EEUU a la nor­ma­li­dad otra vez. Sus su­ce­so­res lo ha­rán me­jor. Pe­ro sí lo ha­rán.

Des­ta­ca­dos aca­dé­mi­cos es­ta­dou­ni­den­ses es­tán ar­gu­men­tan­do a fa­vor del re­ti­ro de su na­ción de la “he­ge­mo­nía liberal”

La des­leal­tad de Trump ha­cia el sis­te­ma de pos­gue­rra es in­quie­tan­te, pe­ro tal vez él es­tá eli­gien­do ha­cer lo que los fu­tu­ros pre­si­den­tes ten­drán que ha­cer por ne­ce­si­dad

MANDEL NGAN - AFP

Las po­lé­mi­cas de­ci­sio­nes de Trump pue­den in­ter­pre­tar­se co­mo un em­pu­jón a la nor­ma­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.