No­ti­cias fal­sas a rit­mo elec­to­ral

Son con­si­de­ra­das una “he­rra­mien­ta del jue­go po­lí­ti­co”

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - ANELLA RE­TA

Bol­so­na­ro fue real­men­te apu­ña­la­do? ¿Had­dad cree que los ni­ños son pro­pie­dad del Es­ta­do? Las no­ti­cias fal­sas se vi­ra­li­zan en las re­des so­cia­les bra­si­le­ñas co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra, mien­tras las au­to­ri­da­des tra­tan de li­mi­tar los da­ños.

“He­cho com­pro­ba­do: Jair Bol­so­na­ro FABRICÓ el aten­ta­do con­tra él mis­mo pa­ra ga­nar el co­ra­zón de elec­to­res in­de­ci­sos”, di­ce uno de los men­sa­jes di­fun­di­do tras la pu­ña­la­da re­ci­bi­da el jue­ves 6 por el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, fa­vo­ri­to en las en­cues­tas de la pri­me­ra vuel­ta de las elec­cio­nes del 7 de oc­tu­bre. La teo­ría cons­pi­ra­ti­va so­bre la “fa­ke fa­ca­da” (pu­ña­la­da fal­sa) se re­gis­tró en el 40,5% de los per­fi­les que co­men­ta­ron el evento, se­gún un es­tu­dio de la Fun­da­ción Ge­tu­lio Var­gas (FGV).

Las fa­ke news, que do­mi­na­ron el es­ce­na­rio po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se du­ran­te la cam­pa­ña que eli­gió a Do­nald Trump en 2016, se to­ma­ron la cam­pa­ña bra­si­le­ña y apun­tan con­tra to­dos los can­di­da­tos.

“Al cum­plir 5 años, el ni­ño pa­sa a ser pro­pie­dad del Es­ta­do. ¡Nos ca­be de­ci­dir si el ni­ño se­rá ni­ña y vi­ce­ver­sa!”, ase­gu­ra una de­cla­ra­ción atri­bui­da al iz­quier­dis­ta Fer­nan­do Had­dad en un meme com­par­ti­do más de 150 mil ve­ces en Fa­ce­book des­de el do­min­go 23 has­ta el miér­co­les pa­sa­do, cuan­do fue re­ti­ra­do. El ser­vi­cio de ve­ri­fi­ca­ción de la AFP con apoyo del pro­yec­to Com­pro­va de­ter­mi­nó que no hay in­di­cios de que el can­di­da­to ha­ya he­cho tal de­cla­ra­ción.

Las no­ti­cias fal­sas son “otra he­rra­mien­ta del jue­go po­lí­ti­co, co­mo la pro­pa­gan­da elec­to­ral”, ex­pli­có Pe­dro Bur­gos, crea­dor del pro­yec­to Im­pac­to.jor, de aná­li­sis me­dian­te ro­bots de la re­per­cu­sión de no­tas pe­rio­dís­ti­cas. “Aho­ra apa­re­cen más (gra­cias a in­ter­net) por­que las no­ti­cias fal­sas for­man par­te de la his­to­ria de to­das las elec­cio­nes”, afir­mó.

“El da­ño es­tá he­cho”

Aun­que to­dos los par­ti­dos ha­yan fir­ma­do un com­pro­mi­so de co­la- bo­ra­ción con­tra las no­ti­cias fal­sas, es di­fí­cil con­tro­lar ese tsu­na­mi de des­in­for­ma­ción.

“La com­pro­ba­ción de da­tos es una con­ten­ción de da­ños, pe­ro el da­ño ya es­tá he­cho y lo que se pue­de ha­cer es dis­mi­nuir­lo un po­co, ya que pro­ba­ble­men­te ese ma­te­rial si­ga di­fun­dién­do­se “, es­ti­mó Fa­bri­cio Be­ne­ve­nu­to, pro- fe­sor ad­jun­to del De­par­ta­men­to de Cien­cia y Compu­tación de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Mi­nas Gerais y coor­di­na­dor del pro­yec­to Eleições Sem Fa­ke.

La jus­ti­cia elec­to­ral rea­li­za cam­pa­ñas edu­ca­ti­vas y mon­tó equi­pos de in­te­li­gen­cia pa­ra con­tro­lar la pro­pa­gan­da vir­tual.

De su la­do, los po­lí­ti­cos sa­len a des­men­tir his­to­rias en el va­lio­so ho­ra­rio elec­to­ral te­le­vi­si­vo o so­bre sus pro­pios ser­vi­cios de che­quea­do: “No, Ci­ro Go­mes nun­ca agre­dió a (su exes­po­sa) Pa­tri­cia Pi­llar”; “Gran­des men­ti­ras cir­cu­lan en in­ter­net: Ge­ral­do Alck­min NO va a apo­yar al PT”.

Pa­ra de­tec­tar no­ti­cias fal­sas, en Bra­sil fun­cio­nan al me­nos nue­ve nú­cleos de aná­li­sis.

Es­tos se di­vi­den en­tre aque­llos que ve­ri­fi­can con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les, co­mo Crom­pro­va (que en­glo­ba a 24 me­dios lo­ca­les), y las agen­cias que co­rro­bo­ran los dis­cur­sos de per­so­nas pú­bli­cas. Com­pro­va des­mien­te un pro­me­dio de 11 por se­ma­na y las agen­cias de che­queo sie­te.

Aun­que la tía en el gru­po fa­mi-

LO DI­JO

“La com­pro­ba­ción de da­tos es una con­ten­ción de da­ños, pe­ro el da­ño ya es­tá he­cho y lo que se pue­de ha­cer es dis­mi­nuir­lo un po­co, ya que pro­ba­ble­men­te ese ma­te­rial si­ga di­fun­dién­do­se ” Fa­bri­cio Be­ne­ve­nu­to

PRO­FE­SOR DE LA UNI­VER­SI­DAD DE MI­NAS GERAIS

liar de What­sapp no ha­ya di­vul­ga­do no­ti­cias fal­sas adre­de, “se le pue­de mos­trar un che­queo y de­cir­le: ‘tía, eso es­tá equi­vo­ca­do’. Y tal vez no lo ha­ga de nue­vo. (…) Es una for­ma de va­cu­nar a la so­cie­dad con­tra es­ta enfermedad”, ex­pli­có Be­ne­ve­nu­to.

Pe­ro da­do que el 48% de los bra­si­le­ños uti­li­za in­ter­net pa­ra in­for­mar­se so­bre los can­di­da­tos, se­gún Ibo­pe, las con­se­cuen­cias de es­ta des­in­for­ma­ción en las ur­nas se­rán di­fí­ci­les de me­dir.

“Re­for­zar las di­fe­ren­cias”

Pa­ra Bur­gos, las no­ti­cias fal­sas “tie­nen mu­cho me­nos in­fluen­cia de lo que se pien­sa”, ya que ge­ne­ran “ad­he­sión en per­so­nas que ya es­tán hi­per­po­li­ti­za­das”. Su pa­pel es “re­for­zar las di­fe­ren­cias tri­ba­les, sin cam­biar ne­ce­sa­ria­men­te el vo­to”.

Las no­ti­cias fal­sas sue­len ser crea­das en el mar­co de una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción y pue­den in­cluir imá­ge­nes y vi­deos.

De­trás de esas cam­pa­ñas “pue­den exis­tir gran­des gru­pos (eco­nó­mi­cos), em­pre­sas, pe­ro tam­bién ac­ti­vis­tas, per­so­nas que real­men­te creen en un de­ter­mi­na­do can­di­da­to”, con­je­tu­ró Be­ne­ve­nu­to.

La cam­pa­ña bra­si­le­ña se ha ca­rac­te­ri­za­do por la ra­di­ca­li­za­ción del elec­to­ra­do, que se­gún las en­cues­tas da pre­fe­ren­cia a dos can- di­da­tos de po­los opues­tos: Bol­so­na­ro y Had­dad.

“Es­ta elec­ción no so­lo es­tá po­la­ri­za­da, tam­bién es muy ne­ga­ti­va de for­ma ge­ne­ral: se tra­ta de un cli­ma de ‘si no te gus­ta mi par­ti­do es­tás con­tra mí’. Y eso no tie­ne na­da que ver con ro­bots” o pro­gra­mas crea­dos pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a pu­bli­ca­cio­nes en Fa­ce­book o con­ver­tir­las en ten­den­cia en Twit­ter, sen­ten­ció Bur­gos.

En pro­me­dio, el 37,4% de los se­gui­do­res de los pre­si­den­cia­bles en Twit­ter son per­fi­les bots, se­gún una in­ves­ti­ga­ción del ins­ti­tu­to In­ter­ne­tLab.

“Si nues­tra elec­ción trans­cu­rrie­ra mu­cho en Twit­ter po­dría creer que los ro­bots tie­nen un pa­pel im­por­tan­te en ella. Pe­ro ocu­rre mu­cho en What­sapp. (…) El bo­ca a bo­ca, la pa­la­bra de tu ami­go en What­sapp tie­ne mu­cha más in­fluen­cia que 80 mil bots en Twit­ter”, es­ti­mó. ( Agen­ce Fran­ce-Pres­se)

AFP

AFP

Al­gu­nas ver­sio­nes po­nen en du­da que el can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro fue real­men­te apu­ña­la­do en un ac­to de cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.