El pre­si­den­te de Pe­rú ju­gó una car­ta fuer­te y ga­nó la par­ti­da

El Con­gre­so co­mien­za a ana­li­zar un pro­fun­do plan de re­for­mas

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO - FABIANA CULSHAW es­pe­cial pa­ra El Observador

El man­da­ta­rio re­cu­rrió a un ins­tru­men­to ju­rí­di­co ra­di­cal que, si bien es cons­ti­tu­cio­nal, fue in­ter­pre­ta­do por mu­chos po­lí­ti­cos co­mo una ame­na­za de di­so­lu­ción del Con­gre­so

An­te las di­la­cio­nes e im­pe­di­men­tos del Con­gre­so pe­ruano pa­ra apro­bar cua­tro ini­cia­ti­vas de ley claves pro­pues­tas por el go­bierno, el pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra sor­pren­dió es­ta se­ma­na al so­li­ci­tar una “cues­tión de con­fian­za” pa­ra des­tran­car di­chas re­for­mas.

La “cues­tión de con­fian­za” es un ins­tru­men­to del que dis­po­ne el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pa­ra afron­tar una si­tua­ción de de­bi­li­dad del Po­der Eje­cu­ti­vo fren­te al Con­gre­so, me­dian­te el cual el go­bierno pi­de el ex­pre­so res­pal­do a una po­lí­ti­ca con­cre­ta, pro­pues­ta de ley o pro­gra­ma.

Lo in­tere­san­te es que la pér­di­da de la mo­ción ge­ne­ral­men­te lle­va apa­re­ja­da la di­mi­sión cons­ti­tu­cio­nal del pre­si­den­te y el lla­ma­do a elec­cio­nes ge­ne­ra­les. A su vez, si el par­la­men­to nie­ga la con­fian­za a dos ga­bi­ne­tes de for­ma su­ce­si­va, el je­fe de Es­ta­do tie­ne la po­tes­tad de di­sol­ver el Con­gre­so y con­vo­car a elec­cio­nes par­la­men­ta­rias.

En otras pa­la­bras, Viz­ca­rra re­cu­rrió a un ins­tru­men­to ra­di­cal que, si bien cons­ti­tu­cio­nal, fue sen­ti­do por mu­chos po­lí­ti­cos co­mo una ame­na­za de di­so­lu­ción del Con­gre­so. Tam­bién, de al­gu­na for­ma, arries­gó su pro­pia per­ma­nen­cia en el po­der.

Lo cier­to es que la jugada re­sul­tó bien pa­ra Viz­ca­rra. Lo­gró que el miér­co­les 19 el Con­gre­so apro­ba­ra la “cues­tión de con­fian­za”; 82 vo­tos a fa­vor, 22 vo­tos en con­tra y 14 abs­ten­cio­nes.

Otro lo­gro del go­bierno fue que la ban­ca­da de Fuer­za Po­pu­lar (par­ti­do fu­ji­mo­ris­ta que do­mi­na el Con­gre­so) es­ta vez no vo­ta­ra en blo­que, sino que allí hu­bo vo­tos a fa­vor, en con­tra y abs­ten­cio­nes.

Se­gu­ra­men­te, el man­da­ta­rio no se ti­ró al agua sin sa­ber de an­te­mano que re­ci­bi­ría el apo­yo que bus­ca­ba (en la vís­pe­ra, cin­co de las sie­te ban­ca­das ha­bían ade­lan­ta­do que res­pal­da­rían el pe­di­do del go­bierno), pe­ro na­die nie­ga que igual su mo­vi­da fue au­daz.

Aho­ra, con la “cues­tión de con­fian­za” apro­ba­da, el Con­gre- so - en su ma­yo­ría fu­ji­mo­ris­tas opo­si­to­res al go­bierno- ya no po­drá dar­les más lar­gas al asun­to y tie­ne has­ta el 4 de oc­tu­bre co­mo pla­zo pa­ra apro­bar las re­for­mas que pro­po­ne el Po­der Eje­cu­ti­vo.

En reali­dad, una de las pro­pues­tas de ley ya fue apro­ba­da el mar­tes 18, pe­ro Viz­ca­rra, en un to­do o na­da, pre­sio­nó pa­ra que las cua­tro sean apro­ba­das en blo­que.

El pa­que­te de re­for­mas

El pro­yec­to de ley ya apro­ba­do re­for­ma el Con­se­jo Na­cio­nal de la Ma­gis­tra­tu­ra, el cual se­rá re­em­pla­za­do por la Jun­ta Na­cio­nal de Jus­ti­cia y sus in­te­gran­tes se­rán ele­gi­dos en un con­cur­so pú­bli­co en ba­se a mé­ri­tos. Es­to sur­gió co­mo res­pues­ta al es­cán­da­lo de co­rrup­ción en el Po­der Ju­di­cial que sa­lió a luz en ju­nio pa­sa­do y que pro­vo­có la re­nun­cia del fis­cal de la Na­ción, Pe­dro Chávarry, en­tre otras di­mi­sio­nes y des- ti­tu­cio­nes de al­tos fun­cio­na­rios del or­ga­nis­mo. Los fun­cio­na­rios im­pli­ca­dos, se­gún in­for­mó la pren­sa pe­rua­na, ne­go­cia­ban fa­llos ju­di­cia­les y nom­bra­mien­tos a cam­bio de so­bor­nos y otras pre­ben­das., en una tra­ma en la que apa­re­cen in­vo­lu­cra­dos di­ri­gen­tes fu­ji­mo­ris­tas.

Las otras tres pro­pues­tas de ley plan­tean el re­torno al sis­te­ma par­la­men­ta­rio bi­ca­me­ral, la no re­elec­ción de con­gre­sis­tas y la re­gu­la­ción del fi­nan­cia­mien­to de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. To­do con la in­ten­ción de en­ca­mi­nar nue­va­men­te al país por la vía del re­for­za­mien­to de sus ins­ti­tu­cio­nes, lue­go de la re­nun­cia de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki a la Pre­si­den­cia, aco­rra­la­do por presiones opo­si­to­ras y to­do ti­po de acu­sa­cio­nes lue­go del in­dul­to que le otor­ga­ra a l ex­pre­si­den­te Al­ber­to Fu­ji­mo­ri (1990-2000).

El pa­so que si­gue es que los cua­tro pro­yec­tos de re­for­ma sean so­me­ti­dos a un re­fe­rén­dum el pró­xi­mo 9 de di­ciem­bre, jun­to con la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes re­gio­na­les y mu­ni­ci­pa­les.

La his­to­ria si­gue

Por aho­ra la jugada de Viz­ca­rra se mues­tra con­tun­den­te. Re­cu­rrir a la “cues­tión de con­fian­za” pa­re­ció una me­di­da ex­tre­ma pa­ra es­qui­var el blo­queo fu­ji­mo­ris­ta, pe­ro lo­gró su co­me­ti­do. Y el vo­to de con­fian­za al­can­za­do ha evi­ta­do un cho­que de po­de­res en­tre el Po­der Eje­cu­ti­vo y el Con­gre­so. Sin em­bar­go, la cri­sis si­gue la­ten­te.

De he­cho, Kei­ko Fu­ji­mo­ri, li­der de la po­de­ro­sa Fuer­za Po­pu­lar, no per­dió opor­tu­ni­dad pa­ra se­ña­lar que ve con “mu­cha preo­cu­pa­ción” la ac­ti­tud de Viz­ca­rra. Es cla­ro que el fu­ji­mo­ris­mo se sien­te ame­na­za­do y que el jue­go po­lí­ti­co ten­drá más par­ti­das por de­lan­te.

Ade­más, bien es sa­bi­do que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción es un ca­mino es­pi­no­so que re­quie­re for­ta­le­za y sal­pi­ca más allá de lo pre­vis­to. En Pe­rú, pre­ci­sa­men­te, la co­rrup­ción abar­ca múl­ti­ples fren­tes, in­clu­yen­do el ca­so Ode­brecht, en el que es­tán in­vo­lu­cra­dos gran par­te de las fuer­zas y lí­de­res po­lí­ti­cos que go­ber­na­ron el país des­de el año 2000, se­gún re­se­ñan cons­tan­te­men­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo­ca­les.

El ex­pre­si­den­te Fu­ji­mo­ri de­jó co­mo he­ren­cia un sis­te­ma de par­ti­dos frag­men­ta­dos y di­vi­sio­nes en la so­cie­dad. Su con­de­na a 25 años de cár­cel en 2009 -por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad- y su pos­te­rior in­dul­to, son un gran fo­co de do­lor y de con­flic­to so­cial; las se­cue­las es­tán fres­cas a pe­sar del pa­so del tiem­po.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en la ac­tua­li­dad el PIB de Pe­rú re­gis­tra cre­ci­mien­to y, con­tra­rio a lo es­pe­ra­do, la “cues­tión de con­fian­za” no im­pac­tó en los mer­ca­dos.

En es­ta nue­va fa­se, es es­pe­ra­ble un reaco­mo­do de la po­lí­ti­ca pe­rua­na y que las re­for­mas ofi­cia­les con­tri­bu­yan a for­ta­le­cer a las ins­ti­tu­cio­nes.

ER­NES­TO BE­NA­VI­DES - AFP

Viz­ca­rra re­cu­rrió a una me­di­da que pu­so en jue­go su per­ma­nen­cia en el po­der pe­ro de la que sa­lió for­ta­le­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.