Un go­bierno in­efi­caz y con or­fan­dad de ideas

Más som­bras que lu­ces aso­man en el ho­ri­zon­te po­lí­ti­co de Ma­cri

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA es­pe­cial pa­ra El Observador

Mauricio Ma­cri des­em­bar­có en la Ca­sa Ro­sa­da en no­viem­bre de 2015 en me­dio de una gran es­pe­ran­za de los ar­gen­ti­nos por de­jar de una bue­na vez atrás la co­rrup­ción sis­te­má­ti­ca, el ais­la­mien­to del mun­do y la di­vi­sión so­cial que ja­lo­na­ron la era kirch­ne­ris­ta. En un prin­ci­pio la fres­cu­ra de Cambiemos y su equi­po de go­bierno y la sin­ce­ri­dad con la que ha­bla­ban de los pro­ble­mas que en­fren­ta­ba el país le abrie­ron una car­ta de cré­di­to aun ma­yor en­tre la opi­nión pú­bli­ca.

Ma­cri cre­yó que con trans­pa­ren­cia y eso que lla­man “go­bierno de ges­tión” (una apro­xi­ma­ción de cor­te ge­ren­cial a los asun­tos pú­bli­cos), au­na­do a una fuer­te y cons­tan­te in­yec­ción de in­ver­sión ex­tran­je­ra, se­ría su­fi­cien­te pa­ra re­in­ser­tar a Ar­gen­ti­na en el mun­do, echar a an­dar otra vez la eco­no­mía y ce­rrar “la grie­ta”.

El tiem­po ha de­mos­tra­do no so­lo que no era su­fi­cien­te, sino tam­bién la or­fan­dad de ideas y la in­efi­ca­cia tan­to del equi­po de go­bierno co­mo del pro­pio pre­si­den­te. Es cier­to que jun­to con la ban­da pre­si­den­cial, que Cris­ti­na Kirch­ner le de­jó ti­ra­da pa­ra que se la pu­sie­ra él so­lo o co­mo pu­die­ra, la ex­man­da­ta­ria le de­jó tam­bién una pe­sa­da he­ren­cia que re­mon­tar, con nu­me­ro­sas bom­bas de tiem­po en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de pe­li­gro­sa des­ac­ti­va­ción. Pe­ro que mu­chos de sus se­gui­do­res si­gan hoy cul­pan­do a esa he­ren­cia de to­dos los ma­les del go­bierno Ma­cri, los acer­ca pe­li­gro­sa­men­te al fa­na­tis­mo y la ce­gue­ra ideo­ló­gi­ca de los mi­li­tan­tes K, hoy re­du­ci­dos a una pe­que­ña mi­no­ría de si­co­fan­tes ca­pa­ces de ne­gar lo in­ne­ga­ble y jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble.

Con el tiem­po tam­bién, y a me­di­da que au­men­ta­ban los re­ve­ses del go­bierno en el ma­ne­jo de la eco­no­mía, se fue evi­den­cian­do en­tre los in­te­gran­tes del que Ma­cri en su día pre­sen­ta­ra co­mo “el me­jor equi­po de go­bierno de los úl­ti­mos 50 años” otro ras­go bas­tan­te cho­can­te que ha­bía sig­na­do el ac­cio­nar de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior: la so­ber­bia. Si bien han es­ta­do le­jos de la arro­gan­cia ma­ni­quea y con­fron­ta­ti­va que ex­hi­bían los fun­cio­na­rios kirch­ne­ris­tas y la pro­pia Cris­ti­na, la hu­mil­dad no ha si­do pre­ci­sa­men­te una de sus vir­tu­des.

Irri­ta par­ti­cu­lar­men­te a los ar­gen­ti­nos la so­ber­bia que per­ci­ben en el je­rar­ca más re­sis­ti­do del go­bierno Ma­cri: na­da me­nos que su je­fe de Ga­bi­ne­te y mano de­re­cha, Mar­cos Pe­ña. A prin­ci­pios de mes, en me­dio del te­rre­mo­to po­lí­ti­co que desató la cri­sis cam­bia­ria y la es­ca­la­da al­cis­ta que ter­mi­nó con el dó­lar a 40 pe­sos, sus alia­dos ra­di­ca­les y un im­por­tan­te sec­tor de su pro­pia agru­pa­ción, ade­más de bue­na par­te de la opi­nión pú­bli­ca, le pe­dían al pre­si­den­te la ca­be­za de Pe­ña. Es ver­dad que los ra­di­ca­les que­rían un po­co más; tal vez se les fue la mano pi­dien­do en­ci­ma tres car­gos de ga­bi­ne­te. Pe­ro, da­das las cir­cuns­tan­cias, la sa­li­da de Pe­ña pa­re­cía lo más ló­gi­co.

Ma­cri lo sos­tu­vo con­tra to­do pro­nós­ti­co. Lue­go tras­cen­dió que en esa ho­ra acia­ga, reuni­do con su círcu­lo ín­ti­mo en la Ro­sa­da, el pre­si­den­te ex­pli­có su de­ci­sión a uno de sus in­ter­lo­cu­to­res con una pre­gun­ta re­tó­ri­ca:

—En el ajedrez, si vos en­tre­gás la rei­na, ¿sa­bés lo que te­nés que en­tre­gar des­pués, no?

—El rey —re­pu­so el otro, dan­do por bue­na la ale­go­ría.

Si Ma­cri fue­ra un buen ju­ga­dor de ajedrez, co­mo su co­le­ga chi­leno Se­bas­tián Pi­ñe­ra, sa­bría que hay oca­sio­nes en que es pre­ci­so sa­cri­fi­car la rei­na pa­ra sal­var la par­ti­da, in­clu­so pa­ra ga­nar­la.

Sin em­bar­go, el al­fil que más te­nía que pre­ser­var en ese ajedrez pa­ra man­dar una se­ñal cla­ra a los mer­ca­dos del rum­bo eco­nó­mi­co por el que pre­ten­de en­cau­zar a la Ar­gen­ti­na, que era el ex­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Luis Capu­to, fue el que ter­mi­nó en­tre­gan­do.

Capu­to, hom­bre del ri­ñón del PRO y ami­go per­so­nal de Ma­cri, que­ría se­guir in­ter­vi­nien­do en el

mer­ca­do cam­bia­rio pa­ra fre­nar la dis­pa­ra­da del dó­lar. Es­to lo en­fren­tó amar­ga­men­te con la or­to­do­xia de los di­rec­to­res del FMI, que re­cha­zan ese ti­po de ope­ra­cio­nes y tie­nen des­de siem­pre la idea de una re­ce­ta úni­ca, que va a fun­cio­nar en to­dos los paí­ses por igual. Así, le prohi­bie­ron ter­mi­nan­te­men­te a Capu­to que el Ban­co Cen­tral in­ter­vi­nie­ra en el mer­ca­do cam­bia­rio, sin te­ner en cuen­ta la sin­gu­la­ri­dad de la eco­no­mía y de la cul­tu­ra mo­ne­ta­ria ar­gen­ti­nas, con su in­ve­te­ra­do fe­nó­meno de ate­so­ra­mien­to de dó­la­res; al­go que por sus di­men­sio­nes no tie­ne pa­ran­gón en nin­gún otro país del mun­do. Es lo que los eco­no­mis­tas lla­man un país bi­mo­ne­ta­rio de fac­to, co­mo en me­nor me­di­da lo son tam­bién Uru­guay y Pe­rú. Pe­ro lo de Ar­gen­ti­na es un ca­so apar­te, don­de en ca­da ba­rrio ope­ran tres o cua­tro “cuevas” del mer­ca­do ne­gro de dó­la­res.

En esas con­di­cio­nes, no per­mi­tir las in­ter­ven­cio­nes del Ban­co Cen­tral es lo mis­mo que po­ner­le un cha­le­co de fuer­za a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria an­te un dó­lar y una in­fla­ción des­bo­ca­dos. Así lo en­tien­den tam­bién los in­ver­so­res de Wall Street, que apo­ya­ban la ges­tión de Capu­to al fren­te del Cen­tral y, en particular, su idea de las in­ter­ven­cio­nes en el mer­ca­do cam­bia­rio. Esos in­ver­so­res a los que Ma­cri tan­to ha cor­te­ja­do, cu­yos ca­pi­ta­les con­si­de­ra par­te esen­cial de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de la Ar­gen­ti­na y a los que es­ta se­ma­na dio más im­por­tan­cia en Nue­va York que a su in­ter­ven­ción an­te Na­cio­nes Uni­das.

Así y to­do, se ter­mi­nó de­can­tan­do por el plan del Fon­do, con el que el miér­co­les fir­mó un nue­vo acuer­do pa­ra el des­em­bol­so de otros sie­te mil mi­llo­nes de dó­la­res, que se su­man a los US$ 50 mil mi­llo­nes que el or­ga­nis­mo ya le ha­bía en­tre­ga­do en ju­nio pa­sa­do. Con ello, el pre­si­den­te ar­gen­tino ale­ja por fin el fantasma del de­fault; pe­ro por el ca­mino ha de­ja­do al hom­bre que él mis­mo ha­bía ele­gi­do pa­ra con­du­cir la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, quien el lu­nes an­te la in­mi­nen­cia del acuer­do y la re­afir­ma­ción de la cláu­su­la de no in­ter­ven­ción, re­nun­ció.

De ese mo­do, Ma­cri ha pues­to su fu­tu­ro po­lí­ti­co en­te­ra­men­te en ma­nos de los bu­ró­cra­tas del FMI. Si no lo­gra es­ta­bi­li­zar el dó­lar, di­fí­cil­men­te po­drá ser re­elec­to en los comicios del año que vie­ne. Lo úni­co que lo pue­de sal­var es el temor a Cris­ti­na, que se­gún las en­cues­tas con­ci­ta el re­cha­zo del 70% de los ar­gen­ti­nos y hoy es­tá pro­ce­sa­da por co­rrup­ción, in­vo­lu­cra­da en la cau­sa de los cua­der­nos que ha sa­cu­di­do a los ar­gen­ti­nos con la evi­den­cia más mi­nu­cio­sa del gro­tes­co saqueo per­pe­tra­do du­ran­te 12 años de go­bierno K.

Pa­re­ce muy po­co pa­ra un pre­si­den­te que ve­nía a “de­jar atrás los años de en­fren­ta­mien­to”, que ve­nía “a cam­biar a la Ar­gen­ti­na pa­ra siem­pre”, y que des­de el pro­pio nom­bre de la coa­li­ción que lo lle­vó al po­der, plan­tea­ba ese cam­bio co­mo un im­pe­ra­ti­vo mo­ral.

E. ABRAMOVICH - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.