La de­mo­cra­cia li­be­ral ame­na­za­da

Las eco­no­mías mal ad­mi­nis­tra­das han con­tri­bui­do a des­es­ta­bi­li­zar la po­lí­ti­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - MAR­TIN WOLF Es­pe­cial pa­ra El Observador

Na­da en ex­ce­so”. Es­te pre­cep­to, tam­bién co­no­ci­do co­mo “la do­ra­da me­dia­nía” se ex­hi­bió en el an­ti­guo san­tua­rio de Del­fos. Tal con­trol es par­ti­cu­lar­men­te cru­cial pa­ra la pre­ser­va­ción de la de­mo­cra­cia li­be­ral, la cual es una frá­gil sín­te­sis de la li­ber­tad per­so­nal y de la ac­ción cí­vi­ca. En la ac­tua­li­dad, el equi­li­brio en­tre es­tos dos ele­men­tos tie­ne que re­cu­pe­rar­se.

Larry Dia­mond, de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, ha ar­gu­men­ta­do que la de­mo­cra­cia li­be­ral po­see cua­tro ele­men­tos ne­ce­sa­rios y su­fi­cien­tes: elec­cio­nes li­bres y jus­tas; par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas, co­mo ciu­da­da­nos; pro­tec­ción de los de­re­chos ci­vi­les y hu­ma­nos de to­dos los ciu­da­da­nos; y un es­ta­do de de­re­cho que vin­cu­la a to­dos los ciu­da­da­nos por igual. La ca­rac­te­rís­ti­ca más des­ta­ca­da del sis­te­ma es el con­trol que im­po­ne so­bre el go­bierno y, por lo tan­to, la ma­yo­ría: cual­quier vic­to­ria es tem­po­ral.

Es fá­cil ver por qué es­te sis­te­ma es tan frá­gil. Hoy en día, esa ver­dad no es, por des­gra­cia, teó­ri­ca. En su in­for­me de 2018, Free­dom Hou­se, una bien res­pe­ta­da or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro apo­ya­da por fon­dos fe­de­ra­les, de­cla­ró que: “La de­mo­cra­cia es­tá en cri­sis. Los va­lo­res que en­car­na — par­ti­cu­lar­men­te el de­re­cho a ele­gir lí­de­res en elec­cio­nes li­bres y jus­tas, la li­ber­tad de pren­sa y el es­ta­do de de­re­cho — es­tán ba­jo asal­to y en re­ti­ra­da a ni­vel mun­dial”. Es­ta “re­ce­sión de­mo­crá­ti­ca”, co­mo la ha lla­ma­do el Prof. Dia­mond, no es­tá res­trin­gi­da a paí­ses emer­gen­tes o ex­co­mu­nis­tas, co­mo Hun­gría o Po­lo­nia. El com­pro­mi­so con las nor­mas de la de­mo­cra­cia li­be­ral, in­clu­yen­do el de­re­cho al vo­to y la igual­dad de de­re­chos pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos, es­tá en re­ti­ra­da in­clu­so en las de­mo­cra­cias es­ta­ble­ci­das, in­clu­yen­do la de EEUU. ¿Por qué ha su­ce­di­do es­to?

En un li­bro re­cien­te, El pue­blo con­tra la de­mo­cra­cia, y en un ar­tícu­lo an­te­rior, Yas­cha Mounk, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, ha ar­gu­men­ta­do que tan­to el “li­be­ra­lis­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co” co­mo la “de­mo­cra­cia ili­be­ral” ame­na­zan la de­mo­cra­cia li­be­ral. Ba­jo la pri­me­ra, la de­mo­cra­cia es de­ma­sia­do dé­bil: los víncu­los so­cia­les y la se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca se sa­cri­fi­can en el al­tar de la li­ber­tad in­di­vi­dual. Ba­jo la se­gun­da, el li­be­ra­lis­mo es de­ma­sia­do dé­bil: el po­der es cap­tu­ra­do por de­ma­go­gos que go­bier­nan en nom­bre de una fu­rio­sa ma­yo­ría o, al me­nos, de una mi­no­ría con­si­de­ra­ble, a quie­nes se les di­ce que son la “gen­te real”. El li­be­ra­lis­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co ter­mi­na en un go­bierno de las éli­tes. La de­mo­cra­cia ili­be­ral ter­mi­na en un go­bierno au­to­crá­ti­co.

El ar­gu­men­to de Mounk es, ade­más, que el li­be­ra­lis­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co, es­pe­cial­men­te el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co, en gran me­di­da ex­pli­ca el sur­gi­mien­to de la de­mo­cra­cia ili­be­ral: “vas­tos sec­to­res de las po­lí­ti­cas han si­do acor­do­na­das de la con­tes­ta­ción de­mo­crá­ti­ca”. Él se­ña­la el pa­pel de los ban­cos cen­tra­les in­de­pen­dien­tes y la for­ma en que el co­mer­cio es­tá re­gi­do por acuer­dos in­ter­na­cio­na­les crea­dos me­dian­te se­cre­tas ne­go­cia­cio­nes lle­va­das a ca­bo en re­mo­tas ins­ti­tu­cio­nes. En EEUU, él tam­bién se­ña­la, los tri­bu­na­les no ele­gi­dos han de­ci­di­do un sin­nú­me­ro de con­tro­ver­ti­dos asun­tos so­cia­les. En áreas ta­les co­mo los im­pues­tos, los re­pre­sen­tan­tes elec­tos con­ser­van la au­to­no­mía for­mal. Pe­ro la mo­vi­li­dad glo­bal del ca­pi­tal res­trin­ge la li­ber­tad de los po­lí­ti­cos, re­du­cien­do las di­fe­ren­cias efec­ti­vas en­tre los par­ti­dos es­ta­ble­ci­dos de cen­troiz­quier­da y de cen­tro­de­re­cha.

¿ Has­ta qué pun­to es­te li­be­ra­lis­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co ex­pli­ca la de­mo­cra­cia ili­be­ral? La res­pues­ta es: lo ha­ce, has­ta cier­to pun­to.

Es po­si­ti­va­men­te cier­to que la eco­no­mía li­be­ral no ha cum­pli­do con lo que se es­pe­ra­ba, la cri­sis fi­nan­cie­ra ha­bien­do si­do un cho­que par­ti­cu­lar­men­te se­rio. Co­mo ar­gu­men­ta el es­cri­tor bri­tá­ni­co Da­vid Good­hart en su li­bro The Road to So­mew­he­re (el ca­mino a al­gu­na par­te), un as­pec­to de tal li­be­ra­lis­mo –la mi­gra­ción– con­ven­ció a mu­chas “per­so­nas de al­gu­na par­te”, o aque­llas an­cla­das a un lu­gar, de que es­ta­ban en­tre­gan­do sus paí­ses a in­de­sea­dos fue­re­ños. Ade­más, las ins­ti­tu­cio­nes que re­pre­sen­ta­ban a la ma­yo­ría de la gen­te co­mún — los sin­di­ca­tos y los par­ti­dos de cen­troiz­quier­da — han de­ja­do de exis­tir o han de­ja­do de cum­plir con su la­bor. Por úl­ti­mo, la po­lí­ti­ca ha pa­sa­do a es­tar a car­go de “gen­te de cual­quier par­te”, los mó­vi­les y al­ta­men­te edu­ca­dos.

Tho­mas Pi­ketty su­gie­re que una “iz­quier­da brah­má­ni­ca” y una “de­re­cha mer­can­te” ac­tual­men­te dominan la po­lí­ti­ca oc­ci­den­tal. Es­tos gru­pos pue­den di­fe­rir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en­tre sí, pe­ro am­bos es­tán ape­ga­dos al li­be­ra­lis­mo: so­cial en el ca­so de los brah­ma­nes, y eco­nó­mi­co en el ca­so de los mer­can­tes. El pú­bli­co lo ha no­ta­do.

Un pun­to im­por­tan­te es que, si el li­be­ra­lis­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co ha ido de­ma­sia­do le­jos pa­ra la co­mo­di­dad de una gran par­te del pú­bli­co vo­tan­te, ese li­be­ra­lis­mo no es só­lo eco­nó­mi­co: es­to no so­la­men­te tie­ne que ver con el neo­li­be­ra­lis­mo. Ade­más, po­co tie­ne que ver con ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de­ma­sia­do po­de­ro­sas, con la dis­cu­ti­ble ex­cep­ción de la Unión Eu­ro­pea (UE). De he­cho, la pros­pe­ri­dad que desean los paí­ses de al­tos in­gre­sos es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­da al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Eso, a su vez, ne­ce­sa­ria­men­te in­vo­lu­cra a más de una ju­ris­dic­ción. Un fu­tu­ro que no in­clu­ya la co­ope-

El com­pro­mi­so con las nor­mas de la de­mo­cra­cia li­be­ral, in­clu­yen­do el de­re­cho al vo­to y la igual­dad de de­re­chos pa­ra to­dos los ciu­da­da­nos, es­tá en re­ti­ra­da

ra­ción in­ter­na­cio­nal en ma­te­ria de re­gu­la­ción o de tri­bu­ta­ción trans­fron­te­ri­za no fun­cio­na­rá. Es­te he­cho tam­bién de­be ser re­co­no­ci­do.

El pun­to de vis­ta de que la di­men­sión eco­nó­mi­ca del li­be­ra­lis­mo an­ti­de­mo­crá­ti­co ha im­pul­sa­do al pue­blo ha­cia la de­mo­cra­cia ili­be­ral es exa­ge­ra­do. Lo que es ver­dad es que el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co de­fi­cien­te­men­te ma­ne­ja­do ayu­dó a des­es­ta­bi­li­zar la po­lí­ti­ca. Eso ayu­da a ex­pli­car la reac­ción na­cio­na­lis­ta en los paí­ses de al­tos in­gre­sos. Sin em­bar­go, el ti­po de de­mo­cra­cia ili­be­ral que ve­mos en Hun­gría o en Po­lo­nia, que es­tá en­rai­za­do en sus his­to­rias es­pe­cí­fi­cas, no re­pre­sen­ta un inevi­ta­ble re­sul­ta­do en las de­mo­cra­cias es­ta­ble­ci­das. A Do­nald Trump le se­rá di­fí­cil con­ver­tir­se en una ver­sión es­ta­dou­ni­den­se del pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro Vik­tor Or­ban.

Sin em­bar­go, no po­de­mos sim­ple­men­te ig­no­rar las pre­sio­nes. Pa­ra las de­mo­cra­cias es im­po­si­ble ig­no­rar la ira y la an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­das del pú­bli­co. Las éli­tes de­ben pro­mo­ver un po­co me­nos de li­be­ra­lis­mo, mos­trar un po­co más de res­pe­to por los la­zos que unen a los ciu­da­da­nos en­tre sí y pa­gar más im­pues­tos. La al­ter­na­ti­va de de­jar que una gran par­te de la po­bla­ción se sien­ta des­he­re­da­da es de­ma­sia­do pe­li­gro­sa. ¿Es con­ce­bi­ble tal re­equi­li­brio? Ésa es la pre­gun­ta im­por­tan­te.

G.HOCHMUT - AFP

El ul­tra­de­re­chis­ta Vik­tor Or­ban di­ri­ge en Hun­gría un go­bierno an­ti­in­mi­gra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.