Ma­la ho­ra

La cri­sis de la Igle­sia ca­tó­li­ca por los es­cán­da­los de abu­so se­xual hun­de a Fran­cis­co en la ma­yor im­po­pu­la­ri­dad des­de que lle­gó al trono de Pe­dro

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA es­pe­cial pa­ra El Observador

La lar­ga lu­na de miel del Pa­pa Fran­cis­co con el mun­do desa­rro­lla­do pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a su fin. Quien du­ran­te tan­to tiem­po re­pre­sen­ta­ra una es­pe­ran­za de renovación y trans­for­ma­ción en la igle­sia, el cre­ci­mien­to de cu­ya po­pu­la­ri­dad —tan­to en­tre los ca­tó­li­cos co­mo en­tre los lai­cos— pa­re­cía no te­ner lí­mi­tes, es hoy du­ra­men­te cues­tio­na­do por la opi­nión pú­bli­ca en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos.

La ru­ti­lan­te es­tre­lla inau­gu­ral del Pa­pa ar­gen­tino ya ha­bía em­pe­za­do a mos­trar sig­nos de ago­ta­mien­to en los úl­ti­mos dos años, cuan­do pa­sa­ba el tiem­po, tras su vi­si­ta a Es­ta­dos Uni­dos a fi­nes de 2015, y no ha­bía no­ti­cias de ac­cio­nes con­cre­tas por par­te del Va­ti­cano so­bre los ca­sos de abu­so se­xual que ase­dian a la igle­sia de ese y otros paí­ses. Pe­ro hoy su es­tam­pa pa­re­ce, más que nun­ca, en fran­co de­cli­ve.

Una en­cues­ta de Ga­llup es­ta se­ma­na re­ve­la que la ima­gen del su­mo pon­tí­fi­ce ha caí­do al 53%, del 70% que me­día en 2016 y 82% en 2014.

El úl­ti­mo em­pu­jón que lo pre­ci­pi­tó de las ci­mas del ca­ri­ño del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se fue el que le dio el ex nuncio de Was­hing­ton Car­lo Ma­ria Vi­ga­nò, quien en una car­ta de­mo­le­do­ra lo acu­só de en­cu­brir los abu­sos se­xua­les del ar­zo­bis­po Theo­do­re McCa­rrick, y de ha­ber­lo res­ti­tui­do de las san­cio­nes que le ha­bía im­pues­to su pre­de­ce­sor, Be­ne­dic­to XVI, pa­ra lue­go nom­brar­lo con­se­je­ro de con­fian­za.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos pa­re­cen ser so­lo la pun­ta del ice­berg

Los me­dios de pren­sa la­ti­noa­me­ri­ca­nos, se­ña­la­da­men­te los ar­gen­ti­nos, se han he­cho eco de for­tí­si­mas acu­sa­cio­nes que en un prin­ci­pio ha­bían sur­gi­do con­tra el pro­pio Vi­ga­nò, en una suer­te de ata­que al men­sa­je­ro que se pro­pa­gó por las re­dac­cio­nes de va­rios pe­rió­di­cos. Y así, po­co a po­co fue ba­jan­do la es­pu­ma de sus de­nun­cias con­tra Ber­go­glio.

Sin em­bar­go, en Es­ta­dos Uni­dos y en Eu­ro­pa la co­sa no que­dó ahí; y hoy cre­cen las vo­ces que exi­gen una res­pues­ta del Pa­pa a las acu­sa­cio­nes de que co­no­cía los de­li­tos se­xua­les de McCa­rrick y los en­cu­brió.

Has­ta aho­ra el pon­tí­fi­ce so­lo ha di­cho que esas pre­gun­tas son “obra del de­mo­nio”, y que no me­re­cen más ex­pli­ca­ción. Pe­ro has­ta los obis­pos de Es­ta­dos Uni­dos de­cla­ran en pú­bli­co que la gra­ve­dad de la de­nun­cia ame­ri­ta una res­pues­ta del Pa­pa; y es­ta se­ma­na 46 mil mu­je­res ca­tó­li­cas fir­ma­ron una car­ta abier­ta a Fran­cis­co pi­dién­do­le que ex­pli­que con to­tal cla­ri­dad cuán­do y có­mo su­po de los abu­sos se­xua­les de McCa­rrick.

Y es que a la car­ta del ex nuncio, le si­guió una re­ve­la­ción aun más de­vas­ta­do­ra pa­ra el Va­ti­cano y que ha cons­ter­na­do e in­dig­na­do a bue­na par­te de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se: la in­ves­ti­ga­ción de un gran ju­ra­do de Pen­sil­va­nia re­ve­ló que seis de las dió­ce­sis de ese es­ta­do ha­bían pro­te­gi­do a 300 cu­ras pe­de­ras­tas, res­pon­sa­bles de abu­sar se­xual­men­te de más de mil me­no­res de edad.

La es­pe­luz­nan­te no­ti­cia des­en­ca­de­nó una can­ti­dad de anun­cios y co­mu­ni­ca­dos en cas­ca­da

de las fis­ca­lías de va­rios es­ta­dos, des­de Nue­va York has­ta Ca­li­for­nia, in­for­man­do del ini­cio de sus pro­pias in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les so­bre los ca­sos de abu­so se­xual en la igle­sia.

Mien­tras Ber­go­glio si­gue guar­dan­do un si­len­cio atro­na­dor so­bre las acu­sa­cio­nes de Vi­ga­nò.

Del otro la­do del Atlán­ti­co, no le va me­jor al Pa­pa ar­gen­tino: un in­for­me de la Igle­sia de Ale­ma­nia da cuen­ta de dé­ca­das de abu­sos se­xua­les en ese país co­me­ti­dos por 1.670 sa­cer­do­tes con­tra más de 3.600 ni­ños me­no­res de 13 años de edad. El per­tur­ba­dor do­cu­men­to, ela­bo­ra­do por obis-

Fran­cis­co es­cri­bió una ex­ten­sa car­ta, en la que pi­de per­dón a las víc­ti­mas, y anun­ció una se­rie de ini­cia­ti­vas

LO DI­JO

“Us­ted ha di­cho que ha­bría to­le­ran­cia ce­ro pa­ra los abu­sa­do­res de ni­ños; y a las pa­la­bras de­ben se­guir las ac­cio­nes”

Leo Va­rad­kar

PRI­MER MI­NIS­TRO DE IR­LAN­DA

pos de la Igle­sia ale­ma­na, acla­ra ade­más que en to­dos esos ca­sos se tra­tó de vio­la­cio­nes, y que to­dos ellos se sal­da­ron ba­jo la al­fom­bra de un en­cu­bri­mien­to sis­te­má­ti­co.

En reali­dad, ese ha si­do el prin­ci­pal pro­ble­ma de la Igle­sia en los ca­sos de abu­so se­xual, el en­cu­bri­mien­to, la pro­tec­ción y el tras­la­do de cu­ras pe­dó­fi­los de una dió­ce­sis a otra evi­tan­do a to­da cos­ta de­nun­ciar­los an­te la jus­ti­cia or­di­na­ria, y la ra­zón por la cual tan­tas per­so­nas exi­gen que Fran­cis­co ha­ble aho­ra cla­ro. Amén de que ya es­tán can­sa­dos del siem­pre cau­da­lo­so ver­bo de Ber­go­glio acom­pa­ña­do de nin­gu­na ac­ción. Mu­cho mea cul­pa, mu­cho pe­di­do de per­dón, pe­ro a es­ta al­tu­ra ya no son su­fi­cien­tes. La gen­te quie­re ver re­sul­ta­dos y de­ci­sio­nes. Co­mo le di­jo en su ca­ra el pri­mer mi­nis­tro de Ir­lan­da, Leo Va­rad­kar, en un du­ro dis­cur­so du­ran­te la re­cien­te vi­si­ta del Pa­pa a ese país: “Us­ted ha di­cho que ha­bría to­le­ran­cia ce­ro pa­ra los abu­sa­do­res de ni­ños; y a las pa­la­bras de­ben se­guir las ac­cio­nes”.

Es que Ir­lan­da es otro de los paí­ses eu­ro­peos más afec­ta­dos por los es­cán­da­los de abu­so se­xual en la igle­sia. El Va­ti­cano guar­da en su po­se­sión el ar­chi­vo de to­dos esos ca­sos ir­lan­de­ses, y el go­bierno de Du­blín ha­ce tiem­po que le vie­ne pi­dien­do en vano que los dé a co­no­cer. La ne­ga­ti­va de la San­ta Se­de a esa pe­ti­ción, fir­me aun des­pués de la vi­si­ta del Pa­pa, con­ti­núa agrian­do su re­la­ción tan­to con el Eje­cu­ti­vo co­mo con el pue­blo de Ir­lan­da, cu­ya fe ca­tó­li­ca es par­te de la iden­ti­dad na­cio­nal.

Al res­ca­te, em­pe­ro, le ha sa­li­do aho­ra ines­pe­ra­da­men­te Bono, el fa­mo­so mú­si­co y fi­lán­tro­po ir­lan­dés, front­man de la cé­le­bre ban­da de rock U2, quien lo vi­si­tó es­ta se­ma­na en el Va­ti­cano. Lue­go en con­fe­ren­cia de pren­sa el mú­si­co di­jo ha­ber ha­bla­do con el Pa­pa so­bre “la bes­tia sal­va­je que es el ca­pi­ta­lis­mo”, y que cuan­do to­ca­ron el te­ma del abu­so se­xual en Ir­lan­da, pu­do sen­tir la sin­ce­ri­dad de Ber­go­glio al ex­pre­sar su do­lor por las víc­ti­mas. Do­lor que no lo lle­ga a in­du­cir, sin em­bar­go, a en­tre­gar los ar­chi­vos, al me­nos de mo­men­to.

Co­mo sea, en los úl­ti­mos días Fran­cis­co ha tra­ta­do de ejer­cer, a su ma­ne­ra, una suer­te de con­trol de da­ños: es­cri­bió una ex­ten­sa car­ta, otra vez, pi­dien­do per­dón a las víc­ti­mas; anun­ció una se­rie de ini­cia­ti­vas pa­ra fre­nar el abu­so se­xual en la igle­sia y con­vo­có a los obis­pos a una cum­bre mun­dial en fe­bre­ro. Al me­nos a pri­me­ra vis­ta pa­re­cen me­di­das un tan­to ti­bias pa­ra el ta­ma­ño de la cri­sis que le ha es­ta­lla­do, y que uno de sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res ha de­fi­ni­do co­mo “el 11-S de la igle­sia”.

La ver­dad es que a juz­gar por las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les que se lle­van ade­lan­te aho­ra mis­mo en Es­ta­dos Uni­dos, to­do es­to bien po­dría ser la pun­ta del ice­berg.

Lo que no de­ja de lla­mar la aten­ción es la ex­ten­sión del fla­ge­lo de la pe­dofi­lia en las fi­las de la cu­ria. Cuan­do em­pe­zó es­ta pro­lon­ga­da cri­sis, tras las re­ve­la­cio­nes del Bos­ton Glo­be en 2002, re­cuer­do que va­rios clé­ri­gos en Es­ta­dos Uni­dos de­cían que la igle­sia es una ins­ti­tu­ción de la so­cie­dad; y que por tan­to esos ca­sos se da­ban allí co­mo se da­ban en el res­to de la so­cie­dad, ni más ni me­nos. Hoy 16 años y de­ce­nas de mi­les de ca­sos des­pués, po­de­mos de­cir sin te­mor a equi­vo­car­nos que en pro­por­ción son bas­tan­te más. Es­ta reali­dad ya di­fí­cil­men­te dis­cu­ti­ble ha re­flo­ta­do el de­ba­te so­bre el ce­li­ba­to en la igle­sia, en el que otra vez di­ver­sas vo­ces ex­hor­tan al Pa­pa a con­si­de­rar su abo­li­ción y a re­co­no­cer la im­por­tan­cia de la se­xua­li­dad en los se­res hu­ma­nos, sean es­tos mi­nis­tros de Dios o no. Los fren­tes que en es­te mo­men­to tie­ne abier­tos el pon­tí­fi­ce je­sui­ta son nu­me­ro­sos, y aten­der­los to­dos no pa­re­ce ta­rea sen­ci­lla.

En­tre tan­to, en Amé­ri­ca La­ti­na el Pa­pa no pa­re­ce ver afec­ta­da su po­pu­la­ri­dad. Y los ca­sos de pe­dofi­lia en la igle­sia aun no han si­do re­to­ma­dos por la opi­nión pú­bli­ca, ex­cep­to en Chi­le, don­de el vier­nes re­nun­cia­ron otros dos obis­pos en me­dio del es­cán­da­lo por abu­so se­xual que hoy tie­ne a 119 ca­sos des­fi­lan­do an­te los es­tra­dos ju­di­cia­les.

Des­de el año 2002 hu­bo en La­ti­noa­mé­ri­ca va­rios ca­sos so­na­dos de abu­so de me­no­res en la igle­sia que lle­ga­ron a la Jus­ti­cia, des­de Mé­xi­co has­ta Ar­gen­ti­na, y prác­ti­ca­men­te en to­dos los paí­ses de la re­gión a ex­cep­ción de Uru­guay.

Si aque­llo vol­vie­ra hoy al can­de­le­ro, a Ber­go­glio se le abri­ría otro pe­li­gro­so fren­te en su pro­pio pa­tio, la par­te del mun­do don­de por le­jos ha he­cho más po­lí­ti­ca du­ran­te lo que lle­va de pa­pa­do. De he­cho sus de­trac­to­res re­gio­na­les, que son mi­no­ría, lo que le re­cla­man es su in­je­ren­cia po­lí­ti­ca y su alian­za y/o per­mi­si­vi­dad con los go­bier­nos de iz­quier­da.

Es pro­ba­ble que a es­tos, se le su­men pron­to otros crí­ti­cos. Pe­ro en nin­gún ca­so al­can­za­ría la pro­fun­di­dad y di­men­sio­nes de la cri­sis que hoy pa­de­ce Fran­cis­co en Es­ta­dos Uni­dos y en la Eu­ro­pa Sep­ten­trio­nal.

AL­BER­TO PIZZOLI - AFP

TIZIANA FABI - AFP

LAU­RENT EM­MA­NUEL - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.